+ 1

¿Dónde están los talibanes ahora?

Resulta que el Athletic ha fichado a un juvenil nacido en Andalucía hijo de padres vascos.
A ver dónde están ahora quienes decían que Kepa no podía jugar en el Athletic. Estoy deseando escuchar las justificaciones. Me adelanto, a ver si acierto: que si son vascos el padre y la madre, que el padre es de Ondarroa y no de Barakaldo, que es diferente venir de juvenil que al primer equipo...
Señor García Macua, ¿este sí entra en la filosofía? ¿Este no genera dudas ni debates?
Mal empezamos. Si queréis leer la noticia, haced clic aquí.

+ 0

Se abre la veda antimonárquica

Me costó Dios y ayuda pero por fin en el sexto quiosco al que fui quedaba un último ejemplar del jueves con la portada de "Rectificación". Ni siquiera voy a quitar el plástico, es un ejemplar de coleccionismo. El quiosquero me aseguraba "Es la mejor publicidad que les podían haber hecho, la revista se ha agotado inmediatamente en todas partes".

Ahora es Anasagasti el que insulta a la familia real en su blog tachándoles de vagos e impresentables, lo dicho se abre la veda.

http://www.elconfidencial.com/cache/2007/07/26/55_anasagasti_llama.html

+ 0

"El Tecla", el delantero que el Athletic necesitaba...


El Tecla llegó a Portugal para firmar con el Porto por cuatro temporadas luego de su polémica partida del Toluca de México, club en el cual ya había sido presentado. La prensa lusa ya lo elogió: "Sus números impresionan", publicó el diario deportivo A Bola


"Farías será presentado hoy", titula el diario deportivo portugués A Bola. El ex delantero de River arribó al país europeo para unirse al Porto, el último campeón. Firmará contrato por cuatro años y será compañero de los argentinos Lucho González, Lisandro López y Mariano González.El Tecla llega en medio de una polémica, porque la semana pasada había sido presentado oficialmente en el Toluca de México. Pero el delantero rescindió el contrato por un problema personal, regresó al país y ahora emigró al fútbol lusitano.José Pekerman, el técnico del conjunto azteca, ayer señaló al respecto: "El Toluca hizo todo correctamente. Por eso, si se llegara a confirmar que se va a otro club, creo que será muy desleal y me apenará mucho por lo que nos hizo", expresó dolido.La prensa portuguesa ya se ilusiona por el currículum del ex delantero de Estudiantes de La Plata y destacan su poder ofensivo y el buen juego aéreo. "Sus números impresionan", aseguraron.

+ 0

NEXT

Lo más destacable de ésta película es sin duda la enorme belleza de Jessica Biel, la actriz de "El Ilusionista". Está guapísima, espectacular, además actúa francamente bien, con lo que creo que ésta película marcará un antes y un después en su carrera y su caché en Hollywood comenzará a subir como la espuma.

(Continuación para leer desde el inicio pinchar en el enlace)
Por lo demás el film resulta también bastante recomendable, un buen Nicholas Cage encarna a un mago ilusionista que es capaz de ver el futuro que ocurrirá en los próximos dos minutos.

La novela es una adaptación de una novela de Phillip K. Dick, un escritor de ciencia ficción muy importante en la cultura anglosajona, cuyas aportaciones han sido enormes para el cine del género: Blade runner, Desafio total, Minority report, Paycheck...

En definitiva una peli bastante entretenida, con acción para no aburrirse y con un final que a mi personalmente me gustó.

Saludos.

+ 0

El comportamiento del Barça

Nunca he llegado a comprender el porqué de la simpatía que en Bizkaia se le tiene al F.C. Barcelona. Nunca ha sido un equipo que se haya portado especialmente bien con el Athletic. Ni con el Athletic ni con nadie. Tradicionalmente se ha inmiscuido en el trabajo de cantera, ha fichado a jugadores que finalizaban contrato para no pagar traspaso al club (Eskurza, Ezquerro...) y se ha aprovechado del Athletic siempre que ha podido.

Ahora resulta que el fichaje de Ezquerro, que se daba por hecho, se complica. Aitor Begiristain pide que se pase por caja. García Macua ha pecado de ingenuo en este caso, creyendo que el Barça iba a dejar pasar la oportunidad de hacer negocio por un jugador por el que no pagó traspaso. ¿Qué hará ahora? ¿Cómo va a justificar pasar por caja en Tarragona por un jugador como Cuellar y no hacerlo por Ezquerro?

Se han precipitado en anunciar su fichaje y creo que ahora el Barça va a intentar presionar. Debemos ser inteligentes. Debe servirnos como prueba de las ganas de Ezquerro por recalar en el Athletic. Si realmente quiere venir y el Barça no quiere que siga, que se plante y diga que le queda un año de contrato en vigor y fuerce una salida gratuita hacia Ibaigane.

Con este caso se retratarán el jugador y Macua como negociador. Porque el Barça hace muchos años que conocemos cual es su actitud hacia el Athletic. Eso sí, seguiremos viendo gente aplaudiendo a los blaugrana a rabiar, sólo por razones políticas. Siempre la dichosa política.

+ 3

GURE ESTILOA

La actitud de panfletos como el Deia que se enfrascan en defender su chiringuito a cualquier precio, manteniendo a profesionales que hacen un periodismo cada vez más sectario y caciquil contrasta con la de otros grandes periódicos, que en su afán por ofrecer cada día una información más plural y rigurosa no escatiman medios a la hora de fichar a lo mejorcito del mercado.

http://www.marca.com/edicion/marca/futbol/1a_division/otras/es/desarrollo/1017158.html

Marca, hau da gure estiloa

+ 2

PINO ZAMORANO Y PÉREZ LIMA DESCIENDEN A SEGUNDA DIVISIÓN

Por una vez ha habido lógica en los descensos y los dos peores árbitros con diferencia bajan a segunda, ¡qué paz! http://www.as.com/articulo/Futbol/Pino/Zamorano/Perez/Lima/descienden/Segunda/Division/dasftb/20070711dasdasftb_24/Tes/

Escribe el resto del post aqui

+ 3

No puedo ir a votar

Por motivos laborales debo estar mañana en Gijón a las 12:00, con lo que no podré ir a votar. Eso no significa que sea un abstencionista voluntario. Después de meditar, de pensar, tengo claro a quien destinaría mi voto. Claramente. Con todas las consecuencias.

Se que no es novedoso, que he sido calificado como representante de García Macua para la margen derecha por un impetuoso e irreflexivo sujeto de tan escaso cabello como criterio, pero mi voto hubiese sido para la plancha que presenta el abogado bilbaino.

Es cierto que tengo dudas, que no me convence. Pero por descarte. Ercoreca es un caradura y un auténtico maleducado. No me gustan, además, sus artes. Los SMS, la porquería que han volcado sus allegados sobre Macua, etc.

Os enumero mis razones. Mañana, si queréis, me contraargumentáis.

En primer lugar, porque comparto parte de los análisis sobre diferentes problemas:
1. Caso Zubiaurre y la posibilidad de que tengamos que hacer efectiva íntegramente la cláusula de rescisión.
2. Por poner el dedo en la herida en los asuntos Padilla (no por el caso Gurpegi, sino por la cantidad de dinero que nos cuesta para el nivel médico-físico del equipo) y Txato Núñez.
3. Porque lleva detrás un grupo de empresarios que pueden aportar dinero al Athletic. Nos hace falta y es bueno. Lo tienen todos los clubes, nosotros también. Además, me importa un pito que Fonorte construya el campo si a cambio sueltan una pasta indecente al club.

En segundo lugar, en el ámbito deportivo me gustan:
1. La idea de potenciar el Bilbao Athletic con jugadores de fuera de Lezama que permitan subir a segunda. Me gusta la vuelta de Kike Liñero. Confío en él para entrenar en el Athletic; aunque no consiga sus objetivos a corto, debe estar en Lezama.
2. Sacar las categorías inferiores de Lezama. Para mi no tienen sentido.
3. Porque comparto que hay que fichar para reforzar un equipo lamentable. A pesar de que insisto en que debemos reflexionar si el rumbo que hemos tomado es el correcto. A mi me disgusta, pero lo debatiremos la semana que viene.
4. Porque en contra de lo que dicen, apuesta por seguir siendo un club de fútbol y no una sociedad anónima deportiva.
5. Apuestan por ayudar al fútbol vizcaino, algo que desde la época de Arrate se ha abandonado.
6. Creo que del Bosque es un gran entrenador, pero Caparrón es más adecuado en este momento por su carácter, por su idea de fútbol (este deporte es para listos, y creo que puede enseñarnos algo) y por la ilusión que despierta.

Y por último, por las razones que he ido adelantado en otros posts:
1. Por el escaso nivel de los contendientes.
2. Porque estoy harto de que Arrate siga manipulando al Athletic y a su entorno.
3. Porque no me gusta que se haya utilizado su relación con ciertas empresas o con Vocento para desacreditar su candidatura. Menos aún las insinuaciones sobre su ideología (que si del PP, que si de Fuerza Nueva...), que, sinceramente, me da igual puesto que el club es de todos los socios, no de los que somos nacionalistas sólo.

Esas son mis razones. Seguro que me equivoco. Lo hice con Uria (a quien, para ser justos, la enfermedad le impidió ejercer el cargo) y con Lamikiz. Pero lo fácil es no opinar, no mojarse y criticar a posteriori. A quien diga que el Athletic le preocupa, debe ir a votar, siempre que las circunstancias no se lo impidan.

Y un último deseo. Espero que después de las elecciones, se olviden las heridas del proceso electoral. Si no, en otros tres años, a volver a votar.

+ 9

La candidatura de García Macua me decepciona

Después de tanto misterio, García Macua ha acabado por dar los nombres que anunciaba en su área deportiva. Sinceramente, esperaba algo más. No ha hablado de dirección deportiva, ni de coordinación de Lezama. Ha dado los nombres de los futbolistas que han ido sonando las últimas semanas. Ha mencionado a Ocio y Cuellar, con los que ha llegado ya a un acuerdo, a Ezquerro y Muñoz, con los que existe bastante sintonía, y los posibles de Xabi Prieto y los porteros Iraizoz o Almunia.

Mi pregunta es si para este viaje hacían falta alforjas, si había que dar tantas vueltas para traer a Ocio por tres millones de euros. ¿Este es el modelo que nos prometen? ¿Se puede permitir el Athletic ir por el mundo con esta actitud de nuevo rico? ¿Debemos cometer las horteradas clásicas de los presidenciables del Real Madrid?

Repito que aguardaba otra cosa, quería escuchar nombres de coordinadores, directores… también jugadores, pero con otro estilo. No me termina de convencer el estilo Macua. Falló cuando anunció la salida de Padilla y Núñez. Y hoy falla en la presentación de los jugadores. Espero que mañana lo remedie. Si no, me faltan datos.

Al margen de estoy centrándonos en lo deportivo, me surgen dudas sobre el verdadero rendimiento de Muñoz, Cuellar o el propio Ezquerro después de dos años de actividad limitada. Yo quiero a Joseba Llorente porque a mi entender falta potencial ofensivo.

Veremos qué pasa, aunque alguien debe reflexionar si este es el camino del Athletic. Gastarse una millonada en fichar a los jugadores que estamos comentando (Ocio, Garrido, Iraizoz…). En campaña poco se ha hablado de confiar en Lezama. Se ha criticado su trabajo, se han propuesto cambios… pero de demuestra que nadie cree en la cantera. Si fichar un lateral, un portero y un central nos cuesta 12 millones de euros, apaga y vámonos. ¿Nadie va a reparar en lo que estamos haciendo? ¿Nadie es consciente de a lo que nos estamos condenando?

Este no es el Athletic que yo quiero, sinceramente. A 48 horas de las elecciones no se si voy a votar. No me ha convencido Macua. Esperaba algo más, mucho más, de su presentación de hoy. Es un globo que se ha ido deshinchando. Mi duda es si es mejor votar por quien no estas convencido o abstenerse. ¿Qué opináis?

+ 2

Guerrero. La gran solución para la cantera.

Llega ya el sprint final de las elecciones y en los seis días que quedan los candidatos nos van a revelar todos los nombres que llevamos demandando desde hace semanas. Esto cada vez se asemeja más a los culebrones venezolanos. Numerosos capítulos en forma de presentaciones de algo que se ha convertido en excesivamente largo para acabar con un alubión de nombres, dado que es lo único que moviliza y puede hacer que el socio varíe su voto.

Ercoreca finalmente ha apostado por Guerrero, posibilidad que ya comentamos en este blog el 20 de junio. Es sin duda una mera estrategia electoral, un banderín de enganche, una búsqueda de votos sencilla. Dudo de la capacidad de Guerrero no ya para ser director deportivo del club, sino para incluso ser el entrenador del juvenil de división de honor. Si Julen va a ser la persona que arregle el estado de Lezama, que proponga soluciones, alternativas, que seleccione entrenadores… en fin, una continuación de lo que tradicionalmente se ha hecho en este santo club.

Miedo me da que salga Ercoreca elegido. El tono que ha ido según pasaban los días, las descalificaciones a las otras planchas, la puñalada a Lamikiz, su falta de autocrítica por su participación en la gestión de los últimos tres años, el apoyo de Arrate a su lista…

Creo que es momento de pasar por las urnas. El Athletic lo requiere. Si decimos o creemos que somos un club distinto, debemos participar en su gestión. Por responsabilidad hay que dar un golpe de timón en este club y la forma de hacerlo como socio de base es desde el voto. En este caso, siempre según mi forma de verlo, con el voto de castigo al grupo de gente que encarna la herencia del peor Athletic de su historia. A ellos y a quienes les apoyan. A esos Arrate y compañía, a esos medios de comunicación que atacan a García Macua sólo por no ser de la cuerda. A ese aparato del “partido” que ha empujado a EITB a hacer campaña a favor de “Kalitatea”.

Tengo que esperar a terminar de ver las propuestas, pero creo que votaré. Probablemente a la candidatura de García Macua, pero condicionado a ver su proyecto deportivo. De momento, salvo po el error grave que ha cometido en el caso Kepa, al que me hubiese gustado ver de rojiblanco, y por las feas formas de anunciar la necesaria salida de Padilla y Txato Núñez, es el planteamiento que más me gusta. Por la vuelta de Liñero a un Bilbao Athletic al que quieren poner en segunda, por sacar a las categorías inferiores de Lezama, por la idea que manejan para la fundación, por recuperar a un hombre del fútbol como Lanzagorta… por estas cosas se están ganando mi apoyo.

Por eso y por todo lo que Javier González está consiguiendo: criticar absolutamente todo lo que pasa por delante de sus narices sin aportar absolutamente nada.


+ 4

Laminados para bien dormir: KKPNN, capítulo VII

VII


Londres, 1883

Federico R. Snow era jefe de la policía metropolitana de Londres y se encontraba en su despacho leyendo malhumorado un expediente que le acababan de traer. Se trataba de una amplia habitación en la que destacaba una ancha mesa-escritorio con su correspondiente sillón, tras los que aparecía un retrato de la emperatriz Victoria, acompañada a su diestra de una gran Union Jack. Gruesos volúmenes, montones de pliegos de casos atrasados, expedientes por resolver, se repartían aquí y allá, unos sobre otros en un desordenado caos de abarrotadas estanterías. En una esquina, sobre una balda claveteada, había un detalle exótico, una especie de faja-taparrabos de seda oscura, grande, apta para abarcar las más amplias posaderas, un regalo traído del extremo oriente por un comerciante que operaba por aquellas distantes tierras. “Waca”, un gato persa que era la mascota de la comisaría, dormitaba tranquilo envolviéndose entre las valiosas telas.

– ...apología del delito, evasión de impuestos, falsificación de documentos, contrabando, tráfico de esclavos, hurto, robo, extorsión, estafa, daños,...– el capitán leía la ficha policial de un peligroso criminal.– ...violación, sodomía, estupro, abusos sexuales, contagio venéreo,...– a medida que examinaba aquella hoja F.R. Snow se enfurecía más y más.– ...injurias, calumnias, amenazas, intimidación pública,...– la lista delictiva de aquel delincuente parecía no tener fin.

El capitán F.R. Snow escuchó unos pasos que sonaban lejanos pero apresurados, alguno de sus subordinados se acercaba a paso vivo. Algún problema habría, no había duda de ello, pero aún así no se inmutó, aquello era lo habitual en el día a día de un jefe de policía en una ciudad como Londres. Prosiguió ojeando la ficha.

– ...lesiones, tenencia ilícita de armas, instigación a cometer delitos, falso testimonio, obstrucción a la justicia, evasión,... ¡buf!, sólo le falta cometer asesinatos.– pensó.– Y eso si no lo ha hecho ya.

El rumor de los pasos se acercó más y más y justo delante de su despacho se pararon en seco. El capitán sonrió. No toleraba que ante él se perdiese el decoro. Escuchó unos golpes en la puerta e ignorándolos fijó la vista en la hoja que mantenía entre sus manos.

– ... sus alias son múltiples. Se trata de un maestro del disfraz que se oculta bajo diferentes personalidades que le permiten evadirse de la vigilancia policial. No se descarta que se esconda entre las altas capas de la sociedad. Sujeto muy peligroso. Su captura es primordial para el departamento de policía de Su Majestad.– terminó de leer e introdujo la ficha en su debido expediente, una gruesa carpeta en cuyo lomo se podían leer las palabras El Gordo en letras doradas.– ¡Adelante!– dijo en voz alta.

La puerta se abrió e irrumpió en el despacho un agente. Desaliñado, pelo corto y moreno, con barba de varias semanas del mismo color, ojos somnolientos enmarcados en unas ojeras permanentes. Su rostro era de un color enfermizo, de un blanco como la leche que podría inducir a cualquier observador imparcial a pensar que traía malas noticias o que acababa de recibir un gran susto. Pues no. Era así. El sol no conocía esa faz. Un día no muy lejano, un escritor llamado Bram Stoker escribiría su más famosa novela inspirándose en ese semblante. Despistado eterno, aparentaba ser una persona ajena al devenir del mundo, siempre con la mente inmersa en lejanas esferas. Era también introvertido, tímido en el primer trato, y si bien con el tiempo se soltaba poco a poco, parecía guardar siempre cierta cautela a la hora de expresar sus opiniones, como si sus pasiones más profundas o sus ideas más descabelladas no fuesen aptas para salir a la luz. Generalmente solía llegar tarde al trabajo, con una apariencia de haber pasado la noche entera en vela. Se llamaba Albert Kohl Dow, aunque por alguna extraña razón casi todos ignoraban o desechaban su nombre y se referían a él como Kohl Dow, agente Al Kohl Dow.

– ¡Ah, agente Kohl Dow, es usted!– dijo el capitán F.R. Snow– Pase, pase.

– Buenos días, señor– respondió el aludido en voz baja, tal y como solía. Viendo que su jefe torcía el gesto decidió elevar la voz.– Capitán, uno de nuestros carros ha sufrido un accidente.– expectante a la reacción de su interlocutor calló y no dijo más.

– ¿Cómo? ¿A qué se refiere?– repuso exasperado F.R. Snow.– ¡Explíquese!

– Sí, señor, el carro que transportaba unos detenidos desde el Oval de Kennington ha sufrido un accidente.– expuso Kohl Dow.– Por alguna razón ha caído al río. Me parece que sólo se han salvado los conductores.

El jefe de la policía metropolitana de Londres se levantó de un salto de su sillón y casi desapareció bajo la mesa.

– ¡Alerte a sus compañeros, agente! Vamos para allá– dijo.




Pocos días eran los que restaban para la fiesta de presentación de la estatuilla dorada y los trabajos para poner todo a punto para tan magno acontecimiento se desarrollaban en una caótica vorágine que convertía la mansión de los M. Oz en la antesala de un frenopático. Las idas y venidas de los sirvientes, inmersos en incontables quehaceres, se sumaban a las cada vez más frecuentes payasadas de los aburridos encargados de la custodia de la estatua, los señores Ham y Schneider. Y por si esto fuera ya poco el anuncio en prensa de la presencia de tan valiosa reliquia había congregado a las puertas de la casa a una muchedumbre de curiosos que se divertía observando el constante flujo de enviados que entraban y salían de allí con todo tipo de misivas, en las que discretamente en unas y abiertamente en otras, se interesaban por la posibilidad de que sus remitentes acudiesen al evento.

Ofur guardaba reposo tras el incidente con unos matones y el doctor Gepp parecía haberse sosegado, y tal y como corresponde a un septuagenario, se dedicaba a dar largos paseos, a observar el desarrollo de las distintas obras públicas de la zona y a tomar el sol sentado en el parque mientras alimentaba a palomas y gorriones. Esto no traía ningún consuelo a Michael M. Oz, que entregado a una febril actividad se encontraba a un pequeño paso de la locura. Finalmente, harto de lo que se vivía en su mansión, se refugió en el estudio para escribir invitaciones. Era una habitación sencilla que en aquella casa apenas si se utilizaba alguna vez, la habían amueblado con un escritorio de madera noble y unas estanterías en las que se amontonaban los libros con los que había realizado sus estudios el señorito M. Oz.

– ¡Libros!– murmuró desdeñoso el señor M. Oz echando un rápido vistazo al cuarto en semipenumbra. Al menos había útiles para escribir, sobres, hojas en blanco, un tintero, una pluma,... lo que necesitaba en aquel momento.

Nuevos ricos hechos a sí mismos como eran, a los M. Oz les faltaba franquear las rígidas barreras de clase que dividían la sociedad londinense de la época, y tras años de desvelos e intentonas, veían en aquella fiesta la oportunidad que estaban esperando para lograr su objetivo. Sus inversiones en arqueología estaban dando al fin resultados apetecidos e iban a aprovechar la expectación suscitada para lograr atraer a sus salones a las más selectas damas, a los más cotizados caballeros. Que esas personas acudiesen a la cena que con tanto ahínco estaban preparando era la clave del ascenso social que los M. Oz anhelaban, por lo que Michael se iba a encargar de que recibiesen la pertinente invitación. Utilizando un gancho abrió las contraventanas y dejó que la luz colmase la pequeña habitación. Se oía el rumor del gentío que esperaba en la calle y se puso de puntillas para tratar de mirar por la ventana. Y es que el señor M. Oz era muy pequeño, casi como un niño en estatura, algo muy extraño de tenerse en cuenta los hábitos culinarios del sujeto. Estómago sin fondo, comilón compulsivo, de algún modo su cuerpecillo enjuto no retenía los nutrientes que la ingesta descomunal de alimentos potencialmente debería proporcionarle. Sin embargo, el proceso digestivo, ineficaz o no, seguía su natural curso y el señor M. Oz visitaba frecuentemente el baño, para disgusto de anfitriones o huéspedes. Aparte de ello, siempre que podía, cuando no estaba comiendo o visitando el excusado, se entretenía dándose un chapuzón en cualquier extensión de agua que tuviese cerca, como si en vez de nacer humano hubiera preferido nacer criatura marina.

Desistiendo de su propósito se volvió y acercándose al escritorio subió, no sin dificultad, a la silla que ante éste se hallaba, acomodó unas cuartillas frente a sí, cogió la pluma y humedeciéndola ligeramente en el tintero se aprestó a escribir. No lo consiguió. Dada la tensión que sufría, en un principio se mostraba lento, atascado, sin saber cómo empezar. Presa de los nervios se llevó una mano a un enorme bulto sanguinolento que le sobresalía del lóbulo de una oreja, desagradable a la vista. Comenzó a manosearlo y lentamente se sosegó. Entonces, tomó impulso y dejó que la pluma se deslizara sobre el papel. El Príncipe de Gales, el primer ministro, los banqueros Rothschild, el príncipe Brotia, el escritor Oscar Wilde, el filósofo Nietzsche, su amigo Jean Carrefour, los nombres se sucedían uno tras otro. Pronto, llamó a los criados y tras la debida supervisión de la señora de la casa, las primeras invitaciones para la sonada fiesta empezaron a salir de la mansión de los M. Oz.




El doctor Gepp paseaba por la ancha avenida St. Bartholomew, cerca de la mansión de los M. Oz. Era una calle con amplias aceras en las que de trecho en trecho crecían unos enormes tilos muy frondosos que elevándose hacia el cielo lo ocultaban, permitiendo un paraje umbroso en el que al caminante lo invadía el sosiego y la serenidad. Encorvándose sobre su bastón, el doctor se encontraba cavilando sobre sus pensamientos cuando un leve sonido distrajo su atención. Provenía de un seto que bordeaba el paseo y durante unos instantes Martín G. Gepp atisbó entre ramas y hojas para tratar de descubrir algo extraño. No vio nada, aunque ya no tenía su vista como antaño.

– Será un gato– pensó.

Y volviendo su mente al discurso que preparaba para su gran noche, el doctor reanudó su andar renqueante, mientras el suave golpe de su bastón en el pavimento se alejaba poco a poco.

– El viejo ese casi nos descubre– susurró airado Gomes da Melo a su acompañante, que no era otro sino el monje Julián. Sacó la mano oculta en el pantalón y cerrándola amenazo al callado fraile con el puño.– Como vuelvas a hacer ruido te la cargas, ¡filho de puta espanhol!– dijo el portugués.

El monje Julián no dijo nada, no respondió. Pasaron unos instantes y Gomes da Melo se tranquilizó, bajando la mano y llevándola de nuevo a su asidero habitual. Tumbado en el suelo, junto al seto, siguió pensando en el siguiente movimiento a realizar.

Siguiendo las instrucciones vaticanas los dos espías se había acercado a Mayfair y llevaban un rato largo vigilando la mansión de los M. Oz. En un principio, se habían mezclado con un numeroso grupo de gente que aguardaba a la puerta, expectante por el revuelo causado por la presentación de la valiosa estatua que anunciaban los periódicos. Allí, trataron de colarse por la puerta haciéndose pasar por mensajeros que acudían, como muchos otros, a solicitar una invitación para la fiesta, pero su intento resultó infructuoso. Un celoso mayordomo recogía las solicitudes en el vestíbulo y no dejaba pasar a nadie al interior de la casa, por lo que al descubrir que no portaban misiva alguna los echó a la calle, tomándolos por periodistas o, quién sabe, por ladrones. En un primer momento permanecieron de nuevo entre el gentío de la puerta, pero finalmente, avergonzados, se deslizaron tras el seto donde en ese momento se encontraban, esperando una ocasión propicia para rodear la mansión, burlar a los jardineros que trabajaban en los parterres y entrar por su parte trasera.

Pasaban unas horas de la tarde para cuando los trabajadores cesaron en sus menesteres y desaparecieron de la vista. Ese era el momento que esperaba Gomes da Melo, por lo que haciendo una seña a su acompañante se levantó y agachado comenzó a avanzar hacia la parte trasera de la mansión. Uno y otro, dejaron parterres y macizos de arbustos a un lado, moviéndose a trompicones por un estrecho sendero de gravilla parda, buscando algo que les pudiera servir para llegar a su objetivo. En la fachada trasera de la mansión, se formaba un reborde con un ángulo recto de poco más de dos metros y allí había un pequeño bosquete de gran vegetación. Una gran planta trepadora, una exótica bouganvilla de fragantes flores rosas traída de Sudamérica, se aposentaba sobre las paredes de la casa, adosada al muro y creciendo muy alta hasta alcanzar y sobrepasar con creces la línea de ventanas del primer piso, a unos tres o cuatro metros del suelo. Precisamente, una de aquellas ventanas se encontraba abierta de par en par, y los ojos del monje Julián se fijaron en ella, en la planta trepadora tan útil para subir y en el bosquete idóneo para ocultarse de miradas indiscretas. Rezongó y un sonido gutural salió de su garganta, sin abrir la boca ni mover los labios, lo que su voto de silencio le permitía. Señaló lo que acababa de ver y Gomes da Melo siguió su dedo para vislumbrar en unos instantes lo que el silente monje estaba maquinando. Sonriendo, asintió con un gesto y se introdujo entre los arbustos hasta llegar al pie de la bouganvilla.

Siendo como era el más liviano de los dos, unos minutos más tarde Gomes da Melo trepaba por el leñoso tronco de la planta. La ascensión estaba resultando más trabajosa de lo que esperaba pues aunque el tronco era grueso, sinuoso y estaba lleno de nudos aptos para aposentar los pies y las manos, una maraña de ramitas dificultaban sus movimientos, y para más inri los tallos jóvenes eran espinosos. Lleno de arañazos, entre grandes sufrimientos, el portugués alcanzó al fin las cercanías de la ventana y saltando con ambos brazos extendidos, como un simio, consiguió agarrarse con grandes dificultades al alféizar. Estaba claro que desde abajo le había parecido todo más sencillo pero una vez allí tenía que aguantar fuese como fuese. Sacando fuerzas de la flaqueza, las manos doloridas, tomó impulso y se elevó poco a poco con la simple fuerza de sus manos hasta superar con su tronco la línea del alféizar, donde consiguió aposentar un muslo. Salvado ya lo peor descansó un instante, aprovechando para mirar en el interior de la casa.

Se trataba de una habitación sencilla, en la que había poco más que una cama con una mesilla a su lado, un taburete y un humilde armarito. Sin embargo el cuarto no estaba vacío, un personaje dormitaba en la cama. Era un herido, o eso parecía por los golpes y magulladuras que parecía tener en la cara. Una postilla le recorría una mejilla hasta alcanzar las cejas. Era Ofur. Al verle Gomes da Melo se sobresaltó y estuvo a punto de perder el equilibrio, por lo que manoteando intensamente en el aire se agarró a la ventana como pudo, provocando un sonoro golpe con sus manos. Ese sonido pareció despertar al convaleciente que se movió levemente, mientras entreabría los ojos. Unos instantes después se despertó totalmente y vio al espía vaticano aposentado en la ventana y mirándole con ojos ansiosos. Iba a abrir la boca para decir algo pero no tuvo tiempo, el recién llegado había desaparecido de su vista ventana abajo.

No sabía cómo, por azar o simple mala suerte, pero Gomes da Melo había resbalado momentos después que el herido de la cama se apercibiera de su presencia. Perdiendo sus asideros, cayó al vacío y aunque la bouganvilla amortiguó la caída, el golpe sobre el monje Julián que abajo esperaba fue morrocotudo. Los dos se quedaron tumbados entre la maleza, lastimados y gimientes, demasiado doloridos para pensar en intentar entrar por el momento en la casa.

+ 0

Este artículo del Athletic no lo he escrito yo con otra identidad aunque realmente lo parezca

Me gusta especialmente el último párrafo, aunque tampoco dice nada especialmente novedoso. A veces pienso que otros clubes que han bajado a segunda por lo menos tienen dignidad, nosostros no.
Al taliban que consiga explicar porque David Lopez puede jugar en el Athletic y Kepa no le deberían dar el nóbel. Lo de David Lopez ya es como de los hermanos Marx, como decia uno el otro día, le podemos fichar porque es de la cantera del Osasuna, sin embargo hace unos años no podíamos haberlo fichado, osea que el mismo jugador no lo podemos fichar antes para formarlo en Lezama y dependemos de que juegue en Osasuna para poder ficharlo.
Y de los candidatos estoy empezando ya a estar hasta la polla, porque como el dinero no es suyo se pueden permitir el lujo de gastarse 6 millones de euros en jugadores normaluchos pero que si entran en "su" filosofía. Va de a haber que ponerse serio y si un tío deja un agujerazo por pagar pastones por vascos, pues que se ejecuten sus avales y listo, lo que está claro es que con el dinero del resto todos somos valientes.
No se si el campo como decía Romero, desde luego lo que si hay que vacíar son las urnas. Luego ya solo nos quedará romper el carnet. Saludos.

http://www.elcorreodigital.com/vizcaya/20070705/deportes/athletic/candidatos-dedican-repetir-topicos-20070705.html