+ 0

El estilo de la Morena

El que decían que era el aire fresco de la radio, quien criticó el estilo García, demuestra en este corte su estilo de hacer radio. Define con su particular elegancia a Javier González Ferrari, ex-periodista y presidente de Onda Cero, que por cierto, no es santo de mi devoción tampoco. Pero sirva como ejemplo del estilo del bizconde de Brunete.

+ 1

José Luis de Vilallonga

Recordé la semana pasada cuando anunciaron la muerte de este personaje el artículo que escribió hace cinco años en La Vanguardia. Ahora que tras su muerte, como siempre, se llenan los periódicos, las radios y televisiones que glosan las virtudes de este señor, os dejo el artículo completo como resumen de su forma de pensar.

Querida Charmion: ayer recordaba yo por teléfono con un amigo de mi edad, compañero durante el ataque al "cinturón de hierro" que defendía Bilbao, que nuestro coronel, don Joaquín Gual de Torella -un mallorquín de buena cuna amigo de mi familia de toda la vida-, había dado la orden de no capturar vivo a ningún cura vasco cogido con las armas en la mano.

En la película "Fiesta", de Pierre Bourdon, inspirada en mi novela del mismo título, Jean-Louis Trintignant interpretaba el personaje del coronel y el maravilloso Laurent Terzieff el de un cura vasco que por haber disparado desde lo alto de su campanario contra nuestras tropas fue fusilado, vistiendo sotana, tras haber oficiado una misa para toda la oficialidad presente en Mondragón, donde tuvieron lugar los sucesos. La orden de cargarse sin más a los curas vascos que cayeran en nuestras manos la dio el coronel al salir del opíparo desayuno que nos ofrecía todos los domingos después de la misa. A algunos de los jóvenes oficiales que estábamos bajo el mando de Gual de Torella aquella orden nos pareció exagerada porque dejaba claro que bastaba ser vasco, cura y combatiente para merecer la muerte. La orden del coronel se cumplió a rajatabla aunque algunos de nosotros, más cristianos que católicos, dejamos escapar a algunos curas aún a sabiendas de que nos jugábamos nuestras propias vidas. Yo recuerdo -lo recordaré siempre- los temblorosos rostros y los lívidos labios de los tres curas que dejé escapar, todos ellos de una edad superior a la mía. La verdad es que no cogimos a muchos porque corrían como gamos comparado con los "gudaris" y otros hombres armados que rindieron Bilbao con más facilidad de la que esperábamos. Los pocos que cogimos me produjeron vergüenza ajena porque, como ocurre hoy con los etarras que caen en manos de la policía, se lo hacían todo encima hipando de miedo.

Estuve durante mucho tiempo orgulloso de haber salvado aquellas tres vidas. Hoy ya no lo estoy tanto. Es más, me corroe la idea que uno de aquellos tres curas que dejé escapar podría ser el que con el tiempo se convirtió en monseñor Setién, ese gran reptil venenoso que, por el hecho de ser el más inteligente de todos, agrava aún más el daño inmenso que siempre ha causado, pues aunque ahora sea el que menos dé la cara, no deja de ser el gran manipulador de esa Iglesia vasca que acoge, arropa y defiende a los asesinos de todo aquel que no comulgue con las estupideces de Sabino Arana. No sé si alguno de aquellos curas a los que salvé ha llegado nunca a ser obispo, pero si así fuera no me lo perdonaré en lo que me queda de vida.

Como muchos españoles, estoy hasta el moño de los vascos. Tengo múltiples razones para que los vascos me caigan gordos. Siempre nos los han representado como seres un poco primarios, pero noblotes, honrados y buena gente. En realidad no lo son. ¿Noblotes el esperpéntico Arzalluz y el escurridizo Atutxa? ¿Noblote el Jon Imaz ese que lleva pintado en el rostro su parentesco genético con las ratas de alcantarilla? ¿Noblotes y buena gente Josu Ternera y Otegi, asesino el uno, instigador de crímenes el otro? El Rhesus negativo del que tanto presumen los vascos es verdaderamente negativo. No hay ninguna hombría, ni en sus palabras ni en sus actos. Son además gente cobarde. Cobardes los verdugos porque matan sin dar la cara y sin que les duela la muerte de mujeres y niños. Cobardes los que desvían la mirada y luego, sin haber visto nada, aseguran que en Euskadi se vive como en ningún otro lugar del mundo.

Cobarde también esa gran mayoría no nacionalista que, conociendo el nombre y el lugar donde viven sus asesinos, ni siquiera han intentado una sola vez ir por ellos. ¿Es que ningún joven vasco no nacionalista es capaz de bajar a la calle para plantar cara a los vándalos? Cobardes, mil veces cobardes, sin guardaespaldas, con las manos en los bolsillos y la frente alta sin que le importe que sus paisanos sepan a qué y a quién le deben la salvaguarda de su integridad física. A Anasagasti le indigna que haya sido un arzobispo castrense el primero en levantar la voz contra los tres infames que han firmado la vergonzosa pastoral. "¡Esa clase de obispo -rebuzna- es la que le gusta al señor Aznar! Un cura militarizado que añora la España una, grande y libre!" Sin pelo y sin ideas nuevas, Anasagasti rezuma el odio que sienten sus congéneres por el hombre que como yo y como muchos millones de españoles ha calificado la pastoral vasca de "perversión moral". Yo me pregunto si no está ya cercano el día en que a los españoles nos entren ganas de independizarnos de los vascos. De unos por criminales, de otros por preferir el silencio de los corderos a la protesta abierta y de la gran mayoría por pelmazos que, aunque mejor, también es un crimen contra los derechos humanos. Por cierto ¿a alguien le ha llamado la atención que el Vaticano se haya negado a censurar la pastoral de los obispos vascos? ¿Qué le ha parecido a nuestro ministro de Asuntos Exteriores que los vaticanistas sólo hayan encontrado indicios de inoportunidad en la pastoral de los tres infames? A mí desde luego que no.

Inicialmente tenía la intención este lunes de dedicar mi crónica a un asunto que como escritor que también publica en Francia me atañe muy de cerca. Me refiero al terrorismo que practican en el país vecino los críticos literarios. Hasta hace poco un escritor sin pasado marxista no era nadie. Ahora un terrorismo de signo contrario se está abriendo camino a codazos. Hoy el hombre de derechas francés -no hablo de los cabezas rapadas de Le Pen- juega a comprender los utópicos ideales socialistas, así como los irrealizables programas del Partido Comunista. Al contrario que Rousseau, el hombre de la derecha moderna francesa cree que "el ser humano nace malo y que sólo una civilización de orden puede obligarle a comportarse honorablemente". Un asunto demasiado serio para que me atreva a tratarlo en tres plumazos.

+ 0

CUIDADO CON EL DATO DE IVA

En un país en el que la prensa está fuertemente manipulada y solo interesan el futbol y Fernando Alonso un dato económico alarmante pasa totalmente desapercibido.
El caso es que el gobierno comunicó que la recaudación por IVA en julio ha sido un 30% inferior a la del año pasado. El dato es horroroso, apocalíptico. La verdad no se si habrán aumentado mucho los fraudes pero desde luego lo que si que ha aumentado es la población con lo que la cifra debería ser mayor que la del año pasado.
Es un dato nada más y un dato no hace tendencia, pero como se confirme un parón tan brutal en el consumo esto no hay economía que lo aguante y el descarrilamiento puede ser de los buenos.
Desde luego no parece un buen momento para cambiar de curro, más bien todo lo contrario, corporativismo rancio a tope que la patronal ya está dando la murga para abaratar el despido.

Desde esta ciudad invivible pero maravillosa a la vez, saludos cordiales.

+ 0

Paellas 2007: algunas fotos



Así, sin perder la dignidad. Disponibles en El Fotomatón de Aqui Hay Zarpazo

+ 2

Roberto Gómez: el otro pitoniso

He encontrado este curioso video de Roberto Gómez. La verdad es que en esto de adivinar los fichajes y hacer pronósticos, sólo conozco a una persona que está a su nivel: el gran Peli.

Es increible que este personaje pueda seguir viviendo de esto. Actualmente trabaja en TVE, columnas en el diario Marca y contertulio en Radio Marca. En su momento fué mano derecha de de la Morena en El Larguero y reportero estrella de José María García en Cope y Onda Cero. Fué compañero del ahora freaky televisivo Pipi Estrada.

+ 0

El asunto Ezquerro

No me ha gustado nada el asunto Ezquerro. No me fío de lo dicho por él ni de lo dicho por García Macua. Cuando se sale a los medios dando detalles al nivel que se han dado, cuando se habla tanto, es que hay pecado y por las dos partes. Después de haber leído todo lo publicado, escuchado todo lo que he podido y visto en televisión gran parte de los programas que han hablado de este asunto, creo que tengo ya una opinión formada sobre la polémica.

En primer lugar, creo que la opinión publicada (y digo bien, publicada) vizcaina ha sido favorable a Macua en este asunto. En ello sigue teniendo que ver, y mucho, la mala relación que tuvo Ezquerro con la prensa de Bizkaia, lo que debe servir para contextualizar también las críticas y las versiones dadas. Además, con un presidente recién llegado al club, los periodistas suelen ser bastante condescendientes los primeros meses.

Con todo, Ezquerro creo que ha medido mal en la negociación. Ha confiado en su hermano, que empezó pidiendo una auténtica salvajada el 15 de julio en Ibaigane (según El Correo 2,4 millones de euros netos; más dinero según Marca) y ha seguido con el tira y afloja durante todo el verano. La semana pasada, en su particular partida de póker a cara de perro con Macua, llegó a rechazar una oferta por 1,7 millones de euros netos. A partir de ahí, ya el viernes, y según ven que se cierra el mercado de fichajes, intentan retomar la negociación, encontrándose con que el Athletic le traslada una oferta a la baja a sabiendas de que las otras ofertas que manejaba y que había utilizado como arma (más que legítima) de presión hacia el Athletic eran ya inexistentes. Entonces, y ya a la desesperada, intentan forzar el cierre de la operación en la cantidad de 1,7 millones de euros que ya había rechazado. Para ese momento (entre las 23:00 y las 23:30 horas del viernes), Garmendia ya era el número 8 del equipo de Caparrós.

El relato y la cronología parece ser el correcto después de casar toda la información que he podido recavar. Ezquerro, además, ha ido matizando sus declaraciones de ayer, y hoy en una entrevista en El Correo, ya reconoce que la presencia de Gorka Arrinda, gran amigo de Macua, fué consensuada y no impuesta por Ibaigane como dijo ayer en rueda de prensa en un intento de ensuciar la imagen del presidente con una insinuación grave. Por cierto, Macua debería cuidar más ese tipo de detalles puesto que ya empieza a ser alarmante la presencia de Arrinda en lo que se refiere a fichajes y traspasos. Es curioso que en uno de los mayores traspasos que hemos pagado, el de Aitor Ocio, el representante fuera Arrinda. Y debe saberse que los representantes acostumbran a quedarse entre las uñas en torno a un 15% de esos importes. Esperemos que sea un caso aislado, no quiero sembrar la sospecha, pero que la presencia de Arrinda sea coyuntural, que no aparezca más de lo razonable. Más que nada por no seguir alimentando la conexión Arrinda-Iurbentia-Macua.

Lo que trasciende es que, una vez más, alguien relacionado con el mundo del fútbol (y da igual clubes que jugadores) ha intentado aprovecharse de la debilidad del Athletic para forzar un contrato más que beneficioso. Es legítimo, Ezquerro puede pedir el dinero que quiera, máxime teniendo en cuenta que cuando marchó estaba entre los tres jugadores mejor pagados de la plantilla -merced a otra de las grandes negociaciones de Arrate-. El problema es que ahora regresa con títulos, cierto, pero con muy pocos minutos y es un jugador, paradójicamente, menos valorado que hace un par de temporadas. En este contexto entiendo, y mucho, su enfado. Se veía en el Athletic, con muchos minutos, y creía que, además, iba a firmar el contrato de su carrera deportiva. ¿No era suficientes 1,7 millones de euros netos por tres temporadas para un jugador de 31 años? Claro que sí, él lo sabía, el problema es que creyó que había más margen y rompió la cuerda.

También hay que reconocer que era un jugador más que necesario para el club. Me sigue preocupando la capacidad goleadora del equipo y él podía aportar mucha movilidad y calidad arriba. Visto lo visto, viendo las matizaciones de hoy, tampoco me extrañaría que viniera en diciembre si hay necesidad. Porque el circo del fútbol da para eso y para mucho más.