+ 1

Volvió el San Mamés de siempre


Además de conseguir el pase a la final habría que celebrar que el otro día rescatamos por fin al San Mamés de siempre. Llevaba años guardado en un baúl, desaparecido, muchos lo daban ya por muerto pero por lo que se vio el otro día sigue vivito y coleando. Durante el partido sentí aquella sensación que no sentía desde hacía años, ese ambientazo, esa tensión, esa adrenalina, ese enorme compromiso entre afición y equipo creando una especie de energía, algo no se aprecia por televisión pero que efectivamente está ahí y se palpa en el estadio, Relaño en el As hablaba de un mar de ilusión y furia que arrasó al Sevilla, algo así, una extraña especie de aura que hace que los jugadores del Athletic jueguen como superhombres y amilana y descompone a los contrarios.

Es un triunfo de todos, afición, jugadores actuales, jugadores pasados que crearon la leyenda y personalmente creo que en gran medida del entrenador. Más allá de alineaciones o decisiones técnicas discutibles Joaquín Caparrós ha insuflado cantidades bíblicas de autoestima a los jugadores. A los que no habían jugado nunca en primera los ha convertido en jugadores de primera y a los que ya lo eran pero se arrastraban por el campo como auténticos zombis los ha hecho internacionales. A la gente le da miedo que se vaya Llorente, a mi igual pero también me da miedo que se vaya Joaquín, entre otras cosas porque ya lo insinuó en una entrevista, le encanta ser entrenador pero echa de menos estar con la familia y amigos, su objetivo próximo sería trabajar con las categorías inferiores del Sevilla, atado al mundo del futbol pero con tiempo para todo el resto.

También me hizo ilusión la viñeta que nos dedicó ayer en la edición vasca de El País ese gran aficionado el Athletic llamado Forges, lástima que no la haya podido encontrar en la web. En el salón de su casa la mujer le preguntaba al marido “¿Se ha ganado?” Y el marido contestaba “Si...Bueno creo que sí” y se veía un televisor con un 3-0 rojiblanco y al marido completamente momificado hasta los ojos de rojiblanco, atascado con tantas banderas y bufandas rojiblancas y con los instrumentos de animación: el león rojiblanco, la bocina, el muñeco de vudu con sombrero andaluz y el santo rojiblanco con velas y todo esparcidos por el suelo. A pie de página firmaba “¡Por fin! Forges”.

Como me decía hace dos años un compañero mio de trabajo madrileño y forofo del Athletic “Los hinchas rojiblancos no estáis solos ahí arriba”. Todavía embargado de felicidad y con los ojos vidriosos recibid un cordial saludo del Tigre.
Gora Sir Joaquín Caparrós eta Gora Utrera.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

1 comentario

  1. Tigre, idem de idem, lo mismo. Gora Koparrós.
    Este entrenador utrerano por mas señas ha apostado verdaderamente por la Copa, al revés de otros que apostaban por la Copa de boquilla todos los principios de temporada. Koparrós lo ha hecho de verdad, con fe, esperanza y emotividad. Jokin el gran motivador grupal.

    Somo

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.