+ 1

Análisis


Lo que la semana pasada eran parabienes para la racha de Fernando Llorente se ha convertido en lo contrario para Gorka Iraizoz. Como hemos hecho casi todos, la prensa responsabilizaba al portero de la pérdida de esos dos puntos que tan bien nos hubiesen venido.

Lo cierto es que entre la falta de tertulias por el día festivo y el denominador común de todas las crónicas, poco original puede recoger este termómetro. Quizá el mejor resumen que se puede leer del partido es el de la breve columna de Jose Artetxe en AS.

También este párrafo de Amaia Lasagabaster en Gara:
Para un equipo incapaz de ganar a domicilio, el empate parece un buen resultado. Sobre todo tras haber celebrado dos triunfos consecutivos en San Mamés. Pero no lo parece tanto cuando uno ha conseguido lo más difícil, adelantarse en el marcador, y disfruta después, pese al habitual paso atrás tras el gol, de sus mejores ocasiones, mientras el rival acierta en el que únicamente es prácticamente su único lanzamiento entre los tres palos.
En El Correo aflojan, lógicamente, en las críticas hacia el entrenador, pero advierten. Su redactor jefe de deportes, Ángel Pereda, se mostraba cauteloso y advertía:
Estamos tan acostumbrados al sufrimiento que parece que no podemos vivir sin él. [...] La maldición continúa, menos mal que el grupo de cola sigue apretado, aunque, ¡ojo! , algunos se resistan a vivir en las estrecheces de la Liga. Eso sí, el Athletic está un poco más lejos del pozo, pero no debe servir de consuelo cuando se consumen las jornadas y este equipo no sabe todavía a qué juega.
y se anticipaba a los temas que dominarían el run-run entorno al equipo: En fin, que hoy se harán muchas lecturas del punto arrancado o de los dos regalados al Racing. Habrá quien, como hizo Fernando Amorebieta, se sienta satisfecho con el empate, y otros, como Gurpegui, a los que les quedó «un mal sabor de boca». Y habrá quien descargue todo su arsenal contra Iraizoz y de paso dispare también contra Caparrós por no aprovechar el estado de gracia de Llorente arropándole con un hombre como Garmendia, o por sustituir a un Yeste que ayer estaba acertado y muy motivado.
Yo soy de los que se quedaron con un horrible sabor de boca, la verdad. En ese mismo medio, Maratón afirmaba:
Sigo sin entender porqué cada vez el entrenador se decanta por una alineación diferente, tampoco entiendo como a Llorente, que se encuentra en un buen momento, no se le sacó un apoyo como Garmendia desde el inicio y no ya cuando el de Rincón de Soto no tenía gasolina. En el momento que se vé que un joven de la cantera destaca un poco al día siguiente no tiene continuidad. Qué confianza puede ganar un jugador así. Coincido al 100%. Lo mismo que en la sustitución de Yeste por Gurpe: El cambio de Yeste por Gurpegui fue significativo de las intenciones del técnico. Tras quitar al de Basauri el equipo perdió la referencia, porque era el jugador al que daban la pelota. Yeste tiene que jugar sí o sí, y que le dejen hacerlo como el juega. Cuando el equipo estaba un poco entonado se le quita a su jugador creativo. Seguir por este camino obliga a una reflexión seria, porque se le va a obligar al Athletic a hacer una segunda vuelta que no sé de donde va a sacar los puntos.
En Deia, Joserra Cirarda titulaba, para mi, con exceso:
La imperdonable 'cantada' de Gorka Iraizoz.
La razón quizá la encontremos en este párrafo:
Iraizoz, que esta semana ha tenido una desafortunada actuación entre bambalinas en las que incluyó duras palabras contra los medios de comunicación, tendrá que penar ahora su culpa. Tendrá que bajar la cabeza ante sus compañeros y pedir perdón. Con humildad. Sabedor de que, a pesar de que haya jugado todos lo minutos de competición, nadie es imprescindible. Otros compañeros de plantilla ya han pasado al ostracismo por errores de semejante calibre. Que queréis que os diga, me parece algo más cercano a la vendetta que a la legítima crítica.
Este tipo de artículos me reafirman en la opinión de que existen algunos periodistas incapaces de separar la crítica deportiva de sus simpatías personales. Y este Cirarda es un ejemplo. No lo digo sólo por esto en concreto, puyas de este estilo son constantes tanto en Deia como en la tertulia de Radio Bilbao en la que participa.

Sobre la cantada de Gorka, me quedo con la reflexión de Juan Carlos Latxaga en su blog.
Siguiendo inveterada costumbre, el periodismo local, los tertulianos y la afición en general vio al sucesor de Iribar y Zubizarreta en un portero que jugó trece partidos, trece, la pasada temporada. Son las cosas que tiene el creer en los milagros. [...] Este año, Gorka Iraizoz ha dado muestras de un nerviosismo inexplicable [...] Aficionados, tertulianos y periodistas especulaban con las razones de semejante cambio, sin querer reconocer en ningún momento que quizá, solo quizá, se precipitaron en su primer diagnóstico. Claro que a nadie le gusta rectificar, por mucho que le atribuyan al acto virtud de sabios. La temporada pasada (doce partidos) teníamos no un portero, sino un porterazo y este año volvemos a tener solo un montón de dudas debajo de los palos. ¿Qué ha pasado?
No lo sé Juan Carlos, desde luego algo pasa, la rumorología habla, incluso, de temas personales. En fin. Démosle un margen.

Poco se podía leer sobre una noticia que me preocupa: el impago del traspaso de Aduriz por parte del Mallorca. Ojo, porque se acogen a la Ley Concursal, tal y como advertía Somo en Aquí Hay Zarpazo. Sólo faltaba que perdamos el jugador. ¿No sería justo que en estos casos los derechos federativos del jugador pasasen al club acreedor?

Y sobre la noticia basura, que tan entretenidos nos ha tenido esta pasada semana, en El Correo anuncia Lazcano que posiblemente el Comité de Competición lo envíe a la fiscalía anticorrupción y ésta, si el presidente del Levante e Iñaki Descarga indican que se grabó sin su consentimiento, archive el caso. Perfecto. El nombre del Athletic habrá quedado ensuciado para siempre, que es lo que querían quienes destaparon este pseudoescándalo de andar por casa. La realidad, una vez más, no ha ensuciado los titulares. Debiera el entorno rojiblanco recordar los nombres de medios como El Mundo y Cadena Ser, especialmente.

De todas maneras, no comulgo con cómo se ha estado gestionando todo este asunto desde Ibaigane. Es cierto que la directiva actual no ha sido la que ha causado el problema –si es que realmente el club tuvo algún tipo de participación en el presunto apaño- pero su obligación es velar por garantizar el buen nombre del club. El silencio, aunque prudente, ha ayudado a que los buitres lo utilicen como prueba de culpabilidad. Me quedo con las reflexiones de Patxi Alonso a este respecto hoy en El Correo.
Pero lo del Levante es un escándalo. Por eso exijo, desde el Club y especialmente desde quienes detentaban entonces la responsabilidad institucional, una aclaración inmediata. El silencio de los corderos nos puede llevar al matadero. No sé quién está detrás de Popular TV, ni por qué han tardado casi dos años en airear esta basura. Me da igual que Descarga o el presidente del Levante sean víctimas colaterales, tontos útiles o unos mangantes. No los conozco. A mí me duele mi Athletic. Pero ellos, al menos, ya han anunciado que recurrirán a la justicia ordinaria. ¿Y nosotros?
Y para zanjar este asunto y el post de hoy, la opinión de Igor Santamaría en Deia.
Descalificaciones procedentes de la mayor hornada de embusteros, facinerosos, estafadores, chantajistas y sablistas que jamás dio el corrompido fútbol. Sí, Badiola, sí. […]
Pero ahora, al parecer, basta con que se siente uno en un sofá de cuero blanco de cualquier azotea o despacho y coloque sobre la mesa una grabadora para convertir en culpable a quien le hace sombra o le priva de gozo. De no ser porque el debate futbolero se ha transformado en un alud de improperios según de qué facción seas, el asunto pintaría quijotesco. El Athletic, que hace bien en no entrar al trapo, sí que debería haber emitido al menos un comunicado escueto en defensa de su honorabilidad para que nadie ose tirar del que "el que calla, otorga". Aunque es suficiente con ojear la nula catadura de sus inquisidores mediáticos, de uno y otro lado.
Si Badiola es el Cid Campeador que aboga por limpiar la corrupción que asola en el fútbol, demos este deporte por desaparecido.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

1 comentario

  1. Amaia Lasagabaster dice: mientras el rival acierta en el que únicamente es prácticamente su único lanzamiento entre los tres palos.
    -----------------------

    Amaia por favor, que no escribes para tontos, ya que decir que "el rival acierta" me deja turulato.

    Amaia, el rival no acierta, falla Gorka Iraizoz escandalosamente.

    En el bar que estuve viendo el partido la indignación era tremenda, se oían voces diciendo "que venga andando de Santander", " que le den por el c..." etc, etc, etc...hasta se acordaban de su madre en esos momentos calientes debido al clamoroso error, y que vengas tu Amaia diciendo que el rival acierta. !Vamos! No has estado muy afortunada que digamos.

    El setero

    P.D. Tienes un mensaje donde ya sabes.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.