+ 1

Noche negra en Vallecas

Una pena la noche de ayer. A las 19:30 la Avenida de la Albufera, la calle donde se encuentra el Teresa Rivero parecía Licenciado Poza un sábado por la noche. El ambiente zurigorri era sensacional con montones de aficionados residentes en Madrid y numerosos hinchas rojiblancos de provincias limítrofes de ambas Castillas, desplazados a Madrid solamente para ver el partido.
Y el partido arrancó bien, con la gente animando y el equipo enchufado, pero nos volvió a ocurrir lo mismo que en muchos otros partidos, las dos primeras veces que llegó el rival nos cascó dos goles, y ni siquiera en jugadas claras. A partir de ahí partido cuesta arriba, nerviosismo y a sufrir.

En cuanto al juego, el Athletic recurrió a lo fácil, pego cuatro pelotazos a Llorente nada más empezar y vió que el Rayo sufría de lo lindo, con lo cual decidió centrarse en este recurso a lo largo del partido. Esto que es criticado por la inmensa mayoría de la gente a mi me parece inteligente, sobre todo cuando te urge marcar un gol. Si de cada tres o cuatro balones que cuelgas en uno creas una ocasión de peligro, pues cuelgas treinta o cuarenta balones en el partido y creas diez o doce ocasiones de gol, eso es exactamente lo que hizo el Athletic. Muchos de los allí congregados comentaban que el Athletic no jugaba ni a las tabas, pero yo estoy convencido de que se crearon muchas más ocasiones de las que se hubieran creado si se hubiera jugado al toque y raseando el balón, teniendo que superar la presión vallecana en el medio campo. El futbol fue primitivo, arcaico y todos los adjetivos que quieran ponerle, pero era la mejor manera de hacer daño al rival de ayer, contra los siguientes ya veremos.
Durante todo el partido se fueron fallando ocasiones una tras otra de manera desesperante, inverosimil, si bien como atenuante de nuestros rematadores hay que señalar el mal estado del césped, nadie ha dicho nada porque queda fatal perder contra un segunda y culpar al empedrado, pero lo cierto es que algunos remates se fallaron por los botes irregulares del balón, en un césped normal estoy convencido de que hubiéramos marcado algún gol.

El Rayo flojeo en defensa pero adelante jugó francamente bien, con mucha movilidad y gente rápida que se las hicieron pasar moradas a nuestros defensas, a los que se les vio pelín lentos. Los vallecanos tuvieron básicamente dos ratos buenos, uno al inicio y otro al final. A la altura del minuto 30 del segundo tiempo el Rayo estaba muerto, sufría un bajón físico importante y al Athletic achuchaba, pero entonces Pepe Mel acertó dando entrada a Movilla que estuvo fenomenal. Acaparó la posesión del Rayo y se dedicó a distribuir y a poner centros donde quería, hasta el punto de que resucitó a su equipo e incluso hizo que en los cinco últimos minutos el Rayo terminara encerrando al Athletic en su área, a punto de marcar el tercero.

Puestos a elegir creo que la estadística que mejor resume el partido es la de tiros a puerta, Rayo 7 – Athletic 16. Y la jugada clave estuvo en las botas de Íñigo Perez, que con el 1-0 tuvo una ocasión inmejorable en un disparo a cinco metros, con toda la portería para él y que tal vez falló por darle al balón con el interior y con técnica, en lugar de con toda su alma, para meterla con portero y todo. El chaval por lo que se vio ayer parece una copia de Fran Yeste, para lo bueno y para lo malo, en cualquier caso no desentonó ni se amilanó, lo cual no es poco para un debutante. Es muy pronto para decirlo pero parece que puede tener futuro.

Y en cuanto a los zurigorris destacar a Joseba Etxeberría, el gallo tiene mas años que Matusalem pero sigue espabilado y jugando al lado de Llorente termina haciendo sus cosillas. Porque cuando Fernando arrastra a toda la defensa Joseba sabe buscarse su espacio y tirar el desmarque. También estuvo bien Iraola sobre todo en el primer tiempo, subiendo por la banda e incluso llegando a rematar en posiciones de gol, y Toquero el rato que salió, Gaizka centra bien y la jugada de bajar a recibir de espaldas, para dar el balón rápidamente al zurigorri mejor colocado que viene de cara ayuda bastante a la salida del equipo.
En cuanto a los porteros continuamos con nuestro via crucis, Armando empezó nervioso, falló en la falta del primer gol y estuvo inseguro. Además es flojo con el pie lo cual perjudica nuestro estilo de juego. Por el lado positivo destacar el final de partido que tuvo, en los últimos minutos de empuje del Rayo si que pareció animarse y crecerse en su portería. Parece que va a seguir en la copa, veremos que tal.

Y para finalizar una reflexión, a la gente le está empezando a entrar cierto nerviosismo y ya se pone en duda el estilo de juego del equipo. Personalmente no creo que sea culpa del estilo, que creo que es el idóneo, lo que no se puede hacer es regalar tantos goles. El equipo afronta los partidos con la idea de salir al campo a estar bien plantado, fuerte atrás y empezar a crecer a partir de ahí, pero si las dos primeras veces que llega el rival te hace dos goles de manera tonta todo se derrumba. El planteamiento inicial ya no sirve de nada, el equipo se ve obligado a cambiar de chip de inmediato y de la calma inicial se pasa al nerviosismo y luego a la histeria. La grada se pone nerviosa y es complicado mantener las ideas claras.
Si no arreglamos estos problemas defensivos seguiremos cayendo, pero si los arreglamos todo mejorará de un plumazo. El equipo ganará partidos y el estilo seguirá siendo el mismo, el juego mejorará por la lógica confianza que aportan los resultados pero básicamente seguirá siendo lo mismo.
Solo nos queda aplicarnos en defensa y armarnos de paciencia. Sinceramente no veo ninguna otra solución.

Sin más saludos del Tigre.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

1 comentario

  1. Aupa,

    Yo tuve un entrenador que siempre indicaba quien era el defensa central evidentemente que debía decir la palabra que ya no veo que se usa. "FUERA,FUERA,FUERA...", en los entrenamientos era primordial hacerla siempre por parte del indicado para que estaría dominada esa situación y aprendida luego durante el partido real.

    Ayer en el segundo gol, y tantas veces deberia hacerse, mas bien siempre, cúando se rechaza un balón automaticamente el jefe de la defensa, ¿tenemos jefe jejé? debe gritar la palabra clave "FUERA,FUERA..." y salir todos a la vez para provocar el fuera de juego rival.

    Clemente dijo en su última etapa en Bilbao que se sorprendio porque habia jugadores que no sabían el ABC del fútbol. Siguen sin saberlo.

    Voy a Lezama en ocasiones y no veo que se haga esto, que los antiguos practicabamos y daba resultado, salir en defensa alunisono ante el grito de FUERA, FUERA del jefe de la defensa. El problema es que no hay jefe y tampoco indios.

    Pobre Athletic, tenemos el déficit más importante que un equipo puede tener, y es SABER COMPETIR, una palabra fácil de decir y tan díficil de hacer para nuestros profesionales que en algunos casos parecen amateurs a la hora de COMPETIR.

    Somo

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.