+ 2

Llorente nos saca del descenso

Podíamos haber pedido más, seguro. Además, creo que lo merecemos, pero nos podían haber dado menos. Así que -como están las cosas- sumar tres puntos era lo obligatorio y, de momento, no estamos en condiciones de exigir mucho más. El Athletic tiene algo de vida por la racha increíble de Fernando Llorente. Llama la atención la explosión que ha tenido este jugador, máxime si coincide en un momento tan crítico para el Athletic.

Y es que el nueve de Rincón de Soto ha sido capaz de marcar dos goles y convertirse en lo único bueno de un partido soporífero, sobre todo en la segunda parte. En la primera ha salido el equipo a buscar la victoria y rápidamente se ha colocado con el 1-0, lo que ha condicionado el resto del partido. Ha contribuido Yeste, sacando la falta rápidamente por encima de la barrera del Numancia y asistiendo a Susaeta, que ponía el gol en bandeja al ariete riojano. Por cierto, creo que ha sido de lo poco positivo que han aportado tanto Yeste como Susaeta, que no han estado metidos en el partido. Lo del basauritarra ha sido significativo. Si este es el nivel con el que quiere demostrar a Caparrós que merece un puesto en el primer equipo, apañado está. Tampoco entiendo, por otra parte, la obsesión del entrenador de alinearlo como medio centro.

En la primera parte se han intentado hacer cosas con un Garmendia muy enchufado y como jugador más destacado en la primera media hora de partido, que finalizaba con el 2-0, marca de Llorente también, con un zapatazo desde la frontal. Desde ahí hasta el final de la primera parte volvía el Athletic de la cara B, esa que lleva sonando toda la temporada, con un centro del campo ausente, incapaz de frenar a un Numancia que llegaba pero que, no nos engañemos, es un equipo fráncamente flojo. Como reflexión un detalle: los sorianos están plagados de jugadores vascos y, tal y como está el nivel de nuestro fútbol, no se les puede presuponer un gran nivel a aquellos que están fuera de nuestros equipos de primera y segunda.

En la segunda parte nos podían haber hecho un favor: decidir no jugar y dar el resultado por válido. Los sorianos hubiesen llegado un rato antes a casa y nosotros hubiésemos pasado menos frío - de haberse disputado en Los Pajaritos la sensación térmica no hubiese sido menor-. Y es que el espectáculo deportivo fue paupérrimo. El Numancia intentó recortar distancias por todos los medios, pero su inoperancia una vez superada la línea de tres cuartos de ataque era total. El Athletic, por su parte, se conformaba con lo ya realizado y nos deleitó con una de sus habituales segundas partes en San Mamés, con la única diferencia de que, por una vez, no tuvimos que sufrir. Gorka poco trabajo ha tenido y lo más complicado le ha resultado sacar de puerta, ¿qué le pasa?

Las anécdotas han sido la alineación de Etxeita ante la baja de Amorebieta y la ausencia de Gurpe. El Ferrari lo hemos sacado en la segunda parte del garaje para suplir a un Yeste que estaba naufragando y al central, que ha tenido una tarde poco laboriosa, lo ha expulsado por doble amonestación Ayza Gámez. Está claro que muchos de los árbitros suelen ser los tontos del barrio a los que se les da el pito para que ganen en importancia, y como tal ha actuado el valenciano, pero no debemos dejar escapar que esas enseñanzas caparrosianas de pérdidas de tiempo constantes y ausencia de recogepelotas le pegan al Athletic lo que a un Cristo dos pistolas. Y al final, ha pagado el chaval con una tarjeta el que los balones desapareciesen demasiado tiempo del césped cada vez que atravesaban la línea de cal.

La sensación que me deja la jornada es la misma que hace dos, tras la victoria ante Osasuna. Lo necesario eran los puntos y ahora hay que hacer que el resultado sea mejor ganando al Racing. Aprovecho para mostrar mi asombro por las declaraciones de Caparrós sobre los objetivos para esta temporada. Dice Joaquín que el objetivo es mejorar la clasificación y acercarse a Europa. Hoy por hoy y viendo al equipo, me parece una broma. No se si es la necesidad de autoafirmación en su trabajo ahora que parece que Macua le ha dejado al pairo, pero me parecen unas declaraciones -unas más- innecesarias. Y, ojo, que no se vea muy a salvo. Al entrenador del Espanyol, Tintín Márquez, parece que le preparan la liquidación. Los pericos tienen los mismos puntos que el Athletic. Por ello, de las seis jornadas que quedan, debemos sacar diez puntos para empezar a estar tranquilos y ocho para poder seguir vivos. A por el Racing.

+ 8

Análisis


Por lo que ha podido recoger el termómetro, la temperatura del caldo rojiblanco empieza a pasar del pil-pil a la ebullición. A Caparrós le quedan pocos defensores y ya le abandonan hasta los medios más afines a su presidente.

Sorprende, además, que nadie haya hecho hincapié en las declaraciones de Amorebieta sobre el cansancio físico del equipo. Quizá sea la respuesta a Caparrós por cuestionar a la defensa, pero es meterle el dedo en el ojo ahora que todo el mundo cuestiona para qué se necesitan 4 preparadores físicos y un dietista.

La crónica de El Correo, ayer, era una sentencia al entrenador de Utrera. Agiriano, el cronista más claro a la hora de verter opinión en ese medio decía del juego del Athletic:
El Athletic jugó uno de esos partidos infames que sólo sirven para ratificar algo cada día más obvio: que el equipo está hundido y el proyecto deportivo de Caparrós, agotado. Otra cosa es que desde el club se intente sostenerlo con mensajes voluntaristas, dosis industriales de paciencia o haciendo el don Tancredo mientras el equipo se despeña sumido en una inoperancia que resulta angustiosa. Pero la realidad es la que es y no puede ocultarse.
Y sentenciaba:
A ninguno le pudo extrañar que el 1-0 cayera ayer en el zurrón de los coruñeses en el minuto 20. Ni tampoco el desarrollo posterior que tuvo un partido que obliga a la reflexión de todos, empezando por la directiva. Porque este equipo no puede continuar así, tan perdido, tan confundido, tan intrascendente.
Por si fuese poco, Iván Orio, Jefe de Sección de Deportes del periódico del otrora Grupo Correo, remachaba:
Algunos ya hablarán desde hoy de que el partido contra el Numancia del próximo domingo será otra, y ya es la enésima, final. Y volverán a ilusionarse si suena la flauta y se logra una victoria. Y volverán a declarar que ese rearme moral será fundamental en la recuperación del equipo. Y sacarán otro conejo de la chistera en Lezama. Y harán otra vez extraños experimentos para buscar soluciones. Y seguirán tranquilos.
Jose Artetxe en AS, uno de los periodistas más críticos con Caparrós desde la pasada temporada, no era de los más beligerantes pero, a mi entender, en tres frases resumía perfectamente lo que al equipo le sucede:
Se requiere mayor solidez para aspirar legítimamente a los puntos. El recurso de Llorente no fue suficiente esta vez. Y qué decir de Aranzubia, cuña de la misma madera,... A Caparrós le crecen los enanos.
Siguiendo con AS, Nika Cuenca apoyaba a Artetxe en el diagnóstico:
El actual proyecto de Caparrós no da siquiera para estar tranquilo en el balón parado defensivo. Y arriba sólo vive de Llorente. Este Athletic da y tiene miedo.
y coincidía en subrayar la racha de parapenaltys de Aranzubia, algo que detallaba Lazcano en El Correo:
En sus ocho años como rojiblanco, sólo detuvo tres, a Fabio Aurelio (Valencia, temporada 2002-03), a Rufete (Valencia, 2003-04) y a Xabi Prieto (Real Sociedad, 2006-07). Todo en 162 partidos. Pues bien, le han bastado cuatro meses de competición con el Deportivo, al que llegó el pasado verano, para mejorar sus registros.
En apenas 18 partidos (12 de Liga y 6 más entre Intertoto, previa de la UEFA y UEFA) ha atajado ya cuatro.
En Deia, su Redactor Jefe de Deportes, Joserra Cirarda, diagnosticaba lo que todos sabemos y apelaba a la vuelta de Koikili al lateral izquierdo:
Todos los males del Athletic, como los de la mayoría de los equipos, hunden sus raíces en la endeblez defensiva del equipo rojiblanco. Lo que la pasada campaña fue virtud ha tornado en ésta en el verdadero calvario que está crucificando al técnico andaluz. En la otra banda, Balenziaga ofrece menos prestaciones defensivas que las que exhibió el ahora olvidado Koikili.
Las tertulias radiofónicas y televisivas eran, lógicamente, más explícitas en opiniones. En la de Radio Bilbao los chicos que le hacen los recados a de la Morena en Bizkaia, Markinez y Rodrigálvarez, hacían demagogia sobre la plantilla, la actitud y la escasez de gente de Lezama en el equipo. ¿Habrán reparado en que los mejores –o los menos malos- están siendo en muchos casos los de fuera?

En la de Onda Cero, mucho más rigurosa en sus análisis, José Loroño insistía en que Caparrós debía ser destituido, que no había confianza en él por parte de la plantilla. Jose Artetxe ponía el acento en lo que denomina gestión de plantilla, en las altas y bajas habidas en el equipo, para que el grueso de la alineación siga siendo la misma de hace dos años y Juan Carlos Latxaga insistía en la ausencia de una figura en el club que tenga capacidad de poder hacer de bombero. Incluso se atrevieron a dar nombres de posibles sustitutos.

Algo similar decía Patxi Alonso en Bilbovisión, con lo que coincido plenamente. No hay plan B por muchas razones. Las principales, que le han dado 3 años de contrato a precios altísimos, se le ha fiado Lezama y la dirección técnica y se ha vaciado Lezama de gente que pueda coger el equipo en un momento de crisis.

Precisamente, de esto último hablaban en la tertulia de Onda Cero. Beato comentaba que las opciones de la casa para un recambio al utrerano son Liñero y de la Fuente. En fin, como conozco a ambos, no les deseo esa suerte, sinceramente.

En la tertulia de periodistas de Bilbovisión, Lazcano proponía defensa con tres centrales, insinuaba que Yeste se había borrado de la alineación, y Ramón Orosa aprovechaba para hablar de filosofía aprovechando el video de los niños del Congo. Rafa Beato, hablando de las miserias deportivas, utilizaba el nombre de Prieto, titular en Valladolid, como ejemplo de la gestión de la plantilla que ha realizado el club estas dos últimas temporadas.

Y para terminar, lo que decía mi pariente en El Correo. Sara Estévez, que lleva siguiendo al Athletic toda su vida:
Este equipo está casi para el derribo. No son jugadores reflexivos e inteligentes, sino todo lo contrario. Me están causando casi una enfermedad de verles. No creo que el responsable de esta situación sea el entrenador.
Comparto lo de la enfermedad.

Para terminar, recomiendo el pormenorizado análisis que hace Jon Agiriano a la situación del equipo y las que, a su juicio, son las razones que le han llevado a ella. Coincido plenamente.

Sobre de la Morena, del que poco vamos a descubrir a estas alturas, simplemente comentar la bilis que echaba esta mañana en Hoy por Hoy. En su impotencia por ver a Villar de nuevo como presidente de la Federación de Fútbol, le acusa de haber sido el inspirador como presidente de la Federación Vasca (creo que sólo lo fue de la vizcaina, pero ese es su rigor) de la creación de los partidos navideños y le acusa de no levantarse a escuchar ese himno al que él y sus colegas de la radio quieren poner letra, aderezado todo ello de los tópicos de siempre sobre la inteligencia de Villar.

+ 1

Aquí huele a muerto...

... ¡pues yo no he sido!. Era el título de la película que protagonizaron hace ya años Martes y Trece. Ahora, en 2008 y en versión vizcaina, la protagonizan Macua y Caparrós. Algo habrá que hacer porque el número de puntos es alarmantemente escaso, los rivales puntuan y la primera vuelta enfila hacia su recta final.
Ha apostado Caparrós por la misma alineación que ganó a Osasuna, con la excepción de Amorebieta. Después del exceso de alabanzas a Etxeita, la apuesta por Fernando ha sido clave en la derrota. Me preocupa el estado de este jugador. De ser prácticamente el mejor central de la liga el pasado año ha pasado a convertirse en el jugador mediocre de hace dos campañas.

Personifica perfectamente lo que diferencia a los dos Athletics de la era Caparrós. El equipo que el año pasado nos sorprendió por la solvencia defensiva se ha convertido en la misma máquina de encajar tantos de la temporada de Sarriugarte. La falta que ha dado lugar al primer gol ha sido fruto del exceso de ímpetu de Amorebieta. El penalty, absolutamente innecesario, lo ha pitado justamente el linier de Mejuto por una patada al tobillo cuando tan solo era necesario cargar al delantero del Depor y cerrarle el paso hasta la línea de fondo.

Tampoco sale bien parado Ocio. Sus fallos han sido constantes y el equipo sigue siendo una Avenida por el centro de la defensa. Su exceso de confianza en alguna jugada ha podido costar el gol tonto de la tarde si no llega a ser por la ceguera de Guardado.

Ha empezado el equipo como acostumbra y nuevamente ha encajado un gol excesivamente pronto, para el minuto 20 de la primera. Ha sido un partido parecido al de Mallorca en cuanto a juego, con la diferencia de que no hemos sabido aprovechar el penalty que nos ha regalado Mejuto (yo sigo sin verlo, por más que lo repiten). En la segunda parte la clave ha estado en que el árbitro asturiano -y de madre coruñesa- no ha querido interpretar como penalty -y consiguiente expulsión- el contacto entre Gorka y Verdú. Sinceramente, creo que lo era.

Al de unos minutos, cuando el juego del Athletic -con tres delanteros sobre el cesped- se había convertido en un correcalles, Javi Martinez ha marcado un buen gol a falta de 18 minutos tras pase de Orbaiz. En ese momento teníamos esperanzas de poder empatar el partido, pero el juego del equipo no ha conseguido poner muy nervioso al Deportivo ni crear verdadero peligro, salvo en alguna jugada aislada de Fernando Llorente, que está que se sale y es la única buena noticia que nos da la actualidad rojiblanca. Suyo ha sido el remate que ha tenido en vilo a deportivistas y athleticzales cuando en una jugada de patio de colegio y tras fallo de Aranzubia, el rubio de Rincón de Soto ha rematado contra Javi Martinez, sobre la línea de gol, y en ese lugar donde dicen que la espalda pierde su nombre. No todas las semanas nos vamos a encontrar con las facilidades de Mallorca u Osasuna.

Por otra parte, no me han gustado nada los interiores en el día de hoy, ni David López por la derecha, ni Susaeta por la izquierda. El problema es que ya no se qué equipo es el adecuado ni si en la plantilla que tenemos hay alternativas que puedan mejorar lo que se está viendo en el campo. El partido contra el Numancia, otra vez, se presenta como de victoria obligatoria. Nuestras esperanzas de salir del pozo pasan por ganar a los sorianos -que han puntuado en el Calderón- para cederles el puesto de descenso. Y, ojo, porque Málaga, Sporting y Valladolid, por ejemplo, nos sacan 6 y 7 puntos. Lo del equipo de Mendilibar es de admiración. Está demostrando que el Tourmalet, depende para quien, puede convertirse en una etapa llana, de esas de transición que se disputan los sprinters.

Contaba Iragorri hoy que la peña Javi Martínez ha estado entonando en la plaza de España de A Coruña eso de "si bajamos a segunda, liga de 22". No es mala idea. Quizá debamos ir preparando ideas que nos permitan el año que viene seguir en la máxima competición. También me ha divertido ver a Fermín Palomar y Lendoiro en el palco. Buena papada y mejor barriga. Eso no se consigue comiendo menús del día. En manos de quienes está el fútbol, amigos.

En días como hoy reflexionas sobre nuestro trabajo de cantera, sobre el estado del fútbol vasco, sobre nuestra filosofía, sobre qué nueva trampa tendremos que inventar la próxima temporada para reforzar nuevamente el equipo... quizá debamos plantearnos traer para Lezama a alguno de esos críos del Congo que nos han puesto la carne de gallina entonando el Altza Gaztiak. Al menos, ya pronuncian mejor en Euskera que los David López, Mario Bermejo, Llorentes y cía.

Pero bueno, no me hagáis mucho caso. Es la depre que a todos nos entran los domingos, con este tiempo y con el Athletic en la catacumba de la liga BBVA. Espero los mensajes de los optimistas, si siguen existiendo, claro.

+ 0


Escribe tu resumen aqui

Escribe el resto del post aqui

+ 5

Athletic Club del Congo

Me envía mi amigo Alberto este curioso vídeo que televisó ayer la más de andar por casa de nuestras teles locales. La primera reflexión que me viene a la cabeza es que si las imágenes se hubiesen captado en cualquier ikastola vizcaina, algún niño saldría con la camiseta del Barça entonando el "Tot el camp és un clam". La segunda, que nosotros con esa edad aprendimos el himno compuesto en esa época por una gran pareja de mediocentros, Bernaola-Zubikarai, mientras el equipo paseaba en gabarra por la ría. Es sólo una de las diferencias entre los niños de hace 25 años y los de ahora.


Escribe el resto del post aqui

+ 6

Análisis



Anda la canallesca revolucionada con Llorente. Ya parece hasta que Macua ha acertado con el traspaso de Aduriz. Entre las buenas actuaciones en tres partidos del de Rincón de Soto, la llamada a la selección (española) por parte de del Bosque y que parece toca vender optimismo, el repaso a lo dicho sobre los chavales de Ibaigane me produce varias reflexiones.

No entiendo el afán por sobredimensionar la actuación de Llorente. Parece que nos sorprende a nosotros mismos que un jugador al que hemos colocado la vitola de estratégico tenga una actuación destacada. Tan sorprendidos estamos, que aprovechando que debuta con la selección apodada “la roja” (un nombre más hortera que un repollo con un lazo) hemos empezado a sobredimensionar sus actuaciones para ponerlo en la picota y llamar la atención de cuantos buitres hay en el panorama balompédico. Pronto vendrá el interés de otros –los grandes-, los rumores de turno y la necesidad de volver a pasar por caja. Ayer, ese bufón de apellido Guasch y nombre Tomás, que escribe en el diario AS como cuota de catalán antibarcelonista que ayuda a vender periódicos en la capital del imperio, proponía su trueque por Heinze, haciendo alguna gracieta, de paso. Ahora ya en Bizkaia se nos olvidan los altibajos de Llorente, que volverán como en todo delantero, y echamos las campanas al vuelo. Cuando el nivel baje, no pasa nada, se le zumba hasta en el carnet de identidad (tranquilos, no confundamos, DNI, no ENA) acusándole de ave fría y de pasota.

Leer el artículo de Patxi Alonso hoy en El Correo glosándole en exceso o escuchar ayer a Aiarza u otros tertulinos de TV local me confirman que estamos locos. Pasamos del blanco al negro con excesiva facilidad. Quizá sea por la necesidad de buscar algo positivo, que falta nos hace.

Porque, a pesar de que mi psicólogo de cabecera me hiciese reflexionar largo y tendido sobre mi excesivo pesimismo entorno al Athletic, observo que no soy el único que no lo ve ni claro ni fácil.
Ángel Pereda en columna de El Correo de ayer lo dejaba también claro. En la tertulia de Onda Cero Artetxe, Ugalde, Latxaga y Loroño lo veían, también, oscurito. Lo mismo se repetía por la noche por parte de casi todo el mundo en las tertulias de radio y televisión.

Y como resumen de lo que se habla en el entorno, Beato y Ortiz de Lazcano en Bilbovisión decían que Yeste no mejora sustancialmente al equipo, Velasco en Tele Bilbao defendía el rojiblanquismo de Julio Salinas puesto en cuestión por sus contertulios, se comentaba la eterna lesión muscular de Ustaritz y se hablaba de lo extraño de tanta lesión con el número excesivo de preparadores físicos en nómina del club de Ibaigane. Las comparaciones con Bolaños se repetían en boca de los veteranos.

Nika Cuenca ayer y hoy Iñaki Ugalde opinaban de manera similar a como lo hacíamos en AHZ sobre los pitos a Ezquerro. Y es que el Athletic ya no es lo que era ni con los exjugadores.

Como curiosidad JFG, alias Txefe Guerrero, comentaba que él hizo debutar a Xabi Etxeita en el Amorebitea con 15 años y que, entonces, jugaba de medio centro e, incluso, de media punta. Por cierto, otro jugador al que estamos alabando en exceso por poco. Porque sí es cierto que el chaval lo hizo bien, pero no olvidemos el rival que teníamos enfrente y las pocas veces que sobrepasó su línea de tres cuartos de ataque.

De lo que se opina por los foros cibernéticos me quedo con la propuesta de un aficionado que pide encarecidamente que dejen de convertir San Mamés en una versión atestada del “Tractor Amarillo”, aquel Karaoke bilbaino en el que hemos vociferado todos alguna vez. Qué manía con subir y bajar el volumen en un campo en el que no se cante ni borrachos.

El rumor curioso de la semana lo soltaban en Tele Bilbao, basándose en la solvencia de una de sus fuentes de información habituales: los SMS de los televidentes. Dicen que Iñigo Vélez de Mendizábal irá a Donosti a reforzar a la Real. ¿Qué habrá de cierto?

Y para terminar, esos asuntillos que me gustan tan poco. Los estatutos por un lado y el nombre de nuestra selección, por otro. Parece que seguimos identificando Euskal Herria con la volunta de la izquierda abertzale y que El País y El Correo siguen en sus trece de ligar -e intentar descalificar con ello- al grupo de socios que promulga el cambio de estatutos. Qué manía. Y luego nos sorprende que Época titule como titula.

+ 7

Victoria imprescindible

El Athletic ha comenzado la jornada buscando la victoria, sabiendo los resultados de sus principales rivales. Las victorias de Valladolid y Sporting ayer sorprendieron, la del Numancia ante el Espanyol quizá no nos la esperásemos y hace, además, que no salgamos todavía de los puestos de descenso.

Ha comenzado el equipo el partido decentemente, yendo a por la victoria, con una alineación en la que ha sorprendido la titularidad de Garmendia y Susaeta. Hay que reconocer que este equipo está tomando algo de aire gracias a la racha de Fernando Llorente. Lleva varios partidos en los que está siendo, sin duda, el mejor del equipo. Los compañeros le buscan constantemente y, a diferencia de lo que pasaba en temporadas anteriores o a comienzos de esta, saca partido a muchos balones. Esperemos que se prolongue y que el hecho de que Vicente del Bosque le haya llamado sirva para afianzar la confianza que parece haber cogido en sus posibilidades. No obstante, tampoco es bueno para él comenzar a convertirle en protagonista absoluto de todas las crónicas, entrevistas, programas y demás.

La primera parte, contra el peor Osasuna que recuerdo desde su último ascenso, ha dejado ver un Athletic rápido que buscaba ganar el partido. Ha faltado poder aprovechar más las llegadas y haber marcado un segundo gol que hubiese dado tranquilidad.

En la segunda parte se ha vuelto a las andadas. No sé si el problema es físico o de otro tipo, pero no es lógico ver la bajada de rendimiento que el equipo sufre. Hay que reconocer que Osasuna tampo ha inquietado en exceso, pero con la salida de Portillo ha creado un par de ocasiones de peligro. Nos han colgado muchos balones y se han perdido infinidad de ellos en el centro del campo, donde Orbaiz y, sobre todo, Javi Martinez no han mantenido el control.

No se que pasará con Yeste ni cuales son los motivos para que no juegue, pero hubiese sacado un basauritarra por otro, porque con el 1-0 hacía falta controlar más el balón y serenar el juego.

Sobre lo de Ustaritz poco más se puede decir. Físicamente parece un jugador de cristal y con muy mala suerte. Dificilmente va a conseguir hacer carrera si de cada dos meses se pasa uno en la enfermería. Ahora que tenía una oportunidad de reivindicarse se vuelve a romper. Etxeita podrá aprovecharse.

Como anécdota del día el salto al campo de Ezquerro. No me ha gustado el recibimiento que se le ha dado. Primero, porque a un jugador que ha estado siete años en el Athletic tampoco se le debe montar esa bronca. Segundo, porque no debemos engañarnos. Vino aquí cuando el Athletic era la mejor opción deportiva y económica que se le planteaba y se marchó cuando tuvo una oportunidad mejor. Es un profesional del fútbol más que actúa como lo hacen la inmensa mayoría de ellos, por eso detalles como el de Etxebe tienen tanta importancia. Son los dos extremos.

Sobre el futuro, veremos qué dan las próximas dos jornadas contra Depor y Numancia. Son ocasiones para intentar no sé si escalar puestos en la clasificación pero sí para ir sumando puntos que permita no descolgarnos en exceso del resto. Más que nada porque aunque estoy convencido de que hay cuatro o cinco equipos peores que nosotros debemos demostrarlo. Esta jornada parecía propicia para recortar distancias con algunos y han ganado contra pronóstico.

Por último haré caso de las críticas recibidas e intentaré ser algo más optimista en los próximos posts, si el equipo me lo permite, claro.

+ 7

Zenbat gera? Lau, bat, hiru, bost, zazpi?

Es dificil reivindicar nada cuando ni tan siquiera te pones de acuerdo en el nombre de lo que reclamas. Vaya por delante que soy un defensor a ultranza del nombre de Euskal Herria frente al de Euskadi, pero la polémica desatada entristece. Ver, además, como salen al paso los carlosherrera de turno a mezclar política, terrorismo y fútbol, ulcera.

Y es que hay cosas que no tienen sentido. Parece que las presiones políticas del pasado año han hecho mella en el presidente de la Federación Vasca, Iñaki Dobaran, y este año no quería polémicas con aquellos que sueltan las subvenciones. Decidió que la selección pasase, otra vez, a llamarse Euskadi. Ayer se encontró con el plante de los jugadores. Sobre la etimología de la palabra poco voy a aportar que no se sepa. Pero la sensación que tengo es que el neologismo Euskadi, transformación a recomendación de Euskaltzaindia del sabiniano Euzkadi, ha sido adoptado y aceptado como el nombre oficial de una comunidad que para unos es una cosa, para otros otra, pero que oficialmente la componen los tres territorios de la CAV. Además, parece que se acepta como un término más transversal, menos abertzale que el clásico Euskal Herria, cuando es todo lo contrario.

Si esa selección que anualmente juega en navidades contra rivales del potencial de Irán quiere representar a ese territorio en el que se habla euskera por encima de barreras políticas, su nombre debe ser Euskal Herria. Si lo que quieres es que jueguen jugadores de Iparralde o Navarra además de los de la Comunidad Autonóma de Euskadi, el nombre correcto es el que los futbolistas reclaman. Tiene sentido.

Otro debate es si los futbolistas deben entrar en disquisiciones políticas o no. Y aquí no lo tengo claro, pero pienso que dificilmente se les puede privar de algo al que tenemos derecho todos los ciudadanos independientemente de a lo que te dediques. Cuando se les utiliza en campañas en favor del euskera, del cáncer de turno, de los niños del Congo o de la asociación de vecinos de Kareaga Goikoa no pasa nada, se alaba su conciencia social. Otra de las críticas que he escuchado es que nunca se han manifestado en contra del terrorismo. Ya empezamos.

Tampoco me valen las críticas encaminadas a anular su reivindicación por los malos resultados deportivos. Si fuesen primeros, la causa tendría la misma validez. Es cierto que a mi como socio del Athletic sólo me preocupa la clasificación deportiva del equipo y el partido contra Osasuna, pero no haré demagogia barata.

Y los ataques furibundos de los jeltzales más recalcitrantes como Anasagasti son de carcajada. Este señor, al que hace tiempo perdí bastante respeto, tiene opiniones de ida y vuelta según le interese. Ya puede ser Lizarra, el Diario Deia -que pierde su esencia según si escribe él su homilía dominical o no- o Xabier Arzalluz. Hoy arremete contra los futbolistas diciendo que el término Euskadi lo acepta hasta ETA. Vaya, pues menudo garante de las esencias más cualificado. Éste, que dice aquello de loro viejo no aprende a hablar cuando le recriminan su desconocimiento de euskera, se permite intentar imponer un nombre, encima con z, a la selección. Tanto apelar a Sabino o la historia, mejor que lea un poquito más de lo escrito por Resurreción María de Azkue, coetaneo del primero.

Veremos como pronto sale José Luis Bilbao a decir alguna de las suyas en contra de los futbolistas y vuelve la leyenda urbana de que ciertos futbolistas están discriminados en función de lo que este señor diga a su gran amigo Macua.

Por cierto, hay cosas que me cortocircuitan el neuronamen. ¿Qué pinta Fernando Llorente o David López reivindicando un nombre u otro? Espero que no salga ahora nadie a embarrar aún más el terreno de juego con aquello de que algunos lo han firmado presionados.

¿Qué necesidad había, de todas formas, de armar una como estas? Me queda la tranquilidad de que pronto saldrán Dávila y Época al rescate. Gracias a Dios. Y lo de Dios, más que nada, por aquello del Jaungoikoa eta Lagi Zarra.

+ 2

Partido insufrible

Ha reaparecido Bacterio Caparrós. Y casi nos hace jugar la próxima eliminatoria de Copa contra el Real Madrid. El Athletic no desperdicia ocasión para tirar por la borda la escasa credibilidad que le pueda quedar. La tendencia es muy negativa porque el resultado, lejos de tranquilizar, no hace más que sembrar más inquietud aún de cara al partido contra Osasuna. Si Camacho ha visto el partido, seguro que confía en puntuar en San Mamés.

Cada semana que pasa entiendo menos de esto. Lo de Caparrós es ya de Juzgado de Guardia. Si tenía tan claro que -fuese el que fuese el resultado de la ida- la eliminatoria se resolvería en Huelva, dificilmente se entiende el equipo que hoy ha alineado. Si eso era así -algo que ya dudo como todo lo que dice este hombre- no era momento para probaturas. Alinear a Gabilondo, jugador muy cuestionado por su rendimiento, a Garmendia, no convocado la semana anterior, a Koikili, que no se sabe qué lugar ocupa en el top three de laterales zurdos o alinear a Iturraspe son decisiones, para mi, custionables. No digamos ya condenar al lateral derecho al pobre Gurpegi que ha pasado de ser un Ferrari a convertirse en un tractor Massey Ferguson de los que anunciaban en Carrusel Deportivo.

Lo de los goles en contra merece detenerse un rato. El primero, a balón parado, lo ha rematado un jugador que estaba solo en el segundo palo mientras Ocio hacía un penalty como una casa a otro que rondaba la zona. El segundo ha sido aún peor. El jugador del Recre ha marcado ganando la partida a Javi Martínez y Ustaritz (fatal ambos en todo el partido) y pillando absurdamente adelantado a Iraizoz.

Menos mal que Alcaraz iba a tirar la copa. O mejor dicho, yendo como iba a tirarla, menudo regalo se ha encontrado. De ahí en adelante el Athletic ha sido un muñeco roto. Faltaba un cuarto de hora para terminar y tenía una pinta horrorosa. No existía centro del campo, la enésima pareja de mediocentros era incapaz de sacar el balón jugado y Garmendia observaba los balones a Llorente como los niños disfrutan ver pasar los aviones hacia el aeropuerto de Loiu. La forma de frenar al voluntarioso Recre era a base de faltas lo que hacía presagiar, tal y como estaba el partido, que no acabábamos con once. Y es que Koikili ha terminado el partido de milagro. Ustaritz estaba sobrepasado.

Antes del anhelado descanso desde el baquillo han ordenado calentar a Orbaiz. El último invento de Caparrós, alinear a Iturraspe, no había surtido efecto. Siempre es fácil quitar un chaval y echar ese borrón a su expediente. Menudo favor. Pero hemos conseguido lo que se quería: otro nombre más para la nómina de debutantes.

En la segunda parte, es cierto, la sangría del centro del campo se ha frenado un poco. Aún así, el Recre ha dispuesto de alguna ocasión más. Posteriormente, ha salido Velez por Javi Martinez, haciendo que Garmendia se retrasase a una posición en la que no está cómodo, teniendo que recurrir a bastantes faltas para hacer su trabajo.

Abocados a la prórroga nos veíamos (en el mejor de los casos) cuando el portero Roberto nos ha hecho un favor. Hay que confirmar si este buen hombre no es seguidor del Athletic y miembro de alguna de las peñas rojiblancas que hay en tierras onubenses. El penalty, bien tirado por Llorente, ha sido celebrado en la grada por Plácido Bilbao y su señora.

Ahí ha muerto, afortunadamente, la eliminatoria de copa. Seguimos adelante, sí, pero a costa de perder más crédito. Es cierto que en la copa sólo vale pasar, pero me desespera no ver nada positivo al equipo. En Mallorca hicimos lo mínimo de lo mínimo, que era empatar. Hoy igual, pero seguimos sin ganar un partido desde hace demasiado tiempo.

Por último, unas preguntas: ¿si Muñoz no juega de mediocentro este partido cuándo va a participar? ¿quién y para qué lo trajo? ¿Era necesario el debut de Iturraspe? ¿si Iraola se lesiona la alternativa es Gurpegui?

Para no extenderme demasiado, hago mío este post de Juan Carlos Latxaga.

+ 7

Análisis


Tenemos el patio revuelto. Tras el empate en Mallorca el personal se debate entre apostar por el optimismo o el pragmatismo. Los primeros quieren extraer algo positivo de lo sucedido en la isla, mientras los segundos -entre los que me incluyo- poco diferente observan de lo ofrecido hasta la fecha.

Repasando las fuentes de información, bien profesionales (prensa escrita, radio y televisión) o aficionadas como esta (blogs y foros), las discusiones se centran en si el último cuarto de hora contra el conjunto de Manzano será la línea a seguir.

Se habla sobre la continuidad de Caparrós y muchos indican que de no ganar a Osasuna será cesado. Otros creen que Macua lo mantendrá porque con el cese del de Utrera se quedaría en una posición de mayor debilidad aún. En los mentideros se comenta la posibilidad de que el omnipresente Arrinda sea quien ayude a seleccionar el hipotético nuevo entrenador y habemus debate, también, sobre la conveniencia o no de que sea vasco y conocedor del entorno o de fuera. Por de pronto el pasado martes, día 4, ya entrevistaban a Luis Fernández en Radio Bilbao. Irureta, Victor Fernández, Fernando Vázquez, Mané, Mandiola... ya hay, incluso, nombres concretos.

Polémica y buena se ha armado tras publicar Marca que Caparrós renunciaría a su tercer año. Joaquín se indignó, pero Rafa Beato, responsable de Marca en Bilbao, no se desdijo ayer. Publicado está, vino a decir. Hay quienes creen que en caso de darse esa circunstacia el inquilino del banquillo sería Ziganda.

Por la parte morbosa, había quienes hacían comentarios sobre la lesión de Díaz de Cerio. Parece que los rumores que le ponían en Bilbao para enero se enfrían y el portavoz mediático de Macua, además, se apresuró a decir que estaba más cerca del Valladolid que del Athletic. Veremos qué da de si el fichaje de Iñigol, que acaba contrato en junio y al que en enero se podría atar. La Real, de momento, ya le ha ofrecido la renovación.

Y para debate y para respuesta de los medios, el desatado por Orbaiz la pasada semana con sus declaraciones sobre la prensa. Fue bastante unánime la respuesta de los periodistas y educada en la mayoría de los casos, salvo la de aquellos que han contribuido a engrandecer la leyenda del navarro como capo del vestuario, ejecutor de entrenadores, conspirador en la sobra y responsable del ocaso de Guerrero. Por cierto, hablando de ese apellido, muy crítico se mostraba ayer José Félix -Txefe desde que pasó por Donosti- sobre la ausencia de Garmendia o la escasa participación de Susaeta. Quizá tenga razón, pero no me gustan las insinuaciones que deja detrás de muchos de sus comentarios y el resquemor existente hacia ciertos jugadores de la actual plantilla. Curiosa también la defensa a ultranza de Gabilondo. Dice que hace un trabajo de ese que no se ve pero necesario para el equipo. Doy fe de que yo no lo veo, pero puede ser porque un servidor sea como la vaca de Ibaiondo.

Para buenos ratos de conversación ha dado también la visita de Macua a Lezama. Ese apoyo tan incondicional hacia el mister y ese alarde tipográfico de algún medio hace sospechar. Sobre todo si después el presidente no acompaña al equipo en un momento tan crucial. No se descartan puñaladas. Y si hay dudas de cómo se hacen, que se lo pregunten a Izco, que a Cuco aún no le pueden sacar el cuchillo.

Y ya como curiosidad, mencionar el uso que los televidentes dan ahora al programa de Eduardo Velasco en Tele Bilbao. Ayer un tal Vicente -que se ve es asiduo al programa por la familiaridad con la que le trataban los tertulistos (gran término inventado por Javier Vizcaíno)- aprovechó la llamada para avisar a un compañero seguidor de BilboSport y que tenía el móvil desconectado que sus llaves estaban en recepción. Debe ser la nueva versión televisiva del Telefono Popular de Herri Irratia.

+ 2

El Iurbentia Bilbao Basket necesita un base

Es la sensación que me queda tras ver al equipo en esta primeras 7 jornadas. Salgado ha estado bien en casi todos los partidos, pero todos los equipos rivales son conscientes de que el IBB es un equipo con un sólo base de garantías y, además, con un físico limitado, así que la principal labor de las defensas rivales es el desgaste absoluto al de Santutxu. Por ahora ha salido airoso en la mayoría de los partidos, salvo contra Unicaja (no he visto el de Manresa), justo el equipo más potente y con defensores más físicos.

Y ya sabemos que sin un base que dirija, un equipo está totalmente desdibujado. Tanto en el partido contra el Bruesa como contra el Cajasol, en los 5-6 minutos que apenas ha descansado Salgado, durante los segundos cuartos, se han producido parciales muy negativos contra el IBB. Durante ese periodo se han alternado la labor de base Blums y Seibutis.

El inicialmente fichado para hacer pareja con Salgado, Blums, no es un base de nivel ACB (buena mano para el triple y defensa algo ligeramente por encima de la media son sus dos únicas virtudes), su bote es deficiente y se limita a subir el balón y entregarla al compañero sin crear nada de juego. EL otro día fue entrar él, buscarle el contrario el dos contra uno, y perder el balón. Ricky Rubio contra este tío puede batir el record mundial de robos de balón.

Seibutis me parece un jugador muy interesante y que con más confianza va a ir a más, pero claramente no es un base y se le nota incómodo. Como ejemplo las broncas de Vidorreta el otro día en un par posesiones para que pasara el mediocampo antes de los 8 segundos.

Está claro que lo del año pasado con Marcelinho fue increíble, gozamos con el mejor base de la ACB y como segundo base teníamos a Salgado, que para 20 minutos a tope era todo un lujo. Esto es casi irrepetible.
Pero si este equipo quiere hacer algo más que mantenerse con holgura (es lo que pronostico con el nivel actual) y acercarse al menos a jugar la copa y los playoffs, necesita un base de nivel ya, y cuanto más se demore menos posibilidades de reaccionar habrá.

¿Cuáles son las opciones? Fichando un base nacional la plantilla no tendría que sufrir ningún movimiento, ya que queda un ficha libre que sólo puede ser cubierto por un español. Carles Marco queda libre, y aunque a mi no me convence (es como Salgado pero en mucho peor), me parece que es mejor que nada.
Otra opción es rastrear el mercado de comunitarios, para lo cual habría que cortar a algún jugador no nacional de la plantilla actual. Blums sería mi opción en este caso.
Y por último, la opción más factible, es la de rastrear el mercado de extracomunitarios, aquí las opciones siempre son mucho mayores y por eso la posibilidad de pescar algo bueno es más factible.
Me inclinaría por dar la baja a Recker, cada vez más irregular y muy poco fiable en el tiro. Perderíamos a un jugador que cuando está inspirado, cada vez menos, te rompe un partido pero que la mayoría de los partidos está muy por debajo de lo que se espera de un extracomunitario (2 de 9 en triples contra el Cajasol).

Un base que sepa hacer jugar al equipo, y que sea correcto en el tiro y la defensa, eso me vale, que nadie se equivoque, no estoy pidiendo un figura, sino un jugador que pueda jugar sus 15-20 minutos sin que el equipo se resienta.

Todavía estamos a tiempo, si no, la copa y los playoffs los veremos desde casa.

+ 7

Empate insuficiente

Al margen de puntuar, de seguir sin ser colistas, del alivio de puntuar un partido que se daba por perdido, poco positivo se le puede ver al panorama del equipo. Caparrós consigue mantenerse al frenta del banquillo una semana más -creo que aún perdiendo tenía garantizado seguir tanto en Copa como contra Osasuna-. El equipo ha demostrado, quizá por primera vez en la temporada, algo de carácter y capacidad de reacción, pero hasta ahí. Poco más.

Partidos como el Mallorca son de esos en los que por conseguirse el empate cuando te temes lo peor tienden a que te muestres un poco más condescendiente con el equipo. El análisis frío (que es la única forma de hacerlo) hace que te des cuenta que nada ha variado en exceso y que, tras diez jornadas, ¡diez!, nos encontremos con seis puntos. Un mísero 20%. A este ritmo, terminaríamos la liga con 23.

Encajó el Athletic un gol muy pronto y ahí se le complicó el partido ante un Mallorca que tuvo a Arango como jugador más destacado. La primera media hora de partido el equipo desapareció. Un buen remate de cabeza sacado sobre la línea por un defensor y el penalty marcado por Iraola metieron al equipo en el partido. Apostó Caparrós por variar el muy criticado doble pivote de los últimos partido ligueros con Yeste y Orbaiz introduciendo a Javi Martínez. Al apostar arriba por Etxebe y Llorente, Yeste vió el partido desde el banquillo. Finalmente, y después de todas las probaturas, a Ocio lo acompañó Ustaritz en el centro de la defensa.

En la segunda parte no le dió tiempo al Athletic a lucirse en exceso. Su intento de ir a por el partido lo cortó de cuajo Arango en dos ocasiones. Ahí, cuando ya parecía todo perdido, resurgió el Athletic con los goles de Llorente y Vélez.

Las reflexiones a lo sucedido son varias. La primera, que los cambios en el centro del campo debían haber afectado también a Gabilondo. No está para jugar. Ustaritz está falto de ritmo y no parece el jugador al que hizo debutar Clemente. Habrá que darle tiempo, si las lesiones no lo convierten en una segunda edición de Tabuenka, un jugador que pasó más tiempo en la enfermería que en el campo de juego. Sigo sin entender de qué va Aitor Ocio. Da la sensación de estar más pendientes de las guerras, los codazos, las tarjetas y las tanganas que de defender. El centro de la defensa es un auténtico coladero y eso es lo que nos está consumiendo. Por otra parte Yeste aporta, y mucho, cuanto más cerca esté del área contraria y con libertad de movimientos. Hoy me ha gustado. Y me ha sorpendido Llorente. Creo que ha sido, por primera vez en tiempo, el jugador que ha contribuido a mantener al Athletic vivo creando peligro en balones jugados en muchos momentos sin ningún tipo de criterio. De la misma forma que le critico muchas veces hay que reconocer que ha sido el artífice del empate de hoy. Vélez, en su estilo, lleva ya tres goles jugando poco, aún siendo cierto que ha fallado unos cuantos. Y curioso lo de Susaeta. La paciencia infinita que el de Utrera tiene en algunos (i.e. Ocio, Gabilondo, David Lopez, Llorente) no parece existir para el eibartarra.

Se le critica también a Medina Cantalejo por anular un gol de Llorente (lo cierto es que pitó antes) por falta a un defensa y por no ver un penalty al delantero de Rincón de Soto. Es cierto, se ha equivocado, pero creo que estuvo correcto en general, valiente en pitar el primer tiro desde los once metros y en no dejarse llevar por las presiones del Mallorca. Espero que los amigos del presidente no nos intenten confundir ahora con los arbitrajes para desviar la atención de lo deportivo, porque no sería nada justo.

Ahora ya todo pasa por ver si lo de la Copa en Huelva es un trámite y no hay sorpresas, para pasar a jugar la enésima final de los últimos cuatro años contra Osasuna el domingo. Me da, fráncamente, mucha pereza. Caparrós llega muy cuestionado y el equipo muy criticado. Todo lo que no sea ganar será un punto de no retorno hacia la angustia total durante la temporada, al más que seguro relevo en el banquillo y a la definitiva revolución en lo social. El Athletic es una olla de presión a fuego alto.

En lo que respecta al morbo, Aduriz no marcó, pero dió dos pases de gol. El empate y los goles de Vélez y Llorente han ayudado a que no se ponga mucho acento en este detalle, pero ahí está el dato.

Por último, y como maldad, el comentario a la portada de El Correo de ayer. La prensa del régimen (Latxaga dixit) sacó al bueno de Macua dando su apoyo a Caparrós en plena primera plana. No se puede quejar el presidente. ¿Cuánto cuesta una imagen como esa en un diario de esa tirada? Desde luego tiene García amigos poderosos y generosos.

+ 1

Mayday, mayday, mayday

Una primera parte dicen que decente -yo sigo insistiendo en la crítica por la falta de pegada- dió paso a la desaparición del equipo en la segunda. Menos mal que Caparrós dijo que la derrota del Bernabeu iba a marcar un antes y un después. Si es así, casi prefiero el antes. El Athletic tiene el mismo olor que en el llamado bienio negro y todo hace indicar que la temporada volverá a ser tan angustiosa como aquellas.

Y es que no veo mucha salida a la situación. Mallorca y Osasuna, próximos rivales, marcarán el destino del entrenador de Utrera, al que se le acaba el crédito. Una reacción inmediata debiera pasar por ganar los dos partidos. Perder en las islas haría que el entorno zurigorri pida la cabeza del mister, si no algo más. El ambiente es irrespirable, ayer se vieron pañuelos y se escucharon silbidos. La histeria social entorno al club es, ahora, de un nivel similar al miedo en lo deportivo. Cada aficionado tiene una teoría sobre el origen y una solución distinta para la crisis. Nos faltan dósis de paciencia. Alguien tendría que reflexionar sobre lo que queremos. No tenemos peor plantilla que otros -al menos- cuatro o cinco equipos de primera. No podemos pretender tirar de cantera y no tener paciencia. Si nuestra apuesta por el lateral izquierdo es Balenziaga -que tampoco veo una mejor- hemos de asumir que tenemos que darle tiempo a que aprenda lo que es ser jugador de primera. Y lo mismo con Llorente. Este chaval en cualquier otro club sería la promesa de delantero al que darían minutos con viento de popa. Aquí se los damos cuando no hay viento, con ventisca y con galerna. Culparle de la escasez de goles es injusto y, además, contraproducente.

Por otra parte, a mi sigue sin convencerme Yeste de mediocentro. Es un lujo alejarlo del área rival y un riesgo añadido arrimarlo en exceso a la propia. Tampoco entiendo porqué Gabilondo sigue gozando de la confianza del banquillo. Y resulta paradójico ver que los estratégicos no juegan. Javi Martínez no está para jugar de inicio, Susaeta paga sus fallos con minutos de banquillo y Amorebieta se nos lesiona para casi dos meses. Nos quedamos sin centrales cuando más arrecian las críticas contra Aitor Ocio.

La sangría goleadora vuelve, con un Gorka que no es el que era. Me pregunto si la recuperación de este ha sido correcta. No lo parece, se le ve falto de confianza en su capacidad física.

Tengo serias dudas de la capacidad física del equipo. Las segundas partes se desmorona. En el aspecto psicológico también, pero en el que es un desastre es en el táctico. Pierden la cabeza y después el sitio en el campo. No saben a qué jugar y nadie es capaz de serenar el juego. La segunda parte de ayer fué un despropósito. Es dificil que un equipo pueda borrarse de un partido de esa manera.

En lo social, Macua sigue ganando detractores. La oposición a su mandato empieza a notarse -y mucho- a pié de calle y en el propio San Mamés. Lo peor, es que tiene pinta de ir a más. Me ronda por la cabeza durante todo el día de hoy qué pasará si la próxima semana perdemos en Mallorca con gol de Aduriz. Sí, ya lo sé, ya se que es morboso, pero a este flaco Athletic al que todo son pulgas, sólo le falta precisamente eso, carnaza barata. Lo mejor que podemos hacer todos es no excedernos en las críticas.

En fin, que esto es como en la bolsa. Aquí ya habíamos descontado en la cotización del Athletic que iba a cosechar cero puntos en cuatro partidos. El problema es si será capaz ahora de sumar con los que se han convertido en nuestros rivales en el último lustro. Qué pereza me da escuchar los partidos esta tarde, desear que Osasuna pierda, que los que están más cerca de nosotros no puntuen... es el día de la marmota en versión futbolística y rojiblanca.