+ 3

Los fascistas de Totana

Enésimo episodio de vergüenza ajena en el que un concejal del PP se ve involucrado en una trama de corrupción y los sectarios de su partido en vez de investigarle salen a defenderle y a arremeter contra todos.
En el video del enlace un concejal socialista sale a denunciar la situación y le amenazan de muerte, le insultan y tratan de censurar a la prensa para que no grabe el episodio.
Las principales conclusiones de semejante merienda de negros son las siguientes:
1. Los argentinos que se preocupen primero de arreglar su país (Lo dice el Pumares de turno).
2. En la España auténtica a los socialistas se les cuelga...y a los de izquierda unida también.
Lo dicho lamentable.

http://www.youtube.com/watch?v=KAxEjbJnwQI

+ 0

Pecharroman positivo por un crecepelo

Ya tenemos de actualidad a otro ciclista Guadiana, el Pecharroman que asombro en una Vuelta al Pais Vasco y en una subida a Montjuic ahora resulta que da positivo por crecepelo, yo me parto.
La lista de este tipo de ciclistas es cada vez más extensa, me vienen a la memoria así a bote pronto ilustres desaparecidos como Mauro Gianetti, Aitor Gonzalez y algún otro que cuenta con muchos defensores en este foro, gente que pasa de la nada al todo y de ahí a la desaparición en un abrir y cerrar de ojos. Además en el caso de Pecha el tío se debia correr unas juergas de padre y muy señor mío.
Dicen que el ciclismo se está muriendo, pues a mi me parece un cachondeo, oigan. Ahí va el enlace.
http://www.marca.com/edicion/marca/ciclismo/es/desarrollo/1067726.html

+ 0

Peti qui peti

Así se llama el programa que en mi opinión es el mejor de la televisión española actual. Se emite en un canal local de Barcelona, Teletaxi Televisión, de 23:00 a 0:30 de Lunes a Viernes en directo (en castellano la mayoría del tiempo) y sin ningún tipo de censura. También se puede ver por internet . Desde hace unos meses lo veo todos los días.

Anteayer llevaron a un auxiliar de vuelo que estuvo preso en Chad por el asunto del "Arca de Zoe" y no dejaron en buen lugar al Gobierno de Sarkozy ni al de Chad, por lo que, según explicó el copresentador (parecía hablar en serio), alguna embajada les envió un burofax por la que les exigían que el otro presentador no saliera en el programa.

El formato del programa es bastante simple: Dos treintañeros hablando de lo que se les ocurra y el público mandando mensajes, fotos o llamando al programa. Es completamente interactivo. Lo curioso es que no está recomendado para menores de edad pero la mayoría de su audiencia es de esa categoría. Creo que es el único programa en que los presentadores insultan a los que les mandan mensajes que no les gustan o a los descerebrados que llaman.

Para muestra un botón.

+ 0

Cena del 22 de diciembre

No sé qué pasa con mi dirección de correo de hotmail que unas veces puedo responder a los mensajes de kokopiñón y otros no (hoy, por ejemplo), así que aprovecho este espacio para confirmar asistencia a La Cena. Espero haber avisado con la antelación deseada por los organizadores.

+ 3

Una proposición indecente


Eso es lo que le ha hecho el Secretario de Estado de Interior Antonio "Quemacho" Camacho a una diputada popular (la de la foto) ayer por la tarde en el Congreso.

Resulta que el tio pidió que se suspendiera una Comisión, en la que comparecía, porque tenía que hacer una gestión urgente e importante. Al parecer le daba vergüenza decir que tenía que ir al servicio. La indiscreta de la diputada le preguntó qué es lo que pasaba y Camacho le invitó a acompañarle al servicio para que lo averiguara por sí misma (parece que se le quitó la vergüenza).

Su Señoría (la tipa ésta) pidió explicaciones a la Mesa por ese comentario, en vez de pedírselos directamente a Camacho, y la Comisión le va a pedir por escrito que se disculpe.

http://www.libertaddigital.com/index.php?action=desanoti&cpn=1276317837




+ 0

18.894 euros al mes

Pues eso es lo que gana Núñez como empleado del club. Un sueldo digno de un consejero delegado o importante ejecutivo lo cobra del Athletic Club una persona que hacía labores de delegado. Sinceramente, este club está podrido. Muy podrido. Al margen de la triste trayectoria deportiva, ver a un presidente sentado en el banquillo por la acusación de un empleado del club que, además, ha sido ex-jugador, es lamentable. Que Andoni Zubizarreta, ex-jugador y ex-director deportivo, haya acompañado al demandante y que estuviese dispuesto a testificar a su favor, es alucinante. Además de lo que en los años que lleva como empleado (la friolera de 17) se ha embolsado, reclama 900.000 euros en concepto de indemnización por despido y 250.000 euros por daños y perjuicios.

Estoy indignado, alucionado, asustado y, sobre todo, desiluisonado. ¿A dónde vamos a llevar al Athletic?

+ 1

Ni mucho menos un gol...

Pues resulta que el cantante con aspecto macarra que contrató Sogecable para promocionar el fútbol en su plataforma de pago por visión la ha liado en un avión, al parecer porque no le querían dar algo más de alcohol puesto que ya le salía por las orejas... esta es la noticia publicada en El Mundo.

Por otra parte, parece que Marichalar y Elena de Borbón se separan. Y lo publican como gran noticia, ¡si lo sabía toda Europa! ¡Jodé con los Borbones, no hacen más que rellenar portadas! ¿Será por esto que Juancar estaba irascible el pasado sábado?

+ 4

¡Que te calles, Karmele!

Pues sí, el grito de Juan Carlos de Borbon a Hugo Chávez me recuerda a la famosa frase que Jesús Mariñas dirigía a Karmele Marchante en Tómbola. Me sorprende la buena acogida que ha tenido, al menos en los medios, la salida de tono del monarca español. En mi opinión es inaceptable que la persona que encabeza la diplomacia de un estado pierda las formas de esa manera. Pero claro, es una figura intocable, así que mejor no decir mucho más, ¡que nos cierran el Aqui Hay Zarpazo!. Por cierto, me pareció mucho más adecuada, medida, correcta y efectiva la respuesta de Zapatero.

+ 1

CÓMICO SUICIDA

Me he convertido en un fan de este fenómeno no lo puedo evitar, es la polla el tío. Por si alguno no lo conoce se trata de un friki provocador que se mete en una Herriko Taberna haciendo apología de España, en un mitin del PSOE en plan pepero, en unos multicines a contar el final de las películas, en Gibraltar el día de su patria a reivindicar España, en un picadero de coches o en la fiesta del PCE, vamos que toca los cojones todo lo que puede. Encima como sale en el programa de Santiago Segura luego juntos lo comentan para redondear.
Como el dice es un prestigioso profesional que ha actuado en los cinco continentes, ahora Carrefoures.
El episodio en el que se introduce en una manifestación de frikis de Star Wars vestido de Star Trek me gusta especialmente, más que nada por la colección de frikis que salen.
Raro que no le hayan partido la cara por lo menos. Los videos están todos en youtube.
Saludos cordiales.

+ 1

Un bocata en Getafe


Pues aquí podéis comprobar como un ilustre miembro de KKPNN disfruta en el Coliseum Alfonso Pérez de un bocadillo ante la imposibilidad de hacer lo propio en lo futbolero.

Lo que hubiésemos agradecido aún más es una crónica resumiendo lo sucedido, contando el ambiente, el trato que se dió al club, las sensaciones de los getafenses... ¡Algo mucho más elaborado Sr. Gainza!. Por cierto, desde este post agradecer la colaboración de la semana pasada del compañero de trabajo del protagonista de la foto e invitarle a participar en los post de este blog.

El resto de fotos podéis verlas en la sección "Fotomatón".

Escribe el resto del post aqui

+ 1

Por fin más luces que sombras

El Athletic salió ayer como en San Mamés se le demanda: a ganar el partido de cara, buscando el gol rápido y con velocidad. La marca de la casa. El juego de los viejos tiempos. El juego perdido, en definitiva. El primer cuarto de hora fué bueno. De dominio claro, de juego vertical. De fútbol made in Athletic. Se pudo adelantar por tres veces, en jugadas protagonizadas por Aduriz, Susaeta y, como no, el trencilla de turno. ¿Es normal lo de los árbitros con este equipo? ¿Pueden un linier -o asistente, que dicen ahora- y un árbitro no ver un penalty tan clamoroso? Pero el problema es de base: este equipo no tiene instinto matador, confunde el concepto de la agresividad.

Total, que de poder encauzar el partido desde los primeros minutos, se pasó a un juego insulso y aburrido en el que el Recreativo pasó a mover y mover el balón, aunque de forma muy poco eficiente, a decir verdad. En el descanso no éramos optimistas. Daba la sensación de que se había dejado pasar la oportunidad de adelantarse -e incluso sentenciar el partido- y el público se temió lo peor. Los primeros cinco minutos de la segunda parte no invitaban a la esperanza hasta que apareció Etxebe, que llevaba desaparecido gran parte de los minutos. A partir de ahí, se vió otro Athletic, sin freno de mano por primera vez en la temporada, que debió incluso hacer algún gol más.

Me gusto
La actuación de Ustaritz en defensa, serio, atento, rápido, con una aceptable salida con el balón. Dificil se lo va a poner a Caparrón, aunque ya demostró en el Sevilla que es partidario de apostar por dos centrales para toda la temporada. Que se lo pregunten a Ocio, si no.

La capacidad física de Javi Martínez, a quien sentó bien el descanso de Getafe, el descaro de Markel Susaeta y la sobriedad de Pablo Orbaiz. Da la sensación, como bien me decía Iñigo ayer, que, además, se empiezan a entender mejor los mediocentros.

A destacar la actuación de Koikili, serio y atento, salvo dos errores que pudieron costar caros. Me gustó, a pesar de que insisto en que mi apuesta para la banda izquierda es del Horno. De Koikili me preocupa que me da la sensación de que juega por encima del 100%. A ese nivel cumple, pero en cuanto se relaja o muestra su verdadero nivel, salen las carencias, que creo son importantes.

Me preocupa
La incapacidad goleadora, el número de ocasiones necesarias para hacer gol. El nivel de Andoni Iraola, a pesar del gran pase del primer gol, la inseguridad que demuestra en el uno contra uno, las lagunas defensivas, su escasa aportación en ataque... en definitiva, muy bajo nivel.

En definitiva
Creo que el triunfo llega en un momento oportuno, con equipos de la parte inferior que aprietan, y que puede servir para serenar. El problema sigue radicando en la irregularidad del equipo, aunque un poco de serenidad puede venirle francamente bien. El domingo contra el Espanyol hay, por enésima vez, una nueva prueba de fuego para poder ver si este equipo está capacitado para salir definitivamente de la caverna o si por contra vuelve a los puestos en los que en cada partido ganar es acuciante.

El Espanyol parece, a priori, un equipo que deja jugar. Si se defiende bien y se aprovechan los espacios que los equipos de Valverde dejan, puede ser un partido en el que se aspire a la victoria. ¿Por qué no? No cuela, ¿no?

+ 0

Cosas que no entiendo

Hay decisiones de Caparrós que me está costando digerir. La salida de Zubiaurre de la convocatoria, la entrada de Del Horno y la alineación como pivote de Iraola en Getafe, entre otras, me indican que el de Utrera no anda con una idea muy clara de quienes son los jugadores con los que cuenta.

Son ya muchos partidos y demasiadas las incognitas. Creo que sólo está claro que son titulares Iraizoz, Ocio, Amorebieta, Iraola, Martínez, Orbaiz, Etxebe y Aduriz. 8 jugadores. A priori puede parecer un bloque suficiente. El problema está en que en el resto de posiciones los numerosos cambios alteran el sistema.

Va siendo hora de que el bloque se defina, el sistema se aclare y el equipo carbure. Estamos pagando muy caro el peaje de tener una buena defensa, puesto que somos incapaces de crear peligro. Tampoco parece claro que una mayor apuesta por el juego ofensivo pueda traernos los ansiados goles.

Lo de Getafe debemos olvidarlo y tiene que servir para que hoy el equipo salga a morder. Tiene que ser un partido como los de antes, aquellos en los que los primeros minutos el equipo salía a arrollar. Un partido de pressing, de agresividad -bien entendida, que lo anoten los del horno y cía- y de velocidad. Porque para ganar a los equipos de nuestra liga, hay que ser mejores que ellos y eso sólo se consigue con más entrega. Porque a calidad, no nos engañemos, no destacamos. Eso otros la compran mucho más barato que nosotros.

Confío en Caparrós, pero creo que está empezando a ver que el reto es mucho más dificil de lo que esperaba. Sigue, al igual que los aficionados, sin comprender porque este equipo sigue teniendo dos caras. Pero ese es el gran problema de este equipo de 20 años a esta parte. ¿Tendrá solución algún día?

+ 0

Crónica previa de un aficionado del Getafe

Hola a todos,

Vuestro buen amigo Igor me ha instado a escribir unas pocas líneas como previo al partido Getafe CF-Athletic Club, del cual él, muy valientemente, va a ser testigo en primera persona esta tarde. La verdad es que puede ser interesante conocer el punto de vista futbolístico de un aficionado de un club tan diferente en muchos aspectos al Athletic. Creo que os puede interesar que os exponga previamente la originalidad que supone la existencia un club como el Getafe entre todos los clubes de la primera división. La causa de esta originalidad hay que buscarla en la enorme presión que soporta debido a la vecindad de Real Madrid y Atlético de Madrid (la ciudad está a 14 km escasos de la Puerta del Sol), uno considerado el equipo más importante del siglo XX y el otro el 3º más laureado de la liga española.

Esto convierte a mi equipo en único dentro de los de primera división en muchos aspectos, como por ejemplo:

-Tenemos quizá la afición más fría de España, de manera que sólo en las grandes ocasiones el estadio deja de parecerse a la Ópera (puntualización: fría pero no escasa, como ejemplo hace 5 años teníamos más socios en 2ª que el Rayo en 1ª, ¡siendo más caro el Getafe!),
- No tenemos grupos ultras, “¡no jodas!” diréis.

Pues si, y la razón hay que buscarla en que todos estos indeseables se hacen de Ultrasur, Orgullo vikingo o Frente atlético, que salen más en la tele (creo que este es un buen tema de debate: ¿a esta gente le interesa el fútbol?, o mejor ¿saben siquiera algo de fútbol?, ¿están en el fútbol por el impacto mediático y por la impunidad de moverse entre tanta masa de gente?), - La afición apenas viaja con el equipo, la media de aficionados que se desplazan por partido son unos 200 (excepto al Bernabéu o al Calderón, donde llegan a ir hasta 2500 personas, pero a esto difícilmente se lo puede llamar viaje…), -Y algo importante: no tenemos problema con ningún equipo, las brocas las suelen armar los ultras contrarios de algún equipo concreto (no el vuestro) con los antidisturbios. Mención especial a los Indar Gorri, que nos dejan el fondo sin asientos cada vez que vienen (no sé para qué los quieren), sea en 1ª o en 2ª.

Ahora que ya conocéis un poco la esencia institucional de vuestro rival de esta tarde, os voy a intentar exponer la imagen del Athletic desde el punto de vista de un aficionado de este equipo del olvidado sur de Madrid. Dejando un poco de lado las connotaciones políticas, que tanto daño hacen al deporte (aunque no influyen mucho aquí por los suburbios, que tenemos otros problemas, y gordos), la visita del Athletic, aunque no os lo creáis, es siempre esperada como la de uno de los grandes de la liga. El año de nuestro debut en primera, la visita del Athletic fue la que nos convenció de que verdaderamente estábamos en la élite, ya que anteriormente nos había visitado el Mallorca, que estaba muy visto de jugar en 2ª. El Athletic significa primera división, fútbol de élite. Por supuesto, llevé mi cámara de fotos para inmortalizar un partido que no esperaba se volviese a repetir, y sorprendentemente esta tarde asistiré a la 4ª entrega.

Hablando ya del partido en sí, creo que ninguno de los dos equipos llegan en su mejor momento, vosotros porque creo que todavía los jugadores están un poco rígidos por el escaso tiempo de asimilación del sistema de un entrenador nuevo, aunque veo una gran mejoría con respecto al año anterior. Esa rigidez tiene que ir desapareciendo con el tiempo y con la participación de Yeste, que creo que en cuanto se recupere dará al Athletic ese punto de frescura que le falta. El Getafe, en cambio, tiene un problema que se llama UEFA. Pero no por el cansancio, si no por la actitud de los jugadores: para poderlos ver luchar, correr, meter la pierna, hay que esperar al partido del jueves, vestidos con la camiseta de diseño especial para Europa, y lo peor es que los nuevos fichajes de relumbrón siguen esta conducta a rajatabla. Nos hemos desecho de jugadores a lo mejor peores pero más implicados, y eso se nota en los momentos difíciles. Pronostico: un empate, ya que aunque el Getafe está en su peor momento, en casa sólo ha perdido con el Real Madrid. Espero que por lo menos haya goles.

Espero que podáis disculpar mi estilo de redacción, no es mi fuerte expresarme por escrito.

Un saludo y que le vaya muy bien al Athletic… a partir de las 22 h de hoy.

+ 5

Zorionak Iban


El daño que la UCI está haciendo al ciclismo lleva camino de ser irreparable. Que a un deportista profesional se le tengan tres meses con el cartel de culpable es impresentable. Sabía desde hacía unos días que los contraanálisis de Mayo habían dado negativo -lo comentaba el sábado en agradable tertulia con miembros de Kokopinon- pero no por ello dejo de alegrarme. Se lo merece. A muchos nos extrañó. Los cercanos a él aseguraban que era imposible. El corredor clamaba que él no había tomado nada, que era imposible, pero a los ciclistas hace años que se les ha condenado, que se les tiene por drogadictos sin, además, derecho de presunción de inocencia.

¿Qué ganas le pueden quedar a Iban ahora de seguir en un equipo que le dió la espalda? ¿Qué confianza puede tener en un Matxin que nada más publicarse el resultado del análisis en el Tour le dió la espalda?

Han sido ríos de tinta las que han corrido condenando la carrera de uno los mejores ciclistas vascos de esta década. Han llovido los calificativos de tramposo y se ha llegado a cuestionar toda la carrera deportiva de Iban.

Es cierto que él, con su silencio, pareció que asumía como verdadero todo lo que se decía. La realidad es que es una persona depresiva e introvertida que vió que todas sus ilusiones se desmoronaban. Ahora está contento, con rabia, con ganas. Pero tocado. Y con un manchón en el expediente de los que no se borran.

Lo pero de todo cuanto ha sucedido me parece lo que la prensa escribió en su momento. ¿Se desdirán ahora de lo comentado y escrito? Valgan estos comentarios como ejemplo. Es lo que tiene la hemeroteca, al alcance de todos ahora con esto de Internet.

Diario AS
El Mundo
El Periódico

Zorionak Iban. Me alegro por él y especialmente por quienes le han apoyado cuando más dificil era. Por sus padres, su hermana Leire, su inseparable Koldo Atutxa, los miembros de su peña y su amigo Fernando. Sí, mi aita.

Por último, y ya como maldad, ¿tiene alguien alguno de los correos que mandó algún ilustre miembro de Kokopinon cuando se publicó el positivo?

+ 0

PELICULÓN: EL ORFANATO


Recuerda en exceso a “Los Otros” y tiene muchos toques típicos del género de terror, pero no por eso deja de poner los pelos como escarpias. Esto es un descenso a los infiernos en toda regla, lo demás es cuento.

Siendo critiquetas, el que la película se desarrolle en Asturias me parece que le quita fuerza a la historia, le resta dramatismo, aunque supongo que también sirve como reivindicación más allá de nuestras fronteras. Además el coprotagonista me parece un actor espantoso, no se como se llama ni me quiero enterar, pero también trabaja de jefe de detectives en “Mataharis” y lo hace igual de mal. Y Belen Rueda actua bien pero para mi le falta poner caras más terroríficas en algunas escenas.

Lo que hace de verdad grande a la película es la atmósfera que se crea, absorvente como ella sola, desde los mismos créditos iniciales en los que unas manos van rasgando un crujiente papel de pared en donde van saliendo los nombres. La estética está muy lograda y pone los pelos de punta, los efectos sonoros son sensacionales: columpios que chirrian, voces susurrantes y sobre todo portazos, portazos para dar y tomar a lo largo de toda la película, de todos los colores.

El arguménto lo típico: una oscura mansión aislada al lado de un faro, amigos imaginarios, máscaras macabras ...que por mucho que sea típico es más que suficiente cuando la atmósfera está bien lograda.

Algunas escenas quitan el hipo, le dejan a uno anclado en la butaca y hay un par de personajes secundarios que realizan francamente bien su tarea de crear desasosiego, mientras la trama se va complicando más y más y va en crescendo hasta su punto culminante.


En definitiva sobresaliente, películas de esta categoría dos o tres al año como mucho.

+ 0

Grave percance de Ortega Cano


JOSÉ ORTEGA CANO sufre dos CORNADAS tras ser HERIDO por un TORO en su Finca

El matador de toros José Ortega Cano ha sido herido por un toro esta mañana cuando se disponía a dar de comer a las reses de su finca, La Yerbabuena. El diestro ha sufrido dos cornadas en la parte posterior del muslo derecho, la de mayor extensión de 15 cms, que "no han afectado a órganos importantes", según ha confirmado a mundotoro el Cirujano Jefe de la enfermería de la Maestranza, el Doctor Ramón Vila, quien le ha intervenido quirúrgicamente en la Clínica Sagrado Corazón de Sevilla, adonde fue trasladado inmediatamente.
"Todo ocurrió, según nos ha comentado el torero, al ir a echar de comer a los toros, cuando uno se le arrancó y no le dio tiempo a subirse al tractor," ha explicado el Doctor Vila, quien ha afirmado que el tiempo estimado de recuperación es "de un mes, más o menos, puesto que ha sido en la rodilla en la que sufrió una lesión, sobre todo por la rehabilitación posterior."

+ 2

Volver a disfrutar con el deporte


Primer partido de la temporada en La Casilla y nuevamente recuperar las sensaciones de disfrutar con el deporte.

Es triste, pero es algo que ya no me pasa cuando voy a San Mamés, me quema, me entristece, me frustra y me jode, sobre todo porque no veo salida al tunel. Llego a pensar que mi única razón para seguir siendo socio, con toda la mierda que veo alrededor de este club, es, junto al amor irracional (nada racional me hace seguir unido a él), el hecho de que sea la mejor excusa para poder ver a mis amigos y tomarnos unas cervezas mientras comentamos lo malos que somos, lo mal que lo vamos a pasar o el escaso futuro que tenemos.

En la foto del partido del pasado sábado, se refleja una sensación que ya prácticamente se me ha olvidado vivir en San Mamés, un momento de éxtasis muy grande. Fue la primera jugada del último cuarto; tras un gran final de tercer cuarto, en el que el iurbentia Bilbao Basket endosó un parcial de 7-1 y se fue con una ventaja máxima de 6, en nuestra primera posesión del último cuarto, Rancik solo en la línea de 6,25, Se elevó majestuoso y clavó el triple que puso boca abajo al cochambroso pabellón. 59-50, se emepzaba a vislumbrar la primera victoria de la historia contra el rocoso equipo amarillo que finalmente llegó.
Gora Bilbao Basket!!!!!

















+ 5

¿Qué pasa con "Aquí hay Zarpazo?


Como casi siempre, la desidia, la pereza, la falta de motivación por casi todo invade a Kokopiñon, más de 20 miembros y apenas 4 o 5 que escribían regularmente.
Es ciertamente descorazonador, al final hemos conseguido que el entusiasta creador de este mágnifico lugar se de por vencido y abandone este proyecto. Realmente creo que debería tener la impresión de hablar para las paredes. Kokopiñon en estado puro.

+ 0

El estilo de la Morena

El que decían que era el aire fresco de la radio, quien criticó el estilo García, demuestra en este corte su estilo de hacer radio. Define con su particular elegancia a Javier González Ferrari, ex-periodista y presidente de Onda Cero, que por cierto, no es santo de mi devoción tampoco. Pero sirva como ejemplo del estilo del bizconde de Brunete.

+ 1

José Luis de Vilallonga

Recordé la semana pasada cuando anunciaron la muerte de este personaje el artículo que escribió hace cinco años en La Vanguardia. Ahora que tras su muerte, como siempre, se llenan los periódicos, las radios y televisiones que glosan las virtudes de este señor, os dejo el artículo completo como resumen de su forma de pensar.

Querida Charmion: ayer recordaba yo por teléfono con un amigo de mi edad, compañero durante el ataque al "cinturón de hierro" que defendía Bilbao, que nuestro coronel, don Joaquín Gual de Torella -un mallorquín de buena cuna amigo de mi familia de toda la vida-, había dado la orden de no capturar vivo a ningún cura vasco cogido con las armas en la mano.

En la película "Fiesta", de Pierre Bourdon, inspirada en mi novela del mismo título, Jean-Louis Trintignant interpretaba el personaje del coronel y el maravilloso Laurent Terzieff el de un cura vasco que por haber disparado desde lo alto de su campanario contra nuestras tropas fue fusilado, vistiendo sotana, tras haber oficiado una misa para toda la oficialidad presente en Mondragón, donde tuvieron lugar los sucesos. La orden de cargarse sin más a los curas vascos que cayeran en nuestras manos la dio el coronel al salir del opíparo desayuno que nos ofrecía todos los domingos después de la misa. A algunos de los jóvenes oficiales que estábamos bajo el mando de Gual de Torella aquella orden nos pareció exagerada porque dejaba claro que bastaba ser vasco, cura y combatiente para merecer la muerte. La orden del coronel se cumplió a rajatabla aunque algunos de nosotros, más cristianos que católicos, dejamos escapar a algunos curas aún a sabiendas de que nos jugábamos nuestras propias vidas. Yo recuerdo -lo recordaré siempre- los temblorosos rostros y los lívidos labios de los tres curas que dejé escapar, todos ellos de una edad superior a la mía. La verdad es que no cogimos a muchos porque corrían como gamos comparado con los "gudaris" y otros hombres armados que rindieron Bilbao con más facilidad de la que esperábamos. Los pocos que cogimos me produjeron vergüenza ajena porque, como ocurre hoy con los etarras que caen en manos de la policía, se lo hacían todo encima hipando de miedo.

Estuve durante mucho tiempo orgulloso de haber salvado aquellas tres vidas. Hoy ya no lo estoy tanto. Es más, me corroe la idea que uno de aquellos tres curas que dejé escapar podría ser el que con el tiempo se convirtió en monseñor Setién, ese gran reptil venenoso que, por el hecho de ser el más inteligente de todos, agrava aún más el daño inmenso que siempre ha causado, pues aunque ahora sea el que menos dé la cara, no deja de ser el gran manipulador de esa Iglesia vasca que acoge, arropa y defiende a los asesinos de todo aquel que no comulgue con las estupideces de Sabino Arana. No sé si alguno de aquellos curas a los que salvé ha llegado nunca a ser obispo, pero si así fuera no me lo perdonaré en lo que me queda de vida.

Como muchos españoles, estoy hasta el moño de los vascos. Tengo múltiples razones para que los vascos me caigan gordos. Siempre nos los han representado como seres un poco primarios, pero noblotes, honrados y buena gente. En realidad no lo son. ¿Noblotes el esperpéntico Arzalluz y el escurridizo Atutxa? ¿Noblote el Jon Imaz ese que lleva pintado en el rostro su parentesco genético con las ratas de alcantarilla? ¿Noblotes y buena gente Josu Ternera y Otegi, asesino el uno, instigador de crímenes el otro? El Rhesus negativo del que tanto presumen los vascos es verdaderamente negativo. No hay ninguna hombría, ni en sus palabras ni en sus actos. Son además gente cobarde. Cobardes los verdugos porque matan sin dar la cara y sin que les duela la muerte de mujeres y niños. Cobardes los que desvían la mirada y luego, sin haber visto nada, aseguran que en Euskadi se vive como en ningún otro lugar del mundo.

Cobarde también esa gran mayoría no nacionalista que, conociendo el nombre y el lugar donde viven sus asesinos, ni siquiera han intentado una sola vez ir por ellos. ¿Es que ningún joven vasco no nacionalista es capaz de bajar a la calle para plantar cara a los vándalos? Cobardes, mil veces cobardes, sin guardaespaldas, con las manos en los bolsillos y la frente alta sin que le importe que sus paisanos sepan a qué y a quién le deben la salvaguarda de su integridad física. A Anasagasti le indigna que haya sido un arzobispo castrense el primero en levantar la voz contra los tres infames que han firmado la vergonzosa pastoral. "¡Esa clase de obispo -rebuzna- es la que le gusta al señor Aznar! Un cura militarizado que añora la España una, grande y libre!" Sin pelo y sin ideas nuevas, Anasagasti rezuma el odio que sienten sus congéneres por el hombre que como yo y como muchos millones de españoles ha calificado la pastoral vasca de "perversión moral". Yo me pregunto si no está ya cercano el día en que a los españoles nos entren ganas de independizarnos de los vascos. De unos por criminales, de otros por preferir el silencio de los corderos a la protesta abierta y de la gran mayoría por pelmazos que, aunque mejor, también es un crimen contra los derechos humanos. Por cierto ¿a alguien le ha llamado la atención que el Vaticano se haya negado a censurar la pastoral de los obispos vascos? ¿Qué le ha parecido a nuestro ministro de Asuntos Exteriores que los vaticanistas sólo hayan encontrado indicios de inoportunidad en la pastoral de los tres infames? A mí desde luego que no.

Inicialmente tenía la intención este lunes de dedicar mi crónica a un asunto que como escritor que también publica en Francia me atañe muy de cerca. Me refiero al terrorismo que practican en el país vecino los críticos literarios. Hasta hace poco un escritor sin pasado marxista no era nadie. Ahora un terrorismo de signo contrario se está abriendo camino a codazos. Hoy el hombre de derechas francés -no hablo de los cabezas rapadas de Le Pen- juega a comprender los utópicos ideales socialistas, así como los irrealizables programas del Partido Comunista. Al contrario que Rousseau, el hombre de la derecha moderna francesa cree que "el ser humano nace malo y que sólo una civilización de orden puede obligarle a comportarse honorablemente". Un asunto demasiado serio para que me atreva a tratarlo en tres plumazos.

+ 0

CUIDADO CON EL DATO DE IVA

En un país en el que la prensa está fuertemente manipulada y solo interesan el futbol y Fernando Alonso un dato económico alarmante pasa totalmente desapercibido.
El caso es que el gobierno comunicó que la recaudación por IVA en julio ha sido un 30% inferior a la del año pasado. El dato es horroroso, apocalíptico. La verdad no se si habrán aumentado mucho los fraudes pero desde luego lo que si que ha aumentado es la población con lo que la cifra debería ser mayor que la del año pasado.
Es un dato nada más y un dato no hace tendencia, pero como se confirme un parón tan brutal en el consumo esto no hay economía que lo aguante y el descarrilamiento puede ser de los buenos.
Desde luego no parece un buen momento para cambiar de curro, más bien todo lo contrario, corporativismo rancio a tope que la patronal ya está dando la murga para abaratar el despido.

Desde esta ciudad invivible pero maravillosa a la vez, saludos cordiales.

+ 0

Paellas 2007: algunas fotos



Así, sin perder la dignidad. Disponibles en El Fotomatón de Aqui Hay Zarpazo

+ 2

Roberto Gómez: el otro pitoniso

He encontrado este curioso video de Roberto Gómez. La verdad es que en esto de adivinar los fichajes y hacer pronósticos, sólo conozco a una persona que está a su nivel: el gran Peli.

Es increible que este personaje pueda seguir viviendo de esto. Actualmente trabaja en TVE, columnas en el diario Marca y contertulio en Radio Marca. En su momento fué mano derecha de de la Morena en El Larguero y reportero estrella de José María García en Cope y Onda Cero. Fué compañero del ahora freaky televisivo Pipi Estrada.

+ 0

El asunto Ezquerro

No me ha gustado nada el asunto Ezquerro. No me fío de lo dicho por él ni de lo dicho por García Macua. Cuando se sale a los medios dando detalles al nivel que se han dado, cuando se habla tanto, es que hay pecado y por las dos partes. Después de haber leído todo lo publicado, escuchado todo lo que he podido y visto en televisión gran parte de los programas que han hablado de este asunto, creo que tengo ya una opinión formada sobre la polémica.

En primer lugar, creo que la opinión publicada (y digo bien, publicada) vizcaina ha sido favorable a Macua en este asunto. En ello sigue teniendo que ver, y mucho, la mala relación que tuvo Ezquerro con la prensa de Bizkaia, lo que debe servir para contextualizar también las críticas y las versiones dadas. Además, con un presidente recién llegado al club, los periodistas suelen ser bastante condescendientes los primeros meses.

Con todo, Ezquerro creo que ha medido mal en la negociación. Ha confiado en su hermano, que empezó pidiendo una auténtica salvajada el 15 de julio en Ibaigane (según El Correo 2,4 millones de euros netos; más dinero según Marca) y ha seguido con el tira y afloja durante todo el verano. La semana pasada, en su particular partida de póker a cara de perro con Macua, llegó a rechazar una oferta por 1,7 millones de euros netos. A partir de ahí, ya el viernes, y según ven que se cierra el mercado de fichajes, intentan retomar la negociación, encontrándose con que el Athletic le traslada una oferta a la baja a sabiendas de que las otras ofertas que manejaba y que había utilizado como arma (más que legítima) de presión hacia el Athletic eran ya inexistentes. Entonces, y ya a la desesperada, intentan forzar el cierre de la operación en la cantidad de 1,7 millones de euros que ya había rechazado. Para ese momento (entre las 23:00 y las 23:30 horas del viernes), Garmendia ya era el número 8 del equipo de Caparrós.

El relato y la cronología parece ser el correcto después de casar toda la información que he podido recavar. Ezquerro, además, ha ido matizando sus declaraciones de ayer, y hoy en una entrevista en El Correo, ya reconoce que la presencia de Gorka Arrinda, gran amigo de Macua, fué consensuada y no impuesta por Ibaigane como dijo ayer en rueda de prensa en un intento de ensuciar la imagen del presidente con una insinuación grave. Por cierto, Macua debería cuidar más ese tipo de detalles puesto que ya empieza a ser alarmante la presencia de Arrinda en lo que se refiere a fichajes y traspasos. Es curioso que en uno de los mayores traspasos que hemos pagado, el de Aitor Ocio, el representante fuera Arrinda. Y debe saberse que los representantes acostumbran a quedarse entre las uñas en torno a un 15% de esos importes. Esperemos que sea un caso aislado, no quiero sembrar la sospecha, pero que la presencia de Arrinda sea coyuntural, que no aparezca más de lo razonable. Más que nada por no seguir alimentando la conexión Arrinda-Iurbentia-Macua.

Lo que trasciende es que, una vez más, alguien relacionado con el mundo del fútbol (y da igual clubes que jugadores) ha intentado aprovecharse de la debilidad del Athletic para forzar un contrato más que beneficioso. Es legítimo, Ezquerro puede pedir el dinero que quiera, máxime teniendo en cuenta que cuando marchó estaba entre los tres jugadores mejor pagados de la plantilla -merced a otra de las grandes negociaciones de Arrate-. El problema es que ahora regresa con títulos, cierto, pero con muy pocos minutos y es un jugador, paradójicamente, menos valorado que hace un par de temporadas. En este contexto entiendo, y mucho, su enfado. Se veía en el Athletic, con muchos minutos, y creía que, además, iba a firmar el contrato de su carrera deportiva. ¿No era suficientes 1,7 millones de euros netos por tres temporadas para un jugador de 31 años? Claro que sí, él lo sabía, el problema es que creyó que había más margen y rompió la cuerda.

También hay que reconocer que era un jugador más que necesario para el club. Me sigue preocupando la capacidad goleadora del equipo y él podía aportar mucha movilidad y calidad arriba. Visto lo visto, viendo las matizaciones de hoy, tampoco me extrañaría que viniera en diciembre si hay necesidad. Porque el circo del fútbol da para eso y para mucho más.

+ 6

Athletic 2007-2008

En pocos meses, el Athletic ha sufrido una metamorfosis a la que va a costar adaptarse. Han sido muchísimos los cambios, a todos los niveles y en un muy breve espacio de tiempo, lo que nos debe obligar a ser pacientes si es que ello es posible en el entorno de este club.

Empezando por lo más importante, la trayectoria deportiva, después de una pretemporada que nos han vendido como positiva (¿qué más dará la pretemporada?) el partido contra Osasuna ha dejado a todos con muchas dudas. El partido fué futbolísticamente malo, con un Athletic puesto y muy voluntarioso que fué perdiendo fuelle a lo largo de los noventa minutos. Me preocupa la capacidad de hacer gol del equipo sin el binomio Yeste-Urzaiz en el campo. La marcha del navarro no está cubierta y la necesidad de crear peligro arriba es acuciante.

En lo deportivo, y dentro de la filosofía a la que nos hemos condenado, los refuerzos han sido los posibles. Quizá se eche de menos a un jugador como Xabi Prieto si se busca hacer una selección de los mejores jugadores vascos dentro de lo económicamente asumible. En mi caso, hubiese apostado por Kepa o en su defecto por Joseba Llorente, pero Caparrós dice apostar por Fernando Llorente (a quien una cesión el año pasado le hubiese ayudado mucho para poder progresar) y si somos un equipo de cantera deberemos confiar en él y apoyarle. Aún así, dudo de que su falta de carácter le permita hacerse un hueco indiscutible en primera. Además, la sombra de Isma es alargada y comparaciones no van a faltar.

Apunta maneras David López, quien debe demostrar que los millones pagados son justificados. Debe remontar para convertirse de una vez en jugador clave Yeste, al igual que Iraola, a quienes ya no debe valerles como excusa la crisis general de los dos últimos años para demostrar que son los cracks que creemos. Si no, al menos en el caso del basauritarra, habrá perdido la oportunidad de pasar por la primera como un gran jugador y no como una ave fría con puntuales actuaciones de gran calidad.

Otra revalida tendrán Ustaritz (si las continuas y preocupantes lesiones no se lo impiden) y Fernando Amorebieta, que van a tener oportunidades, máxime con la actitud de Aitor Ocio, que ha venido subido de revoluciones y que de no tranquilizarse va a ver el tunel de vestuarios antes del minuto 90 y no precisamente por decisión del entrenador utrerano. Deben ambos empezar a confirmarse como jugadores de primera.

De Iraizoz espero que sea el portero sobrio y regular que llevamos buscando. De Orbaiz que se recupere y de Gurpegi que se haga justicia. Javi Martínez tiene el reto más dificil de cualquier futbolista, el segundo año en primera división. Debe ser el de la primera vuelta del año pasado, y serenarse.

Arriba Etxebe seguirá apagándose como futbolista, pero espero que pueda ayudar como lo hizo en la última fase de la segunda vuelta de la pasada temporada. Aduriz, también, debe volver a los registros goleadores de la era Clemente.

Celebro la vuelta de del Horno, aunque dudo de su rendimiento. Eso sí, confío en que alguien le haga ver que si este año no hace una buena temporada va a tener serios problemas no ya para seguir en el Athletic (la mejor salida que le ha quedado) sino como jugador de equipos de la parte alta de la tabla. Se le presenta un reto para el que no se si está preparado. En todo este asunto, además, creo que se ha cometido el mayor error de gestión de la era Macua-Caparrós. No entiendo ni la llegada de Koikili ni, sobre todo, la forma en la que se ha dejado a Casas sin dorsal. Espero que hasta ultima hora del viernes se le busque una salida pues la que se le ha dado no la merece.

Me molesta la baja de Garmendia, sobre todo porque creo que demuestra cobardía por parte del club. ¿Va a aportar menos que Tiko, por ejemplo? Es un jugador a ceder y seguir de cerca.

Y para terminar el asunto Ezquerro. ¿Qué decir? Pues que es un refuerzo de cuyo nivel tengo dudas. Siempre ha sido un jugador guadiana, de rachas, y de registros goleadores intermitentes que no se si va a resolver por si solo la carencia de gol. Veremos. La realidad es que descartado Kepa y prohibitivo Joseba Llorente, es la única opción que existe. Si además es gratis, bienvenido sea, si no, a esperar a diciembre, porque no podemos caer en esta nueva cacicada del Barça.

+ 1

Laminados para bien dormir: KKPNN, capítulo VIII

VIII

Londres, 1883

Era ya la última hora de la tarde y las sombras se alargaban en el jardín trasero de la mansión de los M. Oz. Presa de un creciente nerviosismo, lacerado y repleto de rasguños por su accidentada escalada arbórea y su más que rápida bajada, Gomes da Melo escudriñaba la fachada en busca de algún resquicio por el que entrar en la casa, repasando mentalmente una y otra vez las distintas opciones que ante él se abrían. Tras haber sido sorprendidos y temerosos de ser descubiertos, consideraron poco seguros los arbustos en los que se cobijaban y se habían alejado a un pequeño laberinto de intrincado diseño geométrico formado por espesos setos y que se encontraba justo debajo de una amplia balconada que sobresalía del cuerpo de la mansión. Gomes da Melo se encontraba parcialmente oculto, observando con ojos inquisitivos el lugar mientras el monje Julián descansaba ausente mirando al vacío. De pronto, un ruido que les llegaba de arriba, desde la balconada, interrumpió sus cavilaciones. Escucharon una puerta abrirse y un ruido de pasos que se acercaba, unas voces tronaban.

Ferdinand Schneider se aburría mortalmente en la habitación en la que custodiaban a la estatuilla dorada. Allí no pasaba nunca nada. Al aceptar aquel trabajo se había imaginado en medio de grandes aventuras pero aunque en un principio no se había sentido defraudado en absoluto la verdad era que desde que llegaron a Londres y a la mansión de los M. Oz no había ocurrido nada digno de la más mínima reseña. En toda la casa se vivía un ajetreo febril dada la cercanía del grandioso día de presentación de la valiosa antigüedad en sociedad, pero el señor M. Oz había decidido al poco de su llegada, llevar la estatuilla a una habitación que en lo posible estuviera aislada del bullicio de los preparativos de la fiesta. Pero claro, así, aunque fuera mucho más segura, en aquella habitación nunca ocurría nada divertido salvo cuando Ferdinand coincidía con el señor Ham, con quien había hecho buenas migas. Y es que los dos custodios se habían dividido la jornada en varios turnos de modo que a ciertas horas protegían juntos la estatuilla pero, en cambio, a otras horas estaban solos en su quehacer. Y era precisamente en aquellos momentos de soledad cuando al señor Schneider más le consumía el tedio. Suspiraba y añoraba a su querida mar. ¡Ay, la mar! En aquellos momentos lo poco que rompía la rutina eran las visitas, pues el señor de la casa o el doctor Gepp se acercaban a veces a comprobar que todo estuviera bien o a contemplar la estatua, y en esos momentos al menos podía charlar con ellos. Y otras veces el que entraba era el tal Ofur pero con éste la situación era bien distinta, ya que Ferdinand había creído atisbar en el sirviente del doctor gran ansiedad cada vez que se encontraba en aquella habitación y por tanto sospechaba de él. El persa entraba allí como por casualidad y mantenía con el guardián de turno pesadas conversaciones o discusiones en las que nunca daba su brazo a torcer, independientemente de lo absurdo de sus proposiciones. Se mostraba anhelante, como si disimulase un deseo oculto, pero lo que más ponía en guardia a Ferdinand era que a veces creía ver que el sirviente observaba de reojo el baúl candado que escondía la valiosa estatuilla, aunque también podría ser que se equivocase y se confundiese con los frecuentes tics del sujeto. Sin embargo, desde que el tal Ofur había sido agredido y se encontraba encamado ni siquiera esa visita se daba ya. Y el señor Schneider se aburría cada vez más. Tan harto estaba de la situación que aunque parezca mentira había decidido incluso llegar a abrir un libro y hasta leerlo. Descartada la biblioteca del señor M. Oz por inexistente, Ferdinand había acudido fuera de su jornada de trabajo a una biblioteca pública, y allí le había llamado la atención un pequeño y polvoriento libro, descoloridas ya sus tapas por el paso del tiempo y en cuya portada apenas si se podía reconocer su título o autor. A duras penas pudo leer varias letras mayúsculas carcomidas y un nombre bajo ellas medio ilegible que recordaba a un mito griego. Una vez en el trabajo y cuando se encontraba aburridísimo, abrió el libro y comenzó a leerlo. Al de poco lo dejó incapaz de proseguir. Hablaba de una persecución en el desierto o de algo así, pero el estilo era pesado, demasiado presuntuoso, con multitud de palabras enrevesadas o complicadas que dejaban entrever un autor fatuo y pedante. El tedio del señor Schneider se había multiplicado y estuvo a punto de dormirse, golpeándose en varias partes del cuerpo para no caer rendido allí mismo. Por suerte al de poco apareció el doctor Gepp.

El doctor mantuvo una intranscendente conversación con el custodio y tras pedirle que abriese el baúl, dedicó un rato largo al estudio de la estatuilla dorada, mientras garrapateaba anotaciones en un cuadernillo. Al acabar se fijó en el ajado libro que el señor Schneider había llevado allí y tras sentarse cómodamente se dispuso a ojearlo un poco. Al de poco rato dormía plácidamente en medio de sonoros ronquidos. Ferdinand no se lo podía creer. Aburrido como estaba y luchando por no dormirse, llega el doctor Gepp y se planta delante de sus propias narices para dormir y roncar como un bendito. Tenía que hacer algo. Se levantó y se acercó al anciano, observando a su próxima víctima con una sonrisa maliciosa que nada bueno podía augurar.

Comenzó por soplar levemente sobre la boca abierta del durmiente, provocando así una alteración en su acompasada respiración y no contento con ello acompañó tal hazaña con un suave pellizco en una de las mejillas de su víctima. El doctor dejó de respirar un instante y tosió con fuerza medio dormido, rezongando después algo entre dientes que Ferdinand no pudo entender. Temeroso de despertar al abuelo, el guardián retrocedió unos pocos pasos pero, tras sosegarse su víctima y volver a sus ronquidos con pertinaz insistencia, pronto volvió a la carga. Observó la boca del anciano, cómo se abría y cerraba desmesuradamente y ante un ronquido más sonoro que cualquier otro, acercándose, cogió un sucio trapo que allí había y lo colocó tapando la entrada del aire, en la misma boca. El doctor Gepp trató de aspirar aire, y falto de él, aspiró con más fuerza obturando más y más la abertura y tragándose casi el tejido manchado que taponaba su aliento vital. Al fin, despertó entre grandes toses, llevándose la mano a la boca y sacando el trapo maldito. Respiró con fuerza y observando incrédulo a su alrededor vio al señor Schneider riendo a carcajadas. Las brumas de su mente se disiparon con rapidez y con grandes gritos se abalanzó sobre el orondo y rubio teutón, furioso como un enjambre, blandiendo amenazadoramente su bastón.

– ¡Que te mato!– gritaba.– ¡Que te pego, leche!

Ferdinand, sorprendido por la movilidad del septuagenario y asustado por su furia no pudo hacer otra cosa que retroceder y correr cuan rápido le llevaban sus piernas, saliendo primero de la habitación y adentrándose después en los pasillos de la mansión. Tras un buen rato de carrera continua el señor Schneider se sorprendía de que el abuelo siguiera tras él. Corría por un ancho pasillo que desembocaba perpendicularmente en otro y al llegar al fondo dobló a la izquierda, apresurando el ritmo para tratar de dejar atrás a su insistente perseguidor. Siguió corriendo y tras mirar hacia atrás distinguió al doctor llegar a la bifurcación que él acababa de tomar, pero de pronto, incomprensiblemente el abuelo dobló ¡a la derecha!. ¡Se había equivocado de parte a parte y había tomado sin saberlo el camino contrario al suyo! Además, y pese a no ver ni a escuchar a nadie frente a sí el viejo seguía imperturbable por el pasillo contrario, corriendo como unos instantes antes en los que tenía enfrente a su presa. Ferdinand aflojó el paso y rió mientras recuperaba el aliento.

– ¡Ese Gepp, ja, ja!– murmuró– De arqueología sabrá mucho pero lo de ser perseguidor en una carrera no lo tiene tan claro, ja, ja.

El señor Schneider se relajó y se dispuso a volver a la habitación que debía vigilar, pero cuidando de no volver sus pasos para evitar encuentros inoportunos. Subió unas escaleras, abrió una puerta y cruzó una habitación, entrando a un amplio salón con un diáfano ventanal. En el medio de éste último se abría una puerta acristalada que daba paso a una gran balconada que se extendía en la parte trasera de la casa. Prosiguió andando hasta que llegó frente a la puerta donde paró un instante a comprobar el atardecer en el exterior. Pronto acabaría su turno y podría zampar lo que quisiera en la cocina. Suspiró. Súbitamente, un ruido a su espalda le sobresaltó. ¡Era el doctor Gepp y lo tenía casi encima! Abrió como pudo la puerta del ventanal y entró en la balconada, comprobando con horror que no había escapatoria, era un espacio semicircular de varios metros de ancho, embellecido por un níveo pretil marmóreo. Se apresuró al borde vallado para ver si la altura no era muy alta y si podía saltar. De un rápido vistazo descartó la idea, se volvió y trató de razonar con su perseguidor.

El doctor Gepp tenía a su presa donde quería. Persiguiéndole se había perdido y había cogido un camino incorrecto por lo que tras llegar al salón adyacente se había sentado en una silla que se encontraba junto a una de las puertas. Descansaba un rato y mira por dónde que aparece el señor Schneider junto a él y que ni siquiera se da cuenta de su presencia. Ahora lo tenía frente a frente y no podía escapar. Le gritó para acobardarlo. Saboreando el momento adoptó una postura de ataque, alzando el brazo a media altura y cerrando el puño frente a él. Se acercó poco a poco y de pronto algo llamó su atención. A una decena de metros, debajo del rubio guardián, se extendían los jardines que circundaban la casa, justo bajo la balconada. Y allí enfrente, en un laberinto de setos cuyos recovecos desde su altura se divisaban perfectamente, se ocultaban dos sujetos sospechosos. Un pequeño y narigudo personaje coronado con un ridículo y trasnochado peinado de monje, vigilaba sospechosamente la casa, junto a un tipo que permanecía inmóvil como una piedra. Alertado por el ruido que el doctor y el señor Schneider producían, el más bajo de los dos miró hacia arriba.

– ¡¿Tú qué miras?!– gritó el doctor con voz cavernosa. Los dos sospechosos, asustados, comenzaron a correr.– ¡¡Eeehhh!!– volvió a gritar alzando los brazos.– ¡¡¡Eeeeehhhhh!!!– prosiguió hasta que desaparecieron de su vista.




Gomes da Melo y el monje Julián pararon al fin a media milla de la mansión, extenuados por la carrera, asustados aún por la aparición de aquel terrible anciano. En ese momento se encontraban en una ancha avenida arbolada en la que cada cierta distancia habían puesto bancos de piedra, por lo que eligiendo uno de ellos se aprestaron a descansar. El luso recobró el resuello y percibió las sombras cada vez más alargadas del atardecer. Pronto sería de noche.

– Se hace de noche– expuso en voz alta.– Y es peligroso que intentemos entrar hoy en la casa, nos han descubierto varias veces.– dijo.

El monje Julián le miró silencioso.

– Estamos levantando demasiadas sospechas– prosiguió el portugués más para sí que para su callado interlocutor.– ¡Hay que cambiar de estrategia!– remachó.

Dicho eso calló y se acomodó en la silla, relajado. La verdad era que no tenía ni idea de qué hacer. Acercarse a la mansión era descartable, demasiado peligroso. Terminarían por alertar a los dueños de la estatua y Gomes no se las quería ver con la policía. Tal vez deberían dejar pasar unos días e intentar colarse en la fiesta que se avecinaba. Entonces tendrían posibilidades. En ese momento Gomes da Melo miró hacia la mansión, en línea recta siguiendo la avenida, a lo lejos. Había movimiento frente a la puerta, los mensajeros entraban y salían.

– ¡Los mensajeros!– dijo en voz alta. – ¡Pues claro!– emocionado se levantó.– Algunos de los mensajeros llevan invitaciones, ¡podemos hacernos con unas y entrar a la fiesta!

Sonrío y miró a la mansión con gozo. Lo mejor era acercarse allí disimuladamente, mezclarse con el gentío que curioseaba en la puerta y mirar quién salía con invitaciones. Le podían seguir y después se le podía asaltar. Sí, eso harían. Comenzó a caminar y comprobó que el monje Julián lo seguía con paso decidido. Un rato después estaban ya a un centenar de metros de la puerta de la casa, cuando vieron que un carruaje salía de allí. Alejado en un principio, poco a poco se les acercó y Gomes da Melo vio que lo conducía un caballero cabezudo, bajito y obeso. Parecía una vaca. El luso prosiguió andando sin darle más importancia pero pronto paró sobresaltado. Justo cuando la calesa pasaba junto a ellos, el monje Julián, ni corto ni perezoso, pegó un gran salto hacia adelante, tratando de subirse por la fuerza al vehículo. Se agarró como pudo a la portezuela y cogiendo impulso trató de afianzarse cuando el ocupante del vehículo, asustadizo, chasqueó el látigo y el pausado trote de los dos caballos tornó en un ritmo cada vez más acelerado. Julián, ante ese cambio resbaló y cayó para atrás con estrépito, llevándose un duro golpe en la espalda y la rabadilla, salvando la vida de milagro al evitar las potentes ruedas del carruaje. Alertada la gente que se amontonaba frente a la casa de los M. Oz de que algo raro ocurría, muchos de ellos, curiosos, comenzaron a acercarse. Ante el peligroso cariz que tomaba el asunto, Gomes huyó de allí como alma que lleva el Diablo, dejando atrás a su herido compañero, furioso porque saltara frente al primero que salía de la casa. Sin embargo, tuvo suerte el monje Julián aquella tarde y los que se le acercaron no quisieron sino ayudarle y nada sospecharon de él. Tras recuperarse, el español enfiló para el Soho, a su hogar. Allí se encontraría con su compañero, el portugués.




Lord Kevin Man O’Leth, duque de Man, disponía de una de las más grandes mansiones de todo Londres y en aquel momento, a última hora de la tarde, aprovechaba para pasear por su extenso jardín. Los escasos instantes en los que se alargaban las sombras y el sol caía a pique en el Mar de Irlanda, eran los únicos del día en los que se aventuraba a la luz del astro rey, que por lo demás, nuestro personaje odiaba vivamente. Pelo oscuro y abundante, cabeza ancha en la que se achaparraba una bulbosa nariz, delgado aunque de forma romboidal, se trataba de un sujeto retraído y manifiestamente tímido que rehuía las muchedumbres y el contacto con gente extraña, un pesimista convencido, eternamente doliente y lastrado por complejos que le impedían darse cuenta de lo que podía llegar a ser y a disfrutar de una vida que sin embargo afrontaba presto siempre a la lamentación frente a los hados. Era un ser muy sensible, eterna víctima con gran facilidad para sentirse herida y con una especial habilidad para recopilar datos e información de los demás para utilizarlos en el futuro con quién sabe qué oscuro propósito. De voz baja y metálica, cuando murmuraba al oído ajeno se convertía en alguien temible, viperino incluso, pero más allá de estas consideraciones, sin embargo, era muy educado y amable, caballeroso, tremendamente cercano y caro a sus amigos. Se encontraba pues Lord Kevin paseando tranquilamente por las veredas de gravilla que se dibujaban en su jardín cuando de un lado del camino, junto a una bella rosaleda, salió un pato aleteando débilmente. Un halcón peregrino le había caído desde las alturas y lo había herido con sus garras, por lo que apenas si podía mover las alas y además le faltaba una pata. El depredador se encontraba todavía en el cielo, pero aunque anhelante de cobrar su presa, al percatarse de la presencia del humano no pudo sino alejarse de allí. Lord Kevin se acercó al herido animalillo y acuclillándose lo observó con detenimiento. Era un bello ejemplar de ánade real, con su cabeza de pluma verde con irisaciones metálicas, un estrecho collar blanco en el cuello, pecho y espalda castaños y alas y abdomen grises, enrojecidas por un leve reguero de sangre que le manaba de sus recientes heridas. Ante la cercanía del humano, graznó desesperado y moviendo sus alas frágilmente trató de moverse, huir. Inútilmente. No podía hacerlo. Era la viva imagen de la desesperanza.

El duque de Man cerró los ojos y durante un instante permaneció ensimismado. De pronto, como si se hubiese despertado un demonio, un grito cruel salió de su garganta y abrió unos ojos sedientos de sangre, adelantando sus manos con ferocidad y golpeando varias veces con la palma abierta la cabeza del pobre pato, que graznaba afligido. El hombre pasó entonces a arrancarle con una mano trozos de plumón, mientras que la otra mano, cerrada en un poderoso puño, golpeaba con saña el cuerpecillo maltrecho de su víctima. No sabía cuánto tiempo había pasado así cuando sin parar de gritar, aullando salvajemente, agarró con brutalidad la pata sana del ave y tras tirar con fuerza la arrancó de cuajo, utilizándola posteriormente de mazo para golpear con ella al desgraciado animal. Cansado ya, se levantó y propinó unas fuertes patadas al engendro sanguinolento en que se había convertido el otrora orgulloso ánsar, siguiendo al infortunado balón con fiereza y golpeándolo de nuevo en cuanto tenía ocasión. Finalmente, alzó su pierna y pisoteó con brutalidad un reventado remedo de plumas, sangre y carne viva, jadeando y gritando en son de triunfo.

– Si no te conociera juraría que deberías visitar a un médico– escuchó a su espalda.

Volviéndose reconoció a su amigo Jean Carrefour. Se tranquilizó y se dio cuenta de que estaba embadurnado en sangre, con la ropa, manos y zapatos manchados de rojo carmesí. En su cara notaba también el cálido líquido vital. Sabía que no era suyo.

– ¿Qué te ha pasado?– prosiguió el recién aparecido.– ¿Por qué le has hecho eso al pobre pato? Podrías haberlo llevado a la cocina en vez de ensañarte con él.

– No ha sido ensañamiento– repuso Lord Kevin, y tras una breve pausa prosiguió.– No es violencia, es un acto de nobleza, de..., de... arte, eso es, de arte,...de fiesta.– calló, sin demasiada esperanza de que lo que decía convenciese a su amigo.

– ¡Arte!– concedió Jean curioso, lo cual sorprendió al duque de Man gratamente.

– Sí, es algo que aprendí en España. Por cierto, ¿a qué se debe tu agradable visita?– inquirió.

– Me han pedido que te traiga una invitación personalmente­– dijo el aludido con una sonrisa de oreja a oreja.– Es para la fiesta de los M. Oz que tanto se comenta en toda la ciudad.

– ¡Vaya, qué interesante! Parece que va a ser sonada,¿no?– dijo Lord Kevin.

– Sí, la gente está loca por esta fiesta. ¡Hasta me han intentado abordar en el camino!– dijo Jean, pasando a relatar el ataque a su calesa.

Pasaron a la mansión y tras una opípara cena en la que Jean “Cow” hizo honor a su nombre y demostró tener un voraz apetito capaz de acabar con la más surtida de las despensas, la conversación prosiguió largo rato hasta bien entrada la noche.

+ 1

Hector Alterio estuvo en la viuda


Parece que están rodando la versión en cine de la novela "SPrako tranbia" del algorteño Unai Elorriaga. Ayer, se cortaron varias calles para que se pudieran rodar varias escenas. Curiosamente, Hector Alterio, protagonista de la película, estuvo varias horas delante de la viuda. Se desconoce si Fer y Peli lo sacaron por la ventana. Enlace a la noticia... aquí.

+ 2

DEDICADO A HYPNOS

SOBRE EL ANÁLISIS TÉCNICO
El análisis técnico pasa de ser una ciencia exacta desde el pasado lejano hasta el día de hoy, a convertirse en una ciencia cabalística en cuanto tratamos de adentrarnos en el mañana. Lo que hasta hoy era la realidad palpable escrita sobre papel o en fosforescentes pixeles iluminados en la pantalla de nuestros ordenadores, se sumerge en las tinieblas del continuo espacio-tiempo y en la incertidumbre de lo posible. Así la realidad contrastada da paso sin apenas solución de continuidad a la cábala más enigmática e impredecible y pasamos sin apenas darnos cuenta, del mundo tangible y real, al mundo imaginario de las suposiciones y conjeturas.

Antiguamente los cabalistas, astrólogos, quiromantes, leedores de vísceras y demás adivinadores, rodeaban sus predicciones de un halo de misterio y ocultismo, que no tenía otro propósito que el de la propia preservación. Resulta evidente que el astrólogo real pronosticaba al monarca de turno que una bola de fuego arrasaría el palacio el día del solsticio de verano y tal suceso, como estadísticamente es de prever no sucedía, el tal astrólogo duraba en el puesto lo que en santiguarse tarda un cura loco y podía darse con un canto en los dientes si conservaba la cabeza sobre la que poner ese gracioso sombrero picudo estrellado. Por lo tanto, los adivinos, que aunque acertasen poco, tontos no eran, desarrollaron una serie de retruécanos verbales para decir mucho sin decir nada, de forma que tuvieran salida sus pronósticos se cumpliesen o no. Cuentan que un famosos y despiadado rey persa llamó a consultas al más famosos de los astrólogos de la corte, con objeto de desenmascarar a toda esa sarta de farsantes y perdularios y que una vez presente el sabio, el rey le preguntó una sola cuestión, cual sería la fecha de la muerte del vidente. El vidente, que no era el más famoso del reino por ser imbécil sino todo lo contrario, sopesó con cuidado su respuesta, pues sabía que el rey respondiera lo que respondiera podía disponer de su vida al minuto y mandar asesinarle allí mismo, así que medito, con calma y esta es la respuesta que dio al monarca: “Majestad, moriré exactamente tres meses antes que vos”. El rey, que tampoco era tonto, le sonrió y le despidió de su presencia, se había dado cuenta de que el astrólogo se había percatado de sus intenciones y la respuesta era muy buena; si mandaba matarlo, ponía una fecha a su propia muerte y aunque él no creía en esas cosas ni en brujas –debía ser rey con antepasados gallegos– haberlas ahílas. Los analistas modernos, junto a los hombres del tiempo y un resto insignificante de videntes y brujas lolas, son los herederos de aquellos charlatanes de la edad antigua y como herederos han tomado de ellos el lenguaje críptico y el saber cubrirse las espaldas en caso de que la previsión no coincida con la realidad venidera, que pasados unos días viene y tiene la mala idea de no hacer coincidir las previsiones anteriores con la presente realidad.
Mariano Rubio, el antiguo hombre del tiempo de Televisión Española, cuando era la única Televisión de las Españas, se jugó el bigote en una predicción y su fallido pronóstico, se saldó con la perdida pilosa supralabial, sin mayores consecuencias que la chanza, sorna y chirigota, con que fue tratado por la prensa y demás medios durante un tiempo. Las brujas lolas y aramises fusteres varias, pronostican de igual modo y fallan de la misma manera, pero estas no pierden el bigote –no es que no lo tengan, es sólo que no lo apuestan–, solo te sacan la pasta y si pretendes reclamar, te asustan con la amenaza de un par de velas negras, que digo yo, debe ser algo muy asustante y peligroso por el pavor que se lee en sus ojos cuando vierten la citada amenaza...
Y llegamos al objetivo central de nuestro escrito, los analistas técnicos, que son un híbrido entre la bruja lola y el hombre del tiempo, mezclan lo científico, lo matemático y lo empírico con la más absoluta desvergüenza de la pitonisa más cutre. Lo mismo pronostican una subida en el valor a estudio del treinta por ciento atendiendo a Fibonacci, que a renglón seguido, el mes siguiente fundamentan su error en la oscilación de los precios petrolíferos por la alarmante situación de inestabilidad que ha provocado la guerra del golfo... y tú te quedas con cara de bobo, pensando que el único golfo, es el analista que te ha cobrado una pasta gansa por un análisis que solo te ha hecho perder dinero a raudales y que ahora te esta sobrando otra millonada por explicarte por qué la vez anterior no ganaste ese dinero. Eso sí, todo expresado en un lenguaje impreciso y abierto a interpretaciones; pues cuando el analista técnico se ve pillado en sus errores, lejos de caer en el insano error de aceptarlos e intentar aprender de ellos se envuelve su capa estrellada y comienza la retahíla de sus múltiples aciertos –nunca bien comprobados– obviando eso sí sus tan bien numerosos errores. El análisis técnico, en tanto en cuanto herramienta ha de se considerado como tal, no como la panacea y el “sancta sanctorum” de la inversión bursatil. Y los analistas nunca han de tener la consideración de gurús, pues si fiamos demasiado en ellos nuestras esperanzas pecuniarias, lo más normal es que tarde o temprano el tintinear de nuestras monedas en la bolsa haga cada vez menos ruido.
Dicen que el rey persa Darío, en una reunión pacífica con su eternos enemigos atenienses, les solicitó la presencia de algún astrólogo o adivinador griego que fuera fiable, a lo que los griegos contestaron que de todos era conocido que era en la corte del gran Darío donde se encontraban los mejores adivinadores. Darío asintió pesaroso y dijo crípticamente “cierto, no es problema de que no tenga adivinadores; el problema es que ninguno acierta” ;-)

(Comentario del forero CRALOS en Invertia)

+ 1

¿Dónde están los talibanes ahora?

Resulta que el Athletic ha fichado a un juvenil nacido en Andalucía hijo de padres vascos.
A ver dónde están ahora quienes decían que Kepa no podía jugar en el Athletic. Estoy deseando escuchar las justificaciones. Me adelanto, a ver si acierto: que si son vascos el padre y la madre, que el padre es de Ondarroa y no de Barakaldo, que es diferente venir de juvenil que al primer equipo...
Señor García Macua, ¿este sí entra en la filosofía? ¿Este no genera dudas ni debates?
Mal empezamos. Si queréis leer la noticia, haced clic aquí.

+ 0

Se abre la veda antimonárquica

Me costó Dios y ayuda pero por fin en el sexto quiosco al que fui quedaba un último ejemplar del jueves con la portada de "Rectificación". Ni siquiera voy a quitar el plástico, es un ejemplar de coleccionismo. El quiosquero me aseguraba "Es la mejor publicidad que les podían haber hecho, la revista se ha agotado inmediatamente en todas partes".

Ahora es Anasagasti el que insulta a la familia real en su blog tachándoles de vagos e impresentables, lo dicho se abre la veda.

http://www.elconfidencial.com/cache/2007/07/26/55_anasagasti_llama.html

+ 0

"El Tecla", el delantero que el Athletic necesitaba...


El Tecla llegó a Portugal para firmar con el Porto por cuatro temporadas luego de su polémica partida del Toluca de México, club en el cual ya había sido presentado. La prensa lusa ya lo elogió: "Sus números impresionan", publicó el diario deportivo A Bola


"Farías será presentado hoy", titula el diario deportivo portugués A Bola. El ex delantero de River arribó al país europeo para unirse al Porto, el último campeón. Firmará contrato por cuatro años y será compañero de los argentinos Lucho González, Lisandro López y Mariano González.El Tecla llega en medio de una polémica, porque la semana pasada había sido presentado oficialmente en el Toluca de México. Pero el delantero rescindió el contrato por un problema personal, regresó al país y ahora emigró al fútbol lusitano.José Pekerman, el técnico del conjunto azteca, ayer señaló al respecto: "El Toluca hizo todo correctamente. Por eso, si se llegara a confirmar que se va a otro club, creo que será muy desleal y me apenará mucho por lo que nos hizo", expresó dolido.La prensa portuguesa ya se ilusiona por el currículum del ex delantero de Estudiantes de La Plata y destacan su poder ofensivo y el buen juego aéreo. "Sus números impresionan", aseguraron.

+ 0

NEXT

Lo más destacable de ésta película es sin duda la enorme belleza de Jessica Biel, la actriz de "El Ilusionista". Está guapísima, espectacular, además actúa francamente bien, con lo que creo que ésta película marcará un antes y un después en su carrera y su caché en Hollywood comenzará a subir como la espuma.

(Continuación para leer desde el inicio pinchar en el enlace)
Por lo demás el film resulta también bastante recomendable, un buen Nicholas Cage encarna a un mago ilusionista que es capaz de ver el futuro que ocurrirá en los próximos dos minutos.

La novela es una adaptación de una novela de Phillip K. Dick, un escritor de ciencia ficción muy importante en la cultura anglosajona, cuyas aportaciones han sido enormes para el cine del género: Blade runner, Desafio total, Minority report, Paycheck...

En definitiva una peli bastante entretenida, con acción para no aburrirse y con un final que a mi personalmente me gustó.

Saludos.

+ 0

El comportamiento del Barça

Nunca he llegado a comprender el porqué de la simpatía que en Bizkaia se le tiene al F.C. Barcelona. Nunca ha sido un equipo que se haya portado especialmente bien con el Athletic. Ni con el Athletic ni con nadie. Tradicionalmente se ha inmiscuido en el trabajo de cantera, ha fichado a jugadores que finalizaban contrato para no pagar traspaso al club (Eskurza, Ezquerro...) y se ha aprovechado del Athletic siempre que ha podido.

Ahora resulta que el fichaje de Ezquerro, que se daba por hecho, se complica. Aitor Begiristain pide que se pase por caja. García Macua ha pecado de ingenuo en este caso, creyendo que el Barça iba a dejar pasar la oportunidad de hacer negocio por un jugador por el que no pagó traspaso. ¿Qué hará ahora? ¿Cómo va a justificar pasar por caja en Tarragona por un jugador como Cuellar y no hacerlo por Ezquerro?

Se han precipitado en anunciar su fichaje y creo que ahora el Barça va a intentar presionar. Debemos ser inteligentes. Debe servirnos como prueba de las ganas de Ezquerro por recalar en el Athletic. Si realmente quiere venir y el Barça no quiere que siga, que se plante y diga que le queda un año de contrato en vigor y fuerce una salida gratuita hacia Ibaigane.

Con este caso se retratarán el jugador y Macua como negociador. Porque el Barça hace muchos años que conocemos cual es su actitud hacia el Athletic. Eso sí, seguiremos viendo gente aplaudiendo a los blaugrana a rabiar, sólo por razones políticas. Siempre la dichosa política.

+ 3

GURE ESTILOA

La actitud de panfletos como el Deia que se enfrascan en defender su chiringuito a cualquier precio, manteniendo a profesionales que hacen un periodismo cada vez más sectario y caciquil contrasta con la de otros grandes periódicos, que en su afán por ofrecer cada día una información más plural y rigurosa no escatiman medios a la hora de fichar a lo mejorcito del mercado.

http://www.marca.com/edicion/marca/futbol/1a_division/otras/es/desarrollo/1017158.html

Marca, hau da gure estiloa

+ 2

PINO ZAMORANO Y PÉREZ LIMA DESCIENDEN A SEGUNDA DIVISIÓN

Por una vez ha habido lógica en los descensos y los dos peores árbitros con diferencia bajan a segunda, ¡qué paz! http://www.as.com/articulo/Futbol/Pino/Zamorano/Perez/Lima/descienden/Segunda/Division/dasftb/20070711dasdasftb_24/Tes/

Escribe el resto del post aqui

+ 3

No puedo ir a votar

Por motivos laborales debo estar mañana en Gijón a las 12:00, con lo que no podré ir a votar. Eso no significa que sea un abstencionista voluntario. Después de meditar, de pensar, tengo claro a quien destinaría mi voto. Claramente. Con todas las consecuencias.

Se que no es novedoso, que he sido calificado como representante de García Macua para la margen derecha por un impetuoso e irreflexivo sujeto de tan escaso cabello como criterio, pero mi voto hubiese sido para la plancha que presenta el abogado bilbaino.

Es cierto que tengo dudas, que no me convence. Pero por descarte. Ercoreca es un caradura y un auténtico maleducado. No me gustan, además, sus artes. Los SMS, la porquería que han volcado sus allegados sobre Macua, etc.

Os enumero mis razones. Mañana, si queréis, me contraargumentáis.

En primer lugar, porque comparto parte de los análisis sobre diferentes problemas:
1. Caso Zubiaurre y la posibilidad de que tengamos que hacer efectiva íntegramente la cláusula de rescisión.
2. Por poner el dedo en la herida en los asuntos Padilla (no por el caso Gurpegi, sino por la cantidad de dinero que nos cuesta para el nivel médico-físico del equipo) y Txato Núñez.
3. Porque lleva detrás un grupo de empresarios que pueden aportar dinero al Athletic. Nos hace falta y es bueno. Lo tienen todos los clubes, nosotros también. Además, me importa un pito que Fonorte construya el campo si a cambio sueltan una pasta indecente al club.

En segundo lugar, en el ámbito deportivo me gustan:
1. La idea de potenciar el Bilbao Athletic con jugadores de fuera de Lezama que permitan subir a segunda. Me gusta la vuelta de Kike Liñero. Confío en él para entrenar en el Athletic; aunque no consiga sus objetivos a corto, debe estar en Lezama.
2. Sacar las categorías inferiores de Lezama. Para mi no tienen sentido.
3. Porque comparto que hay que fichar para reforzar un equipo lamentable. A pesar de que insisto en que debemos reflexionar si el rumbo que hemos tomado es el correcto. A mi me disgusta, pero lo debatiremos la semana que viene.
4. Porque en contra de lo que dicen, apuesta por seguir siendo un club de fútbol y no una sociedad anónima deportiva.
5. Apuestan por ayudar al fútbol vizcaino, algo que desde la época de Arrate se ha abandonado.
6. Creo que del Bosque es un gran entrenador, pero Caparrón es más adecuado en este momento por su carácter, por su idea de fútbol (este deporte es para listos, y creo que puede enseñarnos algo) y por la ilusión que despierta.

Y por último, por las razones que he ido adelantado en otros posts:
1. Por el escaso nivel de los contendientes.
2. Porque estoy harto de que Arrate siga manipulando al Athletic y a su entorno.
3. Porque no me gusta que se haya utilizado su relación con ciertas empresas o con Vocento para desacreditar su candidatura. Menos aún las insinuaciones sobre su ideología (que si del PP, que si de Fuerza Nueva...), que, sinceramente, me da igual puesto que el club es de todos los socios, no de los que somos nacionalistas sólo.

Esas son mis razones. Seguro que me equivoco. Lo hice con Uria (a quien, para ser justos, la enfermedad le impidió ejercer el cargo) y con Lamikiz. Pero lo fácil es no opinar, no mojarse y criticar a posteriori. A quien diga que el Athletic le preocupa, debe ir a votar, siempre que las circunstancias no se lo impidan.

Y un último deseo. Espero que después de las elecciones, se olviden las heridas del proceso electoral. Si no, en otros tres años, a volver a votar.

+ 9

La candidatura de García Macua me decepciona

Después de tanto misterio, García Macua ha acabado por dar los nombres que anunciaba en su área deportiva. Sinceramente, esperaba algo más. No ha hablado de dirección deportiva, ni de coordinación de Lezama. Ha dado los nombres de los futbolistas que han ido sonando las últimas semanas. Ha mencionado a Ocio y Cuellar, con los que ha llegado ya a un acuerdo, a Ezquerro y Muñoz, con los que existe bastante sintonía, y los posibles de Xabi Prieto y los porteros Iraizoz o Almunia.

Mi pregunta es si para este viaje hacían falta alforjas, si había que dar tantas vueltas para traer a Ocio por tres millones de euros. ¿Este es el modelo que nos prometen? ¿Se puede permitir el Athletic ir por el mundo con esta actitud de nuevo rico? ¿Debemos cometer las horteradas clásicas de los presidenciables del Real Madrid?

Repito que aguardaba otra cosa, quería escuchar nombres de coordinadores, directores… también jugadores, pero con otro estilo. No me termina de convencer el estilo Macua. Falló cuando anunció la salida de Padilla y Núñez. Y hoy falla en la presentación de los jugadores. Espero que mañana lo remedie. Si no, me faltan datos.

Al margen de estoy centrándonos en lo deportivo, me surgen dudas sobre el verdadero rendimiento de Muñoz, Cuellar o el propio Ezquerro después de dos años de actividad limitada. Yo quiero a Joseba Llorente porque a mi entender falta potencial ofensivo.

Veremos qué pasa, aunque alguien debe reflexionar si este es el camino del Athletic. Gastarse una millonada en fichar a los jugadores que estamos comentando (Ocio, Garrido, Iraizoz…). En campaña poco se ha hablado de confiar en Lezama. Se ha criticado su trabajo, se han propuesto cambios… pero de demuestra que nadie cree en la cantera. Si fichar un lateral, un portero y un central nos cuesta 12 millones de euros, apaga y vámonos. ¿Nadie va a reparar en lo que estamos haciendo? ¿Nadie es consciente de a lo que nos estamos condenando?

Este no es el Athletic que yo quiero, sinceramente. A 48 horas de las elecciones no se si voy a votar. No me ha convencido Macua. Esperaba algo más, mucho más, de su presentación de hoy. Es un globo que se ha ido deshinchando. Mi duda es si es mejor votar por quien no estas convencido o abstenerse. ¿Qué opináis?

+ 2

Guerrero. La gran solución para la cantera.

Llega ya el sprint final de las elecciones y en los seis días que quedan los candidatos nos van a revelar todos los nombres que llevamos demandando desde hace semanas. Esto cada vez se asemeja más a los culebrones venezolanos. Numerosos capítulos en forma de presentaciones de algo que se ha convertido en excesivamente largo para acabar con un alubión de nombres, dado que es lo único que moviliza y puede hacer que el socio varíe su voto.

Ercoreca finalmente ha apostado por Guerrero, posibilidad que ya comentamos en este blog el 20 de junio. Es sin duda una mera estrategia electoral, un banderín de enganche, una búsqueda de votos sencilla. Dudo de la capacidad de Guerrero no ya para ser director deportivo del club, sino para incluso ser el entrenador del juvenil de división de honor. Si Julen va a ser la persona que arregle el estado de Lezama, que proponga soluciones, alternativas, que seleccione entrenadores… en fin, una continuación de lo que tradicionalmente se ha hecho en este santo club.

Miedo me da que salga Ercoreca elegido. El tono que ha ido según pasaban los días, las descalificaciones a las otras planchas, la puñalada a Lamikiz, su falta de autocrítica por su participación en la gestión de los últimos tres años, el apoyo de Arrate a su lista…

Creo que es momento de pasar por las urnas. El Athletic lo requiere. Si decimos o creemos que somos un club distinto, debemos participar en su gestión. Por responsabilidad hay que dar un golpe de timón en este club y la forma de hacerlo como socio de base es desde el voto. En este caso, siempre según mi forma de verlo, con el voto de castigo al grupo de gente que encarna la herencia del peor Athletic de su historia. A ellos y a quienes les apoyan. A esos Arrate y compañía, a esos medios de comunicación que atacan a García Macua sólo por no ser de la cuerda. A ese aparato del “partido” que ha empujado a EITB a hacer campaña a favor de “Kalitatea”.

Tengo que esperar a terminar de ver las propuestas, pero creo que votaré. Probablemente a la candidatura de García Macua, pero condicionado a ver su proyecto deportivo. De momento, salvo po el error grave que ha cometido en el caso Kepa, al que me hubiese gustado ver de rojiblanco, y por las feas formas de anunciar la necesaria salida de Padilla y Txato Núñez, es el planteamiento que más me gusta. Por la vuelta de Liñero a un Bilbao Athletic al que quieren poner en segunda, por sacar a las categorías inferiores de Lezama, por la idea que manejan para la fundación, por recuperar a un hombre del fútbol como Lanzagorta… por estas cosas se están ganando mi apoyo.

Por eso y por todo lo que Javier González está consiguiendo: criticar absolutamente todo lo que pasa por delante de sus narices sin aportar absolutamente nada.


+ 4

Laminados para bien dormir: KKPNN, capítulo VII

VII


Londres, 1883

Federico R. Snow era jefe de la policía metropolitana de Londres y se encontraba en su despacho leyendo malhumorado un expediente que le acababan de traer. Se trataba de una amplia habitación en la que destacaba una ancha mesa-escritorio con su correspondiente sillón, tras los que aparecía un retrato de la emperatriz Victoria, acompañada a su diestra de una gran Union Jack. Gruesos volúmenes, montones de pliegos de casos atrasados, expedientes por resolver, se repartían aquí y allá, unos sobre otros en un desordenado caos de abarrotadas estanterías. En una esquina, sobre una balda claveteada, había un detalle exótico, una especie de faja-taparrabos de seda oscura, grande, apta para abarcar las más amplias posaderas, un regalo traído del extremo oriente por un comerciante que operaba por aquellas distantes tierras. “Waca”, un gato persa que era la mascota de la comisaría, dormitaba tranquilo envolviéndose entre las valiosas telas.

– ...apología del delito, evasión de impuestos, falsificación de documentos, contrabando, tráfico de esclavos, hurto, robo, extorsión, estafa, daños,...– el capitán leía la ficha policial de un peligroso criminal.– ...violación, sodomía, estupro, abusos sexuales, contagio venéreo,...– a medida que examinaba aquella hoja F.R. Snow se enfurecía más y más.– ...injurias, calumnias, amenazas, intimidación pública,...– la lista delictiva de aquel delincuente parecía no tener fin.

El capitán F.R. Snow escuchó unos pasos que sonaban lejanos pero apresurados, alguno de sus subordinados se acercaba a paso vivo. Algún problema habría, no había duda de ello, pero aún así no se inmutó, aquello era lo habitual en el día a día de un jefe de policía en una ciudad como Londres. Prosiguió ojeando la ficha.

– ...lesiones, tenencia ilícita de armas, instigación a cometer delitos, falso testimonio, obstrucción a la justicia, evasión,... ¡buf!, sólo le falta cometer asesinatos.– pensó.– Y eso si no lo ha hecho ya.

El rumor de los pasos se acercó más y más y justo delante de su despacho se pararon en seco. El capitán sonrió. No toleraba que ante él se perdiese el decoro. Escuchó unos golpes en la puerta e ignorándolos fijó la vista en la hoja que mantenía entre sus manos.

– ... sus alias son múltiples. Se trata de un maestro del disfraz que se oculta bajo diferentes personalidades que le permiten evadirse de la vigilancia policial. No se descarta que se esconda entre las altas capas de la sociedad. Sujeto muy peligroso. Su captura es primordial para el departamento de policía de Su Majestad.– terminó de leer e introdujo la ficha en su debido expediente, una gruesa carpeta en cuyo lomo se podían leer las palabras El Gordo en letras doradas.– ¡Adelante!– dijo en voz alta.

La puerta se abrió e irrumpió en el despacho un agente. Desaliñado, pelo corto y moreno, con barba de varias semanas del mismo color, ojos somnolientos enmarcados en unas ojeras permanentes. Su rostro era de un color enfermizo, de un blanco como la leche que podría inducir a cualquier observador imparcial a pensar que traía malas noticias o que acababa de recibir un gran susto. Pues no. Era así. El sol no conocía esa faz. Un día no muy lejano, un escritor llamado Bram Stoker escribiría su más famosa novela inspirándose en ese semblante. Despistado eterno, aparentaba ser una persona ajena al devenir del mundo, siempre con la mente inmersa en lejanas esferas. Era también introvertido, tímido en el primer trato, y si bien con el tiempo se soltaba poco a poco, parecía guardar siempre cierta cautela a la hora de expresar sus opiniones, como si sus pasiones más profundas o sus ideas más descabelladas no fuesen aptas para salir a la luz. Generalmente solía llegar tarde al trabajo, con una apariencia de haber pasado la noche entera en vela. Se llamaba Albert Kohl Dow, aunque por alguna extraña razón casi todos ignoraban o desechaban su nombre y se referían a él como Kohl Dow, agente Al Kohl Dow.

– ¡Ah, agente Kohl Dow, es usted!– dijo el capitán F.R. Snow– Pase, pase.

– Buenos días, señor– respondió el aludido en voz baja, tal y como solía. Viendo que su jefe torcía el gesto decidió elevar la voz.– Capitán, uno de nuestros carros ha sufrido un accidente.– expectante a la reacción de su interlocutor calló y no dijo más.

– ¿Cómo? ¿A qué se refiere?– repuso exasperado F.R. Snow.– ¡Explíquese!

– Sí, señor, el carro que transportaba unos detenidos desde el Oval de Kennington ha sufrido un accidente.– expuso Kohl Dow.– Por alguna razón ha caído al río. Me parece que sólo se han salvado los conductores.

El jefe de la policía metropolitana de Londres se levantó de un salto de su sillón y casi desapareció bajo la mesa.

– ¡Alerte a sus compañeros, agente! Vamos para allá– dijo.




Pocos días eran los que restaban para la fiesta de presentación de la estatuilla dorada y los trabajos para poner todo a punto para tan magno acontecimiento se desarrollaban en una caótica vorágine que convertía la mansión de los M. Oz en la antesala de un frenopático. Las idas y venidas de los sirvientes, inmersos en incontables quehaceres, se sumaban a las cada vez más frecuentes payasadas de los aburridos encargados de la custodia de la estatua, los señores Ham y Schneider. Y por si esto fuera ya poco el anuncio en prensa de la presencia de tan valiosa reliquia había congregado a las puertas de la casa a una muchedumbre de curiosos que se divertía observando el constante flujo de enviados que entraban y salían de allí con todo tipo de misivas, en las que discretamente en unas y abiertamente en otras, se interesaban por la posibilidad de que sus remitentes acudiesen al evento.

Ofur guardaba reposo tras el incidente con unos matones y el doctor Gepp parecía haberse sosegado, y tal y como corresponde a un septuagenario, se dedicaba a dar largos paseos, a observar el desarrollo de las distintas obras públicas de la zona y a tomar el sol sentado en el parque mientras alimentaba a palomas y gorriones. Esto no traía ningún consuelo a Michael M. Oz, que entregado a una febril actividad se encontraba a un pequeño paso de la locura. Finalmente, harto de lo que se vivía en su mansión, se refugió en el estudio para escribir invitaciones. Era una habitación sencilla que en aquella casa apenas si se utilizaba alguna vez, la habían amueblado con un escritorio de madera noble y unas estanterías en las que se amontonaban los libros con los que había realizado sus estudios el señorito M. Oz.

– ¡Libros!– murmuró desdeñoso el señor M. Oz echando un rápido vistazo al cuarto en semipenumbra. Al menos había útiles para escribir, sobres, hojas en blanco, un tintero, una pluma,... lo que necesitaba en aquel momento.

Nuevos ricos hechos a sí mismos como eran, a los M. Oz les faltaba franquear las rígidas barreras de clase que dividían la sociedad londinense de la época, y tras años de desvelos e intentonas, veían en aquella fiesta la oportunidad que estaban esperando para lograr su objetivo. Sus inversiones en arqueología estaban dando al fin resultados apetecidos e iban a aprovechar la expectación suscitada para lograr atraer a sus salones a las más selectas damas, a los más cotizados caballeros. Que esas personas acudiesen a la cena que con tanto ahínco estaban preparando era la clave del ascenso social que los M. Oz anhelaban, por lo que Michael se iba a encargar de que recibiesen la pertinente invitación. Utilizando un gancho abrió las contraventanas y dejó que la luz colmase la pequeña habitación. Se oía el rumor del gentío que esperaba en la calle y se puso de puntillas para tratar de mirar por la ventana. Y es que el señor M. Oz era muy pequeño, casi como un niño en estatura, algo muy extraño de tenerse en cuenta los hábitos culinarios del sujeto. Estómago sin fondo, comilón compulsivo, de algún modo su cuerpecillo enjuto no retenía los nutrientes que la ingesta descomunal de alimentos potencialmente debería proporcionarle. Sin embargo, el proceso digestivo, ineficaz o no, seguía su natural curso y el señor M. Oz visitaba frecuentemente el baño, para disgusto de anfitriones o huéspedes. Aparte de ello, siempre que podía, cuando no estaba comiendo o visitando el excusado, se entretenía dándose un chapuzón en cualquier extensión de agua que tuviese cerca, como si en vez de nacer humano hubiera preferido nacer criatura marina.

Desistiendo de su propósito se volvió y acercándose al escritorio subió, no sin dificultad, a la silla que ante éste se hallaba, acomodó unas cuartillas frente a sí, cogió la pluma y humedeciéndola ligeramente en el tintero se aprestó a escribir. No lo consiguió. Dada la tensión que sufría, en un principio se mostraba lento, atascado, sin saber cómo empezar. Presa de los nervios se llevó una mano a un enorme bulto sanguinolento que le sobresalía del lóbulo de una oreja, desagradable a la vista. Comenzó a manosearlo y lentamente se sosegó. Entonces, tomó impulso y dejó que la pluma se deslizara sobre el papel. El Príncipe de Gales, el primer ministro, los banqueros Rothschild, el príncipe Brotia, el escritor Oscar Wilde, el filósofo Nietzsche, su amigo Jean Carrefour, los nombres se sucedían uno tras otro. Pronto, llamó a los criados y tras la debida supervisión de la señora de la casa, las primeras invitaciones para la sonada fiesta empezaron a salir de la mansión de los M. Oz.




El doctor Gepp paseaba por la ancha avenida St. Bartholomew, cerca de la mansión de los M. Oz. Era una calle con amplias aceras en las que de trecho en trecho crecían unos enormes tilos muy frondosos que elevándose hacia el cielo lo ocultaban, permitiendo un paraje umbroso en el que al caminante lo invadía el sosiego y la serenidad. Encorvándose sobre su bastón, el doctor se encontraba cavilando sobre sus pensamientos cuando un leve sonido distrajo su atención. Provenía de un seto que bordeaba el paseo y durante unos instantes Martín G. Gepp atisbó entre ramas y hojas para tratar de descubrir algo extraño. No vio nada, aunque ya no tenía su vista como antaño.

– Será un gato– pensó.

Y volviendo su mente al discurso que preparaba para su gran noche, el doctor reanudó su andar renqueante, mientras el suave golpe de su bastón en el pavimento se alejaba poco a poco.

– El viejo ese casi nos descubre– susurró airado Gomes da Melo a su acompañante, que no era otro sino el monje Julián. Sacó la mano oculta en el pantalón y cerrándola amenazo al callado fraile con el puño.– Como vuelvas a hacer ruido te la cargas, ¡filho de puta espanhol!– dijo el portugués.

El monje Julián no dijo nada, no respondió. Pasaron unos instantes y Gomes da Melo se tranquilizó, bajando la mano y llevándola de nuevo a su asidero habitual. Tumbado en el suelo, junto al seto, siguió pensando en el siguiente movimiento a realizar.

Siguiendo las instrucciones vaticanas los dos espías se había acercado a Mayfair y llevaban un rato largo vigilando la mansión de los M. Oz. En un principio, se habían mezclado con un numeroso grupo de gente que aguardaba a la puerta, expectante por el revuelo causado por la presentación de la valiosa estatua que anunciaban los periódicos. Allí, trataron de colarse por la puerta haciéndose pasar por mensajeros que acudían, como muchos otros, a solicitar una invitación para la fiesta, pero su intento resultó infructuoso. Un celoso mayordomo recogía las solicitudes en el vestíbulo y no dejaba pasar a nadie al interior de la casa, por lo que al descubrir que no portaban misiva alguna los echó a la calle, tomándolos por periodistas o, quién sabe, por ladrones. En un primer momento permanecieron de nuevo entre el gentío de la puerta, pero finalmente, avergonzados, se deslizaron tras el seto donde en ese momento se encontraban, esperando una ocasión propicia para rodear la mansión, burlar a los jardineros que trabajaban en los parterres y entrar por su parte trasera.

Pasaban unas horas de la tarde para cuando los trabajadores cesaron en sus menesteres y desaparecieron de la vista. Ese era el momento que esperaba Gomes da Melo, por lo que haciendo una seña a su acompañante se levantó y agachado comenzó a avanzar hacia la parte trasera de la mansión. Uno y otro, dejaron parterres y macizos de arbustos a un lado, moviéndose a trompicones por un estrecho sendero de gravilla parda, buscando algo que les pudiera servir para llegar a su objetivo. En la fachada trasera de la mansión, se formaba un reborde con un ángulo recto de poco más de dos metros y allí había un pequeño bosquete de gran vegetación. Una gran planta trepadora, una exótica bouganvilla de fragantes flores rosas traída de Sudamérica, se aposentaba sobre las paredes de la casa, adosada al muro y creciendo muy alta hasta alcanzar y sobrepasar con creces la línea de ventanas del primer piso, a unos tres o cuatro metros del suelo. Precisamente, una de aquellas ventanas se encontraba abierta de par en par, y los ojos del monje Julián se fijaron en ella, en la planta trepadora tan útil para subir y en el bosquete idóneo para ocultarse de miradas indiscretas. Rezongó y un sonido gutural salió de su garganta, sin abrir la boca ni mover los labios, lo que su voto de silencio le permitía. Señaló lo que acababa de ver y Gomes da Melo siguió su dedo para vislumbrar en unos instantes lo que el silente monje estaba maquinando. Sonriendo, asintió con un gesto y se introdujo entre los arbustos hasta llegar al pie de la bouganvilla.

Siendo como era el más liviano de los dos, unos minutos más tarde Gomes da Melo trepaba por el leñoso tronco de la planta. La ascensión estaba resultando más trabajosa de lo que esperaba pues aunque el tronco era grueso, sinuoso y estaba lleno de nudos aptos para aposentar los pies y las manos, una maraña de ramitas dificultaban sus movimientos, y para más inri los tallos jóvenes eran espinosos. Lleno de arañazos, entre grandes sufrimientos, el portugués alcanzó al fin las cercanías de la ventana y saltando con ambos brazos extendidos, como un simio, consiguió agarrarse con grandes dificultades al alféizar. Estaba claro que desde abajo le había parecido todo más sencillo pero una vez allí tenía que aguantar fuese como fuese. Sacando fuerzas de la flaqueza, las manos doloridas, tomó impulso y se elevó poco a poco con la simple fuerza de sus manos hasta superar con su tronco la línea del alféizar, donde consiguió aposentar un muslo. Salvado ya lo peor descansó un instante, aprovechando para mirar en el interior de la casa.

Se trataba de una habitación sencilla, en la que había poco más que una cama con una mesilla a su lado, un taburete y un humilde armarito. Sin embargo el cuarto no estaba vacío, un personaje dormitaba en la cama. Era un herido, o eso parecía por los golpes y magulladuras que parecía tener en la cara. Una postilla le recorría una mejilla hasta alcanzar las cejas. Era Ofur. Al verle Gomes da Melo se sobresaltó y estuvo a punto de perder el equilibrio, por lo que manoteando intensamente en el aire se agarró a la ventana como pudo, provocando un sonoro golpe con sus manos. Ese sonido pareció despertar al convaleciente que se movió levemente, mientras entreabría los ojos. Unos instantes después se despertó totalmente y vio al espía vaticano aposentado en la ventana y mirándole con ojos ansiosos. Iba a abrir la boca para decir algo pero no tuvo tiempo, el recién llegado había desaparecido de su vista ventana abajo.

No sabía cómo, por azar o simple mala suerte, pero Gomes da Melo había resbalado momentos después que el herido de la cama se apercibiera de su presencia. Perdiendo sus asideros, cayó al vacío y aunque la bouganvilla amortiguó la caída, el golpe sobre el monje Julián que abajo esperaba fue morrocotudo. Los dos se quedaron tumbados entre la maleza, lastimados y gimientes, demasiado doloridos para pensar en intentar entrar por el momento en la casa.