+ 8

El campo en manos de mediocres

Demasiado está empezando a posicionarse la política en el asunto del nuevo campo, algo que pone los pelos de punta. El retraso en la fecha de la puesta de la famosa primera piedra es proporcional a la merma en aforo y, lógicamente, en la reducción del presupuesto necesario para su construcción, dadas las dificultades que existen para reunir la cantidad de los 175 millones de euros que, a priori, costará el nuevo campo. El balón está, en este caso, en el arco de la tribuna de Ajuria Enea, ese caserón gasteiztarra que ahora mora un personaje al que preocupa bastante más salir en Vanity Fair escuchando su iPod que el Club del que dice ser socio.

En noticia destacada de la sección de deportes, el diario que defiende a ultranza al actual gobierno despacha el asunto indicando que el parón es responsabilidad, como no, del anterior gabinete Ibarretxe. Los 55 millones demandados a Lakua no aparecen. La Consejera responsable del ramo dice no tener presupuesto y el portavoz parlamentario del partido gobernante defiende la no aportación de dinero a un equipamiento de una entidad privada, como si lo que en su día se hiciese con Anoeta o Medizorrotza no hubiera existido. Al margen de buscar agravios comparativos, que los hay, parece complicado defender la postura del Gobierno Vasco. Si en época de crisis el socialimo gobernante está inyectando dinero a espuertas en el sector de la construcción, vía Plan e o Plan + Euskadi, parece complicado indicar que no es un buen momento para una infraestructura que impulsará ese sector que se quiere mantener vivo a base de respiración artificial. Tenemos las calles de todos los municipios levantadas por encima de lo razonable, pero pretenden dificultar hacer lo mismo en la calle Rafael Moreno "Pichichi" de Bilbao.

Además, la nueva sociedad que será propietaria del campo, San Mamés Barria, la controlarán Athletic, BBK, Diputación, Ayuntamiento y, si decide apostar dinero, el Gobierno Vasco. Queda claro, por tanto, que los accionistas mayoritarios de la infraestructura serán instituciones públicas y una entidad controlada por las instituciones, como es la caja de ahorros. Por lo tanto, las inversiones en ningún caso se regalarán a un Club privado como el Athletic, según esgrimen algunos demagogos.

Otro elemento que debe tenerse en cuenta es la deuda que la política tiene en materia de inversión en infraestructuras deportivas con Bizkaia. El territorio más poblado y que más contribuye económicamente a sustentar este País es, con diferencia, el que posee peores infraestructuras deportivas. La Casilla es una cuadra y San Mamés, componentes sentimentales al margen, un campo desfasado. Si Ilunbe, Buesa Arena o Atano III se hicieron con dinero público, en Bizkaia se debe apostar por una infraestructura a la altura de lo que el Athletic representa, disguste a quien disguste, en el deporte vasco.

Utilizar el momento como escusa parece, asimismo, ridículo. Si se hubiese comprometido el dinero hace dos años y la obra hubiese comenzado ya, la inversión habría que realizarla en momento de crisis igualmente sin posibilidad de dar marcha atrás porque, adicionalmente, la desaparición del viejo San Mamés está enmarcado en un proyecto de regeneración urbanística.

Lo peor que podía pasarle al Athletic está sucediendo. El futuro estadio, sin las curiosas luces rojas y con menor volumen para ahorrar costes, se ha convertido en elemento de discusión política, en intento de torpedear por parte socialista un proyecto impulsado por el Diputado General de Bizkaia. En época de negociación de presupuestos, a cara de perro, los políticos se empeñan en ponerse zancadillas. Y ahí ha terciado Antoñito Basagoiti, encantado de haberse conocido, de encontrarse en una situación de fortaleza mayor de la que su representación electoral acredita y, aprovechando que tiene al de Coscojales trincado, utilizar una vez más el Athletic -ya lo hizo con la visita de Rajoy- para ganarse las simpatías y aparecer como el catalizador de este operación, amenaza marca de la casa mediante.

Tengo claro que el campo se hará y que el Gobierno aportará ese dinero que se le reclama. Asistiremos mientras tanto, durante meses, a una pelea de los partidos en los medios de comunicación, que sólo redundará en un retraso en la construcción de un campo del que se lleva hablando desde 1995, cuando Arrate, para horror de Ortuondo, quiso situarlo donde hoy se levanta algo tan importante para Bilbao como es el centro comercial Zubiarte.



Y hablando del Athletic y de política, dejo la mención más importante para el final, para Javier Caño, un ilustre socio, que falleció ayer a la injusta edad de 65 años, escalón a partir del cual se suele empezar a disfrutar de la vida tras años de plena dedicación y esfuerzo. A su trabajo, muchísimo en la sombra, le deben tanto nuestro derecho foral, el Gobierno Vasco, el Parlamento, aquel Consejo General, la Universidad de Deusto, PNV y, sobre todo, EA, del que ha sido gran ideólogo. Un Goian Bego en mayúsculas y negrita para él, persona preparadísima, político de primera, intelectual, empresario y, sobre todo ello, un señor. Frente a tanto cantamañanas que nos toca padecer ahora, un lujo para este País.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

8 comentarios

  1. A mi que nos construyan con dinero público un campo nuevo en el centro de Bilbao me sigue pareciendo un escándalo, independientemente de que se haya hecho en otros sitios y por mucho que se pueda utilizar "públicamente" un par de veces al año para dar conciertos. Luego decimos de los pelotazos de Florentino, pero que las entidades nos construyan un campo pagando casi 30.000 millones de las antiguas pesetas tiene su aquel.

    Además las entidades públicas están más secas que la mojama porque vía impuestos algunas no recaudan ya ni para pagar sus gastos. Una cosa es como se las prometían hace un par de años y otra la realidad, cuando no hay dinero no hay dinero, pero ni para esto ni para muchas otras cosas.

    Y lo de la reducción del aforo tengo entendido que es porque reduciendo el aforo en 5.000 personas se reducía el coste en un 20 o 30% al no tener que montar alguna infraestructura adicional, pero bueno, de eso vosotros seguro que sabéis más que yo.

    En fin que si lo construyen por mi fenomenal pero me parece un escándalo. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Creo que no es como dices. En primer lugar, el Athletic aporta un capital a la nueva sociedad y unos terrenos que permuta. Efectivamente, existe un concepto de subvención, pero el dinero que las entidades públicas aportan se convierte en que son copropietarias del nuevo campo, por lo que San Mamés será un campo privado, propiedad de una sociedad semipública. Eso es radicalmente distinto a que el gobierno que sea regale el dinero a un Club privado.

    En cuanto a que no haya dinero, el argumento se cae por su propio peso. Está claro que no lo hay, pero no lo hay para nada. Si han decidido combatir el paro vía promoción de obra pública, que me hagan entrar en razón y me indiquen si es mejor que ese dinero se gaste en poner un ascensor en un Ayuntamiento, en mejorar la iluminación de un paseo o en hacer una sala de exposiciones en cierta calle, a construir una infraestructura que puede tener un potencial e importancia a futuro como dinamizadora de la economía. Al margen de conciertos y demás, no entiendo por qué no se ve como una buena fuente de ingresos organizar alguna final de alguna competición o ser sede de ese mundial al que algunos aspiran. En el 82 nadie vio como una astracanada remozar San Mamés.

    Sobre que nos construyan un campo con dinero público -por simplificar, porque eso no es así- es algo tan demagógico como decir que se haya construido el Palacio Euskalduna para que lo disfruten los socios de la ABAO o, yéndonos al extremo, decir que hemos creado un mausoleo con dinero de las arcas públicas para que el populacho financie vía entradas a forrados actores y actrices durante la Aste Nagusia.

    Tampoco una infraestructura como está se debe hacer o no en función del momento y las coyunturas. Por esa razón el Guggenheim no se hubiese construido, y ha quedado claro que la apuesta de quienes gobernaban fue más que acertada: por cierto, cómo callan ahora los que entonces se oponían. Podríamos hablar incluso de ROI.

    Y lo de Florentino… no tiene nada que ver. Si nos hubiesen recalificado San Mamés para viviendas y con ese dinero hubiésemos construido un estadio en un sitio donde el terreno fuese barato (tipo Valdebebas) hablaríamos de otra cosa, pero no es el caso. Si hubiésemos vendido Lezama una vez recalificado, como propugnaba en su poco seria campaña José Alberto Pradera, podríamos ver analogías con el asunto de Florentino pero tampoco es el caso.

    Sobre el aforo, lamentar que se reduzca, sinceramente. Creo que era necesario un campo nuevo y mayor, pero no hay ni terreno ni dinero y toca ser pragmático.

    Yo no veo en este caso ningún escándalo ni nada que no se haya hecho previamente. Es una inversión que debe redundar en beneficio de la ciudad, alejada de pelotazos, controlada por las instituciones. El problema, como siempre, es que cuando aparece el fútbol enseguida aparecen los de siempre a negar un pan y sal que no se niega con el cine, el teatro o la música.

    ResponderEliminar
  3. Yo no creo que sea un escandalo amigo y estimado Tigre.

    No es inteligente cuantificar todo en esta vida en términos económicos. El Athletic no es una empresa con ánimo de lucro y tampoco una sociedad anónima deportiva, es mucho mas que eso: es un sentimiento, es el orgullo de un Pueblo, es un Patrimonio cultural fuertemente enraizado en nuestra sociedad. Esto último tiene un valor incalculable y que justifica por si mismo las ayudas que pueda recibir el Athletic y como es el caso que nos ocupa y que Gontzal ha escrito muy bien, ser participativos en la Sociedad Barria..

    A la señora de Cultura del Gobierno Vasco la consejera Blanca Urgell, me gustaría decirle cuando se queja de que sólo tiene 150 millones de euros su departamento para este año y que por tanto no puede traspasar 50 millones de euros para el nuevo campo del Athletic porque se comería el presupuesto, que esto no tiene porque ser así. Yo lo veo mucho mas sencillo que todo eso y me explico:

    1.- El departamento de cultura tiene anualmente 150 millones de euros.

    2.- Durante los 4 años que van a durar las obras de San Mames tendrá 150 millones x 4 años un total de 600 millones de euros.

    3.- Sra, Urgell es muy fácil, pero muy fácil, invierta en el Athletic proporcionalmente durante los cuatro años que van a durar las obras. Quiero decir que 50 millones de euros dividido entre 4 años de duración de las obras del nuevo campo sale anualmente una cantidad de 12,5 millones de euros y por tanto no supone tanto en su presupuesto anual la inversión.

    4.- Y por último invertir en Athletic señora Urgell es invertir en la economía de Bizkaia ya que nuestro querido club mueve anualmente 60 millones de euros incidiendo esto en otros sectores también.

    Somo

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, se me ha olvidado comentar que el nuevo campo supondra el aumento de socios que como mínimo deberan serlo durante 10 años.

    Se habla que cada nuevo socio tendra de coste para su bolsillo una cantidad entre 9.000 euros y 12.000 euros en 10 años con el pago de su carnet anual más la cantidad a fondo perdido.
    Un simple calculo matemático nos dice que supondra una recaudación aproximada de 100 millones de euros aproximadamente euro arriba o abajo en esos 10 años y solamente en el IVA que abonen los nuevos socios da un buen pico para el cofre vasco o para las arcas vascas.

    Evidentemente si no hay campo, tampoco hay IVA que abonen nuevos socios con su carnet anual, por la sencilla razón de que no se crearan por falta de espacio en el vetusto San Mamés.

    Espero que me entendais la explicación dada. Es que yo lo veo todo tan merididianamente claro, que no entenderia que el Gobierno Vasco no invierta o participe en el nuevo San Mames, me pareceria que serían de una cortedad de miras bastante miope.

    Añadamos generación de empleo etc....

    Somo

    ResponderEliminar
  5. Joder, hoy se me olvida todo.

    Por interés personal y al mismo tiempo por intereses de mi Pueblo -Llodio- y de mi comarca -Aiala- y comarcas limitrofes bizkaitarras -Orozko, etc...- sería más que interesante que el Grupo de Ingenieria IDOM valorase la posibilidad de colocar placas solares en la cubierta del nuevo campo de San Mamés. Seria muy rentable para las arcas del club el hacer esto.

    También tengo que decir que todos los materiales que se utilizen en la construccion del Nuevo San Mamés asi como las empresas liticitantes para su construcción sean solamente bizkaitarras si no entra el Gobierno Vasco economicamente, y si el G.V entra en la Sociedad San Mames Barria como socio, entonces las emresas liticitantes deberian ser de cualquiera de los tres herrialdes.

    Por cierto, aunque no pongan placas solares en la cubierta, las planchas de vidrio también fabricamos en llodio y por tanto la generación de riqueza en nuestro municipio y comarca sería muy importante. Aunque abogo tambien por una parte de la totalidad de la cubierta en planchas solares.

    Pienso y además asi lo creo que el G.V. entrará economicamente en el proyecto.

    Somo

    ResponderEliminar
  6. A ver vamos por partes, yo estoy totalmente a favor de que las administraciones subvencionen al Athletic, porque le da una solera enorme a Bilbao y trae dinero, por poner un ejemplo el año pasado 5000 personas vinieron de Gijón a gastar una buena pasta en el partido del Athletic. Y montaron una cola enorme en el Guggenheim, gastaron en bares, restaurantes, metro, tranvía etc.

    Dicho esto, que nos den 30.000 millones de las antiguas pesetas para hacer un campo en el centro me parece un poco pasada. Normalmente lo que se hace en estos casos es que el club cede los terrenos y el ayuntamiento se los cambia por otros en las afueras más una buena pasta para construir el campo nuevo. En esos casos todos ganan: el ayuntamiento porque coge un solar bueno en el centro, reactiva una zona en declive en la periferia y además saca el follón del futbol del centro, y el club porque recibe un pastonazo, hace un campo más grande y todavía le sobra la pasta. Pero lo de construirle un campo al club en el centro no suele ser muy común.

    El argumento de que se crea una sociedad entre las administraciones y el Athletic para explotar el campo tampoco me convence mucho, más que nada porque las administraciones son las que ponen la mayoría de pasta y quien aprovecha el campo es el Athletic, a los otros tan solo les queda para aprovecharlo los meses de verano que es cuando se produce el parón liguero, con lo cual apenas pueden hacer un par de conciertos y luego encima nos cagamos en ellos porque nos joden el cesped.

    El argumento de que con más abonados la hacienda recaudaría más IVA también me parece dudoso, más que nada porque creo que si diez mil personas no se hacen socios utilizarán su dinero de ocio para ir al basket o para cualquier otra cosa también grabada al 16% de IVA, no creo que la gente se deje de gastar su porcentaje de dinero dedicado al ocio.

    Y ojo, una cosa es el mundo ideal y como deberían ser las cosas y otra como son en realidad. Cuando hay crisis económica se paralizan muchos proyectos, esto ocurre absolutamente en todos los países y ámbitos: ayuntamientos, empresas privadas, clubes...de hecho en mi empresa hemos tenido que paralizar ya unos cuantos este año y por poner un ejemplo, en la crisis anterior a principios de los noventa las Torres Kio de Madrid estuvieron a medio construir durante un buen tiempo, paralizadas por la crisis.

    En resumen, que el hecho de que las administraciones construyan con su dinero a un club un estadio en el centro de la ciudad me parece algo excepcional, yo no he conocido ningún caso y ojo, no digo que no los haya, simplemente no los he conocido. El caso más divertido que he conocido es el del Rayo Vallecano que piden encarecidamente que el ayuntamiento les recalifique el estadio para sacar pasta e irse más lejos, cuando resulta que el estadio es público, y como el ayuntamiento evidentemente se niega se sienten maltratados. Son este tipo de ejemplos de humor Vallekano los que hacen que tenga un gran deseo de que el Rayito suba a primera.

    Sin más saludos del Tigre de Tetuan.

    ResponderEliminar
  7. Nos queda su recuerdo y el trabajo de Julio.

    Goian bego

    Laudiotik

    ResponderEliminar
  8. Creo que sigues sin querer entrar a los argumentos y que pasas sobre algunos de puntillas. Al Athletic, insisto, no le van a 'dar' 180 millones de euros. Por un lado, el club asume una parte y aporta unos terrenos. Por otra, las entidades públicas y semipúblicas aportan capital a cambio de un porcentaje de la sociedad propietaria de terrenos y edificio. Una diferencia sustancial.

    En este caso, el Ayuntamiento gana mucho pusto que la construcción del nuevo campo es clave para liberar terrenos necesarios para hacer la nueva entrada a Bilbao, el campus tecnológico de la UPV y otra serie de proyectos que van a transformar la zona de Basurto y Olabeaga. Y creo que esta solución es más honesta que la de la recalificación que se ha hecho en otros sitios, éticamente más cuestionable. Aquí se está yendo de para, poniendo las cosas sobre la mesa y con luces y taquígrafos. Aquí tienes información sobre lo que se va a hacer, Basurto-Olabeaga

    Coincido con Somo en que vía IVA también se recauda. Y si los de casa no tenemos dinero para gastar en entradas porque nos lo hemos gastado en Santo Tomás, ya comprarán entradas los de fuera, que el IVA se recaudará igualmente.

    Por otra, San Mames Barria no se crea para explotar el campo, se crea para construirlo y explotarlo. Y sigo diciendo que que la administración construya un campo, como dices, no es más excepcional que la construcción de palacios de congresos y música, museos, teatros u otro tipo de construcciones. Y no creo que nadie pueda discutir que estas tienen una enorme rentabilidad social, que es en los términos que debe medirse el destino del dinero público. Es curioso pero, ¿alguien hubiese negado esto con la euforia de la final de copa? ¿Creía López, tan apresurado él para acceder a la lehendakaritza antes del 13-M, que eso no iba a tener un precio? No vale servirse del Athletic para buscar una foto con el Borbón y utilizarlo como símbolo del cambio y esconderse ahora. Que abra la cartera. Se lo deben al Athletic.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.