+ 12

Los brotes verdes que yo no aprecio

Ejerció de bálsamo el gol de Toquero en pleno debate sobre el futuro de Caparrós en el banquillo, en el que ni el propio entrenador de Utrera confía o cree. Cuando más sonaban las voces que cuestionan la continuidad de este en el banquillo, merced a la pobre imagen que el Athletic ha dado en esta atípica pretemporada en la que los partidos de puesta a punto eran oficiales, el amigo Joaquín se descolgaba con unas declaraciones más que cuestionables en el mismo medio que el viernes pedía su cabeza.

El discurso suena a retirada, a advertencia, a lavado de manos. A poco puedo yo hacer con estos mimbres. Dice ahora que el equipo no sabe defender. Después de dos años, cuando afronta su tercera temporada, algo que ni Valverde tuvo a su alcance, afirma que quema mucho el banquillo del Athletic. Creía yo que ya lo sabía alguien como él, al que hervía la sangre rojiblanca tras poner la firma en el suculento contrato de tres años que el presidente le ofreció. Parece que no, que fue un calentón diálectico marca de la casa, fruto de la ilusión ante el nuevo reto.

El equipo sigue con los mismos defectos de la última campaña. Defiende rematadamente mal, independientemente de nombres, sean los de Ocio o Ustaritz, Amorebieta o Gurpegui, o el del lateral Castillo. Probaturas haylas para todos los gustos, tantas como combinaciones posibles. A esto hay que añadir la carencia de un concepto de juego claro, no ya de un sistema, con un equipo que abusa de los balonazos a las primeras de cambio y en las que la entrada de jugadores con talento y calidad no consigue que se juegue mínimamente a fútbol. Esa ha sido la constante y, si nadie lo remedia, tiene aspecto de que seguirá siéndola.

Y es que el discurso de Caparrós, pérdida de papeles con Alberto Negro el jueves en rueda de prensa incluída, suena viejo. Es el mismo sonido que han tenido los de Heynckes, Luis Fernández, etc. cuando pasada la novedad de entrenar a este particular club, acababan cansados del trabajo que supone sacar rendimiento a los jugadores que tienen disponibles por nuestra particular tradición. Es lo que hay. Los entrenadores de fuera están acostumbrados a fichar para tapar carencias, una vía mucho más rápida que el trabajo y la paciencia. Aunque en eso, no creo que el inquilino del banquillo pueda quejarse. La nómina de incorporaciones que se han puesto bajo su tutela es de las más importantes de la historia del Athletic. Por cierto, ayer marcaron Aduriz y Vélez de Mendizabal.

Y en estas, llegó el partido del Espanyol, algo mejor de lo que esperábamos, con ciertos momentos, incluso, de buen juego durante el primer cuarto de hora. Pero fallaron los delanteros. Llorente presentaba los síntomas de indolencia que le costaron el sobrenombre de Fernandito y Toquero no podía poner brillo a su trabajo constante. La apuesta por la juventud, 23 años de media, no resultaba del todo mala ante un rival propicio, herido psicológicamente y sin rodaje físico en consecuencia. Muniain, que abusó por momentos de balón, levantó a las gradas por instantes, haciendo recobrar la esperanza en Lezama. De Marcos en cambio, otra de las sensaciones de la pretemporada, flojeaba. Como lo hizo su sustituto, Susaeta, que mostró su cara B, la de jugador alocado y precipitado. El centro del campo, con Gurpegui y Martínez, convertido en cinturón de hierro. Ilusiona ver al de Andosilla en fase de recuperación, para lo que necesita rodaje, algo que hasta ahora no se le había dado salvo en las ruedas de prensa.

Apunta a jugadorazo Muniain, pero preocupa. No se entiende razonable que a un chaval de 16 años se le den 90 minutos de partido y más al inicio de temporada. Es el afán caparrosista por anotarse debuts y descubrimientos de futbolistas. Como si a Muniain no se hubiera atrevido a darle la alternativa ningún otro técnico que ocupase el banquillo. ¿O alguien piensa que Julen Guerrero no hubiera debutado en el Athletic si Heynckes no hubiese aparecido por Lezama?

Lo que cabe esperar es que al chaval se le dosifique, se le pulan los defectos y se apueste por un fútbol que ayude a que se desarrolle. Porque los balonazos a que estamos acostumbrados, y más con la dupla del mediocentro de ayer, no casan con el juego que el pequeño navarro pretende, sabe y puede desplegar.

Así pues nos encontramos con tres puntos, algo inédito desde que Mendilibar ocupara el banquillo -lagarto, lagarto-, y con un calendario de liga razonable, que debiera contribuir a que la temporada discurra más tranquila. Esperemos que los futbolistas terminen de rodarse para ver si los pronósticos de plantilla más equilibrada son ciertos, para constatar si hay alternativas en la delantera o si los jugadores de banda incorporados hace que los veteranos den lo mejor de sí mismos.

Nos dicen, a modo de advertencia, que la temporada será complicada, dura, como si estuviésemos condenados a sufrir para siempre. Los optimistas, los que se aferran a un clavo ardiendo, aprovecharán el partido de ayer para empezar, como Zapatero, a ver brotes verdes. Me parece excesivo. Al margen del gol de crack que Toquero -un jugador que rompe mis esquemas- se inventó ayer para lograr los tres puntos y de ciertas jugadas puntuales, sigue sin gustarme lo que veo y me canso de que los de fuera me den lecciones de cómo se debe vivir el Athletic. Qué malos son los contratos de más de dos años para los entrenadores.

+ 3

La competencia por los puestos se instala en el Athletic


El partido contra el Barça dejó buenas sensaciones, el equipo jugó bien con Llorente completamente desaparecido en combate y la gente que entró nueva dejó bien claro que están ahí para competir por los puestos, lo cual es una gran noticia, algo que se echaba de menos desde hace años.

Me sorprendió Gabilondo, gran partido el suyo. A este jugador se le solía acusar de tener menos sangre que una víctima de Drácula, el otro día estuvo fenomenal, muy luchador y agresivo en defensa, además cubriendo bastante campo y ayudando bien al lateral, y por si fuera poco metió un par de balones francamente buenos. Salvando las distancias me recordó a Beckham en sus buenos tiempos.

Gurpegi también estuvo muy bien, siempre digo que no me gusta especialmente este jugador, ya que me parece pobre en muchas facetas de juego, pero físicamente es una máquina y para ser nuestro Gatusso se basta y se sobra. Deberíamos introducirlo en las rotaciones especialmente en los partidos de gran derroche físico, o en partidos fuera de casa. En los partidos que juguemos en San Mamés, con el contrario echado atrás y con la posesión enteramente nuestra su valor como futbolista se reducirá notablemente. Gran partido también el de Carlos.

Ustaritz estuvo atento y rápido atrás, lo mismo que Koikili. El lateral no estuvo fino en la jugada del gol pero dejó claro que en defensa cubre bien su zona y es un hombre dificil de superar.

Y por supuesto lo mejor, la actuación de De Marcos. Nunca le había visto jugar y al principio no me inspiraba mucha confianza, le falta algo de músculo y tiene una manera de correr pelín "rara". Al principio empezó nervioso y timorato pero a medida que le fueron saliendo las cosas se animó, y de que manera. Un tiro de 45 metros que casi bate a Valdes adelantado, un buen desmarque a la espalda con un pase atrás en el que no acertó, un gol con un buen quiebro a Piqué, una bicicleta seguida de un buen centro...No está mal para un debutante, además hizó lo que tiene que hacer un media punta, hacer apariciones por sorpresa.

También me pareció super interesante el adelantamiento de líneas de los últimos veinte minutos del primer tiempo, al estilo del Liverpool de Benitez. Si logramos ahogar así a todo un Barça que no podremos hacer contra rivales más flojos como el Tromso. Por la tele no se apreció pero durante unos minutos cuando Valdes sacaba de puerta, nuestros hombres adelantaban líneas y cubrían a los defensas del Barça en individual, con lo que obligaban al portero a sacar en largo...¡Ver para creer!

La única pega, lo único que no me gustó fue el gran agujero que tuvo el equipo en el centro del campo durante los últimos minutos del partido. Jugando con dos delanteros los medios centros sufren un gran desgaste y llegan justitos a final de partido, Caparrós tal vez debería considerar esta circunstancia.

En cuanto a la llegada de Sanjosé me parece una gran noticia. Si el chaval sigue con su progresión él y Muniain podrían ser los mejores de nuestro equipo dentro de cuatro años.
Además se da la circunstancia de que al Liverpool se le ha lesionado Daniel Ager y el otro día durante el partido Skrtel, con lo cual tuvo que debutar el chaval andalúz Dani Ayala de 18 años, si lo llegan a saber lo mismo no nos venden a Sanjosé, solo por cuestión de un par de días o tres.
Además ya puestos destacar que el Liverpool perdió en la jornada inaugural 2-1 en el campo del Tottenham y Reina con tres o cuatro paradas magistrales evitó el ridículo de los Reds. Vender a Xabi Alonso ha sido un error histórico y sino al tiempo.

En fin que a marchas forzadas el Athletic se va poniendo en forma y los jugadores se empiezan a animar. Parece que vamos a estar fuertes este comienzo de liga.
Desde luego como empecemos con los mismos nefastos resultados que en los dos años anteriores yo ya dimito.

Saludos del Tigre.

+ 2

Surrealismo Racinguista


El Racing parece que este año no va a conseguir la tan deseada cesión de su indispensable Zigic, pero lo curioso es que el Valencia aún le adeuda al Racing 7 millones del traspaso de ese mismo jugador hace dos temporadas. Si lo llegan a saber seguro que se lo hubieran vendido a otro club, que ofertas en su día tuvieron de sobra.

Al Racing el Real Zaragoza el año pasado le pegó un clausulazo y el entrenador Marcelino, que ya se había ido de allí de mala manera, se llevó el último día a Jorge López, por 2,5 millones de euros. Pues resulta que el Zaragoza tampoco le ha pagado ese dinero al Racing.

El Racing ante tanto impago y la necesidad de liquidez tuvo que vender a Marcano por 3,5 millones de euros al Villarreal. Para sustituirlo intentó fichar a Canella del Sporting, pero como a los cántabros no se les ocurrió la idea de denunciar al Zaragoza, cosa que por ejemplo el Athletic si que hizo con el Mallorca en el caso Aduriz, la entidad maña se pudo entrometer y robarles el fichaje, si bien el Sporting ya ha dejado claro que no suelta el jugador ni en broma si antes un banco no avala la operación.

No tengo especial simpatía por el club cántabro, pero la situación no me parece de recibo, máxime cuando tanto Valencia como Zaragoza han recibido ofertas importantes por jugadores: Villa, Silva, Mata, Herrera... Creo que la Liga debería haberles obligado a vender jugadores para pagar las deudas, porque ahora si el Racing no tiene liquidez para pagar sus nóminas al que le descienden es a él, incluso si desciende gran parte de la culpa la tiene el haberse quedado sin sus mejores jugadores y sin dinero para sustituirlos, e incluso yendo más allá, lo mismo si a final de temporada el Racing está salvado y juega contra el Zaragoza o Valencia que necesitan los puntos, se recibe alguna llamada en Santander insinuando que si pierden tienen más posibilidades de cobrar sus deudas...

Para colmo, los caprichos del destino han decidido que el primer partido sea un Racing - Getafe. En el Getafe juega Javi Casquero, un tío al que el Racing tuvo que dejar irse gratis por "razones humanitarias" ya que su tía tenía cancer y necesitaba irse a Madrid ineludiblemente, el Racing lo había comprado al Sevilla por 2 o 3 millones de euros y lo dejó gratis al Getafe. El caso es que Casquero se infla a marcar goles al Racing y encima los celebra con saña y mala leche para mayor cabreo de los Santanderinos. Para echar más gasolina al fuego el jugador getafense ya ha declarado que tiene unas ganas locas y una motivación absoluta para ese primer partido.

Vamos que en Santander aburrirse, lo que se dice aburrirse, no se aburren.

Desde Algorta y en plenas vísperas de las fiestas del Puerto Viejo saludos del Tigre.

+ 6

Eliminada la chavalería por los young boys zurigorris

Poco se confiaba, en general, en las posibilidades del Athletic para remontar la eliminatoria, con lo que la alegría fue doble en la tarde de ayer. Hubiese sido un mazazo quedarse fuera de competición europea a las primeras de cambio, por lo que a la dupla que gobierna Ibaigane, García-Zarate, seguro les dejó de apretar ayer la corbata. Ya hay otro partido, además del de la Supercopa, para hacer taquilla. A buen seguro que a precios menos populares. En el aspecto deportivo, la apuesta por la juventud le resultó a Caparrós y con un partido más serio, aunque plagado de errores, se consiguió una victoria en el terreno más desfavorable.

Curiosamente los suizos jugaron peor y controlaron menos el partido en su campo. Cabe reconocer, debe hacerse, que en el global de la eliminatoria han sido mejores que los rojiblancos y teóricos merecedores del pase, pero en fútbol valen los goles. Ayer quienes tuvieron el acierto fueron los de Lezama, un navarro -desde ayer goleador más joven de la historia del Club- y un riojano al que nacieron en Iruña. Mención aparte merece la defensa. Me preocupa. En el día de ayer su incompetencia quedó en nada -o en casi nada- por la preocupante -para Petkovic- falta de puntería de la delantera rival. Sigue siendo la asignatura pendiente y, en el día de la renovación de Flaño por Osasuna, resulta más significativo que Amorebieta y Ocio, que se enfrentan a su tercera temporada como pareja de centrales, parezcan el duo pimpinela. ¿En cuántas ocasiones llegaron a recibir el balón en situación de ventaja, cuando no solos, los jugadores del Young Boys?

A quien también habrá que pedir explicaciones es al que ha diseñado la camiseta que el Athletic lució ayer. ¿A qué se debe esa trasera? ¿No ha llegado la tela y han tenido que coger la que usan para hacer las camisetas del Murcia? ¿Patrocina Bilbobus ahora al Athletic?

Debe estar preocupado David López. El primero de los fichajes de la nueva era quedó fuera de la convocatoria y difícil lo tendrá para superar a un Susaeta que fue el mejor jugador del partido y el muñeco del pim-pam-pum de los chicos del Stade de Suisse, al punto de acabar lesionado, y a un de Marcos que protagonizó una buena primera parte, con un descaro que explica la razón por la cual se puede pasar en poco más de un año de tercera división a primera.

Serio estuvo, también, Gorka Iraizoz, con paradas de mérito tras un error con el pie que bien pudo costar caro. Quedémonos con el detalle, el portero de lo mejorcito. No estuvo mal, tampoco, Xabi Castillo, al que falta rodaje para adaptarse al equipo, que le tocó marcar a un jugador complicado y al que dificultó bien su trabajo. No progresó en exceso por su banda, pero parece tener una capacidad física importante.

Y como cuando Joaquín Jesús acierta hay que reconocerlo, sobre todo para que no me salte al cuello ningún felino capitalino, poner a Yeste en lugar de Orbaiz resultó decisivo ayer. Manejó bien al equipo y estuvo en el origen de los dos goles. Dio sentido al juego y no lo ralentizó, como suele hacer en otras ocasiones.

Dicho lo cual, alegrías por el resultado y el rendimiento de algunos al margen, toca trabajar duro para mejorar el rendimiento de la plantilla, principalmente en la zaga. El equipo debe conciernciarse para jugar siempre a un nivel, sin relajamientos, y poniendo toda la carne en el asador, porque la falta de calidad general es demasiado evidente cuando el esfuerzo decae. Falta genio en la misma medida que sobran tatuajes y horas de peluquería.