+ 2

A Pisuerga revuelto, ganancia de resultadistas

Fue un partido extraño, loco. Tras los diez minutos de toma de contacto de rigor, llegaron otros diez de continuos sobresaltos. Golazo de Susaeta desde fuera del área –algo difícil de ver en el Athletic-, un salvaje cabezazo de Nivaldo a Llorente que mantuvo a todos con el corazón en un puño, retirada en camilla de éste y expulsión de Ustaritz tras un placaje a Costa siendo el último defensor rojiblanco. Por si fuera poco, Yeste tuvo que ser sustituido por lesión, dando entrada a Etxeita.

A partir de ahí, el Athletic volvió a cometer el error habitual cuando se queda en inferioridad desde que Caparros ocupa el banquillo, algo que ocurre, además, con frecuencia excesiva: renuncia al balón, repliegue absoluto y confiar en no encajar goles, que ha quedado demostrado que es una quimera. Este equipo defiende rematadamente mal y fiar su suerte a esa opción es, como decía Latxaga la pasada semana, un suicidio colectivo.

Dirán los benevolentes que es complicado jugar en inferioridad etcétera, pero lo cierto es que a este grupo le cuesta hacerlo en inferioridad, en igualdad y, desgraciadamente, en superioridad. Es un conjunto que funciona por impulsos, ciclotímico lo definen, se deprime por instantes, yéndose absolutamente de los encuentros, se encorajina por momentos, convirtiendo el asedio de la portería rival en una emulación del asalto a Fort Apache. Un equipo sin mesura, sin término medio, sin el cuajo necesario para manejar los tempos.

Si a eso añadimos a un árbitro aquejado de un trastorno de personalidad múltiple, de difícil convivencia con la equidad que debe tener un juez, el resultado es el de ayer. El valenciano Mateu Lahoz resulta un personaje curioso. Comienza los partidos dejando jugar, en un estilo muy británico, no señala faltas, concede continuamente la ley de la ventaja, haciendo que los partidos se conviertan en un espectáculo de juego fluido. Posteriormente muta y sale de él ese árbitro español que todos llevan dentro. El tarjetero que señala cualquier contacto. Y cuando lleva un rato ejerciendo ese último rol y las protestas de los jugadores se acentúan aparece sobre el césped la reencarnación del chulo con pito por excelencia, un García de Loza, un Díaz Vega o un Mejía Dávila.

Consiguió el equipo sobreponerse a tanto suceso durante la primera parte, pero la estrategia seguía siendo la misma, algo que el Valladolid tardó pero acabó por saber desarbolar. Una buena jugada en el primer gol vallisoletano y un nuevo desajuste defensivo en el segundo, con fallo de Etxeita por arriba y cantada en la salida por parte de Iraizoz, fue suficiente para poner el partido cuesta arriba a los vizcaínos.

Pero no estaba todo dicho, porque este equipo es extraño y el Valladolid tampoco supo matar el encuentro. Caparrós tiró de arma secreta, puso a Muniain en punta –donde a mí más me gusta- y el de Txantrea decidió no dejar para mañana lo que pudiese hacer ayer. Transformó, zorro él, el bacalao -que diría Iragorri- que lo convierte en el goleador más joven de primera. Mateu, empeñado en dar vida al espectáculo, había dejado a los albiazules con diez unos instantes antes y, para más apoteosis, con nueve un poco después. Ahí el Athletic pudo ganar y también pudo perder. Es lo que tienen los encuentros que se convierten en un carrusel. Porque si lo lógico es perder en inferioridad, lo lógico parece poder ganar en superioridad, aunque el punto sea bueno.

En cuanto al juego de los zurigorris, me quedo con el trabajo de Gurpe y Javi Martínez, el fútbol diferente de Muniain y el golazo de Susaeta, jugador que no termina de consolidar todas sus virtudes. Etxebe, lamentablemente, languidece futbolísticamente en este año de ficha by the face, mientras que a Iraola me parece que, hoy por hoy, la internacionalidad no le llega por el rendimiento que últimamente demuestra en el césped. Tampoco Koi mejoró en exceso el nivel de la banda izquierda.

De la defensa poco nuevo que decir. Si fui duro con Amorebieta la pasada semana, tampoco Ustaritz demostró que sus mejores virtudes, la inteligencia y la velocidad, estuviesen presentes en el Nuevo Zorrilla. Ni Etxeita presentó la mejor carta de presentación, aunque sería injusto juzgar a ambos por un único partido.

De ganar el domingo contra el Sporting, el rumbo que está adquiriendo el equipo en la clasificación puede ser definitivo para no sufrir esta temporada. Lástima que la mejoría en el juego no se haya consolidado y que el nivel defensivo sea calamitoso para poder ambicionar objetivos más serios.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

2 comentarios

  1. Hola,

    El segundo gol viene porque la defensa defiende el golpe franco con los jugadores colocados entre el punto de penalty y el área pequeña, ni más ni menos.

    Lo he comentado en el bar, la defensa esta muy metida para dentro del área.

    Esa jugada se defiende en línea en la línea del área grande valga la redundancia.

    Iraizoz se encuentra sin espacio fisico para llegar con ventaja debido al acúmulo de hombres entre el punto de penalti y el área pequeña y es debido por no defender en la línea del área grande.

    En el primer gol a lo mejor deberia haber salido a buscarle y taparle al contrario. Aqui a lo mejor ha estado lento de pensamiento y no ha actuado bien, pero en su beneplácito la jugada ha sido muy rápida.
    En la otra porteria Jacobo si ha salido y tapado a Muniain.

    Por cierto Iker destasca un partido totalmente atascado, es un crack.

    Iker no es un galáctico, Iker es de otro mundo.

    Somo

    ResponderEliminar
  2. Hola de nuevo, como veo que esta semana esta un poco parado esto, voy a dar una opinión sobre el percance sufrido por Fernando Llorente.

    No quiero imaginarme lo que hubiera sucedido con Don Fernando Llorente jugador del Athletic club de Bilbao si su compañero de equipo Gaizka Toquero de Amurrio por parte paterna y Pinedo de segundo apellido de Villanueva de Valdegobia por parte materna y gazteiztarra de adopción no hubiera tirado el balón fuera.

    NADIE con mayúsculas; ni periódicos, ni televisiones, ni prensa escrita y radiófonica ha dado cuenta del siguiente detalle:

    El detallazo y la inteligencia de Gaizka echando el balón fuera salvó la vida así como los médicos a Don Fernando Llorente jugador del Athletic club, porque el árbitro de turno, ni paró siquiera el juego. Hay que ser ciego, todos vimos la gravedad del suceso, mis ojos se iban hacia la izquierda del televisor según se mira intentando llegar a Llorente, pero no se le veía, el balón lo tenía Gaizka. Gaizka que es un tío muy, muy inteligente como toda su familia, echó el balón fuera.

    Mendilibar aconseja e incluso habla con el equipo contrario antes de comenzar los encuentros en que no se eche por norma general el balón fuera en todos los partidos que juega su equipo cuando hay alguien en el suelo lesionado o golpeado, y piensa que la decisión de parar el juego debe tomarla exclusivamente el árbitro o juez de la contienda. En Valladolid quedo demostrado que no se puede dejar en manos del árbitro esa decisión. Cualquier crio de colegio ante una contusión craneo-encefalica de ese calibre hubiera actuado distinto que el valenciano, que dió la ley de la ventaja. Ver para creer.
    El Athletic deberia hacer una queja ante los estamentos arbitrales de semejante falta de juicio de Tomeu, ya que si Gaizka no echa el balón fuera estaríamos hablando de consecuencias irreparables en Fernando.

    NADIE ha destacado que si Gaizka sigue la jugada según lo que algunos técnicos predican -entre ellos Mendilibar-, el tiempo corría en contra de Llorente con la lengua tragada e impidiendo su respiración autónoma, llevaba ya un minuto con parada respiratoria, y los que tienen mínimos conocimientos sobre primeros auxilios sabran que si tardan dos minutos más viene las secuelas físicas-motoras y sensoriales para el resto de su vida al no llegar oxigeno al cerebro y a lo mejor la MUERTE. El cerebro humano no puede estar más de tres minutos sin oxigeno por peligro de muerte cerebral o graves secuelas físicas y neurológicas para el futuro.

    Eskerrik asko Gaizka Toquero Pinedo.

    Tomeu Lahoz, joan zaitez popatik hartzera

    Somo

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.