+ 1

Pasen y vean. Comienza el espectáculo.

El circo Athletic se instala en Ibaigane. En un alarde de confianza en sí mismo -¿o será prepotencia?- el patilludo alambrista decide que le quiten la red, que se expone al más difícil todavía. Perdida la amistad del empresario que pagaba la carpa, ahora prescinde de los servicios de la persona de confianza que le había recomendado a los dos domadores de leones llamados a hacer que reverdeciesen los laureles y se recuperasen las viejas esencias del circo, otrora especializado en amaestrar fieras.

Es triste, pero es así. El Club se ha convertido en una bomba de relojería con escaso tiempo de cuenta atrás. Se había anunciado lo que iba a suceder por varios medios y según pasan los capítulos las espectativas se cumplen. Como buena serie de intriga, con sorpresas, por ejemplo la negativa de Amorrortu, que pilla a mucha prensa con el pie cambiado -o quizá con el papel en la rotativa-.

Mientras que algunos medios como Mundo Deportivo o Deia dan en la mañana de hoy como segura la llegada del actual responsable de cantera del Atlético de Madrid, Nika Cuenca en AS indica que algo se torció a última hora de ayer y que el entrenador deustoarra ha dicho que no vuelve a Lezama. Se habla, incluso, del sueldo, 200.000 euros anuales.

Mención especial merece la información de El Correo. Firmada por su redactor jefe de deportes, habla abiertamente de crisis. De las palmadas en la espalda a Macua han pasado directamente a los abrazos. A los abrazos mortales, tipo Boa Constrictor. Ni la reciente exclusiva por el nuevo campo, con la que el diario abrió edición y que costó un enfado considerable en Diputación y BBK, consigue ya aplacar a los empleados de los Ybarra, empeñados en distanciarse de García.

Visto el panorama, ante la necesidad de depositar avales, con el ideólogo de la estructura deportiva fuera del club y el no del mirlo blanco del que nos hacían creer que salvaría al club de la catarsis, es complicado augurar si esta junta acabará su mandato porque tiene Macua más frentes abiertos que los alemanes en 1944.

Dicen que intentará convencer a Amorrortu para que reconsidere su postura. Parece difícil. A falta de que se expliciten las razones, prescindir de los colaboradores que ahora existen, cambiar métodos, buscar nuevas personas o poner un cascabel al gato Caparrós son demasiados problemas para alguien que trabaja tranquilo y con confianza en Madrid.

Me estoy imaginando a García rondando la ventana del deustoarra. Guitarra en mano podría cantarle, por ejemplo, aquella de Juan Carlos Pérez:

Esan baietz, esan bai
Zu beldurtzerik ez dut nahi
Esaten dute maiteminduek
Aspertzen ez diren hiri bat dagoela.

Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

1 comentario

  1. La paz se debió acabar casi enterita en Valencia, y lo poco que quedaba en Nerja.
    Va a ser divertido el debut como compromisarios.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.