+ 8

El Pocero encabeza las negociaciones para la renovación de Joaquín Jesús

En pleno parón navideño, en época de apagón informativo, en tiempos en que los medios deben rellenar minutaje radiofónico y columnas de periódico a base de especulaciones, este humilde blog está en condiciones de detallar en qué estado se encuentran las negociaciones para la renovación de Caparrós. Tras los diversos rumores, inocentadas incluidas, y ante la preocupación de García Macua porque la no continuidad del entrenador de Utrera pueda debilitar el proyecto deportivo y minar sus opciones de reelección en las elecciones que se producirán -de no mediar adelanto- en verano de 2011, el Athletic ha decidido depositar su confianza en un conocido empresario getxoztarra con objeto de que consiga hacer cambiar de opinión a un Caparrós hoy por hoy decidido a abandonar el banquillo del primer equipo del Athletic Club.

Según informaciones a las que Aquí hay Zarpazo ha tenido acceso, el opulento empresario se reunió en el día de ayer tanto con el entrenador como con su representante para hacerles llegar una primera oferta con objeto de sondear la disposición del preparador para continuar al frente del equipo. Los documentos gráficos que presentamos en exclusiva muestran el distendido ambiente en el que se celebró la reunión, parte de la cual se produjo en un conocido local de copas sito en la calle Astarloa.


Fuentes cercanas a la directiva informan que la elección del acaudalado hombre de negocios se debe a su capacidad para las relaciones personales, sus innumerables contactos y sus virtudes negociadoras, algo que le es reconocido en el mundo empresarial vizcaino, donde ya se le compara, incluso, con Fermín Palomar, del que aseguran será sucesor en unos años.

No obstante, y como siempre sucede con los personajes influyentes, sus detractores -que son legión- acusan al influyente businessman de tener intereses ocultos más allá de la disposición por ayudar al Club y de ser el más claro representante de la cultura del pelotazo. Las opiniones más radicales llegadas hasta este blog indican que detrás de toda la operación se esconde un proyecto de El Pocero getxoztarra dirigido a la construcción de viviendas de lujo en el Palacio de Ibaigane.

A falta de poder contrastar la veracidad de las intenciones que algunos atribuyen al poderoso terrateniente, seguiremos a la espera del discurrir de los acontecimientos y de las gestiones del más ilustre visitador de esta bitácora.

+ 1

No me llames loco

No tengo calificativos para la victoria de ayer de Estudiantes contra el Real Madrid en el derby madrileño, es cierto que se trataba de un partido de liga regular, casi intrascendente, pero pocas veces vi algo similar en una cancha de baloncesto. Los madridistas podrán alegar complejo de inferioridad, pero el caso es que ayer la afición estudiantil tocó el cielo, el día que estrenaban patrocinador y con 15.000 personas completamente entregadas a la causa.

Para el que no lo haya visto, en la página de la ACB se da una amplia cobertura al partido, se puede ver tanto un resumen de dos minutos como el partido íntegro, en diferido.

Nosotros desde aquí les rendimos un cariñoso homenaje, a estos y a todos los Alcorcones y demás que con gran escasez de medios hacen la vida imposible a los grandes. Como decían hace veinte años en la serie de "V" "A todas las resistencias, pasadas, presentes y futuras". Este video va por ellos: "No me llames loco"... maestro entramos a la de tres y salimos como podamos...



Hoy me sale azul. Saludos del Tigre.

+ 0

Personajes del Año 2009


Tras el paréntesis del año pasado motivado por un inoportuno extravío de la hoja de resultados por parte de quien les escribe, procedo a publicar en este blog, al igual que se hizo en 2007, los resultados oficiales de la tradicional elección de Personaje del Año KKPNN.


Los resultados de la votación efectuada el pasado 19 de diciembre han sido los siguientes:
1º: Boris, 69 puntos
2º: Txitxi, 37 puntos
3º: Fer, 25 puntos
4º: Rufo, 21 puntos
5º: Bilbo y Gontzal, 17 puntos
7º: Koldo, 16 puntos
8º: Carmelo y Kevin, 15 puntos
10º: Peli, 7 puntos
11º: Xabi, 5 puntos
12º: Egoitz, Ianko y Julen, 3 puntos
15º: Igor, 2 puntos
16º: Iñaki, 1 punto
17º: Adrián, Mikel y Unai, sin puntos

Queden los resultados para la hemeroteca.



+ 5

Situación extrema: Necesidad de decisiones a corto plazo

Tras el partido de ayer en el Bizkaia Arena el Bilbao Basket se ha metido de lleno en los puestos de descenso de la liga ACB. Un inicio titubeante de liga junto con un cúmulo de errores y mala suerte ha dado con el equipo de Txus en el puesto en una situación impensable (17º de 18º) al inicio de temporada. Se trataba de un equipo construido para pugnar por un puesto en los playoffs y podemos decir a estas alturas de temporada que la entrada entre los 8 primeros es un ejercicio prácticamente utópico en la actualidad. El partido de ayer fue un buen partido. Bien jugado por el BB pero con la inexistencia de ese plus que hace ganar los partidos sin esperar a los segundos finales. La gota que colmo el vaso fue inexplicable jugada del BB en los últimos segundos que demostró que no existe una buena preparación de este tipo de jugadas y que demuestra una mala comunión entre jugadores y entrenador.

Los errores (algunos teñidos de mala suerte) son muchos y quizás convenga hacer una pequeña capitulación.
- Nula aportación de fichajes estrella como Moisó, Warren (éste por lesión permanente) y Javi Rodriguez. Especialmente preocupante es la nula aportación y la falta de confianza de Jerome Moisó. Se perfila como uno de los candidatos a desaparecer del equipo incluso antes de final de temporada. Con un Warren lesionado en un 80% de la temporada y un Javi Rodriguez muy activo en defensa pero con muy pocas ideas en ataque la única aportación de nivel en el equipo se reduce a Mumbrú que también se encuentra lesionado en la actualidad.
- Incapacidad manifiesta en la dirección de juego del equipo. A fecha de hoy y llevamos ya 14 jornadas no hay un liderazgo y una dirección clara en el equipo. Txus Vidorreta ha fallado en este aspecto no siendo capaz de motivas a alguno de los tres bases del equipo (Blums, Salgado y Javi Rodriguez) ni buscando alguna solución de continuidad con Warren o Conley. La dirección del equipo es un barco a la deriva. Mi preferencia es clara a favor de Blums como primer base, Javi Rodriguez como segundo de a bordo y Javi Salgado como tercero en el banquillo.
- La intensidad defensiva es de las peores de la ACB. Esto es responsabilidad directa del entrenador ya que se siguen produciendo fallos de concentración a lo largo de todos los partidos.
- Factor suerte en contra. Está última razón para la debacle actual del equipo no se puede entender sin las comentadas previamente. Creo que es sobre la que menor capacidad de incidencia tenemos en la actualidad. Es cierto que se han producido varios partidos a los que hemos llegado con serias opciones al final del partido (Estudiantes, Valencia..) pero también es cierto que esto depende de la racha del equipo y de que el resto de factores mejoren.

En definitiva creo que la paciencia del respetable se ha empezado a agotar. Ayer hubo calor en la grada, masiva presencia de aficionados, un partido perfecto para levantar el rumbo… pero volvimos a perder. Por eso creo que Arrinda (ya que creo que Davalillo pinta poco en esto) tendrá que tomar algunas decisiones a corto plazo. La primera es lanzarle un ultimátum a Vidorreta (y digo ultimátum no plantar un despdido que vendrá si es necesario en próximas jornadas) a quien tengo un gran respeto y creo que es uno de los artífices fundamentales de que el BB haya llegado hasta aquí. Pero de seguir así, nos arrepentiremos de no haber tomado una decisión temprana. Segunda decisión, quizás haya que cortar a algún jugador (siempre conociendo la penalización económica que puede significar para el club) pensando en que otro fichaje se puede realizar de aquí a final de temporada. Quien tiene todas las papeletas es el Sr. Moiso que ayer jugó solo 12 minutos y 29 segundo con una aportación de 2 puntos y 4 rebotes (la estadística para quien le interese, 1/7 en tiros de 2) y empieza a ser uno de los grandes “bluffs” de la temporada ACB.

Sr. Arrinda empiece a tomar decisiones lo antes posible antes de que nos metamos en el pozo de la clasificación y la solución sea cada vez más complicada. Porque a pesar de los problemas tenemos equipo para estar más arriba…

+ 7

Gabonetako opariak

Quién nos iba a decir que iba a ser Camacho, precisamente, quien fuera a embutirse en traje de Olentzero para dejarnos unos cuantos regalos en vísperas de navidades. Es difícil recordar los últimos años un Osasuna tan blandito como el del pasado sábado, algo todavía más incomprensible si el que se sienta en el banquillo es el entrenador de Cieza, y no pasa el Athletic, precisamente ahora, por ser un equipo que desaproveche las ocasiones o que, como hace años, dejase pasar la oportunidad de clavar el colmillo a los rivales más débiles.

Regalos se pueden considerar, también, haber podido ver a uno de los mejores Yestes que se recuerdan, tener un goleador capaz de fabricar ocasiones de la nada, haber descubierto un central con una proyección impresionante tras el acierto de hacerle engordar cinco kilos...

O también que salera el equipo rojiblanco como gusta en San Mamés, enchufado, y que en cosa de diez minutos dejara el partido visto para sentencia. Un desmelenado Llorente se bastó para dejar en evidencia a la defensa navarra y, a partir de ahí, pasar el Athletic a dominar a placer el partido con ocasiones para haber podido aumentar la renta. Fue un partido diferenciado, quizá demasiado, en su primera y segunda parte, pero con el común denominador del dominio por parte de los locales, tanto cuando dispuso del balón como cuando prescindió de él, puesto que este grupo ha encontrado una receta futbolística en la que aún regalando la posesión al rival se encuentra cómodo sobre el campo y consigue no sufrir. Imagino que desear una mayor renta a favor del Athletic, de pedir un poco más de espectáculo cuando las cosas se ponen tan de cara, no son más que cabezonerías de un reminiscente del pasado y entusiasta de un fútbol equivocado.

Parece justo admitir que resulta alentador ver un equipo enrachado, que sabe a lo que juega. De la misma forma que le he criticado a Caparrós cuando era incapaz de sacar resultados, debo reconocerle que ha acertado en la receta que lleva aplicando desde que en Santander decidió apostar por Gurpegi en banda derecha. No me detendré a glosar el trabajo del de Andosilla, que para eso ya están los que entienden, pero su presencia en el terreno ha trasformado el centro del campo del equipo y ha permitido ver las mejores versiones de Orbaiz y Javi Martínez, a la vez que ha convertido la banda derecha en una vía de ataque importante merced a las subidas de Iraola. Puede parecer simplista el análisis, pero la meteórica trayectoria del equipo ha sido paralela a la presencia de un jugador concreto en una posición determinada, justo cuando se ha pasado de hablar del Ferrari y dejarlo en el garaje, a darle uso.

Al margen de lo estrambótico de la alineación del partido contra el Werder, del alocado debut de futbolistas juveniles, es cierto que la plantilla, esta temporada, se está gestionando de manera más adecuada. En el apartado físico, de momento, la buena forma se mantiene y, si la enfermería se vacía, parece lógico pensar que hay jugadores llamados a aportar bastante más que hasta ahora cuando el equipo empiece a notar la falta de aire. Queda, también, la incógnita de ver cómo se cierra la primera vuelta, toda vez que quedan enfrentamientos con tres de los equipos que preceden al Athletic en la tabla. Hay razones para ser optimistas, puesto que se ha demostrado que a los rivales inferiores se les gana con cierta solvencia y que contra los que son mejores se gana credibilidad independientemente del resultado.

Se plantean unas navidades tranquilas para el entorno rojiblanco, en la que los medios seguro nos deparán alguna sorpresa para poder completar las páginas de deportes. Seguro que la posible renovación de Caparrós y esa encuesta con la que Macua pretende abrir el debate sobre la cantera serán temas recurrentes que aprovecharemos, también, para debatir aquí en el Zarpazo.

+ 0

Borussia Moenchengladbach 5 Hannover96 3. El partido más desternillante de la historia

Por si alguno no lo ha visto aún, abajo adjunto un resumen del partido Borussia Moenchengladbach 5 - Hannover86 3, el partido más increible y desternillante que he visto en mi vida. El cúmulo de despropósitos cometidos por ambas defensas es alucinante, ni adrede se puede conseguir semejante desastre: El 1-0 no se ve bien pero es un despeje, por llamarlo alguna manera, del portero del Hannover que rebota en su defensa y marca en propia puerta, el 3-1 es el mejor gol en propia puerta de la historia con un tremendo tiro de rosca pegado al poste, el 4-1de golpe franco con un tremendo agujero en la barrera, en el 4-2 dos defensas que están haciendo un bocadillo al delantero le regalan incomprensiblemente el balón para que marque, en el 4-3 un defensa pretende sacar el balón jugado desde el área pequeña y termina en su propia porteria y el 5-2 es una cesión de un defensa al portero de 25 metros que termina también en autogol. Alucinante, ver para creer.

http://www.youtube.com/watch?v=ShW04FG9M54

+ 11

El equipo esta agotado... pero mantiene la fe en lo que hace

El tan temido bajón físico ha llegado, el equipo está reventado y la primera hora contra el Zaragoza fue un quiero y no puedo. Si vemos las estadísticas el Zaragoza, que no es un equipo de dominio de balón, tuvo el 64% de posesión por un 36% de los rojiblancos, el dominio territorial fue también claramente maño y los rojiblancos terminaron con seis tarjetas amarillas. En la primera hora el Athletic apenas llegó al área contraria y los dos de arriba estuvieron muy lentos, claramente superados por Pavón y Ayala. Ni siquiera Toquero pudo aportar algo de presión y hasta la salida de Muniain no se vió un mínimo de frescura por ninguna parte. No obstante como diría aquel a este muerto no me lo entierren que goza de buena salud...

Dicen acertadamente que en el futbol también se corre con la cabeza y con la fe de uno mismo y sino que se lo pregunten a los aficionados colchoneros que fueron ayer al Calderón. El Athletic tiene fe ciega en lo que hace, cuando las cosas se tuercen los jugadores mantienen las ideas claras y el equipo se hace fuerte entregándose a su sistema. El equipo sigue funcionando a la perfección en el plano táctico y a los equipos modestos les cuesta un milagro crearnos ocasiones. Nosotros por el contrario casi siempre creamos tres o cuatro de las cuales metemos alguna.

El caso es que el partido era tedioso y parecía abocado a un aburrido empate a cero hasta la salida de Muniain. El navarro apenas toco cuatro balones pero cuando lo hizo creó muchísimo peligro. Iker es un gran jugador pero de momento también hay que ser conscientes de que es bastante más peligroso saliendo como revulsivo a media hora del final que jugando desde el inicio. El chaval sigue creciendo y poco a poco vamos viendo lo que es capaz de hacer. El sábado hizo dos jugadas tremendas de las de recibir de espaldas y darle la vuelta al defensa, al más puro estilo Kun Agüero, de hecho una de ellas significó el primer gol del equipo. Y en otro par de salidas demostró que conduce muy bien el contrataque, porque lleva el balón muy pegado al pie y al ir lanzado los defensas no pueden entrar a quitársela, y como parece que también es bastante bueno en los pases cortos, el chaval termina poniéndola justo ahí, en el lugar indicado como en el gol de Susaeta.

Solo queda una semana de dos partidos para el parón pero me da la impresión de que ante el cansancio, a Caparros no le va a quedar otra que hacer dos onces muy diferentes de medio campo para arriba. Los Gabiilondo, David Lopez, Iturraspe, Iñigo Perez, Jónas etc. ya deberían estar calentando porque van a tener minutos, si o si. Además ya sabemos que el técnico no se casa con nadie, el que aprovecha las oportunidades sigue, el que no es carne de grada.

Los partidos son complicados, el jueves llega el Werder Brehmen, el equipo más en forma actualmente de la bundesliga y uno de los mejores de Europa. Los germanos llevan creo que 23 partidos sin perder y a pesar de haber vendido el verano pasado a Diego han mejorado su juego. Mantienen a su técnico desde hace 10 años y la pasada temporada ya llegaron a la final de la UEFA. Es muy complicado pero sería tremendo ganarles de dos goles ya que en ese caso seríamos primeros y jugaríamos el cruce contra un rival más débil, con la vuelta en casa, lo que facilitaría enormemente la cosas para avanzar en una competición ilusionante. Y después, con tan solo dos días de descanso llega Osasuna, un rival incómodo que estará bastante más fresco que nosotros. Parece complicado pero con la moral por las nubes y San Mamés eufórico todo es posible.

Sin más desde Madrí recibid todos un saludo del Tigre.

+ 3

Muniain. Arma de destrucción masiva.

No cabe duda de que el Athletic está en racha y de que ha encontrado su particular receta. Tras probaturas distintas, superadas las particulares obsesiones de Bacterio, incluso conformado un equipo a base del suplente del suplente, el Athletic carbura, ruge, que diría un habitual de este rinconcito del ciberespacio. Cierto que el juego del equipo por momentos invita a hacer zapping, no hay vizcaino que presenciase el partido de ayer sin tener que vencer la tentación de poner un rato a María Teresa Campos y Joselito.

La primera hora del partido fue de lo peor que uno recuerda. Con ese Athletic versión engrudo, muy cercano a Gorka en su línea de defensa y un centro del campo compuesto, una vez más, por los chicos de buzo acompañados por un Susaeta que presenta su mejor versión, a pesar de todo lo que queda por pulir, y por Llorente y el reaparecido Toquero más arriba. La tarde fue aciaga para los que tenían por misión taladrar la meta de López Vallejo, ese portero que sonó para el Milán cuando aún gobernaba Felipe González, puesto que además de bregar con una defensa complicada como la del Zaragoza, en la que se encuentra, a pesar de los pesares de los calendarios, un tal Ayala, debían bajar a por los balones al centro del campo puesto que el juego de los rojiblancos moría siempre en línea de tres cuartos. Lo que ha variado últimamente para bien es que el equipo, además de aburrir, da imagen de solvencia y seguridad, con una defensa asentada en la que Amorebieta parece ha madurado, capaz de jugar más de ochenta minutos con tarjeta amarilla sin que el árbitro tenga que perdonarle la segunda, y con un San José que explica por qué Benítez se fijó en él para reforzar algún día la defensa del Liverpool.

Y es que el Athletic, salvo una jugada en la que el Zaragoza se empeñó en tirar al muñeco hasta en tres ocasiones, no pasaba apuros pero le faltaba profundidad y chispa para ponerse por delante en el marcador. Así que allá por el cuarto de hora de la segunda se recurrió a la variante más importante que tiene este equipo para romper los encuentros. Se llama Muniain y tiene a los aficionados rojiblancos con babero. Suyo fue un inteligente pase desde dentro del área hacia el área grande, a la altura del punto de penalti, donde San José remató como los centrales de hace 25 años. Volvió a aparecer unos veinte minutos después, en una contra en la que Susaeta le hizo de escudero. Era un contragolpe llevado con un desparpajo impropio de un chaval de esa edad, soltando en balón en el momento preciso y de la forma adecuada, para dejárselo franco a Markel, que hizo bien lo que tocaba.

Para la anécdota quedan la alineación de Etxeita como lateral izquierdo por lesión de Castillo, las numerosas tarjetas mostradas por el árbitro, empeñado en quedarse solo, la entrada de Gabilondo, o el afortunado tanto del Zaragoza. También quedará para el recuerdo como el último partido de Marcelino en el banquillo de los maños, que cae a manos del Athletic, Club con el que tan malos modos empleara hace un par de campañas. No me ha gustado nada, sin embargo, las formas y el ruido surgidos entorno a Ramalho. Es algo que nunca comprenderé de Caparrós, la forma de gestionar los debuts de los cachorros.

La tendencia del equipo hace pensar que esto es más que una racha, que finalmente la plantilla se ha concienciado de su potencial y el cuerpo técnico ha dado con un modelo que no enamora pero resulta fiable. Viniendo del quinquenio que venimos, no está la cosa para poner excesivos peros. Y ahora Osasuna. Sábado y a las 18.00 horas. Pinta bien.

+ 3

La suerte esquiva al Athletic

Llegaba el equipo con crédito y a pesar de la derrota, la solvencia del grupo de Caparrós sigue en los niveles que estaba. Contra un rival complicado y enrachado, que maneja los partidos con la misma facilidad cuando tiene el balón y cuando no lo dispone, los rojiblancos demostraron que las sensaciones de las últimas semanas no han sido casualidad. A pesar de las bajas, que eran importantes visto el rendimiento de Gurpegui o Ustaritz, se plantó cara a un equipo Che que acudía a San Mamés a recaudar puntos para consolidar su alternativa a los del puente aéreo.

La primera parte y buena de la segunda discurrió como la mayoría de los partidos en los que participa el Athletic. Con la camiseta zurigorri sobre el buzo de trabajo y con la disposición en el campo que últimamente acostumbra, con Susaeta libre de movimientos alrededor de Llorente y un excesivamente discreto David López por banda derecha. Era un partido de lucha, de pelea, toda vez que el Valencia, similar a lo que ocurre con el Sevilla, no rehúye la batalla. Recurre, si es necesario, a los codos, pues para ello dispone de jugadores como Javi Navarro o Marchena, y con árbitros como resulta barato utilizarlos. Alguien explicará por qué alguien que desconoce la aplicación del reglamento y la interpretación del espíritu de la regla puede llegar a ser internacional. Seguro que Koikili, expulsado por que sí, tampoco alcanza a entenderlo.

Tampoco tuvo suerte el Athletic con las lesiones. Es lo que pasa cuando en un partido se te pone el viento de proa, que lo mismo se te lesiona tu referente en la delantera como el jugador que le acompaña, que un penalti se te va al poste o un rechace de tu portero se va a los pies de un pelirrojo para que la enganche y chute al fondo de la red. Pero a diferencia de la imagen de este grupo desde julio, la derrota de ayer fue de las que dejan buen sabor de boca, toda vez que, a pesar de todo, se pudo empatar si Iraola no hubiese arrancado en fuera de juego por veinte centímetros. Que el Valencia, con uno más, terminase perdiendo tiempo y encerrado en su área da medida de cómo está la moral de la tropa de San Mamés.

Así pues quedándose con lo positivo, Muniain, como su contrato, crece semana a semana y es capaz de marcar la diferencia, igual que Villa, en partidos trabados de escasas ocasiones, Amorebieta vuelve por los fueros que le valieron la internacionalidad, San José pone en un brete a Caparrós e Iraola lleva camino de convertirse en un recordman. En el centro del campo Javi Martínez se empeña en demostrar que es de otro planeta e Iturraspe, por fin, justifica las expectativas que entorno a él existían. Por si fuera poco, Yeste recupera su mejor toque en el lanzamiento de faltas y córneres.

No debiera decaer el ánimo. Lo realizado es aceptable y la tendencia positiva, por lo que se tiene que mantener la línea ante el Zaragoza el próximo sábado.

+ 0

Un equipo solvente

El Athletic dio ayer un paso de gigante en la Europa League, que sirve para que el equipo gane en autoestima y que, poco a poco, comience a hacer algo de lo que se le reclama. La gestión de plantilla que está haciendo Caparrós, tan diferente a la realizada la anterior campaña, está dando sus frutos. La competitividad ha llegado y los jugadores, conscientes de las dificultades para hacerse con hueco en el once inicial, cumplen sobradamente.

En la línea de los últimos partidos, principalmente fuera de casa, el equipo parece haber cogido una línea solvente, práctica, que busca la portería rival con peligro, con un centro del campo que acompaña más que a comienzos de temporada a la zaga. La entrada de Gurpegui por banda derecha, con libertad de movimientos en la línea de lo que Yeste hace por la izquierda funciona. Y permite a los dos mediocentros librarse del corsé táctico que hasta ahora tenían, con mayor libertad, que facilita, por ejemplo, la presencia de Martínez en área rival.

Con todo, el Athletic comenzó en Viena entregando mucho balón e incómodo sobre el terreno. Tardó un cuarto de hora en hacerse mínimamente con el control del cuero, y una vez logrado pocos minutos tardó en conseguir un gol concedido por un linier que considero que tras dos largueros consecutivos no era justo anular el tanto de Llorente.

A partir de ahí, y a pesar de que por momentos se cedió en exceso el control, se pudieron apreciar mejores movimientos en el equipo, con intentos de tocar en el centro del campo como hacía tiempo no se veía. Iturraspe, recién salido de una lesión, mostró potencial como jugador. También aportó Yeste, cuestionado, con dificultades para entrar en el once y con una renovación por delante. Tras dos meses de ausencia, reapareció la gran esperanza, Muniain, que no hizo el mejor de sus encuentros, muy trabado entre las faltas recibidas y una querencia a tirarse que empieza a no gustarme. Se pudo ver, también, una versión más asentada y sosegada de Castillo, mientras por la derecha Iraola no tiene derecho a descanso. Me preocupa que el bueno de Andoni recurra al comité de empresa para reclamar que se le deje fuera de alguna convocatoria.

Mención especial merece San José, que empezó nervioso y acabó siendo protagonista. El golazo conseguido y la buena actuación no hacen sino acrecentar las dudas y las teorías de la conspiración sobre por qué este futbolista no ha dispuesto de más minutos.

Otra de las buenas sensaciones del equipo fue la personalidad mostrada, saber leer el encuentro, algo en lo que, parece, se va progresando. No fue un encuentro fácil, con interrupciones, un entorno beligerante, etc. Y ahí el equipo supo estar al juego, a hacer lo que tocaba, que era bregar, pelear y esperar las oportunidades. Ni tras el descanso ni, lo que es más importante, tras la suspensión temporal, el equipo dejó de hacer lo que debía. Un avance.

De los impresentables que ocupaban el fondo no merece la pena decir mucho. Algo falla en este mundo cuando más de setenta años después sigue habiendo incultos dispuestos a abrazar las ideas y simbologías de una de las mayores miserias de la historia mundial. Sea en Austria, sea en Alemania o sea a la orilla del Manzanares. Que lo único que algunos sepan decir sea puta Bilbao pudiera ser hasta divertido, aunque la pasividad policial y la no retirada de ciertos símbolos es para indignarse. Ayer me planteaba la posibilidad de enviar a Austria durante unos cuantos años a Ares y Rubalcava, que en seis meses han arreglado Euskadi. Claro que son capaces de dejar el estado vienés hasta sin publicidad y pasar por alto algún símbolo rojigualda, aunque incluya la serigrafía de algún pajarraco de mal recuerdo.

De la UEFA, esa multinacional que como negocio vende derechos televisivos, poco se puede esperar. De momento no menciona el asunto en su Web y, me temo, no tendrá arrestos para expulsar de la competición durante unos cuantos años a un equipo con un grupo de aficionados impresentable que sobran en todos los ámbitos, también en el fútbol. Y por favor, que a esos pobres hombres, llamados árbitros de área, que les dejen vestir con abrigo, aunque sea austriaco, y que les borden en la pechera lo de UEFA Referee. Pobres.

+ 5

El Eusko-Liverpool se hace grande

La fe de nuestro equipo no tiene límites, nos están dando una lección, un baño, un auténtico chorreo. Ayer al Austria Wien que llevaba un montón de partidos sin perder en casa le dieron
varios repasos, con ultras, sin ultras, antes del parón, después... En este foro ya lo he comentado un par de veces, el jugar muchas competiciones no debe ser contemplado como una amenaza de bajar a segunda, sino como una oportunidad de crecer a medio plazo, como hicieron en su día grandes equipos actuales como Sevilla y Villarreal, e incluso otros más modestos como Getafe y Español. El jugar tantos partidos y disponer de tantos minutos a repartir entre los jugadores nos ha hecho crecer, y de qué manera. Los jugadores han hecho lo que debían, cambiar el chip, mentalizarse y pensar que se pueden disputar dos partidos oficiales a la semana, entrenando menos e ilusionándose más, montones de equipos lo hacen.

En el plano futbolístico el equipo se hace fuerte con el esquema de Eusko-Liverpool y con el paso de los partidos se refuerza la moral y se pulen los defectos. El Athletic mantiene las dos líneas de presión muy juntas, por detrás del balón y no le regala ni un metro al rival, si el contrario retrasa el balón nuestras líneas avanzan y si el balón llega hasta su portero nuestras líneas avanzan hasta su portero. Y cuando el rival supera la primera línea de presión el equipo recula. Con esta forma de jugar los equipos modestos es muy difícil que nos marquen, porque la única manera de hacerlo es superar la primera línea de presión y de la misma meter un pase de gol a la espalda de la defensa, como hizo el Barça al comienzo de su partido en San Mamés. Si en lugar de eso, superan nuestra primera línea de presión y se entretienen siquiera cinco segundos, a nuestras líneas les da tiempo a recular y recolocarse con lo cual el rival se vuelve a encontrar en la posición inicial, ha avanzado veinte metros pero vuelve a tener las dos líneas de presión enfrente, pendientes de superar. Esto le ocurrió al Austria ayer unas cuantas veces, hasta el punto de que había jugadas en las que superaba nuestras líneas hasta tres veces pero nuestro equipo reculaba y se rehacía una y otra vez, y ellos terminaban la jugada desesperados tras doce toques, haciendo un tiro lejano que paraba Iraizoz sin apenas peligro.
Lo dicho, a los equipos modestos jugando así se les va a hacer muy complicado marcarnos porque además a balón parado estamos muy seguros y por si fuera poco en el plano físico cada vez sufrimos menos, porque nos agrupamos mejor y por tanto tenemos menos necesidad de correr.

No creo que sea necesario destacar a ningún jugador porque lo importante es que el equipo funciona como un reloj, como si a todos los jugadores los movieran con un Joystick. Da igual que entren nuevos Iturraspe o San José, que el bregador Toquero de paso a Muniain, o que Gurpegi esté “perdido” en una banda, el equipo cree en lo que hace y funciona. No obstante es de suponer que con este sistema de juego Javi Martínez destacará por encima del resto y se llevará los elogios. Y no es que el navarro se haya convertido de repente en mejor jugador sino que este sistema le viene como anillo al dedo. Porque con este sistema de juego Javi siempre está a 20 o 30 metros del balón y esa distancia la recorre en apenas cuatro o cinco zancadas, con lo cual cuando surge una jugada de peligro o un desajuste de la misma aparece él en la ayuda, cual salvador. Es por decirlo de alguna manera el líbero en defensa de todo este entramado.

Y por supuesto destacar a Yeste que en los tres últimos partidos ha centrado como hace años que no lo hacía. Cuando lo hacía mal allí estaba yo para darle palos, ahora que lo hace fenomenal no me importa deshacerme en elogíos. A ver si no se nos descentra y mantiene este nivel durante un buen tiempo.

En fin que la cosa pinta francamente bien, al entrenador más que renovarle creo que habría que hacerle un monumento y los jugadores no dejan de crecer alimentados por una competencia interna que se recrudece cada día. Porque no nos engañemos, aquí nadie se puede relajar, ya que si no nos clasificamos para Europa la temporada siguiente lo mismo ya no necesitamos una plantilla tan larga y hay que hacer recortes. Visto lo visto las lesiones no son un problema tan grave, tenemos gente a manta. Lo que tenemos que vigilar especialmente son los bajones físicos y estas cosas es muy importante detectarlas justo en el momento en el que se producen. Ahí es donde radica la dificultad en el futbol, donde se marca la diferencia. Porque de que un equipo defiende bien cuando lleva cuatro partidos sin encajar un gol hasta el más tonto de la clase se entera, o que un equipo defiende mal o tiene un bajón físico tras cuatro malos resultados, pero los problemas hay que detectarlos al momento, porque si no te das cuenta de la misma para cuando lo haces has tirado cuatro partidos y esa distancia termina tornándose insalvable. Si controlamos los bajones físicos (en la medida de lo posible claro está) podemos aspirar a llegar lejos en la UEFA y a volverla a jugar el año que viene. Jugando la UEFA dos o tres años seguidos con un equipo tan joven podemos experimentar un crecimiento espectacular.
Es precisamente eso lo que más me pasma y me sorprende de este equipo y de los jugadores a nivel individual, que los veo crecer cada día y no alcanzo a pensar en donde pueden tener su techo. Y os aseguro que veo futbol a raudales, mi mujer puede dar fe de ello jajaja.

En fin que me sigue encantando mi equipo, de hecho estoy que no entro ni por las puertas. Sin más desde la Gran Vía madrileña recibid todos un alegre rugido del Tigre de Tetuan: Rrrroooooaaaarrrrr!!!!

+ 2

Velocidad de crucero

Que cuando todos los focos del mundo del fútbol iluminan el clásico del Nou Camp el Athletic reivindique que es el tercero en discordia a base de goles es una buena noticia. Este Athletic está necesitado de autoestima. La necesita la afición, la pide a gritos una entidad venida a menos en influencia y la requieren, como el comer, sus futbolistas. Alguien, erróneamente, se ha empeñado en hacerles interiorizar que son unos piernas llamados luchar al cien por cien cada partido para poder puntuar.

Muchos discrepamos. Este equipo tiene mimbres para hacer cosas distintas a las que se vienen haciendo, variantes al balonazo a Llorente, que puede ser un arma, un recurso, pero uno más, no el único. Tiene, por ejemplo, calidad en el centro del campo. Están un tal Orbaiz y un tal Yeste, que pone los balones como pocos. Y hoy, en Almería, se ha anunciado. En uno de esos encuentros trabados y de pelea, clásicos para el Athletic fuera de casa, la calidad en los centros y el potencial rematador del equipo han puesto el partido en franquía. Javi Martínez, para resarcirse del gol marrado en San Mamés contra el Barça, Ustaritz al segundo palo y Llorente para demostrar que es un delantero centro para tener en cuenta cara al mundial. El pasador un jugador basauritarra que tiene aún mucho que aportar a un club que debe renovarle.

Pero antes de los goles, el Athletic demostró que empieza poco a poco a ganar credibilidad. Repitió alineación y esquema Caparrós y la apuesta por la fuerza en el centro del campo le dio resultado. Sus tres mediocentros se empeñan en no darle razones para dejarles en el banquillo, por lo que ha tenido que dar la oportunidad de jugar juntos a todos ellos. La noticia es la definitiva recuperación para el fútbol de Carlos Gurpegui, lo que demuestra la escasa visión del entrenador de Utrera la pasada temporada al empeñarse en no utilizar el tan mentado fondo de armario. Resulta que esta temporada jugadores infrautilizados, de los que se llegó a cuestionar su continuidad, como Gurpe o Ustaritz, juegan de titulares. Además, y a pesar de que sigue faltándole cuajo, Susaeta recuerda más al de su primera campaña, y en el banquillo existen nombres como los de Gabilondo, David López o Díaz de Cerio.

Hoy se ha demostrado que el balón parado debe ser un recurso a utilizar con mayor frecuencia, que los que salen de refresco deben aprovechar los minutos para reivindicarse, verbigracia de Marcos, o que el centro del campo es capaz de algo más que de robar balones, que puede moverlo con criterio.

Da la sensación de que plantilla y técnico, técnico y plantilla van concienciándose de las posibilidades poco a poco, a medida que se gana en moral. Hay dos citas en una semana que pueden ser importantes para dar un paso al frente y, de una vez, perder los complejos que atenazan a Caparrós y sus jugadores.

Porque no es cuestión de dejar de hacer lo que se hace bien, básicamente el destajista trabajo que venimos contemplando desde hace más de los años. A ello se le debe unir mayor posesión y manejo de balón, que redundará en oxigenar más un plantel que no puede disputar una temporada entera al ritmo que lo viene haciendo. Si a lo que se ha venido haciendo en el campo se le añaden ciertas dosis de la calidad que muchos de los componentes de la plantilla tienen y se puede apreciar un espectáculo más entretenido, entonces sí, entonces estaremos en el camino correcto. Porque estoy convencido que de esa forma se dará, también, el salto cualitativo definitivo que permita al Athletic situarse de manera continuada en la parte tranquila de la clasificación.

+ 8

El empate deseado

Como ya nos habían anunciado varios futbolistas, además del entrenador, el Athletic consiguió el que parece mejor resultado de los posibles cuando se enfrenta al Barcelona. Es cierto que el catalán es un conjunto impresionante, con un juego imparable lleno de variantes. Ante eso los rojiblancos tan solo pueden oponer trabajo, algo en lo que al equipo de Caparrós no se le puede poner ni un pero.

Volvió el entrador a tirar, por segunda vez en lo que va de curso, de los tres mediocentros de que dispone, Orbaiz, Gurpegui y Javi Martínez, acompañados de Yeste por la izquierda, y pronto debió alterar Caparrós los planes al constatar que el rendimiento del de Andosilla por la derecha no era el esperado, por lo que permutó la posición con Orbaiz, al que no se le recordaba alineado de interior derecha. Arriba, para acompañar a Llorente, se eligió a Susaeta, que no parece un jugador llamado para ese tipo de misiones. Con la presencia obligada de Iraola, la titularidad habitual de Amorebieta y Ustaritz, y la confirmación de que Koi se convierte por tercer año consecutivo en el lateral izquierdo llamado a sacar las castañas del fuego, se completaba un equipo que bregó como siempre para intentar trabar la calidad y superioridad de un Barça que dispuso de tres ocasiones claras a pesar de no dar la sensación de encontrarse cómodo en el campo. Enfrente, el Athletic renunciaba como casi siempre al balón, y se limitaba a destruir el juego de los blaugrana sin preocuparse por crear ninguna ocasión para adelantarse en el marcador. Cuando el aficionado se disponía a quitar el papel aluminio al bocadillo, Javi Martínez remató con la oreja un milimétrico centro de Yeste, que de transformarse hubiese supuesto un premio excesivo para los méritos locales.

Comenzó la segunda parte siguiendo el mismo guión, hasta que la pareja Koi-Yeste, que había funcionado francamente bien, no pudieron impedir que Alves entrase al área como un tren y fusilase a Gorka de tiro al segundo palo. Era una incógnita lo que el Athletic pudiese dar a partir de entonces y evidente que con el esquema táctico que se había seguido hasta el momento no se podía aspirar a igualar el encuentro. Tras consultar el cuaderno de Luci, se tiró de una de las variantes habituales: dar entrada a Toquero. Es Gaizka, seguramente, el futbolista que mejor simboliza al equipo de Caparrós y suyo fue un gran gol tras convertir Llorente de cabeza una sandía en un pase. Era un gol made in Athletic.

Con San Mamés consciente de la importancia del botín, con un equipo al que no se le puede negar la disposición para el trabajo y el sufrimiento, se fueron consumiendo los minutos hasta obtener un empate más que justo que consolida al Athletic en la zona templada de la tabla y redondea los buenos resultados de las últimas jornadas.

Eliminado ya de la Copa, con una clasificación en la Europa League al alcance de la mano, es el torneo de la regularidad la asignatura pendiente. Sí parece, de momento, que el equipo está sabiendo sacar resultados en esta competición, aunque siga quedando la duda de si el ritmo al que se juega es sostenible a largo plazo y de lo deseable que sería un juego más combinativo.

+ 5

Este año veremos al Borbón por ETB

Probablemente porque en época de crisis no debamos caer nuevamente en fastos, porque para indignación del españolito medio está feo pitar al Borbón en su propio trofeo dos años concecutivos o porque para qué vamos a ir hasta Madrid a ver a su majestad si podremos verle en navidades en ETB, lo cierto es que después del buen sabor de boca de la pasada temporada nos hemos quedado sin Copa y volvemos a las andadas. Debía remontar el Athletic y sabíamos lo tenía complicado, aunque a última hora la mayoría fuésemos interiorizando poco a poco el yes, we can hasta casi llenar San Mamés. La prórroga, al fin y al cabo, no parecía tan difícil de conseguir, al menos en teoría. Bastaba con los ingredientes clásicos, campo hasta la bandera, los tragos previos que el horario facilitaba y un equipo que saliese a la tremenda.

Y por eso, precisamente, apostó nuevamente Caparrós. Por el fútbol de buzo azul, intentando recuperar los partidos de pintura de guerra y recurriendo al símbolo que lo representa, Gaizka Toquero, sorprendentemente recuperado. Lo intentó el Athletic, pero no pudo. Por los mismos fallos de casi siempre y de esta eliminatoria en particular. Llorente desperdició lo que no se puede desperdiciar y el equipo volvió a encajar lo que no se debe encajar. Pero también falló, nuevamente, el concepto. Recurrir al buzo cuando enfrente tienes un equipo con ADN obrero es complicado. El concepto de este Athletic se basa en el tremendismo, en disputar cada partido como si fuese el último, en el desgaste futbolístico total. Y eso, a veces, hace cómoda la batalla al equipo teóricamente menor. Al fin y al cabo, en este deporte lo que diferencia a los equipos de categoría superior es la calidad y no la voluntad de vaciarse hasta el pitido final.

Pepe Mel tiene muchos años de banquillo y, parece, dispone de vídeo y peiperviú. Supo cómo jugar al Athletic. Intentó echar muy encima de Llorente a sus dos centrales y plantear la batalla en el centro del campo. La alternativa, que pasaba por jugar por bandas, no funcionó. Por la izquierda, con un de Marcos desacertado y Koikili y Castillo desaparecidos en ataque, tuvo que ser precisamente Toquero, que cayó a banda con frecuencia, quien pusiera los mejores balones. La derecha estuvo más voluntarista y coordinada, pero con un Susaeta que sigue resultando estrambótico.

La defensa, dicen, fue de más a menos, pero no porque los centrales comenzasen excesivamente bien, sino porque se fueron diluyendo a medida que el Rayo comenzó a sentirse cómodo a la contra. Entristece ver a Ustaritz, con sendos fallos, y con total responsabilidad en las jugadas de los dos goles encajados, por cierto, uno de ellos nuevamente de lanzamiento de falta con barrera. En este equipo sigue siendo Javi Martínez el símbolo y, probablemente, el único al que no se le puedan poner peros. Este año a su trabajo salvaje suma marcar goles, algo que ha sido un debe en casi todos los centrocampistas de este equipo al menos los últimos veinte años. Hoy por hoy el equipo es llorentedependiente y con pocas alternativas más. La esperanza sigue siendo Díaz de Cerio, pero le faltan los cinco mil kilometros de rodaje.

El Rayo ha pasado de ronda porque ha sido mejor. Cierto que ha tenido suerte por momentos pero, sobre todo, ha sabido jugar sus bazas. Cuando la afición rojiblanca esperaba una segunda parte en la que el Athletic desarbolase al Rayo, los vallecanos no perdieron la cara al partido, intentaron jugar racionalmente y mantener el balón. Y lo consiguieron. Han mostrado, incluso, calidad en lanzamientos de falta -algo en lo que el Athletic suspende- y para más INRI como institución han quedado como señores accediendo a disputar el partido dándoles a los zurigorris 24 horas de tregua extra.

Se ha dicho hasta la saciedad que tres competiciones desgastan, que es difícil gestionar tanto partido, que con la plantilla existente llega para lo que llega etcétera, por lo que seguro que el cuerpo técnico da por buena, en el fondo, la eliminación. Al menos sentirán alivio. Parece que, de momento, quedará el Club vivo en la competición europea, que es la que desde el punto de vista de Don Celes Zarate interesa, y de momento en una posición cómoda en la liga. Será, precisamente, en esta competición donde deberá mejorar el Athletic lo realizado en anteriores campañas. Si la clasificación para la final copera del pasado año -y para la Europa League por extensión- fue el salvoconducto de Caparrós, este año el examen pasa definitivamente por el torneo de la regularidad.

Por último lamentar la frialdad con la que, a mi juicio, se trató ayer a las familias de los arrantzales en San Mamés. Creo que no recibieron el calor necesario, el respaldo que el sufrimiento que están padeciendo merece. En eso estuvimos casi a la altura de los lamentables gobernantes que parecen incapaces de resolver un problema que se veía venir desde hace demasiados meses. Arrantzaleak askatu!.

+ 4

Me encanta mi equipo


Últimamente mi mujer anda pelín mosca porque no me quiero perder ni un solo partido de mi equipo. Que mi equipo y el futbol en general es más importante que mi familia es una cosa incuestionable en mi casa, algo aceptado de manera impepinable por mi mujer desde muchísimo antes de casarnos, pero el caso es que de un tiempo a esta parte algo ha cambiado.

Durante los últimos años iba al futbol resentido porque veía al Athletic saltar al campo y de la misma localizaba a por lo menos 3 o 4 jugadores del once inicial que me parecían bastante malos, o mejor dicho, muy malos. Y miraba al banquillo y lo que había allí era peor, y preguntaba a mi compañero de localidad que bien podría empadronarse en Lezama por el tiempo que allí dedica y me comentaba avergonzado que en la cantera no había nadie potable como para subir. Ahora me ocurre todo lo contrario, el equipo rota, cambia 7 jugadores cada partido y en el once inicial que sale al campo nunca me parece que haya nadie malo, miro al banquillo y veo gente decente y en la cantera por lo que me cuentan hay bastantes chavales pidiendo paso. Ayer cuando el equipo saltó al campo pensé esto mismo y me dije, si acaso Castillo es flojo eso si, ni comparación con los Casas y Tarantino de antaño, y va el bueno de Xabi y se marca un partidazo.

Nuestro equipo no es el Barça de Guardiola pero a mi me encanta, cuando digo esto la gente se sorprende y me escruta a los ojos, me analizan a ver si estoy de cachondeo, a muchos les extraña, a algunos quizás hasta les enfada, el caso es que a mi me encanta, por un cúmulo de razones que me cuesta pensar y enumerar, pero quizas las cuatro más importantes sean estas:

La primera el estilo, me gusta esta especie de Eusko-Liverpool que está creando Caparrós, porque tras muchos años el equipo está muy bien plantado sobre el campo. En ataque tenemos que mejorar, hay que aguantar más la posesión, dar una pausa y esperar a que suban los laterales para buscar el dos contra uno por banda, pero básicamente me gusta el estilo porque creo que es el que mejor se adecua a nuestros jugadores. Además como ya he comentado muchas veces, es complicado mejorar el juego de ataque si cada partido cambias a siete de golpe.

Me gusta también el crecimiento y el afán de superación de los jugadores. Me gusta ver a Joseba, que al igual que Ryan Giggs cada vez corre menos pero piensa más, partiéndose la cara por el equipo sin cobrar un solo euro con las mismas ganas que un juvenil, el día de Vallecas me pareció el mejor de largo y ayer repitió. Me gusta ver a Iraola, el jugador Guadiana, saco de mis palos por excelencia, que cada vez sube más y mejor la banda, y me gustó ver ayer a Amorebieta sobrado una vez más, ojo que da la impresión de que este jugador ha pasado de cero a cien en tan solo dos partidos, ayer estuvo enorme y en la jugada del gol no tengo yo claro que sea culpa suya, porque esa jugada no creo que sea para tirar la línea con lo cual igual estaban equivocados todos menos él... Y también Iraizoz, al que se ve muchó más seguro, más rápido y decidido en todas las acciones, ojo que parece que ha cogido forma y puede haber dejado atrás su mal momento. El caso es que en cada partido veo signos de mejora en los jugadores, por ejemplo ayer también me gustó ver a Castillo mucho más ambicioso, decidido a hacer más cosas y a aportar, o a De Marcos, que por lo que cuentan no le había pegado al balón con la cabeza en toda su vida y ayer por poco marca un gol, en definitiva en muy poco tiempo se ven mejoras muy importantes en los jugadores.

Me gusta el rejuvenecimiento del equipo, que el equipo salte al campo con una edad media de entre 21 y 23 años le hace soñar a uno y como comentaba Manolete cada minuto que juega Muniain es ilusionante.

Pero sobre todo lo que más me gusta, me chifla y me flipa es cuando mi equipo recibe palos, porque siempre se levanta. A finales de la temporada pasada tuvimos un momento horrible en el que mucha gente paso a dar por descendido al equipo, el Athletic entonces ganó los dos siguientes partidos contra Numancia y Betis y aseguró la permanencia con tres jornadas de antelación. Este verano también, tras el partido contra el Tromso hubo fuerte, y merecida, marejada. Al equipo le llovieron palos hasta el punto de que incluso el mismo Caparrós tuvo que sacar a ondear la bandera blanca. Y el equipo se hizo fuerte, aprendió de sus errores y ganó los tres partidos siguientes. Esta reacción tuvo un mérito enorme y creo que no ha sido lo suficientemente valorada en Bilbao. Yo como muestra invitaría a la gente a que se fije en el Atletico de Madrid, al que tras la previa de la Champions no le cayeron siquiera la mitad de palos que al Athletic, y el equipo colchonero en lugar de hacerse fuerte se quedó tocado y hundido, hasta el punto de que por culpa de ese fugaz episodio ha tirado más de media temporada. Y la semana pasada igual, al Athletic le cayeron palos por llevar una larga serie de partidos con malos resultados y el equipo, en un segundo tiempo agónico contra el Atletico supo morir en el campo, sacando tres valiosísimos puntos.

Cuando reflexiono acerca del Athletic el tema este de los palos es uno de los más recurrentes. Porque me paro a pensar y me digo: Si cuando recibimos palos rendimos mejor a tal vez recibiendo palos más a menudo sacaríamos mejores resultados... Y ahí me suelo parar, porque no me gusta tirar por ese camino pero hay que reconocer que cuando la situación es relajada el equipo saca peores resultados.

En definitiva que me encanta mi equipo, me ilusiona como pocas veces me había ilusionado. Hay gente como mi padre que intenta hablar de futbol conmigo a menudo para ver si se le pega algo de esta ilusión pero es en vano. El hombre creo que me tiene algo de envidia, pero no me importa porque es envidia sana jajaja.

Al partido del Rayo no puedo ir porque, no puedo decir que lamentablemente, vivo en Madrid y trabajo ese día. Me da pena porque es un gran partido, pero bueno, como este finde me subo a Bilbao y el lunes es festivo en la capital si hay entrenamiento me pasaré por Lezama a dar ánimos al mister y a los jugadores.

Y al desplazamiento que le toque al Athletic en la siguiente ronda de la UEFA voy a hacer todo lo posible por ir, suponiendo eso si, que sea en un sitio razonable y bien comunicado por avión.Este es un año para disfrutar y hay que aprovecharlo.

Sin más, desde la Gran Vía madrileña, saludos del Tigre de Tetuan.

+ 7

Aguantando el Chaparrón

Supongo que la grandeza del futbol está en que cada uno puede ver las cosas de manera muy diferente. En mis dos últimas entradas comentaba que tenemos gran parte del camino recorrido, y que lo que necesitábamos para mejorar era dejar de regalar goles, en este sentido el partido realizado el otro día por Amorebieta y Ustaritz, e incluso Iraizoz es esperanzador.

Salió el Athletic como acostumbra con Caparros, con dos líneas muy juntas entre las que el equipo trata de hacerse fuerte. En cualquier caso salió timorato y con una cierta inferioridad con respecto a los colchoneros, fue tras marcar el gol cuando el Athletic recibió el espaldarazo definitivo y se fue pletórico arriba, adelantando quince metros sus líneas de presión, ahí tuvo sus mejores momentos y debió dejar el partido resuelto.
Que el Athletic juega mucho mejor con el marcador a favor es bastante evidente, cuando el equipo marca primero en San Mamés es muy dificil que se le escape la victoria. Esta dependencia del resultado no es lo ideal, pero es bastante usual en equipos que se basan en estar bien plantados sobre el campo, cuando las cosas salen bien son fuertes y mantienen las ideas claras, en cambio cuando las cosas se tuercen les cuesta cambiar el chip y pasar al "Plan B".

El partido del Athletic fue fundamentalmente de raza y presión, con el balón en los pies el juego del equipo fue bastante pobre, el equipo tiene muy poca posesión. Esta es la parte preocupante y la más dificil de mejorar, porque para hacer juego de calidad es necesario repetir alineaciones y que los jugadores se conozcan, algo muy complicado para el Athletic con tanta rotación obligada y con tanto jugador que lleva en el equipo apenas uno o dos años. En el segundo tiempo jugaron De Marcos, Iñigo Perez, Gabilondo y David López, jugadores que seguramente no habrán jugado juntos ni en un entrenamiento, y eso contra un equipo potente, con un once fijo y jugadores de talla mundial se nota. Si acaso por destacar algo del futbol de ataque señalar que en mi opinión Iraola en los dos últimos partidos ha subido la banda más y mejor, lo cual ayuda mucho a Susaeta o el interior que se precie a crear peligro, esta opción puede ser una buena alternativa.

De todas formas lo más positivo del choque fue la manera en la que el Athletic supo aguantar al chaparrón en el segundo tiempo. Con un once flojísimo, muerto de cansancio y sin posesión tuvo el gran mérito de aguantar la avalancha colchonera.
Ya lo he comentado otras veces, el sistema táctico del mister me parece francamente bueno y los jugadores del Athletic supieron achicar espacios y agruparse en la frontal del área para ahogar las embestidas colchoneras. Es cierto que nos las hicieron pasar moradas, sobre todo durante diez minutos, pero básicamente fueron dos chutazos desde el quinto pino de dos tíos muy buenos, algo que es prácticamente imposible de defender. En otras ocasiones el Atletico logró llegar a posiciones de peligro, pero la defensa, rápida y siempre en superioridad supo desbaratar las acciones. Tras diez minutos pavorosos el equipo con la ayuda del público respiró, creo tres o cuatro parones en el juego para cortar el ritmo del Atletico y los colchoneros tiraron la cuchara, pasando de golpe y porrazo a lamentarse por las ocasiones falladas en lugar de pensar en las siguientes.

Como comentaba al principio el partido de los dos centrales es esperanzador, de hecho Amorebieta estuvo rápido y jugó como hace mucho tiempo que no lo hacía, no obstante es pronto para saber si es flor de un día o si los centrales pueden haber cogido una forma que les haga estar así de fuertes a partir de ahora. En cualquier caso a esta pareja hay que darle continuidad, ya que si de verdad se hacen fuertes pueden ser nuestro verdadero sustento a partir de ahora, sobre todo teniendo en cuenta los problemas que tenemos para hilvanar juego en ataque, eso si una cosa va con la otra y estoy seguro de que cuando mejoremos en defensa y logremos resultados haremos mejor juego de ataque.

En cuanto a la presunta suerte, es cierto que el Athletic tuvo suerte en el segundo tiempo pero también lo es que le fue esquiva en los partidos contra el Sporting y contra el Rayo. Saber sufrir en el campo y ganar partidos inmerecidos no es suerte sino todo lo contrario, es algo muy importante, que forma parte del futbol. Y que se le atribuya la suerte a un entrenador, y por tanto a sus equipos me parece sorprendente. En este sentido a uno de los que se señala habitualmente como "afortunado" es Fabio Capello. El tío creó un Milan invencible, cogió al Madrid deshauciado y lo convirtió en un club campeón, se fue a la Roma y ganó el Scudetto, volvió a coger el Madrid destrozado y lo hizo campeón y actualmente triunfa con la selección inglesa, hasta el punto de que algunos estudios advierten de que es la persona más admirada del Reino Unido desde Winston Churchill. Cuestión de suerte.

Y para finalizar un comentario en relación a Caparrós, es cierto que mucha gente se ha cansado de él y es posible que en algunos casos le cueste conectar con la grada, personalmente soy un claro partidario de su renovación. Supongo que aquellos que no le quieren renovar pensarán que el siguiente que venga lo hará mejor, yo personalmente al que venga no le voy a pedir que haga más, con que nos mantenga sin dificultades en primera y nos lleve a una final de copa y a la UEFA una vez cada tres años me parece suficiente. Ni siquiera le voy a pedir que renueve y rejuvenezca el equipo, que de eso ya se ha encargado el bueno de Joaquín y disminuir la edad media parece ya casi imposible.

El calendario a corto plazo es muy complicado y con el equipo diezmado por las lesiones van a ser tiempos difíciles, no obstante me da la impresión de que lo mejor está por llegar.
Tanto como si renueva como si no, grande Joaquín Jesús Caparrós.

Saludos del Tigre.

+ 5

Se encienden las alarmas

Tras el partido del pasado sábado contra el R. Madrid podemos decir que se han encendido todas las alarmas en entorno al equipo de negro. Esta semana será decisiva con dos partidos de vital importancia para conseguir cambiar la tendencia negativa del equipo. Primero jugamos el martes contra el Shaktar Donets y necesitamos ganar de más de 8 puntos. Cualquier resultado por debajo de esa cifra sería olvidarnos de la European Cup para pasar a jugar una devaluadísima Eurochallenge contra equipos de Chipre, Siberia
etc.

Además significaría reducir de forma significativa los ingresos previstos por la competición europea y, me atrevo a decir, el principio del fin de una temporada prometedora. La segunda piedra de toque será el próximo domingo contra el Lagun Aro GBC. Los guipuzcoanos llevan una racha de tres partidos ganados de forma consecutiva y que por el hecho de ser un derby y tratarse de un equipo que habitualmente se le da bien al BB (el año pasado ganamos los 2 partidos) obliga a batirse el cobre más de lo habitual.

Por hacer crónica de un partido dominado en todo momento por el Madrid, decir que el partido se acabo en el segundo cuarto cuando un Louis Bullock (y va la enésima contra el BB) decidió que el partido había que "matarlo" en ese momento. Los dos triples consecutivos y una discutida antideportiva a Salgado pusieron en el marcado una diferencia de +13 para los de Messina. A partir de ahí la impotencia del equipo y de Vidorreta quedo patente durante un partido que se nos hizo larguísimo. La constante queja a los árbitros del público del BEC no sirve como excusa para demostrar que éste equipo sigue sin "punch". Respecto a este asunto un apunte, habitualmente tendemos a culpar a los árbitros de los desequilibrios del equipo pero el pasado sábado la culpa fue única y exclusiva de los de Txus. Debemos aprender a diferenciar lo que es una presión ambiental que obligue a los árbitros a tomar decisiones favorables al equipo, de lo que es una bronca constante con el trío de naranja.

Bajo mi punto de vista el juego del equipo es criticable por las siguientes razones:

- No existe una dirección de juego. Todavía no hay un base-director de juego que sepa llevar al equipo con inteligencia y con una táctica acorde con las características del equipo. Javi Salgado, aún siendo el único canterano y nos pongamos como nos pongamos, no está para jugar de base titular. En defensa no es capaz de defender con garantías y ha perdido la fortaleza que antaño tuvo en ataque. Mi preferencia es que tanto Blums como Chris Warren hagan esta labor con la necesaria ayuda de Javi Rodriguez. Bajo mi punto de vista y sé que esto es criticable, Salgado debiera ser el cuarto base-escolta del equipo.

- Como decía antes, los fichajes no están funcionando. Solo Mumbrú está dando la talla, el resto han pasado desapercibidos en los últimos partidos. Especialmente preocupante es la situación de Moiso, supuesto baluarte del equipo y con una desmotivación que empieza a molestar al público. Chris Warren empieza a mejorar pero todavía debe aportar mucho más al equipo. Javi Rodriguez está siendo muy irregular, su intensidad defensiva se diluye en ataque y debe buscar un equilibrio en ambas facetas. Mumbrú está bien y se nota que un jugador de élite pero puede acabar contagiándose de la situación del equipo.

- La clave vuelve a estar en la defensa. Defendemos menos que en un partido de pretemporada de la NBA. No cerramos bien el rebote, no tenemos intensidad defensiva y, lo que es peor, no está funcionado ni la defensa en zona ni la defensa 1-3-1 que llevamos haciendo los últimos dos partidos. Si no somos sólidos en defensa nunca podremos aspirar a subir en la tabla. En eso creo que Txus debe de lanzar un ultimátum a la plantilla porque ahí está la clave de esta debacle de resultados.

- Txus, a quien sigo admirando y quien creo que está haciendo todo lo posible por mejorar el balance del equipo, debe apretar mucho más en el vestuario. Debe exigir especialmente a quienes han sido fichados como "jugadores franquicia" y seguramente debe tomar una decisión rápida en relación con la dirección del equipo. Insisto, Javi Salgado no está para jugar tantos minutos porque su intensidad defensiva, la nula dirección en el juego y su falta de acierto en ataque está mermando mucho al equipo.

En esa línea, os recomiendo la entrevista de hoy de El Correo a Gorka Arrinda. La entrevista se produce en un entorno de calma pero también de exigencia al equipo. Creo que manda varios mensajes tanto a la plantilla como a Txus. Marca esta semana
como decisiva pero también muestra una impresión de optimismo y prudencia. Interesante.

Queridos seguidores del BB, la temporada es larga y el espectáculo acaba de empezar. Sigo confiando en que el equipo vaya a más porque hasta ahora Txus siempre ha demostrado que cuando las cosas se ponen complicadas tiene un don especial para dirigir estas situaciones. Seguro que salimos de esta.

Aurrera Bizkaia Bilbao Basket!!!

+ 1

Cogiendo aire con y por suerte

Que en pleno auge de la Gripe A el Athletic no ejerciera de Frenadol para el Atlético de Madrid ya es una noticia por sí mismo. De la flor de Caparrós ya hemos hablado en este blog y en algún otro de más nivel y rigor, y para suerte del de Utrera volvió a aparecer cuando más falta hacía, igual que ha sucedido en las dos temporadas precedentes. Lo que quizás no se esperaba era el buen juego de la primera parte, en la que el equipo conjugó agresividad, velocidad y juego ofensivo que los colchoneros debieron frenar a base de faltas que no merecieron, en su mayoría, mayor consideración por parte de un condescendiente Ramírez Domínguez.

Y es que salvo Toquero, en un serio bache de juego, el equipo carburó, con unos centrales rápidos que se anticipaban en todas las jugadas a los delanteros del Manzanares. Amorebieta mostró esa cara que lleva más de un año no queriendo presentar y Ustaritz intentaba reivindicarse tras las aciagas actuaciones de las últimas semanas. Los laterales, con una versión más rodada de Koi y un Iraola aplicado para el exceso de kilómetros que acumula ya en noviembre, cumplieron. Pero la clave en el día de ayer resultó el centro del campo. La sala de máquinas funcionó como hacía tiempo no sucedía. Con un Javi Martínez que por no sé qué razones se viene arriba cuando tiene en contra el equipo del cineasta Cerezo y un Orbaiz que tras muchos partidos ejerció el papel que de él se espera. En las bandas, Susaeta y de Marcos daban los chispazos que permitían cambiar la velocidad al partido, si bien el jugador de Eibar se buclea e intenta finalizar las jugadas de manera estrambótica. Con estos mimbres, más la fortuna que acompaña al entrenador y el aliento de un entregado San Mamés, ruidoso a más no poder por la curiosa proporcionalidad existente entre decibelios y el número de potes ingeridos en el prepartido, el Athletic encarriló el encuentro tras un cuarto de hora inicial de intercambio de golpes en el que la fortuna -y el poste- no permitieron a los madrileños adelantarse.

Llegó el descanso, posiblemente en mal momento, toda vez que los rojiblancos pudieron antes haber logrado una renta mayor, por ejemplo de penalti no señalado, que hubiese sido tranquilizadora, y más viendo la segunda parte, en la que el Atlético se adueñó del balón y anchó el campo, con un Athletic boqueante al que Caparrós, inhabitual en él, tuvo que refrescar mediante rápidos cambios, pero los Iñigo Pérez, David López o Igor Gabilondo no aportaron lo suficiente para frenar la ambición de esos colchoneros que ya ocupan plaza de descenso. Suerte que Agüero y Forlán no consiguieron conectar en exceso con sus compañeros, algo de mérito tendrá la defensa zurigorri, pero lo cierto es que cuando lo hicieron, aprovecharon los centros y dejaron muestras de su calidad. La portería de Ingenieros todavía tiembla.

Es innegable que el Athletic tuvo suerte ayer, pero también lo es que hay que buscarla. Voluntarioso y trabajador, mostró una imagen más solvente. Cierto que las lesiones maniatan al entrenador -aunque a este respecto habría que revisar la preparación física, una vez más-, que los encuentros se acumulan, que la plantilla es la que es -la que quiso en míster, ojo-, pero este Club está obligado a hacer, por su peculiaridad, las cosas mejor que ningún otro. En los despachos, en el banquillo y en el campo, donde los fallos infantiles que se llevan produciendo lastran y mucho. A este respecto, la semana ha pasado por preguntarse qué pasa con el campo, qué sucede con San José y a qué se debe el desastre defensivo. Todo ello, y en diferentes ámbitos, ejemplos claros de gestión mal llevada.

Para el partido del jueves en Madeira se llega con algo menos de ansiedad, donde un empate podría ser un buen resultado. Otra incógnita es qué dará de sí la eliminatoria de Copa donde, a tenor de las palabras de Caparrós, y al margen de lo que se diga para ser políticamente correcto, da la sensación de que la eliminatoria no sería mal vista por el cuerpo técnico. Claro que para ello sería mejor asegurar el pase en la Europa League, puesto que dos fracasos serían mortales para el entrenador andaluz, al que sigo sin entender por qué Macua quiere renovar si todo el mundo advierte que su ciclo en el Athletic debe finalizar en junio de 2010.

+ 3

Cuesta abajo y pronto sin dientes

Tiene el Athletic un color de enfermo preocupante. Casi despeñado en su credibilidad, acelerando más cada tres días en la cuesta abajo del descrédito. El equipo no funciona. No lo ha hecho desde que a finales de julio comenzara una larga temporada, al margen de resultados puntuales, de pases de eliminatorias europeas o de los tres partidos ganados en liga cuya puesta en valor inicial se relativiza según avanzan las semanas.

Al fin y al cabo, demostrar que se es mejor que el Xerez lo hace todo equipo que se cruza en su camino, ganar al Villarreal es algo que sucede a todo el que se enfrenta a él y encontrarse con un Espanyol de luto en la primera jornada fue una coyuntura del calendario. Por contra, el Athletic ha perdido -y bien perdido- prácticamente todos los encuentros que ha disputado en liga, no siendo superior a ninguno de los rivales y puntuó en Valladolid merced a una arbitraje desquiciante para ambos equipos. Adicionalmente, a punto estuvo de complicar la trayectoria europea por desperdiciar una hora de partido frente al Nacional de Madeira.

La Copa era la competición en la que quedaba por observar el momento futbolístico y psicológico del grupo. No se puede decir, además, que las advertencias entorno al Rayo no hubiesen existio, a pesar de ser eso, un buen equipo de segunda, pero nada más que un equipo de segunda. Para que la herida fusese más profunda, alinearon a un equipo de meritorios, entre los que destacaron Nestor Susaeta, primísimo y ex de Lezama, o un veterano del Vietnam como Pacheta, eterna pesadilla para los rojiblancos.

Tuvo el primer gol todos los elementos que gustan en fútbol para debatir: falta inexistente señalada por el colegiado con cara de enajenado, Borbalán, y gol encajado por el portero del Athletic tras lanzamiento de falta con barrera. Habrá quien hable de conspiraciones arbitrales, habrá quien censure a un portero en edad de estar preocupado por el valor de su EPSV o existirá, incluso, quien culpe a Iraizoz por ordenar desde el baquillo la colocación de la barrera. Apuesto a que algún filósofo de barra de bar pontificará que el Athletic no va a ningún lado con Yeste en el campo. Y es que todos tenemos nuestras obsesiones.

Quizá la mia sea Caparrós. Es cierto que en el equipo que dispuso ayer fue coherente con lo que esta temporada -y recalco esta- viene haciendo. Rotaciones en todos los puestos, salvo Llorente e Iraola. Cierto, también, que no fue él quien falló hasta, al menos, media docena de ocasiones. Pero dicho esto, sigue sin servirme que asuma que el equipo no sabe defender con la naturaleza con que lo ha hecho, abandonado al conformismo, que no se consiga transformar mínimamente el juego, limitado a un ejercicio de lanzamiento de balones desde los centrales y laterales que ejercen de catapulteros, con un centro del campo que se limita a la destrucción, etc. Tampoco entiendo que no se prueba con otro sistema si este no funciona.

Hay hoy lecturas de partido de todo tipo. Desde que el Athletic jugó bien y falló lo indecible, hasta quien habla de suicidios. Lo cierto es que no parece más que un signo de generosidad hacia el Club de Ibaigane destacar positivamente lo deparado ayer. Porque fallar de tamaña forma en defensa y ser incapaz de transformar si quiera alguna de las ocasiones habidas no habla bien de un equipo. Por comparar, el Athletic de Valverde era un desastre defensivo pero una máquina de hacer goles, y el del primer año de Joaquín Jesús un equipo equilibrado en defensa y ataque. El actual es un injerto entre un coladero en defensa y una escopeta de feria en ataque. Un panorama desolador. Si bien es cierto que pudo haberse maquillado algo el resultado, también lo es que en los últimos minutos se podía haber encajado una derrota que el Madrí hubiese agradecido para que no todas las miradas se dirijan a Alcorcón.

Al hilo de todo ello, no entiendo qué pasa con San José, jugador por el que se paga una cantidad al Liverpool por cada partido no disputado, qué sentido tiene hacer debutar a Iñigo Pérez -que lo hizo relativamente bien- si estaba Gabilondo en el banquillo y recientemente se le ha renovado, qué tiene que hacer Iraola para que se le dé un merecido descanso, por qué Etxebe es titular tras demostrar por activa y por pasiva que no está para ese tipo de misiones...

Demasiadas preguntas, muchas incognitas. Pero pocas respuestas. El Athletic es un barco a la deriva al frente del cual el piloto justifica el rumbo en base a un concepto tan etéreo como la mala racha, ligando el desastre actual a una coyuntura, de la que desconocemos fecha de fin, y ante la que para su resolución tan sólo parece ser necesario sentarse a esperar a que pase. El sábado la piedra de toque es más peligrosa que nunca. Puede servir para tranquilizar mínimamente a un entorno muy preocupado o para que la tranquilidad de Macua por la aprobación de las cuentas desaparezca en tan solo cinco días.

Como dicen muchos madrileños, no me gusta como caza la perrita.

+ 1

Noche negra en Vallecas

Una pena la noche de ayer. A las 19:30 la Avenida de la Albufera, la calle donde se encuentra el Teresa Rivero parecía Licenciado Poza un sábado por la noche. El ambiente zurigorri era sensacional con montones de aficionados residentes en Madrid y numerosos hinchas rojiblancos de provincias limítrofes de ambas Castillas, desplazados a Madrid solamente para ver el partido.
Y el partido arrancó bien, con la gente animando y el equipo enchufado, pero nos volvió a ocurrir lo mismo que en muchos otros partidos, las dos primeras veces que llegó el rival nos cascó dos goles, y ni siquiera en jugadas claras. A partir de ahí partido cuesta arriba, nerviosismo y a sufrir.

En cuanto al juego, el Athletic recurrió a lo fácil, pego cuatro pelotazos a Llorente nada más empezar y vió que el Rayo sufría de lo lindo, con lo cual decidió centrarse en este recurso a lo largo del partido. Esto que es criticado por la inmensa mayoría de la gente a mi me parece inteligente, sobre todo cuando te urge marcar un gol. Si de cada tres o cuatro balones que cuelgas en uno creas una ocasión de peligro, pues cuelgas treinta o cuarenta balones en el partido y creas diez o doce ocasiones de gol, eso es exactamente lo que hizo el Athletic. Muchos de los allí congregados comentaban que el Athletic no jugaba ni a las tabas, pero yo estoy convencido de que se crearon muchas más ocasiones de las que se hubieran creado si se hubiera jugado al toque y raseando el balón, teniendo que superar la presión vallecana en el medio campo. El futbol fue primitivo, arcaico y todos los adjetivos que quieran ponerle, pero era la mejor manera de hacer daño al rival de ayer, contra los siguientes ya veremos.
Durante todo el partido se fueron fallando ocasiones una tras otra de manera desesperante, inverosimil, si bien como atenuante de nuestros rematadores hay que señalar el mal estado del césped, nadie ha dicho nada porque queda fatal perder contra un segunda y culpar al empedrado, pero lo cierto es que algunos remates se fallaron por los botes irregulares del balón, en un césped normal estoy convencido de que hubiéramos marcado algún gol.

El Rayo flojeo en defensa pero adelante jugó francamente bien, con mucha movilidad y gente rápida que se las hicieron pasar moradas a nuestros defensas, a los que se les vio pelín lentos. Los vallecanos tuvieron básicamente dos ratos buenos, uno al inicio y otro al final. A la altura del minuto 30 del segundo tiempo el Rayo estaba muerto, sufría un bajón físico importante y al Athletic achuchaba, pero entonces Pepe Mel acertó dando entrada a Movilla que estuvo fenomenal. Acaparó la posesión del Rayo y se dedicó a distribuir y a poner centros donde quería, hasta el punto de que resucitó a su equipo e incluso hizo que en los cinco últimos minutos el Rayo terminara encerrando al Athletic en su área, a punto de marcar el tercero.

Puestos a elegir creo que la estadística que mejor resume el partido es la de tiros a puerta, Rayo 7 – Athletic 16. Y la jugada clave estuvo en las botas de Íñigo Perez, que con el 1-0 tuvo una ocasión inmejorable en un disparo a cinco metros, con toda la portería para él y que tal vez falló por darle al balón con el interior y con técnica, en lugar de con toda su alma, para meterla con portero y todo. El chaval por lo que se vio ayer parece una copia de Fran Yeste, para lo bueno y para lo malo, en cualquier caso no desentonó ni se amilanó, lo cual no es poco para un debutante. Es muy pronto para decirlo pero parece que puede tener futuro.

Y en cuanto a los zurigorris destacar a Joseba Etxeberría, el gallo tiene mas años que Matusalem pero sigue espabilado y jugando al lado de Llorente termina haciendo sus cosillas. Porque cuando Fernando arrastra a toda la defensa Joseba sabe buscarse su espacio y tirar el desmarque. También estuvo bien Iraola sobre todo en el primer tiempo, subiendo por la banda e incluso llegando a rematar en posiciones de gol, y Toquero el rato que salió, Gaizka centra bien y la jugada de bajar a recibir de espaldas, para dar el balón rápidamente al zurigorri mejor colocado que viene de cara ayuda bastante a la salida del equipo.
En cuanto a los porteros continuamos con nuestro via crucis, Armando empezó nervioso, falló en la falta del primer gol y estuvo inseguro. Además es flojo con el pie lo cual perjudica nuestro estilo de juego. Por el lado positivo destacar el final de partido que tuvo, en los últimos minutos de empuje del Rayo si que pareció animarse y crecerse en su portería. Parece que va a seguir en la copa, veremos que tal.

Y para finalizar una reflexión, a la gente le está empezando a entrar cierto nerviosismo y ya se pone en duda el estilo de juego del equipo. Personalmente no creo que sea culpa del estilo, que creo que es el idóneo, lo que no se puede hacer es regalar tantos goles. El equipo afronta los partidos con la idea de salir al campo a estar bien plantado, fuerte atrás y empezar a crecer a partir de ahí, pero si las dos primeras veces que llega el rival te hace dos goles de manera tonta todo se derrumba. El planteamiento inicial ya no sirve de nada, el equipo se ve obligado a cambiar de chip de inmediato y de la calma inicial se pasa al nerviosismo y luego a la histeria. La grada se pone nerviosa y es complicado mantener las ideas claras.
Si no arreglamos estos problemas defensivos seguiremos cayendo, pero si los arreglamos todo mejorará de un plumazo. El equipo ganará partidos y el estilo seguirá siendo el mismo, el juego mejorará por la lógica confianza que aportan los resultados pero básicamente seguirá siendo lo mismo.
Solo nos queda aplicarnos en defensa y armarnos de paciencia. Sinceramente no veo ninguna otra solución.

Sin más saludos del Tigre.

+ 0

Me encanta este artículo

El futbol es grande y aquí un servidor se larga esta misma tarde después del curro al campo del Rayo, con su banderola del Athletic y más ilusión que un chaval de siete años.

http://www.marca.com/2009/10/27/opinion/firmas/1256661288.html



+ 2

Seguimos en barrena

Verdaderamente el partido del pasado domingo en el Nous Congosto fue el mejor ejemplo de un inicio de temporada desastroso por parte del Bizkaia Bilbao Basket. Volvieron a aparecer los mismos errores que en los pasados partidos en forma de falta de intensidad, poca fortaleza reboteadota, despistes permanentes, falta de dirección en el juego... etc. Lo que me preocupa que es empezamos a carecer de identidad propia en el juego.

Seguimos teniendo unos grandes problemas en la dirección del equipo, especialmente cuando Javi Salgado está en el campo. Debo decir que no soy imparcial con éste jugador. El hecho de ser el único jugador de cantera de éste equipo me hace valorarlo especialmente bien. Pero no ha tenido un buen inicio de temporada. Su fuerte nunca ha sido la defensa, su condición física nunca ha sido su fuerte pero está teniendo carencias importantes en aspectos donde siempre ha sido un buen jugador (dirección de juego, opción en jugadas de ataque, buen tiro..).

En cuanto a los parciales, volvimos a tener una gran empanada en el tercer cuarto con un parcial contrario de 17-9. En la faceta reboteadora solo son resaltables Moisó y Janis Blums. Alex Mumbrú (5 puntos y -1 de valoración) tampoco tuvo un buen partido pero es el único que junto con Moisó han venido dando la cara hasta ahora. Es especialmente preocupante la baja forma en la que se encuentran jugadores como Marco Banic (0 puntos y 1 de valoración), Salva Guardia (2 puntos y 2 de valoración), Paco Vazquez (o puntos y -4 de valoración) y Chris Warren (0 puntos y -4 de valoración). Cuando hablo de falta de identidad, hablo de nula sensación de fortaleza y mentalidad de equipo. De momento no existe, simplemente tenemos una enorme falta de intensidad defensiva y ofensiva, mala dirección del equipo, escasa puntuación y poca aportación del banquillo.

El Manresa, que está muy por debajo en calidad individual al BB, demostró ser un equipo compacto que sabe aprovechar las individualidades de jugadores como Gladyr, Ivanov y Montañez (ex – bb). Un equipo de mitad de la tabla hacía abajo que ayer volvió a ser superior al BB sencillamente porque puso más esfuerzo e intensidad en el campo. Solo nos queda pensar que Oxus (como en otros momentos lo ha hecho) sabrá sacar lo mejor de estos jugadores a los que les espera una semana complicada de críticas y un partido complicado ante el Real Madrid (sábado 18:00 h, la 2).

+ 5

En la asamblea

Estoy con Iñaki Murua siguiendo la asamblea en Euskalduna Jauregia. Iré posteando poco a poco comentarios sobre cómo lo vamos viendo desde aquí.

23:15. Hidráulica y ténis. Me voy a votar y a casa.
23:01. Da la sensación que López pliega velas entorno al campo y que se empieza a matizar. O eso quiere hacernos creer García. Que habrá que negociar, que es la voluntad de ambas partes, dice.
22:58. Macua cita declaraciones de hoy de López.
22:55. Pregunta directa a Macua. A ver qué responde. Le ha instado Sanz a que responda si hay acuerdo o no. Si dice que no deja por mentiroso al Gobierno. Si dice que sí ha llegado a un acuerdo unilateral frente a lo acordado. A ver qué dice.
22:52. Vuelve Andoni Sanz. Habemus bronca.
22:48. Opiniones sobre el asunto del campo. Esto se anima.
22:40. Que explique Macua -o Lazcano- qué ha acordado con Patxi, porque yo no lo entiendo.
22:03. Genial. Un socio pide que se televisen las reuniones de la Junta.
21:57. Macua entona, otra vez, un mea culpa más falso que un duro de madera acerca de las entradas de Copa. Ya ha levantado los primeros silbidos de la tarde. Es un fenómeno.
21:54. Ansoleaga me ha terminado por aburrir. Vaya brasa.
21:49. El socio euskaldun, Ansoleaga, le deja a la secretaria, Mónica Durango, con un palmo de narices.
21:45. Un socio euskaldun le dice en castellano -y no en euskera, para que lo entienda- que lo del sorteo de Copa es como para que dimitan. A ver qué contestan.
21:41. Cuando el asunto se pone tenso Macua cede la palabra a Zarate para que duerma a las fieras. Vaya tono de Padre Agustino que usa para hablar.
21:33. Andoni Sanz, un veterano y eterno cabreado.
21:25. Otro que sale a hablar de estatutos cuando no toca. Que le desalojen.
21:24. Maravilloso el tratamiento y lugar que tiene el euskera en el Athletic. No pasamos de gabon.
21:21. La junta sigue intepretando los estatuto como le interesa. Va a haber lío.
21:18. Athletic Eup repartiendo estopa de forma coherente, estructurada y razonada.
21:10. La cola de socios hábidos de minuto de gloria es como la de la época de la postguerra y las cartillas de racionamiento.
20:52. Clases de economía de las que se imparten en las barras de los bares. Nos aburrimos.
20:52. Batzu Azkarate, tertuliano de COPE los lunes, defiende a la prensa. Javier Alonso seguro que se lo agradece.
20:47. Un socio pide que no se permita la entrada de los periodistas en función de los estatutos y denuncia que a un socio no se le ha dejado entrar con el pasaporte. Macua responde, educado de momento, que a los periodistas se les deja entrar por tradición y en virtud del derecho de información.
20:44. Finaliza Zarate. No hay heridos. Y comienza el circo. Los compromisarios, el estrado.
20:15. Zarate continua aburriendo al personal con sus profusas explicaciones. De momento nada reseñable.
20:00. Finaliza la alocución del presidente, con unas frases en euskera. Se ve que ha ido a la misma academia que Patxi López.

+ 4

Todo sigue igual

Nueva derrota, esta vez ante un Getafe batallador, al que acusaban de ser blando en defensa y de carecer de carácter. Claro que como todo es relativo, en comparación con el Athletic los del sur de Madrid resultaron todo lo contrario. Se les atraganta el Coliseum a los rojiblancos, ya sea cuando el Geta era la sensación positiva de la Liga o ahora que llegaba al encuentro con dudas hasta por parte de su presidente.

Frenta a los miedos, las malas rachas o los últimatums a entrenadores, los farmacéuticos recomiendan enfrentarse al equipo de Caparrós. El de Utrera apostó por el hormigón en el centro del campo y al encofrador Gurpegui se le escaparon dos varillas que le costaron la expulsión. Fue jugada clave la segunda de las faltas, tras una pérdida de balón en jugada de ataque en la que Gurpegui tuvo que agarrar a Soldado para frenar su rápida contra. Fallo considerable de un experimentado futbolista y tarjeta amarilla clara, más con Undiano Mallenco, que la estadística, como el algodón, no engaña. Sería miserable hablar de arbitrajes con los despliegues a que acostumbran este año los rojiblancos, pero lo de este colegiado llama la atención, porque no es un asunto de analizar jugadas individuales, sino de predisposición para señalar siempre en contra del Athletic en cualquier lance, sea dudoso o no. Es este un club venido a menos desde hace años, en lo deportivo y en lo social, en el que ha perdido el respeto Federativo (árbitros, seleccionadores, comités...) y enfrascado en batallas intestinas como la que mañana se producirá, previsiblemente, en Euskalduna Jauregia.

Así, con diez, se llegaba al descanso. Orbaiz entraba por un desaparecido Toquero y el Athletic no sufría en exceso porque el Getafe no llegaba. Cuando lo hizo creó peligro y en uno de los ataques, tras un nuevo mal despeje de la defensa, Soldado la engachaba y enviaba a la red. Entre tanto, un pasivo Amorebieta levantaba -como es ya habitual- la mano y dado que no era fuera de juego, me queda la duda de si estaría pidiendo un taxi, pero lo descarto porque Yeste estaba en Bilbao, padeciendo un extraño esguince de rodilla que, por lo grave, acabó en infección bucal, hasta el punto de impedirle ponerse la corbata del nuevo traje oficial y complicar, incluso, su posible renovación.

A partir de ahí, con la defensa perdida, con Ustaritz empeñado en hacer bueno a Ocio, con Susaeta y Gabilondo invisibles, con un Llorente del que sólo se puede destacar una incipiente melena estilo Farruquito, se contemplaba un nuevo fiasco del equipo, conformado a emponzoñar una estadística liguera que indica que ha conseguido, y de qué manera, un punto de quince posibles. Xabi Castillo sigue sembrando más sombras que luces, absolutamente superado por Pedro Léon, e Iraola necesita descanso. Al lateral zurdo, precisamente, le pitó Undiano penalti tras salir de la barrera y golpearle en balón en las manos, que tenía pegadas al pecho. Seguro que cada cual tiene su interpretación de la jugada, pero de poco sirve debatir, puesto que se señaló una pena máxima que, seguro, otro colegiado entenderá involuntarias.

Esta vez no vale de excusa la actuación de Gorka, y aunque se debería poder entrar en detalles para analizar qué le pasa a este Athletic, el loco calendario competitivo lo impide. Tras la victoria in extremis contra el Nacional de Madeira, la prensa vizcaina fue excesivamente generosa -una vez más-, centrándose en la bondad del resultado sin profundizar demasiado en las formas.

Queda meridianamente claro ya que la mejor condición física que hizo atesorar esos sabrosos nueve primeros puntos ha pasado a mejor vida. A cambio, las bajas han convertido la enfermería zurigorri en el camarote de los Marx pero sin puñetera gracia, en el momento de mayor concentración de encuentros. Todo ello atenaza a un entrenador, de por sí incapaz de dar la vuelta a un equipo ni con los cambios ni con las charlas de los descansos. Qué decir de los de ayer, con un banquillo de circunstancias que motivó con un 2-0 en contra, y tras la retirada por molestias de Llorente, la entrada de Koikili al campo.

El partido acabó siendo un recital del Getafe, que buscaba desterrar sus males buscando un tercer gol que estuvo cerca de llegar tras expulsar Undiano a Ustaritz por realizar falta, al igual que en Valladolid, siendo el último defensor. Ahí tampoco dudó un instante el trencilla internacional navarro. Descansará obligatoriamente Usta en Vallecas y veremos qué decisión toma Joaquín Jesús contra el Atlético de Madrid, porque los fallos del de Abadiño son, desafortunadamante, excesivos.

Probablemente, como me decía la pasada semana el Tigre, sea uno excesivamente exigente, puede que el equipo no dé para más, pero no es lógico que cada partido sea un cúmulo de fallos individuales graves, bien por falta de concentración, bien por despistes o bien por conceptos futbolísticos básicos como puede ser la colocación de una barrera. De sacar provecho jugando en inferioridad, mejor no hablar. Dicen que a eso también se aprende, que se puede entrenar. En el Athletic es sinónimo de derrota desde hace tiempo, también antes de la llegada de Caparrós, pero ahí tampoco se ha visto su mano.

Lamentará el presidente García la derrota, él que tanto está trabajando la asamblea. Anuncio de renovación de Llorente para intentar poner de cara a los Compromisarios, como si la policía fuese tonta, cocina previa en Ibaigane y entrevista dominical ad-hoc en el BOE de manos del émulo de Goebbels que diligentemente le gestiona la propaganda. Qué curiosidad tengo por ver los próximos capítulos del culebrón.