+ 5

Patxi Alonso, Yeste y la euforia


Que nos expliquen, si es que alguien sabe, puede o quiere, cómo frenar la euforia que hay desatada en Bizkaia. Nos hemos acostumbrado desde hace tiempo a vernos relegados a esa parte de la clasificación que queda cortada en los periódicos, que no disfruta de minutos en radio y televisión, que ahora nos cuesta digerir todos esos comentarios que nos llegan y hacen que recuperemos el orgullo de ser del Athletic.

Y es que ahora quien más o quien menos recibe una llamadita de algún compañero, amigo o pariente de fuera que le dice jodé como va el Bilbao. A pesar de que nos sigan destrozando el nombre, hasta nos molesta menos. Y es que no es lo mismo que cuando nos torturaban con aquello de este año al Bilbao no lo salva ni Villar.

Para comprobarlo basta con atender a lo que cuenta la tropa mediática. El pasado domingo Alfredo Relaño, que ha dado al Athletic hasta en el carnet de conducir, escribía destacando el fútbol de los leones.
El mal juego del Madrid saltó más a la vista porque acabábamos de ver en la misma pantalla el Athletic-Málaga, un partidazo por las dos partes. Y un jolgorio para la hinchada athletica, que vio a los suyos remontar un 0-1 y un 1-2, hasta acabar en ese bonito 3-2. Metidos en las semifinales de Copa y con Llorente rompiendo por fin en jugadorazo, los hinchas del viejo y querido Athletic ventean ya una de aquellas finales que tan a fuego marcaron su historia. Y mientras llega, ven que en la Liga los problemas se van despejando, que esas angustias de temporadas recientes parecen haberse marchado por fin.
Leer para creer. Pues si parece poco, escuchad lo que decía el amigo de la Morena la pasada semana en Hoy por hoy después de cargar su Larguero en Portugalete de vuelta a Madrid:


Los chicos de Prisa, enamorados de Macua –vaya gusto tienen los chavales- parece que, de momento, dejan de atizar por Ibaigane.

La sensación que da es que el Athletic recupera algo de respeto en general e, incluso, un reconocimiento al mérito que tiene al contar con futbolistas jóvenes. En dos de los blogs de fútbol que más suelo visitar destacaban, también, a los rojiblancos.

En Diarios de Fútbol ensalzaban a Fernando Llorente y, de paso, el juego del Athletic:
No parece coincidencia que el momento álgido de uno de los mejores partidos de lo que llevamos de Liga lo protagonizase el delantero que quizá más ha crecido en ella. Llorente tomó el balón en la línea de tres cuartos del Málaga, realizó un par de fintas para colocarse el balón, y lo puso fuera del alcance de Goitia con la finura y la elegancia que se reserva a los muy dotados. Una clase que nadie diría de Fernando a la vista del cuerpo de bigardo que Dios la ha dado, pero que rebosa en sus borceguíes. Y las semifinales de Copa a la vuelta de la esquina.
En Notas de Fútbol, que es el blog a partir del cual se creó el anteriormente mencionado, volvían a destacar al de Rincón de Soto:

Fernando Llorente es al Athletic lo que Henry a su Arsenal. El Athletic funciona jugando para un sólo jugador. Llorente es la referencia de éste equipo, la promesa que jornada a jornada se está haciendo realidad, el que hace olvidar a los Yeste, Etxeberría y compañía. Él mejor que nadie para personificar los valores del Athletic, con su juventud, su fuerza y calidad. Se está saliendo esta temporada y el segundo gol del equipo, una obra de arte de Fernando, es un ejemplo más que claro.


Tan de moda está el bueno de Fernando que hasta Santi Segurola lo prefiere por delante del otro Llorente, Joseba:
Me gustan los dos, cada uno en lo suyo. Joseba Llorente ha demostrado que es un delantero afilado en el área. Como jugador tiene muchas menos cosas que Fernando Llorente, al que precisamente le faltaba contundencia ante el gol. Poco a poco ha crecido también en este aspecto. Me parece que está todavía a medio camino de su techo. Tengo la impresión de que el mejor Fernando Llorente aparecerá con 27 o 28 años. Pero deberá tener cuidado: necesitará la confianza de los entrenadores, sentirse muy importante en el equipo y no desfallecer ante las críticas. Las tendrás porque cada vez se sentirá más exigido allá donde juegue. Así las cosas, me quedo con Fernando Llorente.
Y aprovechaba el director adjunto vizcaino de Marca para elogiar a Yeste, quien sigue protagonizando los minutos de las tertulias entorno al equipo:
Yeste, sí. Del Horno, no. No sé nada de la vida de ambos, aunque he oído todo tipo de leyendas urbanas. Sinceramente creo que Yeste no ha explotado su enorme calidad. En cualquier caso, ha sido uno de mis jugadores favoritos del Athletic en los últimos 20 años. Y contra la opinión de muchos, considero que ha sido decisivo en la permanencia del equipo en Primera División.
Por cierto que sobre este tema, en la siempre recomendable tertulia de Onda Cero Bilbao que dirige Luis Fernando Baranda, Latxaga dejaba una reflexión con la que estoy muy de acuerdo. Que Yeste es un jugador muy interesante en el Athletic, al que hay que valorar en su justa medida y que, sobre todo, no hay que utilizar como arma arrojadiza. Sin intentar interpretar lo que dijo Juan Carlos, pienso que en El Correo se está dando ejemplo de eso que desaconsejaba. En una dirección, con Javier Ortiz de Lazcano, y en la otra, con Patxi Alonso. Para muestra, un botón:
No me extenderé en la loa a futbolistas por los que uno siente una especial admiración. Ver a talentos forjados en Lezama ser reconocidos por su público es como asistir al retorno del hijo pródigo. El nuestro viste la '10'. Su recital ante el Málaga, su derroche de entrega al servicio de la causa no le pasó desapercibido a la fiel parroquia rojiblanca. No era tanto una reivindicación personal como un grito de ayuda. Estoy aquí. Estoy vivo. Soy uno de los vuestros. Ernesto Valverde y el Olympiakos pudieron ser su tabla de salvación. Pero no hay madera en el mundo más insumergible que la de tu propia casa.
Hablando del chico de La Sexta, tiene a media Bizkaia aburrida por sus peroratas en la transmisión de los encuentros. De hecho, ayer me pareció que el que le lanzaba un puñal era, precisamente, su ex compañero en Radio Euskadi, Josu Loroño. Al término del mencionado programa de Onda Cero, y hablando de que la trasmisión del partido era por la cadena presidida por el otrora Milikito, indicó que habría que bajar el volumen. Quizá se refiriese a Montes, quien sabe.

Y para acabar, el video que en Telebilbao han editado para animar al entorno con la Copa. Poco se puede esperar de estos que ejercen el freakismo en lugar del periodismo, pero qué manía con desatar la euforia.



El video es malo, pero no encuentro uno mejor. Por cierto que el que lo ha grabado podría invertir un poco en un nuevo televisor, que me apuesto algo a que en ese todavía le informa sobre el anticiclón de Las Azores Mariano Medina.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

5 comentarios

  1. Juer Gontzal, vaya repaso que has dado a lo publicado y transmitido estos días.

    ResponderEliminar
  2. Lo curioso de todo esto es que periodistas presuntamente fans del futbol de toque terminan también disfrutando de este otro estilo, no tan preciosista ni elaborado, pero que hace que los partidos sean vibrantes, pura adrenalina.

    Hoy habrá que ver el partido por La Secta, y digo ver porque lo de oír no lo tengo tan claro, no se si seré capaz de aguantar una vez más al Oráculo de Delfos.

    De cara al partido me parece esencial que salgamos desde el principio bien plantados al campo, no se puede repetir ni lo de Gijon ni lo del otro día contra el Málaga.
    El Sevilla cuenta dos extremos muy buenos, pero no tiene una circulación de balón fluída, lo cual facilita las ayudas a los laterales. Este punto es vital sobre todo con Jesús Navas que parece que está en un gran momento. Y sobre todo mucho cuidado con Kanoute, un jugadorazo. Va muy bien de cabeza pero además es rápido y tiene chispa e imaginación para dar pases y crear jugadas de peligro. Y en el centro del campo habrá que pegarse con Romaric, un jugador de gran despliegue físico.

    Lo mejor que nos puede pasar es que salga un choque trabado, pausado, aburrido. Que el público no se meta en ningún momento en el partido y que apenas haya ocasiones de gol. Y en las jugadas en las que podamos meter buenos centros a Llorente o al resto a balón parado, en esas a muerte, a por todas.

    En fin que ya veremos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Buen repaso Gontzal, y sobre lo que comentas de los de Teleboina te pregunto: ¿Pero Velasko es periodista? Yo creía que no jajajaj

    Llueve en Sevilla, por lo que tendremos agua y piscineros -Capel y Navas-. ¿Estara el campo pesado?

    Somo

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Suprimir comentario de: Aqui hay zarpazo


    Hypnos dijo...
    Voy a escribir este comentario antes de verles los cojones al toro para que nadie me acuse de oportunista. Ilusión, euforia, felicidad. Estos son los sentimientos reinantes en la parroquia rojiblanca. De muchas bocas se escucha un llamamiento a la calma, a tener los pies en el suelo. En parte es lógico, dado los altibajos y la cercana pesadilla de no hace mucho tiempo atrás. Pero precisamente por esa pesadilla y amargura, ¿acaso no es normal que cuando las cosas van bien como ahora la gente desempolve las sonrisas y se eche en brazos de la euforia? Menciona el Tigre el Oráculo de Delfos. Precisamente en aquel templo los antiguos griegos escribieron dos máximas que resumían la sabiduría humana. "Vive el momento" decía la primera frase. Vive la euforia si es lo que toca ahora, alégrate. Ya llegarán las duras, pero por ahora a disfrutar de las maduras. Por cierto que la otra frase decía "Nada en exceso". He ahí la paradoja.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.