+ 1

Giovanildo Vieira da Souza, "HULK"




Los directores deportivos del Oporto se pueden poner la medalla al fichaje del año con Givanildo Vieira de Souza, que empieza a ser conocido en el mundo del futbol como “Hulk” por su parecido con Lou Ferrigno, el actor encargado de dar vida a La Masa en la adaptación al cine.

El jugador ha sido rescatado nada menos que de la segunda división japonesa en la que el pasado año marcó 37 goles en 43 partidos ascendiendo a su equipo el Tokyo Verdi. El Oporto pagó 5,5 millones de euros por la mitad de sus derechos y ha hecho un pedazo de negocio. El jugador de raza de color (por lo visto los blancos somos transparentes) es un todo un portento físico: fuerte, rápido, incisivo y con buen disparo. El otro día contra el Atletico estuvo fallón en de cara al gol pero fue una auténtica pesadilla para la defensa colchonera, que en ningún momento pudo con un jugador bastante más rápido que ellos e imposible de mover por su fortaleza. Se suponía que la estrella del partido iba a ser Agüero pero entre el Kun y el brasileño no hubo ni color y da la impresión de que éste último puede ser un jugador importante a nivel europeo durante los próximos años.

Por cierto a la baja forma más que notable del Kun hay que añadir su falta de entendimiento con Forlan, desde luego la relación entre ambos no pasa por su mejor momento y la cosa no tiene buena pinta, dudo que sigan juntos el próximo año.
El resultado de 2-2 contra el Oporto fue engañoso, el partido mereció en realidad un 1-3 o 1-4. Teniendo en cuenta que las casas de apuestas crean sus cotizaciones mediante tablas parece una buena idea apostar a que el Oporto pasará a la siguiente ronda. La diferencia entre ambos equipos es mayor que la que refleja el 2-2 y la cosa no estará mal pagada del todo.
Da la impresión de que el Atletico de Madrid va a acabar como el rosario de la aurora, a ver si estamos espabilados y pillamos a Raúl García por un buen precio porque como se vaya al Portsmouth o al Aston Villa ya nos quedamos sin él para siempre.

Por cierto si está por ahí Somo le agradecería que comentara que beneficios aportan los corticoides a los deportistas. La sustancia acaba de ser legalizada y en el verano de 2004 Marcos Senna ya fue suspendido durante dos meses por un positivo de este tipo cuando jugó la final de la Intertoto contra el mismo Atletico de Madrid.

Saludos.

+ 1

Sólo tienen ojos para su Sevilla

Anestesiado. El entorno rojiblanco parece haber decidido hacer como el Guadiana y desaparecer hasta el próximo día 4. Mientras, jugadores, entrenador, cierta prensa y la afición dan por bueno el discurrir con bastante pena y ninguna gloria en este comienzo de la segunda vuelta.

Aún sin ver el partido de ayer, después de ver los resúmenes que he podido y leer todo aquello que esta mañana estaba a mi alcance, tengo que reconocer que estoy alucinado. Nadie repara en que la buena racha ha finalizado, que el número de puntos obtenido es muy escaso ante la llegada de los grandes y el mismo que en la primera vuelta hizo saltar las alarmas por todo lo alto. La venta de entradas para la semifinal, el precio de éstas y el ambiente de ese partido hacen olvidar que el sábado se disputa un ensayo general contra el mismo equipo al que queremos aguar el pase a la final de copa.

Visto lo visto, de momento, todo se fía al éxito que se pueda tener en lo que se ha dado en denominar el partido más importante del último lustro. Miedo me da, porque el equipo se está dedicando, además, a hacer todo aquello que debe evitar dentro de 9 días: encajar un gol temprano y fallar las ocasiones que tenga. Lo de los penaltis no es nuevo. Pero sí más preocupante que nunca. Hace años que este equipo carece de un especialista. Desde la marcha de Larrazabal, pienso. El número de ellos marrado es excesivo, bien sea Urzaiz, Yeste, Iraola o Fernando Llorente. Y ahí debiera tener el míster un plan. Se debe buscar un especialista de manera inmediata. No vale con dejar que los jugadores decidan como en los colegios que los tira el que primero coja el balón. Y a fuerza de parecer cenizo, tan solo recordar que en la última semifinal, contra un equipo sevillano, los lanzamientos desde los 11 metros fueron los causantes de que se desparramase la ilusión, que no era menor que la de ahora. Ezquerro y del Horno lo recuerdan. Yo también.

Y espero que no se vuelva en contra, porque ya conocemos que los árbitros toman buena nota de todo y seguro que lo harán ahora con Llorente como en su día aprendieron con Etxebe.

Del partido de ayer, y para dejar mi opinión lanzada a la espera de las vuestras, os dejo mis sensaciones:

  1. El equipo sigue dejando pasar las oportunidades de conseguir puntos contra rivales asequibles.

  2. El entrenador está, igualmente, en la misma inercia que el equipo. La tarjeta provocada por Yeste, la quinta, lo demuestra. Me parece un error.

  3. Iraizoz lleva tres jornadas consecutivas haciendo penalti, señal más que suficiente para demostrar que la defensa vuelve a estar desajustada.

  4. Llorente demuestra que es imprescindible, a pesar del gol fallado tras una nueva buena asistencia de Toquero. Como Vélez, también desperdicia ocasiones claras.

  5. Caparrós sigue confiando en su sistema y en los mismos jugadores. Ayer cambios de manual, puesto por puesto. Lo de Vélez por Toquero va a convertirse en un clásico.

  6. Me parece anecdótica la bronca entre Yeste y Ocio, a pesar de que debieran ambos preocuparse más por su rendimiento antes de llamar la atención a otro compañero.

  7. Soprende el ostracismo de David López, coincidente con la falta de efectividad en las jugadas a balón parado. En eso tampoco Yeste acierta últimamente.


En resumen, ¿nadie coincide conmigo en lo peligroso de jugarse la temporada a cara o cruz dejando pasar estas oportunidades de seguir puntuando de 3 en 3?

+ 3

La caída de un imperio

La imagen dada ayer en la copa por la sección del Real Madrid de baloncesto, y digo sección porque eso es lo que son y no un club, fue penosa pero peores fueron los resultados dados por el Grupo Prisa digan lo que diga y maquillen lo que maquillen.

El grupo, que tiene una deuda de unos 5000 millones comunicó un beneficio neto para el pasado año de 83 millones de euros, pero eso habiendo ganado 300 por la venta de sus edificios, algo extraordinario y que no volverá a producirse. El último trimestre fue malo y este año se supone que la cosa irá en esa línea o peor. El vencimiento de deuda de 2000 millones que correspondía a marzo ha sido refinanciado a cuatro años, lo cual tampoco es la releche, porque el grupo deberá hacer frente a pagos de 500 euros al año, algo que parece a todas luces inasumible. La venta de digital plus por 2500 millones (Por poner una cifra) aliviaría la situación, pero dejaría al grupo sin la fuente de la tercera parte de sus ingresos, que además el próximo año se verá lastrada por haber perdido el futbol.

En algunos periódicos se habla de la caída de un imperio y Vocento ya le supera en capitalización bursátil. Eso sí, el resto del sector está del pelo, de hecho Antena 3 por poner un ejemplo también comunicó unos resultados un 53% inferiores al año pasado. Como adelanta “El Confidencial” los amos de la prensa preparan un texto para pedir ayudas al gobierno, en realidad están todos al borde de la ruina
http://www.elconfidencial.com/cache/2009/02/20/comunicacion_75_prensa_preparan_borrador_comun_gobierno_acuda_auxilio.html

Es difícil saber cómo va a salir el sector de medios adelante pero lo que está claro es que necesita una restructuración a toda costa. En el caso de Prisa supongo que la compañía terminará troceada y vendiéndose algunos cachos, harán despidos masivos en la medida en la que su liquidez lo permita (Porque echar a gente es muy caro) y los sueldos de los que se queden terminarán no ya congelados, sino criogenizados al más puro estilo Walt Disney.

El Grupo Prisa es un buen ejemplo de empresa puntera presuntamente fuerte y solvente pero que creció a base de un endeudamiento sobredimensionado, y cuando el ciclo cambia ya se sabe, tus activos valen mucho menos y refinanciar la deuda más, amén de que solo hay compradores para las partes solventes de tu negocio, las que garantizan los flujos de caja necesarios para tu supervivencia.
Tal y como están las cosas no será la primera ni la última “sorpresa” que recibamos este año, parece que aún quedan unos cuantos esqueletos en el armario.

Sin más desde la Gran Via 32 recibid todos un cordial saludo.
Como se suele decir en estos casos el sol pega fuerte en el desierto.

+ 2

El socio informado gracias a Vocento

Consciente como debiera ser Macua, o Fernando García según el foro, de la crisis en la que estamos inmersos dada su condición de preboste del Grupo Afer y consejero delegado de esa Iurbentia que no paga al Bilbao Basket lo que adeuda en concepto de patrocinio, hemos tenido que aguardar a que esta mañana ese merecedor del Pulitzer apellidado Ortiz de Lazcano nos contase en rigurosa exclusiva lo que debemos pagar por presenciar en La Catedral el partido por el que se está dando salvoconducto a todo -que no es poco- lo que está sucediendo en el campeonato liguero.

Así, para presenciar la semi contra el Sevilla, aquellos socios que tengan la fortuna de posar su trasero en un asiento sito en la tribuna principal pagarán 40€. El resto de tribunas costarán 35 y las preferencias 30. El oráculo del otrora Grupo Correo, que tiene asegurada plaza en la sección de Economía si se aburre de informar de deportes, ya nos indica que los precios se han incrementado en un 33% para las más caras y un 65% para las más baratas. Vaya manejo de la calculadora. Además de ser el único periodista con capacidad de dar una exclusiva entorno al club, resulta un as en materia de cálculos inflacionistas. Un lujo para un periódico.

Cierto es que la ocasión lo requiere y que la ilusión hace que se pague con cierto gusto, pero todo ello no hace sino acrecentar el pastizal que abonamos por el carné desde la llegada de esta junta directiva a Ibaigane. Aún y con todo, en plena crisis, con los problemas por los que está pasando gran parte de la población con índices record en lo que a morosidad se refiere, parece más que oportuno haber contenido el coste de las entradas. Actuaciones como esta hacen que resulte difícil asimilar el traspaso de Aduriz, la acumulación de jugadores con los que no se cuenta, la disparada nómina de técnicos y tecniquillos, y demás. Confirma esa sensación de que en este club al único que se le exigen sacrificios es al socio. ¿Por qué no se reclama a Sogecable el dinero que adeuda con más firmeza? ¿Y al Mallorca? Kalean uso etxean otso?

En lo relativo a la enésima filtración me parece un escándalo que existiendo un canal web como www.athletic-club.net, que tiene un alto coste para el club, no se utilice para lo que realmente es oportuno. ¿Es lícito que se publiciten las fechas y horarios de la venta de entradas y no se informe de los precios para facilitar una exclusiva al diario oficial del régimen? En nada contribuye esto a la igualdad de acceso a la información y al respeto a la audiencia del resto de medios. Luego algún iluminado se quejará de oposición o de la escasa ayuda de ciertos medios pero ¿de quien es la responsabilidad?

¿Es condición sine qua non comprar El Correo para conocer qué nos van a costar las entradas?

+ 4

Buen resultado en un partido pésimo

El empate, visto lo visto en el campo, ha sido el mejor de los resultados que el Athletic ha podido obtener. El Recre, mucho más ordenado, rápido y metido en el partido ha merecido, claramente, ganar el partido. Álvarez Izquierdo, árbitro malo donde los haya, ha perdonado un claro penalti de Gorka sobre Colunga en la reanudación y ahí ha estado la clave. Segundos después marcaba Javi Martínez, de cabeza, el tanto de la igualada.

Ha dicho Caparrós que el partido lo había visualizado previamente en varias ocasiones y que sabía que esto iba a suceder. Ha hablado, incluso, de relajación y alguno de sus jugadores, Baleziaga por ejemplo, lo ha ratificado. Así las cosas, con el único objetivo de ganar el partido de semifinal de copa frente al Sevilla, el Athletic pierde punch frente a esa impresionante racha que, quizás, nos hizo a todos perder la perpectiva de lo que este equipo puede dar de sí.

La ausencia de Llorente, hoy por hoy, es un peaje que este equipo no puede pagar. Ni Etxebe, ni Toquero, ni ninguno de los Vélez tienen capacidad de hacer olvidar al riojano. Tampoco de reemplazarle en el esquema táctico del equipo. Tanto se ha acostumbrado el Athletic a buscarle cuando, como hoy, las bandas no funcionan, que su no presencia hace que el equipo titubee.

Lo cierto es que la previsibilidad del juego y de la actitud de los zurigorris es excesiva. A cualquiera de los que acudimos frecuentemente a San Mamés nos bastan los primeros cinco minutos de juego para saber como viene el partido. Hoy quedaba claro que tocaba uno de esos clásicos encuentros contra uno de esos rivales teóricamente inferior que siempre sacan nuestras peores carencias.

Las bandas no han funcionado en la primera parte y los cambios realizados por Caparrós tampoco han tenido el efecto esperado. Susaeta ha salido enchufado pero con pocos metros de cable. Gabilondo, por la izquierda, ha vuelto a demostrar que es un jugador intermitente y de juego recalcitrante. Quizá hubiese sido más lógico su cambio antes que el de David López.

Mención aparte merece la defensa. Balenziaga ha acusado la inactividad y ha dado la razón a quines defienden la titularidad de Koi. Le ha costado, y mucho, cerrar en condiciones su banda. Por la derecha, Iraola sigue pidiendo a gritos que se le dé oxígeno y ser, también, “víctima” de las rotaciones del de Utrera. El problema es la ausencia de relevo. Premio especial hoy para los centrales, con fallos continuos y mala colocación, han sido superados en muchas de las contras que ha tenido hoy el equipo onubense.

La nota más positiva la sigue dando Javi Martínez. Al margen de su rapidísima recuperación, ha demostrado que, junto a Orbaiz, es imprescindible el equipo. Su pelea en el centro del campo y el número de balones que roba lo hacen insustituible.

Con esto y con todo, debemos tener paciencia. Ni lo de hace unas jornadas era normal, ni al principio de temporada éramos tan malos. La principal pega que se puede poner es la mezcla de falta de frescura y cierto relajamiento que hace que el equipo no carbure. Si, además, el entorno lo toma como válido, mal vamos. No se puede intentar justificar una temporada sólo por la Copa y ligar todos los quehaceres en lo deportivo a pasar la semifinal del 3 de marzo.

Y en días como hoy me acuerdo más que nunca de Aduriz o de la falta que puede hacernos un jugador como Díaz de Cerio. Porque si por la razón que fuese Llorente se marchase, ¿alguno creéis que se puede afrontar la liga con el resto de delanteros que tenemos?

+ 2

Rudy Fernández favorito para ganar el concurso de mates en NBA.com

No creo que vaya a ganar ni de coña, pero de momento en la encuesta de nba.com es el favorito de calle, 44% de los votos por un 27% de Dwight Howard. Increible pero cierto. Ahí va el enlace:

http://www.nba.com/dunk/

+ 2

El interminable caso de Benjamin Button


En el cine los directores salvo que hagan cine alternativo o de autor sufren la injusticia de ver cómo son los actores los que se llevan la fama por sus películas. La gente en cada película solo tiene memoria para un par de nombres y esos suelen ser los de las estrellas, normalmente un director no se hace famoso hasta que hace un montón de películas o recibe alguna nominación al Oscar.

Algo así le ha ocurrido a David Fincher el director de esta película y de otras tantas que ordenándolas de mejor a peor en mi humilde opinión serían: “Se7en”, “El club de la lucha”, “The Game”, “Zodiac”, Alien 3” y “La habitación del pánico”, una carrera más que interesante. Además también ha hecho películas musicales para artistas como Madonna, Aerosmith, George Michael o Sting. Tras vivir muchos años a la sombra de los Brad Pitt, Sigourney Weaver, Morgan Freeman, Michael Douglas, Sean Penn, Jodie Foster y Edward Norton por fin salta a la palestra.

Esta vez se ha atrevido con un proyecto diferente y más ambicioso que según los críticos es su obra definitiva, poco menos que una obra maestra. En mi opinión es cierto que la película tiene una calidad técnica impecable, aunque quizás demasiado oscura a ratos, y los actores están francamente bien, sin embargo la película tiene un enorme defecto y es que es demasiado larga. Por muy bien hecha que esté si no se precisa de un argumento complejo y un ritmo vibrante casi tres horas de metraje suelen resultar fatales, insufribles. Eso es un poco lo que ocurre aquí, nunca podré negar a alguien que esta es una gran película, pero que la vuelvan a ver el y su tía.

Además esta película cuenta con un peligro añadido y es que por su naturaleza puede haber bastante gente a la que le encante, especialmente tratándose de personas del género femenino, a las que una historia romántica y melodramática con Brad Pitt de por medio no les importa que dure tres horas, ni cuatro, ni cinco. La consecuencia de todo esto es que alguna amiga termina recomendando a la mujer de uno la película y un pobre mortal, que no merece para nada semejante destino, termina de rebote un domingo cualquiera sufriéndola en sus carnes, encerrado y bostezando durante tres horas en el cine. Y luego encima para más cojones cuando por fin se encienden las luces tiene que aguantar a su mujer asegurando con media lagrimilla que “Esta película me ha encantado”.
Personalmente recomiendo desapuntarse como sea de este plan pero en caso de no ser posible cuando menos comprar a la entrada del cine un cubo de palomitas de esos para alimentar a elefantes, que falta que va a hacer.

La película es la que más nominaciones a los Oscar tiene, trece en total, y me da la impresión de que va a ser la gran perdedora de la noche de los Oscars. Espero que entonces David Fincher recapacite y oriente su ya demostrado talento a películas un poco más movidas que es lo suyo. De hecho lo mejor de "El interminable caso de Benjamin Button" me pareció un breve intercambio de disparos entre un submarino alemán y el barco pesquero en el que va el protagonista. Creo que en toda la historia del cine nunca vi un tiroteo tan bien hecho y tan realista, con las balas viniendo a toda velocidad en plena noche, tremendo.

Saludos del Tigre y lo dicho, de momento me sigo quedando con “Se7en”, “El club de la lucha” y “The Game”.

+ 11

Se pincha el globo

Como si el hecho de verlo venir fuese un consuelo, parece que todos dábamos por asumido que el Athletic no iba a venir con un gran botín de Zorrilla. Aún y con todo, casi 5.000 vizcainos decidieron acompañar al equipo hasta Pucela haciendo caso omiso de la perenne alerta naranja que Protección Civil ha decidido colocar este invierno.

En lo deportivo nada reseñable. El Athletic, que lleva partidos echando el bofe, no consiguió jugar a fútbol en los noventa minutos. El inexistente centro del campo obligó a que la única vía de ataque fuesen los balonazos a un Llorente que el planteamiento de Mendilibar alejó mucho del área. Así, el único recurso ofensivo de los rojiblancos resultó Ion Vélez, que se ha convertido en una especie de Forrest Gump que corre y corre pero nunca remata.

La primera parte, tediosa y condenada al empate a cero, se rompió cuando un trencilla, que promete dar grandes tardes de gloria al balompié, se inventó un penalti de Gorka sobre un Sesma que volvió loco a la defensa del Athletic. Es cierto que arbitrar es complicado y que vista la jugada en directo pueda parecer hasta lógico que el árbitro se equivoque, pero lo que no resulta entendible es que un colegiado, si cree que la jugada es pena máxima, ni tan siquiera amoneste a Iraizoz.

El Athletic, que aún no había aparecido, sufrió a partir de entonces. No sirvió el descanso para grandes ajustes. Caparrós, que tuvo que improvisar tras una lesión de Javi Martínez al resbalarse al más puro estilo Anna Pavlova, decidió poner a Yeste y Orbaiz como cerebros en el centro del campo y dar la oportunidad a Joseba del Olmo. Los listos de la clase fueron incapaces de poner orden en el centro del campo. Tampoco concierto. Antes, Etxeita había entrado por Ustaritz en la enésima lesión muscular del central que hace que ya no sea ni noticia. Sí sorprendió, en cambio, la reacción (más bien cabreo) del técnico de Utrera en rueda de prensa. ¿Pensará que el de Abadiño se lesiona aposta?

En el minuto 13 de la segunda, el Valladolid sentenciaba tras un nuevo desajuste defensivo en cadena que dejó a Víctor sólo para que recibiese a placer un pase de Sesma. A partir de ahí el Athletic intentó reaccionar. Y tuvo su mejor aliado en Paradas, que tenía el móvil cargado y con cobertura. Algún familiar le avisó en el descanso que se había equivocado y decidió administrar justicia como lo hacen los jueces malos, inventándose las sentencias. Estilo Garzón, digamos. Vio penalti en una jugada en la que nadie lo hizo. Llorente, nuevamente, falló, pero enmendó Orbaiz después de un par de rebotes.

El Athletic lo intentaba, principalmente con artillería aérea hacia un Llorente que no tenía su tarde y a pesar de gozar de numerosas jugadas a balón parado. Yeste, al que le afectó su particular siroco, fue incapaz de poner un balón en condiciones en toda la tarde. Acelerado, además, acabó expulsado en una demostración más de que no aprende de errores del pasado. Cierto es que la expulsión es excesiva, pero al tener una tarjeta amarilla nada le hubiese salvado de ir un par de minutos antes a la ducha. Eso sí, Paradas no decidió sancionar con tarjeta la pérdida de tiempo.

Pocas ocasiones tuvieron los rojiblancos, a los que su empuje ayer en la segunda parte no permitió rascar nada positivo. Pudieron hacerlo si el árbitro hubiese sancionado con pena máxima la única que sí lo fue, la que hicieron a Ion Vélez, pero éste hombre sólo pita lo que nadie ve.

Así pues se pincha el globo de la euforia y el equipo demuestra que es muy vulnerable cuando su estado físico flojea. Ahora queda intentar recuperar un poco al equipo. Se vuelve a demostrar que hablar de UEFA o títulos no nos favorece. Esperemos que hoy todas las alabanzas no se conviertan en feroces críticas y que no volvamos a sufrir un nuevo culebrón entorno a Yeste.

El estado físico de Iraola, las intermitentes actuaciones de Susaeta, la incapacidad de Koi para responsabilizarse él solo de la banda izquierda o las lesiones de Amorebieta y Javi Martínez pesan demasiado como para tener la continuidad necesaria en posiciones próximas en la tabla a los equipos que aspiran a jugar en Europa.

Por último mostrar nuevamente mi extrañeza por las decisiones de Caparrós. No entiendo que ahora deje fuera de la convocatoria a Toquero. Desconozco qué ha variado con respecto a otros partidos. Si se quiere hacer responsable a Gaizka de la segunda parte de Sevilla me parecería una tremenda injusticia. Si va a sufrir una vez más las consecuencias de los caprichos del técnico de Utrera, una vergüenza. Porque para eso, era mejor dejarle terminar la temporada en el Eibar. Creo que nada ha cambiado como para que pase de ser el jugador 12 a ser el 19. Volvemos a la cuestionable gestión de la plantilla del amigo Joaquín.

+ 4

Un Athletic pequeño

Hubiésemos firmado el resultado antes del comienzo del partido y analizando fríamente lo sucedido fue el mejor de los que se pudieron dar. Porque el Athletic puso en peligro la eliminatoria de manera injustificable.

Decir que el mejor fue Gorka es evidente. Gorka y Llorente, que nos está acostumbrando muy mal, demasiado mal. Emerge de la nada y nos mete en los partidos. El soberbio cabezazo de ayer puede tener un valor enorme. Lo tenía todo de cara el Athletic gracias a la genialidad del de Rincón de Soto, que contribuye a ponerlo aún más en el escaparate. La revalorización de este jugador nos va a obligar a hacer un esfuerzo de los importantes. Está ya en primera línea del frente mediático y es imposible ya dejar de escuchar todo tipo de rumores sobre él.

En la reanudación quedó claro que el mejor rival del Sevilla fue la lluvia y no el Athletic. En la primera al pequeño Navas, que tanto temíamos, no fue necesario marcarlo en exceso. Estuvo tranquilo Koi. El sevillano tiene tanta calidad y velocidad como poca fuerza, por lo que los charcos de la banda servían para frenarlo. A pesar de ello y del gol, el Sevilla planteó mejor el partido en la primera parte también. Lo leyó mejor. Buscó la portería de los rojiblancos y jugó con balones largos, pero el larguero y la bien plantada defensa del Athletic con la ayuda inestimable del centro del campo hicieron que la portería se mantuviese a cero.

En la segunda todo cambió. El drenaje funcionó mejor de lo que en un campo del sur se espera y el terreno ya no impedía que el Sevilla desplegase su juego. Salvo una ocasión de Ion Velez en el minuto 6, a la que una vez más no llegó, el Athletic decidió plantar su trasera sobre la línea del área grande de Iraizoz. Y empezó un nuevo juego. Frontón por fútbol. Y tanto pelotearon al frontis los delanteros y zagueros sevillistas que al final consiguieron dar en la chapa. Por dos veces. Por cierto, para chapas la de Patxi Alonso en laSexta. ¡Qué razón tenían los que se quejaban! ¡Qué insufrible verborrea!

No aprendió el Athletic del partido que hizo el Valencia en el Pizjuán la pasada semana. El resultado dolió. No porque fuese especialmente malo sino por la imagen y por ver una eliminatoria muy encarrilada hasta a dos minutos del final.

Desconozco si el culpable es el equipo, Caparrós o ambos. Poco me importa ya. Cierto es que el utrerano demostró sus intenciones al cambiar a Yeste por Balenziaga. Esa sustitución significaba la renuncia definitiva al balón y la obsesión por frenar como fuese al Sevilla desde atrás.

No quiero pasar por alto, también, el arbitraje. No se puede decir que fuese malo pero no me pareció justo el reparto de tarjetas que hizo. Y en el lanzamiento del penalti que alguien explique que si el balón pega en el palo y vuelve al jugador que lo ha lanzado y éste vuelve a golpearlo la jugada queda invalidada. Si no, que se lo pregunten a Garitazo, que ya le invalidó un pequeño árbitro francés una jugada igual en aquella noche mágica contra el Newcastle en San Mamés.
¿Volveremos a repetirla 15 años después? Ahora ya sólo queda esperar un mes para comprobarlo. Un mes que se hará eterno, campaña electoral mediante.

Al final ayer no fue nuestra Agate Deuna la única mártir. Por cierto que le debemos a la santa una víspera porque ayer Bizkaia estuvo más pendiente de la tele que del tradicional aintzaldun.

+ 5

Patxi Alonso, Yeste y la euforia


Que nos expliquen, si es que alguien sabe, puede o quiere, cómo frenar la euforia que hay desatada en Bizkaia. Nos hemos acostumbrado desde hace tiempo a vernos relegados a esa parte de la clasificación que queda cortada en los periódicos, que no disfruta de minutos en radio y televisión, que ahora nos cuesta digerir todos esos comentarios que nos llegan y hacen que recuperemos el orgullo de ser del Athletic.

Y es que ahora quien más o quien menos recibe una llamadita de algún compañero, amigo o pariente de fuera que le dice jodé como va el Bilbao. A pesar de que nos sigan destrozando el nombre, hasta nos molesta menos. Y es que no es lo mismo que cuando nos torturaban con aquello de este año al Bilbao no lo salva ni Villar.

Para comprobarlo basta con atender a lo que cuenta la tropa mediática. El pasado domingo Alfredo Relaño, que ha dado al Athletic hasta en el carnet de conducir, escribía destacando el fútbol de los leones.
El mal juego del Madrid saltó más a la vista porque acabábamos de ver en la misma pantalla el Athletic-Málaga, un partidazo por las dos partes. Y un jolgorio para la hinchada athletica, que vio a los suyos remontar un 0-1 y un 1-2, hasta acabar en ese bonito 3-2. Metidos en las semifinales de Copa y con Llorente rompiendo por fin en jugadorazo, los hinchas del viejo y querido Athletic ventean ya una de aquellas finales que tan a fuego marcaron su historia. Y mientras llega, ven que en la Liga los problemas se van despejando, que esas angustias de temporadas recientes parecen haberse marchado por fin.
Leer para creer. Pues si parece poco, escuchad lo que decía el amigo de la Morena la pasada semana en Hoy por hoy después de cargar su Larguero en Portugalete de vuelta a Madrid:


Los chicos de Prisa, enamorados de Macua –vaya gusto tienen los chavales- parece que, de momento, dejan de atizar por Ibaigane.

La sensación que da es que el Athletic recupera algo de respeto en general e, incluso, un reconocimiento al mérito que tiene al contar con futbolistas jóvenes. En dos de los blogs de fútbol que más suelo visitar destacaban, también, a los rojiblancos.

En Diarios de Fútbol ensalzaban a Fernando Llorente y, de paso, el juego del Athletic:
No parece coincidencia que el momento álgido de uno de los mejores partidos de lo que llevamos de Liga lo protagonizase el delantero que quizá más ha crecido en ella. Llorente tomó el balón en la línea de tres cuartos del Málaga, realizó un par de fintas para colocarse el balón, y lo puso fuera del alcance de Goitia con la finura y la elegancia que se reserva a los muy dotados. Una clase que nadie diría de Fernando a la vista del cuerpo de bigardo que Dios la ha dado, pero que rebosa en sus borceguíes. Y las semifinales de Copa a la vuelta de la esquina.
En Notas de Fútbol, que es el blog a partir del cual se creó el anteriormente mencionado, volvían a destacar al de Rincón de Soto:

Fernando Llorente es al Athletic lo que Henry a su Arsenal. El Athletic funciona jugando para un sólo jugador. Llorente es la referencia de éste equipo, la promesa que jornada a jornada se está haciendo realidad, el que hace olvidar a los Yeste, Etxeberría y compañía. Él mejor que nadie para personificar los valores del Athletic, con su juventud, su fuerza y calidad. Se está saliendo esta temporada y el segundo gol del equipo, una obra de arte de Fernando, es un ejemplo más que claro.


Tan de moda está el bueno de Fernando que hasta Santi Segurola lo prefiere por delante del otro Llorente, Joseba:
Me gustan los dos, cada uno en lo suyo. Joseba Llorente ha demostrado que es un delantero afilado en el área. Como jugador tiene muchas menos cosas que Fernando Llorente, al que precisamente le faltaba contundencia ante el gol. Poco a poco ha crecido también en este aspecto. Me parece que está todavía a medio camino de su techo. Tengo la impresión de que el mejor Fernando Llorente aparecerá con 27 o 28 años. Pero deberá tener cuidado: necesitará la confianza de los entrenadores, sentirse muy importante en el equipo y no desfallecer ante las críticas. Las tendrás porque cada vez se sentirá más exigido allá donde juegue. Así las cosas, me quedo con Fernando Llorente.
Y aprovechaba el director adjunto vizcaino de Marca para elogiar a Yeste, quien sigue protagonizando los minutos de las tertulias entorno al equipo:
Yeste, sí. Del Horno, no. No sé nada de la vida de ambos, aunque he oído todo tipo de leyendas urbanas. Sinceramente creo que Yeste no ha explotado su enorme calidad. En cualquier caso, ha sido uno de mis jugadores favoritos del Athletic en los últimos 20 años. Y contra la opinión de muchos, considero que ha sido decisivo en la permanencia del equipo en Primera División.
Por cierto que sobre este tema, en la siempre recomendable tertulia de Onda Cero Bilbao que dirige Luis Fernando Baranda, Latxaga dejaba una reflexión con la que estoy muy de acuerdo. Que Yeste es un jugador muy interesante en el Athletic, al que hay que valorar en su justa medida y que, sobre todo, no hay que utilizar como arma arrojadiza. Sin intentar interpretar lo que dijo Juan Carlos, pienso que en El Correo se está dando ejemplo de eso que desaconsejaba. En una dirección, con Javier Ortiz de Lazcano, y en la otra, con Patxi Alonso. Para muestra, un botón:
No me extenderé en la loa a futbolistas por los que uno siente una especial admiración. Ver a talentos forjados en Lezama ser reconocidos por su público es como asistir al retorno del hijo pródigo. El nuestro viste la '10'. Su recital ante el Málaga, su derroche de entrega al servicio de la causa no le pasó desapercibido a la fiel parroquia rojiblanca. No era tanto una reivindicación personal como un grito de ayuda. Estoy aquí. Estoy vivo. Soy uno de los vuestros. Ernesto Valverde y el Olympiakos pudieron ser su tabla de salvación. Pero no hay madera en el mundo más insumergible que la de tu propia casa.
Hablando del chico de La Sexta, tiene a media Bizkaia aburrida por sus peroratas en la transmisión de los encuentros. De hecho, ayer me pareció que el que le lanzaba un puñal era, precisamente, su ex compañero en Radio Euskadi, Josu Loroño. Al término del mencionado programa de Onda Cero, y hablando de que la trasmisión del partido era por la cadena presidida por el otrora Milikito, indicó que habría que bajar el volumen. Quizá se refiriese a Montes, quien sabe.

Y para acabar, el video que en Telebilbao han editado para animar al entorno con la Copa. Poco se puede esperar de estos que ejercen el freakismo en lugar del periodismo, pero qué manía con desatar la euforia.



El video es malo, pero no encuentro uno mejor. Por cierto que el que lo ha grabado podría invertir un poco en un nuevo televisor, que me apuesto algo a que en ese todavía le informa sobre el anticiclón de Las Azores Mariano Medina.

+ 1

Confianza ciega

Sólo se puede explicar lo que le está pasando el Athletic desde la fuerza que da creer en tus posibilidades. Da la sensación de que, a diferencia de lo que pasaba en temporadas anteriores y al inicio de esta, confian tanto en sus capacidades que ni tan siquiera el efecto psicológico de los goles en contra, de tener que remar contracorriente para ganar, puede con los rojiblancos.

El público ha decidido ponerle banda sonora. La Marcha Triunfal de Aida. Y hasta los rivales como Antonio Tapia reconocen que el empuje de la afición parece que es una de las claves que hace que el equipo carbure.

Porque tampoco es que este Athletic esté sustentado en un juego brillante ni en un control del transcurrir de los partidos como parecía querer Caparrós. De hecho, la racha positiva se está basando en un juego más del estilo de la era Valverde. Encaja goles pero marca más. Quizá no sea el día, pero ni Gorka ni la defensa están al nivel. Los laterales sufren en exceso. Koikili no puede sustentar la banda sin la ayuda del centro del campo y en la derecha falta aire. Me gustó, por otra parte, la segunda parte de Ustaritz. En el ataque la falta de acierto de Ion Vélez parece irremediable. Es una lástima que a tanto trabajo no se le pueda dar mejor final.

El partido del sábado fue un clon del disputado hace dos semanas contra el Valencia. Y bien que pudo, además, haberse dado cualquier otro resultado. El Málaga, al que muchos veíamos en segunda a principios de temporada, juega, y muy bien, a fútbol. Supo qué hacer en todo momento en el campo, con criterio y peligro. Pero este Athletic, mezcla de calidad, mucho trabajo y cantidades industriales de fe, es capaz de sacar los colores a cualquier equipo de primera división ahora mismo. El gol de la victoria lo dice todo. Eibar connection. Gran centro de un jugador que procede de segunda división, y remate con golazo del jugador que peor va de cabeza en toda la plantilla. Lo dicho. En rachas positivas todo funciona.

La estrategia de Caparrós de sentar a ciertos jugadores le está saliendo francamente bien. Gabilondo, Yeste, David López, Koikili o Susaeta han decidido complicar la confección de las alineaciones a base de goles.

Quizá no tenga sentido intentar ser cauto en rachas como esta, pero me preocupa que el modelo se agote. Tengo dudas de que físicamente se pueda aguantar muchas más semanas a este ritmo. Llorente e Iraola quizá sean el ejemplo más claro de jugadores al límite de su capacidad física. Con la complicación añadida de que ambos son insustituibles por carecer de recambios.

Aún así, que nos quiten lo bailado. El orgullo de ver al equipo ganando, remontando y en semifinales de copa es un premio que la afición del Athletic merecíamos. Si, además, tuviésemos la dosis de fortuna y acierto necesaria para que el partido de vuelta contra el Sevilla esté abierto, poco más podremos pedir. Lo de la final son palabras mayores, algo que haría revivir a este club, pero es mejor no soñar en exceso, que las depresiones después suelen ser largas.