+ 1

Cogiendo aire con y por suerte

Que en pleno auge de la Gripe A el Athletic no ejerciera de Frenadol para el Atlético de Madrid ya es una noticia por sí mismo. De la flor de Caparrós ya hemos hablado en este blog y en algún otro de más nivel y rigor, y para suerte del de Utrera volvió a aparecer cuando más falta hacía, igual que ha sucedido en las dos temporadas precedentes. Lo que quizás no se esperaba era el buen juego de la primera parte, en la que el equipo conjugó agresividad, velocidad y juego ofensivo que los colchoneros debieron frenar a base de faltas que no merecieron, en su mayoría, mayor consideración por parte de un condescendiente Ramírez Domínguez.

Y es que salvo Toquero, en un serio bache de juego, el equipo carburó, con unos centrales rápidos que se anticipaban en todas las jugadas a los delanteros del Manzanares. Amorebieta mostró esa cara que lleva más de un año no queriendo presentar y Ustaritz intentaba reivindicarse tras las aciagas actuaciones de las últimas semanas. Los laterales, con una versión más rodada de Koi y un Iraola aplicado para el exceso de kilómetros que acumula ya en noviembre, cumplieron. Pero la clave en el día de ayer resultó el centro del campo. La sala de máquinas funcionó como hacía tiempo no sucedía. Con un Javi Martínez que por no sé qué razones se viene arriba cuando tiene en contra el equipo del cineasta Cerezo y un Orbaiz que tras muchos partidos ejerció el papel que de él se espera. En las bandas, Susaeta y de Marcos daban los chispazos que permitían cambiar la velocidad al partido, si bien el jugador de Eibar se buclea e intenta finalizar las jugadas de manera estrambótica. Con estos mimbres, más la fortuna que acompaña al entrenador y el aliento de un entregado San Mamés, ruidoso a más no poder por la curiosa proporcionalidad existente entre decibelios y el número de potes ingeridos en el prepartido, el Athletic encarriló el encuentro tras un cuarto de hora inicial de intercambio de golpes en el que la fortuna -y el poste- no permitieron a los madrileños adelantarse.

Llegó el descanso, posiblemente en mal momento, toda vez que los rojiblancos pudieron antes haber logrado una renta mayor, por ejemplo de penalti no señalado, que hubiese sido tranquilizadora, y más viendo la segunda parte, en la que el Atlético se adueñó del balón y anchó el campo, con un Athletic boqueante al que Caparrós, inhabitual en él, tuvo que refrescar mediante rápidos cambios, pero los Iñigo Pérez, David López o Igor Gabilondo no aportaron lo suficiente para frenar la ambición de esos colchoneros que ya ocupan plaza de descenso. Suerte que Agüero y Forlán no consiguieron conectar en exceso con sus compañeros, algo de mérito tendrá la defensa zurigorri, pero lo cierto es que cuando lo hicieron, aprovecharon los centros y dejaron muestras de su calidad. La portería de Ingenieros todavía tiembla.

Es innegable que el Athletic tuvo suerte ayer, pero también lo es que hay que buscarla. Voluntarioso y trabajador, mostró una imagen más solvente. Cierto que las lesiones maniatan al entrenador -aunque a este respecto habría que revisar la preparación física, una vez más-, que los encuentros se acumulan, que la plantilla es la que es -la que quiso en míster, ojo-, pero este Club está obligado a hacer, por su peculiaridad, las cosas mejor que ningún otro. En los despachos, en el banquillo y en el campo, donde los fallos infantiles que se llevan produciendo lastran y mucho. A este respecto, la semana ha pasado por preguntarse qué pasa con el campo, qué sucede con San José y a qué se debe el desastre defensivo. Todo ello, y en diferentes ámbitos, ejemplos claros de gestión mal llevada.

Para el partido del jueves en Madeira se llega con algo menos de ansiedad, donde un empate podría ser un buen resultado. Otra incógnita es qué dará de sí la eliminatoria de Copa donde, a tenor de las palabras de Caparrós, y al margen de lo que se diga para ser políticamente correcto, da la sensación de que la eliminatoria no sería mal vista por el cuerpo técnico. Claro que para ello sería mejor asegurar el pase en la Europa League, puesto que dos fracasos serían mortales para el entrenador andaluz, al que sigo sin entender por qué Macua quiere renovar si todo el mundo advierte que su ciclo en el Athletic debe finalizar en junio de 2010.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

1 comentario

  1. Solo comentar el expediente x San José. No acabo de entender cual es la situación que da lugar a que no se le haya dado ni una misera oportunidad. Y mira que ha habido partidos de UEFA o Copa para ello. Estoy seguro q detrás de esto hay marejada de la q no enteraremos tarde, pero sinceramente me parece una verguenza defenestrar de esa manera a un chaval cuya única razón para marcharse de Liverpool era disponer de minutos.

    En cuanto a la renovación o no de Caparros. Lo siento soy resultadista y tengo que reconocer que prefiero esperar a final de temporada para ver que hace este Athletic. De momento vamos octavos y las cosas, aún jugando fatal, no van tan mal. Sé que mis palabras son criticables pero creo que es bueno que tengamos calma con el equipo y el cuerpo técnico.

    El compi de spining preparando visita al golosino

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.