+ 0

Castigo a Yeste

Parece que Caparrós, ahora que se siente más fuerte tras los decentes resultados de las últimas jornadas, ha decidido castigar a Yeste por la mala reacción que tuvo el basauritarra cuando ordenó su cambio por Etxebe.

No quiero, una vez más, parecer el abogado defensor de Fran pero no me parece que con este jugador se sea justo. O tal vez sí se sea justo con él, y se sea injusto con el resto. Creo que el entrenador puede decidir lo que crea conveniente y aplicar la disciplina como le venga en gana. También Valverde lo hizo en alguna ocasión, aunque con mayor disimulo y clase. Parece fácil castigar a Yeste. Un sector importante de la afición no le puede ni ver. Gran parte por su actitud, mezcla de timidez, altanería y chulería. Otra parte importante por su nada inteligente postura ante la prensa. Sus desplantes a los medios ha hecho que se gane la antipatía de la inmensa mayoría y ha hecho que se gane una larga lista de enemigos. Lo de algunos de ellos es, además, enfermizo. Los comentarios en las tertulias de Radio Bilbao de Dani Garrido e Iñigo Markinez me parecen lamentables. Las columnas de Joserra Cirarda destilan mala baba contra él constantemente. Jon Rivas llegó, incluso, hasta a hacer un artículo sobre las multas que supuestamente debía a Hacienda. Eduardo Velasco le da hasta en el carnet de conducir (si es que no se lo han quitado, pero esto que lo aclare Rivas) y Javier Ortiz de Lazcano no esconde su enemistad manifiesta ni en El Correo ni en las tertulias de Bilbovisión. Por cierto, parece que Patxi Alonso -que defendía ayer a Yeste en El Correo- deja de presentar el programa A por ellos en esa televisión local para pasar a presentar uno diario en La Sexta. Se hartará de hablar del Madrid.

Con semejantes enemigos, cualquier desplante, mal gesto o mala cara se convierte en un culebrón en el entorno del Athletic. Por ello, por el revuelo creado, Caparrós ha estimado que debe mostrar mano dura con Fran. Me parece perfecto. Si lo estima oportuno, adelante. Prefiero las sanciones económicas, pero bueno. Lo que me entristece es que todo lo que hace Yeste se magnifique. Ya sea una salida nocturna, una vaselina, un pase, un gol, un mal partido o una mala mirada. Un desplante de Yeste genera un debate automático, defensas encendidas, lapidaciones mediáticas, insultos y loas. Por eso pienso que Caparrós le aparta por ser él, porque ¿alguien cree que son sólo razones deportivas las que le dejan fuera? Leyendo lo que se lee cuesta creerlo.

Y es que el 10 que tenemos está sobredimensionado. Ávidos de ídolos locales, colgamos a Yeste la etiqueta de crack. Como tal, además, le pagamos. Y él, por muchas razones, entre ellas un entorno poco adecuado, es incapaz de asumir todo lo que ello conlleva. Ahora es un zurdo rebelde al que no sé si ya en lo deportivo necesitamos. Sobredimensionado. En lo deportivo, en lo económico y en la trascendencia social.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

Publicar un comentario

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.