+ 3

Ley de mínimos

El Athletic tenía la oportunidad de pasar el testigo del descenso al Celta y, además de no conseguirlo, a punto estuvo de complicarse la vida. Salvo los veinte primeros minutos y el tiempo que Aduriz estuvo en el campo en la segunda parte, el equipo naufragó nuevamente dando vida a un Celta que tiene un aspecto similar al nuestro. Ser el tercero en discordia del descenso parece ser que se va jugar (al menos de momento) en una liga particular entre Levante, Celta y Athletic, en la que los rojiblancos desperdiciaron ayer una ocasión de oro para distanciarse de los vigueses en cuatro puntos más el goal average.

Mané dió la sorpresa introduciendo a Dañobeitia por banda derecha, pero el experimento lejos de funcionar, demostró que las alternativas a los 12 o 13 jugadores que el de Balmaseda lleva utilizando no existen. Un jugador que quiere reivindicarse tiene que salir al campo con tensión, ideas y, sobre todo, ganas. Pero está visto que es algo que ni Dañobeitia ni Llorente están dispuestos a aportar. Al final de temporada habrá que hablar, pero en esta plantilla sobran muchos jugadores, unos por aptitud (Casas), otros por actitud (Llorente, Dañobeitia) y otros porque parece que poco a poco el fútbol (y Mané) les va dejando de lado (Etxeberria).

El gol encajado, una vez más en un fallo defensivo motivado por un balón cruzado, pudo complicar la salvación hasta límites insospechados. Después, el gol salvador de Aduriz y vuelta a la inoperancia que se demostró frente al Nástic. La sensación que queda es la de haber desperdiciado una vez más (y otra vez contra diez jugadores) una ocasión de salir de la quema y complicar la vida a nuestros rivales, a los que seguimos dando aire: Betis, Nástic, Celta... ¿hasta cuando? Esperemos que el próximo sábado, frente a Osasuna, con partido de bocadillo, y jugando la tercera final consecutiva (¿cuántas finales hemos jugado el último año?) no demos también a los navarros la oportunidad de huir de la zona trasera de la tabla.

Y el lamento final para la ocasión marrada por Sarriegi, que está visto que la facilidad que tiene para encajar goles en propia puerta se le vuelve esquiva a la hora de taladrar la meta ajena.

Como repaso a la jornada, destacar los triunfos de Nástic y Real, que pueden ser incluso positivos para que puedan seguir peleando e implicando a otros equipos en la lucha por el descenso. El Mallorca, por ejemplo, dió ayer un paso atrás con su derrota en Anoeta. La incertidumbre se reparte por toda la clasificación, puesto que el Sevilla parece dispuesto a no aprovechar la ventaja que el Barça le está dando. Por cierto, el partido del sábado entre Madrid y Barcelona, fué sencillamente espectacular. De los que crean afición. Me quedo con Messi. Impresionante. Y con la portada de Marca. ¿Es eso periodismo?
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

3 comentarios

  1. Desde luego, el link de la imagen esa del marca tiene q ser un fotomontaje...

    ResponderEliminar
  2. Que va, para nada, es la portada de Marca del 11 de marzo. Es impresentable, pero es cierta.

    ResponderEliminar
  3. Ayer regalaban el Marca en La Casilla y le eché una ojeada. No sólo la portada es impresentable, una columna de José Viecente Hernáez y varios comentarios más en su interior son del pelo. ¡¡¡¡Qué tufo merengón!!!! Lamentable.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.