+ 3

Cuesta abajo y pronto sin dientes

Tiene el Athletic un color de enfermo preocupante. Casi despeñado en su credibilidad, acelerando más cada tres días en la cuesta abajo del descrédito. El equipo no funciona. No lo ha hecho desde que a finales de julio comenzara una larga temporada, al margen de resultados puntuales, de pases de eliminatorias europeas o de los tres partidos ganados en liga cuya puesta en valor inicial se relativiza según avanzan las semanas.

Al fin y al cabo, demostrar que se es mejor que el Xerez lo hace todo equipo que se cruza en su camino, ganar al Villarreal es algo que sucede a todo el que se enfrenta a él y encontrarse con un Espanyol de luto en la primera jornada fue una coyuntura del calendario. Por contra, el Athletic ha perdido -y bien perdido- prácticamente todos los encuentros que ha disputado en liga, no siendo superior a ninguno de los rivales y puntuó en Valladolid merced a una arbitraje desquiciante para ambos equipos. Adicionalmente, a punto estuvo de complicar la trayectoria europea por desperdiciar una hora de partido frente al Nacional de Madeira.

La Copa era la competición en la que quedaba por observar el momento futbolístico y psicológico del grupo. No se puede decir, además, que las advertencias entorno al Rayo no hubiesen existio, a pesar de ser eso, un buen equipo de segunda, pero nada más que un equipo de segunda. Para que la herida fusese más profunda, alinearon a un equipo de meritorios, entre los que destacaron Nestor Susaeta, primísimo y ex de Lezama, o un veterano del Vietnam como Pacheta, eterna pesadilla para los rojiblancos.

Tuvo el primer gol todos los elementos que gustan en fútbol para debatir: falta inexistente señalada por el colegiado con cara de enajenado, Borbalán, y gol encajado por el portero del Athletic tras lanzamiento de falta con barrera. Habrá quien hable de conspiraciones arbitrales, habrá quien censure a un portero en edad de estar preocupado por el valor de su EPSV o existirá, incluso, quien culpe a Iraizoz por ordenar desde el baquillo la colocación de la barrera. Apuesto a que algún filósofo de barra de bar pontificará que el Athletic no va a ningún lado con Yeste en el campo. Y es que todos tenemos nuestras obsesiones.

Quizá la mia sea Caparrós. Es cierto que en el equipo que dispuso ayer fue coherente con lo que esta temporada -y recalco esta- viene haciendo. Rotaciones en todos los puestos, salvo Llorente e Iraola. Cierto, también, que no fue él quien falló hasta, al menos, media docena de ocasiones. Pero dicho esto, sigue sin servirme que asuma que el equipo no sabe defender con la naturaleza con que lo ha hecho, abandonado al conformismo, que no se consiga transformar mínimamente el juego, limitado a un ejercicio de lanzamiento de balones desde los centrales y laterales que ejercen de catapulteros, con un centro del campo que se limita a la destrucción, etc. Tampoco entiendo que no se prueba con otro sistema si este no funciona.

Hay hoy lecturas de partido de todo tipo. Desde que el Athletic jugó bien y falló lo indecible, hasta quien habla de suicidios. Lo cierto es que no parece más que un signo de generosidad hacia el Club de Ibaigane destacar positivamente lo deparado ayer. Porque fallar de tamaña forma en defensa y ser incapaz de transformar si quiera alguna de las ocasiones habidas no habla bien de un equipo. Por comparar, el Athletic de Valverde era un desastre defensivo pero una máquina de hacer goles, y el del primer año de Joaquín Jesús un equipo equilibrado en defensa y ataque. El actual es un injerto entre un coladero en defensa y una escopeta de feria en ataque. Un panorama desolador. Si bien es cierto que pudo haberse maquillado algo el resultado, también lo es que en los últimos minutos se podía haber encajado una derrota que el Madrí hubiese agradecido para que no todas las miradas se dirijan a Alcorcón.

Al hilo de todo ello, no entiendo qué pasa con San José, jugador por el que se paga una cantidad al Liverpool por cada partido no disputado, qué sentido tiene hacer debutar a Iñigo Pérez -que lo hizo relativamente bien- si estaba Gabilondo en el banquillo y recientemente se le ha renovado, qué tiene que hacer Iraola para que se le dé un merecido descanso, por qué Etxebe es titular tras demostrar por activa y por pasiva que no está para ese tipo de misiones...

Demasiadas preguntas, muchas incognitas. Pero pocas respuestas. El Athletic es un barco a la deriva al frente del cual el piloto justifica el rumbo en base a un concepto tan etéreo como la mala racha, ligando el desastre actual a una coyuntura, de la que desconocemos fecha de fin, y ante la que para su resolución tan sólo parece ser necesario sentarse a esperar a que pase. El sábado la piedra de toque es más peligrosa que nunca. Puede servir para tranquilizar mínimamente a un entorno muy preocupado o para que la tranquilidad de Macua por la aprobación de las cuentas desaparezca en tan solo cinco días.

Como dicen muchos madrileños, no me gusta como caza la perrita.

+ 1

Noche negra en Vallecas

Una pena la noche de ayer. A las 19:30 la Avenida de la Albufera, la calle donde se encuentra el Teresa Rivero parecía Licenciado Poza un sábado por la noche. El ambiente zurigorri era sensacional con montones de aficionados residentes en Madrid y numerosos hinchas rojiblancos de provincias limítrofes de ambas Castillas, desplazados a Madrid solamente para ver el partido.
Y el partido arrancó bien, con la gente animando y el equipo enchufado, pero nos volvió a ocurrir lo mismo que en muchos otros partidos, las dos primeras veces que llegó el rival nos cascó dos goles, y ni siquiera en jugadas claras. A partir de ahí partido cuesta arriba, nerviosismo y a sufrir.

En cuanto al juego, el Athletic recurrió a lo fácil, pego cuatro pelotazos a Llorente nada más empezar y vió que el Rayo sufría de lo lindo, con lo cual decidió centrarse en este recurso a lo largo del partido. Esto que es criticado por la inmensa mayoría de la gente a mi me parece inteligente, sobre todo cuando te urge marcar un gol. Si de cada tres o cuatro balones que cuelgas en uno creas una ocasión de peligro, pues cuelgas treinta o cuarenta balones en el partido y creas diez o doce ocasiones de gol, eso es exactamente lo que hizo el Athletic. Muchos de los allí congregados comentaban que el Athletic no jugaba ni a las tabas, pero yo estoy convencido de que se crearon muchas más ocasiones de las que se hubieran creado si se hubiera jugado al toque y raseando el balón, teniendo que superar la presión vallecana en el medio campo. El futbol fue primitivo, arcaico y todos los adjetivos que quieran ponerle, pero era la mejor manera de hacer daño al rival de ayer, contra los siguientes ya veremos.
Durante todo el partido se fueron fallando ocasiones una tras otra de manera desesperante, inverosimil, si bien como atenuante de nuestros rematadores hay que señalar el mal estado del césped, nadie ha dicho nada porque queda fatal perder contra un segunda y culpar al empedrado, pero lo cierto es que algunos remates se fallaron por los botes irregulares del balón, en un césped normal estoy convencido de que hubiéramos marcado algún gol.

El Rayo flojeo en defensa pero adelante jugó francamente bien, con mucha movilidad y gente rápida que se las hicieron pasar moradas a nuestros defensas, a los que se les vio pelín lentos. Los vallecanos tuvieron básicamente dos ratos buenos, uno al inicio y otro al final. A la altura del minuto 30 del segundo tiempo el Rayo estaba muerto, sufría un bajón físico importante y al Athletic achuchaba, pero entonces Pepe Mel acertó dando entrada a Movilla que estuvo fenomenal. Acaparó la posesión del Rayo y se dedicó a distribuir y a poner centros donde quería, hasta el punto de que resucitó a su equipo e incluso hizo que en los cinco últimos minutos el Rayo terminara encerrando al Athletic en su área, a punto de marcar el tercero.

Puestos a elegir creo que la estadística que mejor resume el partido es la de tiros a puerta, Rayo 7 – Athletic 16. Y la jugada clave estuvo en las botas de Íñigo Perez, que con el 1-0 tuvo una ocasión inmejorable en un disparo a cinco metros, con toda la portería para él y que tal vez falló por darle al balón con el interior y con técnica, en lugar de con toda su alma, para meterla con portero y todo. El chaval por lo que se vio ayer parece una copia de Fran Yeste, para lo bueno y para lo malo, en cualquier caso no desentonó ni se amilanó, lo cual no es poco para un debutante. Es muy pronto para decirlo pero parece que puede tener futuro.

Y en cuanto a los zurigorris destacar a Joseba Etxeberría, el gallo tiene mas años que Matusalem pero sigue espabilado y jugando al lado de Llorente termina haciendo sus cosillas. Porque cuando Fernando arrastra a toda la defensa Joseba sabe buscarse su espacio y tirar el desmarque. También estuvo bien Iraola sobre todo en el primer tiempo, subiendo por la banda e incluso llegando a rematar en posiciones de gol, y Toquero el rato que salió, Gaizka centra bien y la jugada de bajar a recibir de espaldas, para dar el balón rápidamente al zurigorri mejor colocado que viene de cara ayuda bastante a la salida del equipo.
En cuanto a los porteros continuamos con nuestro via crucis, Armando empezó nervioso, falló en la falta del primer gol y estuvo inseguro. Además es flojo con el pie lo cual perjudica nuestro estilo de juego. Por el lado positivo destacar el final de partido que tuvo, en los últimos minutos de empuje del Rayo si que pareció animarse y crecerse en su portería. Parece que va a seguir en la copa, veremos que tal.

Y para finalizar una reflexión, a la gente le está empezando a entrar cierto nerviosismo y ya se pone en duda el estilo de juego del equipo. Personalmente no creo que sea culpa del estilo, que creo que es el idóneo, lo que no se puede hacer es regalar tantos goles. El equipo afronta los partidos con la idea de salir al campo a estar bien plantado, fuerte atrás y empezar a crecer a partir de ahí, pero si las dos primeras veces que llega el rival te hace dos goles de manera tonta todo se derrumba. El planteamiento inicial ya no sirve de nada, el equipo se ve obligado a cambiar de chip de inmediato y de la calma inicial se pasa al nerviosismo y luego a la histeria. La grada se pone nerviosa y es complicado mantener las ideas claras.
Si no arreglamos estos problemas defensivos seguiremos cayendo, pero si los arreglamos todo mejorará de un plumazo. El equipo ganará partidos y el estilo seguirá siendo el mismo, el juego mejorará por la lógica confianza que aportan los resultados pero básicamente seguirá siendo lo mismo.
Solo nos queda aplicarnos en defensa y armarnos de paciencia. Sinceramente no veo ninguna otra solución.

Sin más saludos del Tigre.

+ 0

Me encanta este artículo

El futbol es grande y aquí un servidor se larga esta misma tarde después del curro al campo del Rayo, con su banderola del Athletic y más ilusión que un chaval de siete años.

http://www.marca.com/2009/10/27/opinion/firmas/1256661288.html



+ 2

Seguimos en barrena

Verdaderamente el partido del pasado domingo en el Nous Congosto fue el mejor ejemplo de un inicio de temporada desastroso por parte del Bizkaia Bilbao Basket. Volvieron a aparecer los mismos errores que en los pasados partidos en forma de falta de intensidad, poca fortaleza reboteadota, despistes permanentes, falta de dirección en el juego... etc. Lo que me preocupa que es empezamos a carecer de identidad propia en el juego.

Seguimos teniendo unos grandes problemas en la dirección del equipo, especialmente cuando Javi Salgado está en el campo. Debo decir que no soy imparcial con éste jugador. El hecho de ser el único jugador de cantera de éste equipo me hace valorarlo especialmente bien. Pero no ha tenido un buen inicio de temporada. Su fuerte nunca ha sido la defensa, su condición física nunca ha sido su fuerte pero está teniendo carencias importantes en aspectos donde siempre ha sido un buen jugador (dirección de juego, opción en jugadas de ataque, buen tiro..).

En cuanto a los parciales, volvimos a tener una gran empanada en el tercer cuarto con un parcial contrario de 17-9. En la faceta reboteadora solo son resaltables Moisó y Janis Blums. Alex Mumbrú (5 puntos y -1 de valoración) tampoco tuvo un buen partido pero es el único que junto con Moisó han venido dando la cara hasta ahora. Es especialmente preocupante la baja forma en la que se encuentran jugadores como Marco Banic (0 puntos y 1 de valoración), Salva Guardia (2 puntos y 2 de valoración), Paco Vazquez (o puntos y -4 de valoración) y Chris Warren (0 puntos y -4 de valoración). Cuando hablo de falta de identidad, hablo de nula sensación de fortaleza y mentalidad de equipo. De momento no existe, simplemente tenemos una enorme falta de intensidad defensiva y ofensiva, mala dirección del equipo, escasa puntuación y poca aportación del banquillo.

El Manresa, que está muy por debajo en calidad individual al BB, demostró ser un equipo compacto que sabe aprovechar las individualidades de jugadores como Gladyr, Ivanov y Montañez (ex – bb). Un equipo de mitad de la tabla hacía abajo que ayer volvió a ser superior al BB sencillamente porque puso más esfuerzo e intensidad en el campo. Solo nos queda pensar que Oxus (como en otros momentos lo ha hecho) sabrá sacar lo mejor de estos jugadores a los que les espera una semana complicada de críticas y un partido complicado ante el Real Madrid (sábado 18:00 h, la 2).

+ 5

En la asamblea

Estoy con Iñaki Murua siguiendo la asamblea en Euskalduna Jauregia. Iré posteando poco a poco comentarios sobre cómo lo vamos viendo desde aquí.

23:15. Hidráulica y ténis. Me voy a votar y a casa.
23:01. Da la sensación que López pliega velas entorno al campo y que se empieza a matizar. O eso quiere hacernos creer García. Que habrá que negociar, que es la voluntad de ambas partes, dice.
22:58. Macua cita declaraciones de hoy de López.
22:55. Pregunta directa a Macua. A ver qué responde. Le ha instado Sanz a que responda si hay acuerdo o no. Si dice que no deja por mentiroso al Gobierno. Si dice que sí ha llegado a un acuerdo unilateral frente a lo acordado. A ver qué dice.
22:52. Vuelve Andoni Sanz. Habemus bronca.
22:48. Opiniones sobre el asunto del campo. Esto se anima.
22:40. Que explique Macua -o Lazcano- qué ha acordado con Patxi, porque yo no lo entiendo.
22:03. Genial. Un socio pide que se televisen las reuniones de la Junta.
21:57. Macua entona, otra vez, un mea culpa más falso que un duro de madera acerca de las entradas de Copa. Ya ha levantado los primeros silbidos de la tarde. Es un fenómeno.
21:54. Ansoleaga me ha terminado por aburrir. Vaya brasa.
21:49. El socio euskaldun, Ansoleaga, le deja a la secretaria, Mónica Durango, con un palmo de narices.
21:45. Un socio euskaldun le dice en castellano -y no en euskera, para que lo entienda- que lo del sorteo de Copa es como para que dimitan. A ver qué contestan.
21:41. Cuando el asunto se pone tenso Macua cede la palabra a Zarate para que duerma a las fieras. Vaya tono de Padre Agustino que usa para hablar.
21:33. Andoni Sanz, un veterano y eterno cabreado.
21:25. Otro que sale a hablar de estatutos cuando no toca. Que le desalojen.
21:24. Maravilloso el tratamiento y lugar que tiene el euskera en el Athletic. No pasamos de gabon.
21:21. La junta sigue intepretando los estatuto como le interesa. Va a haber lío.
21:18. Athletic Eup repartiendo estopa de forma coherente, estructurada y razonada.
21:10. La cola de socios hábidos de minuto de gloria es como la de la época de la postguerra y las cartillas de racionamiento.
20:52. Clases de economía de las que se imparten en las barras de los bares. Nos aburrimos.
20:52. Batzu Azkarate, tertuliano de COPE los lunes, defiende a la prensa. Javier Alonso seguro que se lo agradece.
20:47. Un socio pide que no se permita la entrada de los periodistas en función de los estatutos y denuncia que a un socio no se le ha dejado entrar con el pasaporte. Macua responde, educado de momento, que a los periodistas se les deja entrar por tradición y en virtud del derecho de información.
20:44. Finaliza Zarate. No hay heridos. Y comienza el circo. Los compromisarios, el estrado.
20:15. Zarate continua aburriendo al personal con sus profusas explicaciones. De momento nada reseñable.
20:00. Finaliza la alocución del presidente, con unas frases en euskera. Se ve que ha ido a la misma academia que Patxi López.

+ 4

Todo sigue igual

Nueva derrota, esta vez ante un Getafe batallador, al que acusaban de ser blando en defensa y de carecer de carácter. Claro que como todo es relativo, en comparación con el Athletic los del sur de Madrid resultaron todo lo contrario. Se les atraganta el Coliseum a los rojiblancos, ya sea cuando el Geta era la sensación positiva de la Liga o ahora que llegaba al encuentro con dudas hasta por parte de su presidente.

Frenta a los miedos, las malas rachas o los últimatums a entrenadores, los farmacéuticos recomiendan enfrentarse al equipo de Caparrós. El de Utrera apostó por el hormigón en el centro del campo y al encofrador Gurpegui se le escaparon dos varillas que le costaron la expulsión. Fue jugada clave la segunda de las faltas, tras una pérdida de balón en jugada de ataque en la que Gurpegui tuvo que agarrar a Soldado para frenar su rápida contra. Fallo considerable de un experimentado futbolista y tarjeta amarilla clara, más con Undiano Mallenco, que la estadística, como el algodón, no engaña. Sería miserable hablar de arbitrajes con los despliegues a que acostumbran este año los rojiblancos, pero lo de este colegiado llama la atención, porque no es un asunto de analizar jugadas individuales, sino de predisposición para señalar siempre en contra del Athletic en cualquier lance, sea dudoso o no. Es este un club venido a menos desde hace años, en lo deportivo y en lo social, en el que ha perdido el respeto Federativo (árbitros, seleccionadores, comités...) y enfrascado en batallas intestinas como la que mañana se producirá, previsiblemente, en Euskalduna Jauregia.

Así, con diez, se llegaba al descanso. Orbaiz entraba por un desaparecido Toquero y el Athletic no sufría en exceso porque el Getafe no llegaba. Cuando lo hizo creó peligro y en uno de los ataques, tras un nuevo mal despeje de la defensa, Soldado la engachaba y enviaba a la red. Entre tanto, un pasivo Amorebieta levantaba -como es ya habitual- la mano y dado que no era fuera de juego, me queda la duda de si estaría pidiendo un taxi, pero lo descarto porque Yeste estaba en Bilbao, padeciendo un extraño esguince de rodilla que, por lo grave, acabó en infección bucal, hasta el punto de impedirle ponerse la corbata del nuevo traje oficial y complicar, incluso, su posible renovación.

A partir de ahí, con la defensa perdida, con Ustaritz empeñado en hacer bueno a Ocio, con Susaeta y Gabilondo invisibles, con un Llorente del que sólo se puede destacar una incipiente melena estilo Farruquito, se contemplaba un nuevo fiasco del equipo, conformado a emponzoñar una estadística liguera que indica que ha conseguido, y de qué manera, un punto de quince posibles. Xabi Castillo sigue sembrando más sombras que luces, absolutamente superado por Pedro Léon, e Iraola necesita descanso. Al lateral zurdo, precisamente, le pitó Undiano penalti tras salir de la barrera y golpearle en balón en las manos, que tenía pegadas al pecho. Seguro que cada cual tiene su interpretación de la jugada, pero de poco sirve debatir, puesto que se señaló una pena máxima que, seguro, otro colegiado entenderá involuntarias.

Esta vez no vale de excusa la actuación de Gorka, y aunque se debería poder entrar en detalles para analizar qué le pasa a este Athletic, el loco calendario competitivo lo impide. Tras la victoria in extremis contra el Nacional de Madeira, la prensa vizcaina fue excesivamente generosa -una vez más-, centrándose en la bondad del resultado sin profundizar demasiado en las formas.

Queda meridianamente claro ya que la mejor condición física que hizo atesorar esos sabrosos nueve primeros puntos ha pasado a mejor vida. A cambio, las bajas han convertido la enfermería zurigorri en el camarote de los Marx pero sin puñetera gracia, en el momento de mayor concentración de encuentros. Todo ello atenaza a un entrenador, de por sí incapaz de dar la vuelta a un equipo ni con los cambios ni con las charlas de los descansos. Qué decir de los de ayer, con un banquillo de circunstancias que motivó con un 2-0 en contra, y tras la retirada por molestias de Llorente, la entrada de Koikili al campo.

El partido acabó siendo un recital del Getafe, que buscaba desterrar sus males buscando un tercer gol que estuvo cerca de llegar tras expulsar Undiano a Ustaritz por realizar falta, al igual que en Valladolid, siendo el último defensor. Ahí tampoco dudó un instante el trencilla internacional navarro. Descansará obligatoriamente Usta en Vallecas y veremos qué decisión toma Joaquín Jesús contra el Atlético de Madrid, porque los fallos del de Abadiño son, desafortunadamante, excesivos.

Probablemente, como me decía la pasada semana el Tigre, sea uno excesivamente exigente, puede que el equipo no dé para más, pero no es lógico que cada partido sea un cúmulo de fallos individuales graves, bien por falta de concentración, bien por despistes o bien por conceptos futbolísticos básicos como puede ser la colocación de una barrera. De sacar provecho jugando en inferioridad, mejor no hablar. Dicen que a eso también se aprende, que se puede entrenar. En el Athletic es sinónimo de derrota desde hace tiempo, también antes de la llegada de Caparrós, pero ahí tampoco se ha visto su mano.

Lamentará el presidente García la derrota, él que tanto está trabajando la asamblea. Anuncio de renovación de Llorente para intentar poner de cara a los Compromisarios, como si la policía fuese tonta, cocina previa en Ibaigane y entrevista dominical ad-hoc en el BOE de manos del émulo de Goebbels que diligentemente le gestiona la propaganda. Qué curiosidad tengo por ver los próximos capítulos del culebrón.

+ 6

Llorente y gracias

Pocas veces se alegra uno tanto como ayer de que empiece a llover. Porque fue ponerse rápido el campo y desatascarse el desastre rojiblanco. Eso y que a Llorente le llegasen algunos balones rematables. Lo de la primera parte es mejor no comentarlo. Al fin y al cabo no sería sino una reiteración de lo que se ha comentado hasta la fecha. Que el Athletic es un equipo mal trabajado, descompensado y débil.

Arrancó de partida con el equipo que la prensa había anunciado, con un centro del campo con menos ganas de trabajar que una cuadrilla de albañiles en un agosto sevillano. Así empezó a fraguarse una derrota parcial, toda vez que la generación del 79 (Gabilondo, Yeste y Orbaiz) protagonizaron una primera parte desastrosa. Los pitos fueron, como casi siempre, para Yeste. El cambio llegó en el descanso, dándose entrada a de Marcos y, como no, a Javi Martínez cuyo trabajo y ritmo en el medio campo es crucial para este grupo.

Y a eso del minuto 15, aprovechando que el lamentable césped de San Mamés (ahora vemos Macua los riesgos de organizar eventos no deportivos en el terreno de juego) se agilizaba algo por la chaparrada, Etxebe, que había protagonizado un ejemplo claro del declinar de un gran futbolista, empujaba un balón tras parada del portero a un remate de Llorente. Tras el cambio del capitán por Toquero llegaban los mejores momentos, toda vez que el gasteiztarra era, curiosamente, capaz de centrar mejor al área que Castillo -el nuevo capricho caparrosiano para el lateral zurdo-, Gabilondo -curiosamente renovado-, Iraola o un Markel Susaeta del que alinearon la versión sin cerebro.

Con estas, y con la creación de alguna ocasión más, escasas, llegó con sufrimiento innecesario el triunfo ante un equipo, con desgaste físico excesivo ante la necesidad de puntuar frente al Getafe y aumentando el descrédito y las dudas. Alguien explicará -alguien distinto a Caparrós, me refiero- los porqués del juego indolente, lento, carente de creatividad, agresividad, velocidad o desmarques.

Tan fue así que San Mamés, también fruto de la hora, no parecía San Mamés. Semivacío hasta el minuto 15, donde sólo ocupaban su sitio en la grada aquellos que aprovecharon que el jefe iba al baño para escapar por la puerta y llegar puntuales a la cita, la primera parte se notaba que no se tenía la cabeza en el partido. ¿Habré guardado el documento Excel? ¿habré cerrado el buscaminas? ¿habré apagado la fresadora? eran las cuestiones que pasaban por la meninge al socio, de ahí que la pitada en el descanso fuese testimonial.

Tampoco merece la pena reflexionar sobre el nivel defensivo. Ustaritz, que hizo un buen partido, se equivocó y fruto de ello llegó el gol luso. Parece que no se puede luchar contra ello, que estamos condenados a encajar tantos y que sólo cuando estos se producen pronto el Athletic espabila y procura ir por el encuentro. Le pega suele ser que no siempre resulta y que no todos los equipos son Valladolid o Nacional.

Seguiremos comentando lo deportivo, aunque ahora lo que más me preocupe sea la imagen de ver al Athletic como pim pam pum político. El lunes preveo una asamblea movidita. Muy movidita. Lo del nuevo campo empieza a tener muy mal color.

+ 1

El decálogo del oráculo

Escribía el pasado domingo Javier Ortiz de Lazcano un nuevo artículo de repaso a la actualidad del Athletic aprovechando el paso de ecuador del mandato del presidente García. Saben los visitadores de este blog mis escasas simpatías por Vocento en general y por su periodista de información rojiblanca de cabecera en particular, manipulador nato y apoyo ciego del actual presidente, al que no ha dudado en respaldar obteniendo, a cambio, todas las exclusivas durante los dos últimos años, hasta convertir las páginas de ese diario en un Boletín Oficial del Athletic.
Detallo, a continuación, mi opinión sobre cada uno de los puntos del mencionado decálogo.

1. La renovación de Caparrós.
Sabemos por el periódico que Macua presentará una oferta de renovación a la finalización de la primera vuelta. Creo, sinceramente, que el tiempo del de Utrera ha finalizado en el Athletic. No me gustaron esas declaraciones de verano en las que comentó que tres años en el banquillo quemaban mucho. Sonaban a una necesaria despedida de un entrenador que no cree que pueda sacar más rendimiento a una plantilla que ha confeccionado a su antojo en función de las posibilidades que el Club tiene.

2. Reelección del Presidente
Parece claro que García Macua apostará por seguir. Incluso parece que hay quien le asesora para que adelante las elecciones y corte el paso a candidaturas alternativas que aún no parecen moverse. Sigo pensando que la existencia de candidaturas unitarias es lo mejor que puede pasarle al Club, pero no me gustaría nada que este presidente siguiese. Su estilo de gestión es lo contrario al lo que el Athletic necesita.

3. Fortalecer la economía
Es la parte más lamentable del artículo, fruto de la manipulación, la ignorancia o ambas cosas a la vez. Habla de reducción de deuda, de fin de déficit estructural, de amortizaciones y de superávits.

Lo cierto es que analizada la memoria enviada a los compromisarios por quienes entienden de cuentas de resultados y balances, lo cierto es que la deuda es superior a los 52 millones este ejercicio –no de 25, como se dice en el artículo- y de 48 el anterior, que el déficit se ha convertido en superávit sólo por el traspaso de Aduriz (en caso contrario el déficit hubiese rondado los tres millones de euros) y que el gasto ha aumentado, impulsado, entre otras cosas, por el aumento del coste del personal deportivo.

4. Nuevo San Mamés
Colocar la medalla del nuevo campo a este presidente parece injusto. García se ha limitado a aprovechar del trabajo de los anteriores, comenzando por Arrate. El nuevo San Mamés verá la luz porque se han dado una conjunción de circunstancias que lo hacen viable ahora y no antes: liberación de terrenos de la antigua feria con un plan de reordenación de la zona y el apoyo clave de ciertas personas que están al frente de algunas instituciones, con una sensibilidad que antes no existía.

5. Llorente y Muniain
Parece que el acuerdo con el delantero de Rincón de Soto está cercano y que se podría utilizar su firma antes del próximo lunes para desengrasar la asamblea. Parece que, de momento, no se blindará a Muniain al no considerarse necesario.

6. Orbaiz y Yeste
El Club parece jugar con ambos a dilatar el proceso de renovación para conseguir una rebaja de sus condiciones. Siendo realista que ambos jugadores no están al nivel deportivo de su anterior firma de contrato, creo que ambos son indispensables en el Athletic de hoy. Como prueba, la aportación de Orbaiz al centro del campo del equipo el pasado domingo. Sólo Orbaiz y Yeste saben hacer de ellos mismos en este equipo y son necesarios.

7. Reforma de Estatutos
Califica J.O.L. de ridícula la norma de que los directivos sean impares, como rezan los estatutos que la actual Junta incumple. Independientemente de que una futura regulación deportiva lo ampare o no, hasta que esté aprobada lo cierto es que la directiva de García Macua incumple los estatutos. Veremos a ver qué dice exactamente el nuevo decreto, porque podría darse el caso de que se sigan incumpliendo si el nuevo decreto no obliga a que sea par o no fija el número de directivos.

8. Asamblea
Habla El Correo de Asamblea trabajada, lo que es sinónimo de compromisarios afines y de labor de cocina entre algunos díscolos a los que se convence a base de paciencia, Campillo y canapés varios.
Existe un punto de fricción, en el que no parece que el Presidente hubiese reparado y en el que tendrá difícil salida: el nuevo Campo. Una corriente de socios afirman que la autorización para la entrada en la sociedad San Mamés Barria por parte del Athletic se hizo bajo la condición de que la gestión del futuro terreno de juego fuese de Ibaigane. La entrada en el accionariado por parte del Gobierno Vasco ha variado el planteamiento, poniéndose como condición la gestión pública de las instalaciones. Se considera que el cambio debiera ratificarse por los compromisarios.

9. Aval
El aval ha sido la comidilla en muchos corrillos. La ruptura de Macua y Jabyer Fernández sembró la incertidumbre de qué pasaría cuando los actuales directivos pasaran de jugar a tales a serlos de verdad arriesgando su patrimonio. Para juzgarlo, deberemos esperar un año y ver la ejecución del ejercicio 2009-2010, que es el que realmente los actuales dirigentes avalan. Parece que la inercia en la Europe League, con la disputa de la liguilla, que no está presupuestada, les ayudará a sacar el ejercicio adelante sin déficit. En caso contrario, siempre quedará la opción de un traspaso. Como el de ese tal Aduriz, jugador no estratégico, que triunfa en Mallorca.

10. Televisión
La especulación suple a la información en este punto. Si bien siempre he considerado que el Athletic no es tratado justamente por las televisiones y que le pagan menos de lo que merece frente a lo que perciben otros clubes, parece ridículo aventurarse a hablar de cantidades toda vez que se desconoce cómo estará el año que viene el mundo de las plataformas televisivas. Recordemos que el último contrato de 16,5 millones anuales se firmó en plena guerra por los derechos de retransmisión de los clubes entre Mediapro y Sogecable. Si hay armisticio o acuerdo para la explotación conjunta, será difícil sacar tajada. Además, al margen del mercado estatal, sí es cierto que el tirón del Athletic internacionalmente es escaso. Y es el mercado foráneo el que actualmente se está explotando para obtener mayores ingresos.

+ 2

Mala racha

El partido del pasado sábado en el BEC ante el Fuenlabrada fue una primera decepción para los aficionados del BB. La segunda derrota consecutiva del equipo se fraguó, al igual que en el partido ante el Caja Laboral, en los dos primeros cuartos (16-19 y 15-20 respectivamente).

La debilidad y endeblez del equipo fue una constante a lo largo de todo el partido siendo el equipo visitante superior en buena parte del partido. Es especialmente preocupante la dependencia que empieza a tener este equipo de Moiso (17 puntos y 20 de valoración) y Mumbrú (21 puntos y 25 de valoración). El resto del equipo, con una valoración y puntuación baja. Hay jugadores como Banach, Guardia, Salgado y Seibutis que están en pretemporada y a los que hay que pedir mucho mayor esfuerzo y acierto. Respecto al entrenador, en general estuvo acertado aunque tardó mucho en tomar algunas decisiones como cambiar a Salgado (q no tuvo un buen día) y meter a Javi Rodriguez o Blums.

Tenemos grandes problemas para mantener una intensidad alta en los partidos. Jugamos buen baloncesto por minutos pero volvemos a bajar el pistón en otros tantos minutos. Necesitamos ser más rápidos porque se demuestra que cuando tenemos un equipo rápido en el campo el juego fluye mucho mejor y estamos por encima del rival. A éste equipo de momento le falta identidad y ésta liga es demasiado complicada como para tardar unos meses en obtenerla. Tenemos que trabajar en equipo y no depender tanto de las individualidades. Algo que ha caracterizado al BB en su andadura en la ACB ha sido el poder del colectivo y su traducción en la estadística final del partido. Un vistazo rápido a la estadística del pasado día demuestra la escasa aportación del equipo, especialmente del banquillo.

Un elemento preocupante es la frialdad de la afición en el BEC. Nada que objetar respecto a la decisión del club de marcharse al BEC. Un equipo que pretende ser grande no podía seguir jugando en La Casilla (aunque la añoranza del pabellón cuadra es humana y comprensible). Pero la afición debe hacer un esfuerzo por hacerse escuchar. Si el equipo nota ese aliento las cosas seguro que irán mejor. Éste equipo ha demostrado que como mejor funciona es cuando está en perfecta comunión con su afición. Si eso se pierde estaremos todos perdidos.

Respecto al equipo contrario resaltar que se trata de un equipo equilibrado con grandes individualidades como Chris Thomas y Gerald Fitch, pero me quedé con la duda de saber como hubiera respondido a un equipo más duro en defensa y con mayor potencial. Otro los supuestos potenciales de este equipo era el uruguayo Batista que estuvo bien defendido por Moisó. Creo que en líneas generales se trata de un rival inferior pero que estuvo más metido en el partido.

El siguiente partido será en Manresa (Dom. 12:30, ETB1) con 2-1 a favor pero otro de los equipo de media tabla hacía abajo que nos pueden dar problemas. Se trata de una cancha que no se le ha dado bien históricamente al BB por lo que se trata de un buen lugar para cambiar el rumbo. Esto acaba de empezar pero estas victorias son las que permiten iniciar una racha buena.

+ 9

Ya ni contra el Sporting

Algún día tenía el Sporting que dejar de ser talismán y cuando esas cosas suceden siempre te pillan con el pie cambiado. Fue lo que le pasó ayer al Athletic. Tan seguros estaban de que atendiendo a la tradición los tres puntos habituales frente a los gijoneses caerían del lado local, que salieron al campo a verlas venir.

No fue el Sporting mejor, pero tampoco peor. Aprovechó sus opciones, de ahí su mérito, y se replegó de la mejor manera que pudo, mostrando algo más de solvencia en ese aspecto que la pasada campaña. Enfrente un Athletic que acumula un mes sin conocer la victoria y que tras dos semanas de parón presentó un juego sin ritmo ni agresividad, con escasa velocidad, sin circulación de balón y abusando, nuevamente, de balones colgados, muchos de ellos sin sentido.

Alineó Caparrós el equipo que más se asemejaba a lo que viene disponiendo, en función de los efectivos disponibles, dado que la enfermería rojiblanca se encuentra colapsada a medida que la forma física que sorprendió los primeros encuentros ligueros se iguala con la del resto de equipos. Las bajas en el eje de la zaga, especialmente afectado ayer con la ausencia de Ocio y Ustaritz, sirvieron para comprobar que también Etxeita comete fallos de bulto, esperemos que fruto de la falta de rodaje. Queda por ver el rendimiento de San José, nuevo Expediente X bajo la dirección del de Utrera.

La inoperancia de los zurigorris fue a más según avanzaba el encuentro. En la primera el Athletic llegó algo más, con poca mordiente y con escasas ocasiones a las que Toquero no dio una respuesta adecuada para justificar la titularidad en primera división. A su lado, un ausente Llorente tampoco demostraba la ambición necesaria para disputar la plaza mundialista a la que aspira. Los gijoneses esperaban y en la segunda, aprovechando que los vizcaínos no parecían dispuestos a ir a por el partido, no dejaron escapar las opciones de triunfo. De una barrera mal puesta por Iraizoz en el lanzamiento de una falta - tras un nuevo exceso de ímpetu por parte de Amorebieta - que entró por el palo del portero llegó el primer tanto. Reiteración de fallos en dos jugadores clave. El segundo gol astur se produjo a la contra, tras otro ataque local como los que haría el ejército de Pancho Villa.

Con el empate a cero, y viendo que el juego en el centro del campo no existía, se dio entrada al recuperado Orbaiz, que al menos fue capaz de dar algún pase con sentido, algo que los destajistas Javi Martínez y Gurpegui no consiguieron hacer. Reaccionó tarde, una vez más, el entrenador de Utrera, haciendo los cambios cuando el enfermo tenía color cadavérico, demostrando su escasa capacidad de maniobra para alterar los planteamientos iniciales. Echa de menos el bueno de Joaquín Jesús calor por parte del entorno, condición que según el oráculo rojiblanco JOL ha puesto para esa renovación que antes que tarde quiere plantearle el patilludo presidente. Parece difícil que ese ambiente cálido llegue, toda vez que la afición se ha cansado de ese discurso vacío, de esas declaraciones cara a la galería, de las decisiones incongruentes y de observar que el trabajo que se realiza no termina de cristalizar. Salvo contadas excepciones, se desconoce a qué juega el equipo, se defiende rematadamente mal y se desperdicia el talento de la plantilla.

Ausentes los delanteros titulares, de Cerio, la gran esperanza, no se recupera mientras Etxebe poco aporta ya; naufragio en el lateral izquierdo donde Koikili tampoco termina de convencer y donde se han probado hasta cinco jugadores en dos años; Susaeta no explota, empeñado en finalizar de manera estrambótica muchas jugadas que gestionadas de otra manera aportarían, y mucho, al juego ofensivo; Iraola defiende limitadamente y su presencia en campo rival es cada vez más exigua; los intercambios en las posiciones de banda son decididos por los propios futbolistas, según declaraba de Marcos; las faltas y córneres se desperdician independientemente de que los lance o no el denostado Yeste al que no plantean de momento la renovación que no se dudo en firmar a Ander Murillo…

Muchas incógnitas ante el comienzo, probablemente, de la parte clave de la temporada. Europe League, Copa del Rey y rivales de entidad en Liga darán medida de la capacidad de la plantilla y de si Caparrós merece ese año más. Debiera dejar claro que sabe sacar rendimiento de ese equipo que -incluso atendiendo a caprichos- se le ha confeccionado. Las apelaciones a Muniain, al que efectivamente se echa de menos, no parecen excusa. Al fin y al cabo, en julio nadie contaba con que fuese a ser clave en el juego del equipo.

+ 3

Perdiendo con dignidad

El partido de ayer entre BB y Caja laboral fue ante todo un partido interesante a partir del tercer cuarto. Hasta ese momento el dominio de los vitorianos fue aplastante y la imagen del BB quedó ridiculizada. Pero en el tercer cuarto el BB con gran aportación de Mumbrú y Banic nos hicieron soñar con una nueva victoria en el Buesa Arena. Finalmente no pudo ser y habrá que esperar al partido de vuelta para ganar un derby en el que el BB siempre ha dado la cara aún teniendo un presupuesto y un equipo muy inferior. Insisto que éste año tenemos un equipo más equilibrado y por tanto se puede exigir más a los discípulos de Txus.

Para la reflexión dejaría dos apuntes:
- Tenemos que recuperar la sobriedad defensiva que el año pasado nos permitió llegar lejos en Europa y en la ACB. No podemos ceder dos cuartos de ventaja a un rival como el Caja Laboral porque en muchas ocasiones no tendremos capacidad de remontada. Tenemos que ponernos las “pilas” antes en los partidos y sobretodo buscar una necesaria regularidad para poder competir en la mejor liga de Europa.
- Este año las rotaciones serán claves. Tenemos un equipo compensado pero con algunas de nuestras estrellas con edad deportiva alta. Eso obliga a dosificar a los jugadores y a buscar una rotación permanente en el equipo

Aunque prefiero hablar de los hombres de negro, el rival de ayer dio la talla. Tiene a jugares desequilibrantes como Elihayu, un sorprendente San Emeterio (parece otro jugador), Teletovic… pero sigo pensando que no tiene el potentísimo bloque de otros años.

Veremos como sigue la liga pero creo que estamos más cerca de los grandes (quitando a Madrid y Barca, por supuesto) que en otras ocasiones. Éste sábado volvemos a jugar contra el Fuenlabrada. Discrepo de algún comentario en el foro. Creo que es un equipo que no acaba de conseguir una estabilidad en la plantilla ni en el banquillo. Todos los años se cambia prácticamente la estructura completa del equipo y eso no todo los años sale bien. Tiene merito seguir en la ACB pero en esta liga o subes hacía arriba o vas bajando poco a poco, hasta que algún día té encuentras con un descenso. Mi impresión es que está en el furgón de los que anualmente bajan un poco la calidad del grupo y que en algún momento se encuentra una sorpresa.

Éste sábado solo hay un escenario, ganar o ganar. Ding-dong (sí, debo reconocerlo, me considero un seguidor del mítico Ramón Trecet) la liga ACB está aquí…

+ 9

Inicio esperanzador

Me he propuesto, en colaboración con mi buen amigo Gontzal, publicar de vez en cuando un artículo sobre el periplo del Bilbao Basket en las diferentes competiciones en las que participará ésta temporada. Sin perder más tiempo haré una primera crónica del partido del pasado domingo en el BEC y una pre-crónica del partido de hoy ante el Caja Laboral (ex Tau)

El partido del domingo fue un gran inicio para un equipo al que todavía le hace falta tener ritmo de juego. La calidad individual de los jugadores está demostrada con un Moiso espectacular, un Mumbrú regular, un Javi Rodriguez con una gran actitud defensiva y el resto del equipo aportando destellos individuales muy esperanzadores.

El partido del otro día tuvo momentos de gran intensidad por parte del equipo pero también momentos de lentitud, defensa blanda y "bajada de brazos" general. De momento no es preocupante, pero dada la cantidad de partidos que éste año "presumiblemente" tendrá que jugar el equipo (Liga regular, Copa y European Cup) sería bueno empezar a buscar esa regularidad cuanto antes. El Granada tuvo momentos en los que debido a una menor intensidad de los de Txus se creció, pero en cuanto los de negro apretaron se notó quien era el equipo inferior. En términos generales, buen inicio de temporada en un escenario incomparable como es el BEC. Es el momento de agradecer las gestiones que respecto al uso de este campo se han realizado desde el BB y el resto de instituciones. Es un campo provisional, ante la llegada del equipo en dos años al pabellón de Miribilla, pero se trata de un salto de gigante en cuanto a un incremento importante de la masa social y respecto a que nos creamos que Bilbao y el resto de Bizkaia apoyan sin ninguna duda el baloncesto como deporte de futuro.

Y respecto al partido de hoy (La 2, 20:00 h.) es un buen momento para empezar a valorar hasta donde puede llegar éste equipo. El Caja Laboral tiene un gran equipo pero quizás un poco menos potente que el del año pasado. Tendrán la importante baja de Herrmann pero Elijahu volverá a jugar después de su lesión muscular en el partido de pretemporada ante el Lagun Aro Gipuzkoa Basket. Es un equipo en construcción que por primera vez en los últimos años ha cambiado la espina dorsal del vestuario. Se han marchado los Prigioni, Mcdonald, Vidal, Mickeal, Rakocevic e Ilievski y han fichado a 7 nuevos jugadores (English, Eliyahu, Herrmann, Ribas, Lofton, Oleson, Huertas, y Micov). Un momento inmejorable para lograr una sonada victoria en Vitoria. Especialmente interesante será volver a ver en la ACB a Marcelinho Huertas (Ex BB), quien salio por la puerta de atrás de Bilbao gracias a su magnifico agente Miquel Sola (declarado persona non grata por parte del BB).

En definitiva, se trata de la primera piedra de toque de la temporada, pero un momento inmejorable para ganar a nuestro vecino gazteiztarra. Tenemos cualidades, tenemos equipo y veremos con qué actitud salen a jugar los hombres de negro. Como decía una pancarta el pasado sábado en el BEC, Preparados para la gloria.


+ 4

Asamblea a la vista. Debatamos.

Ante la avalancha de partidos que vuelve a otearse por el horizonte, y dado que la parada en lo deportivo que sufre el Athletic se ha aprovechado para debatir largamente sobre las cuentas que la Junta Directiva presentará para su aprobación a finales de este mes, parece buen momento para discutir sobre números antes de que la conversación vuelva a monopolizarse entorno a lo deportivo.

Según publicó Deia el pasado viernes, se presentará a aprobación un presupuesto de 58,7 millones de euros, lo que representa un incremento del 1,5% con respecto al de la temporada anterior. Dentro de las diferentes partidas, siempre despierta especial morbo el porcentaje destinado a satisfacer los humildes salarios de los que visten de corto. Contra todo pronóstico, se ha visto incrementado en 3 millones de euros, hasta alcanzar el 60% del total. Resulta chocante cuando se habían vendido las salidas de Tiko, Aranzubia o la gratuidad de la ficha de Etxeberria como operaciones que aligerarían la partida para la nómina. Nadie explicará de dónde procede ese aumento, aunque la renovación de Iraola, los diferentes fichajes realizados, las cesiones de aquellos a los que Caparrós ha descartado, etc. parecen ser una explicación. El beneficio de la duda que, de momento, concedo en este punto a la Junta pasa por que se esté presupuestando el incremento en la ficha de Llorente y Muniain.

En lo que al socio respecta, que siempre es motivo de largas polémicas, la subida de cuotas prevé un aumento del 2,6% con respecto al ejercicio anterior. La discusión ya está servida, principalmente porque desde que llegara esta junta al club las cuotas sufrieron fuertes incrementos con la promesa de acomodarse a las subidas del IPC. La participación del equipo en la Supercopa y en la liguilla de la Europe League debiera asegurar unos ingresos que facilitasen un gesto hacia la masa social, toda vez que se ha suprimido, incluso, el partido de homenaje al socio y que en los partidos de la previa de la UEFA se hizo pasar a todos los aficionados por taquilla. Adicionalmente, se han firmado contratos que, decían, eran importantísimos para el Club, como el de equipamiento deportivo con Umbro, o las primas que esconde el patrocinio de Petronor por la participación en competición europea, amén del contrato publicitario con Iberdrola. Si el asunto del IPC era manejado a su antojo por Zarate en asambleas anteriores, ese concepto en un contexto de deflación y de crisis dará, seguro, bastante guerra.

Y es que, además, la directiva juega con el viento a favor. Al elaborarse las cuentas con la temporada iniciada y presentarse a aprobación en octubre, ya se conoce que algunos ingresos serán sustancialmente mayores que los que se reflejan en las partidas a aprobar, puesto que los criterios de la LFP obligan, por ejemplo, a presupuestar sólo los ingresos de una ronda en competición europea.

Entre los diversos debates que he podido leer, me gusta el que se ha producido en el Ambigú, tras la propuesta de voto negativo por parte de Cincinato hasta que la Junta plantee una rectificación a lo propuesto en base a:

1. Se den explicaciones de ese oscuro ente que resulta la Fundación.
2. Se contenga el gasto de forma seria y consecuente.
3. Se congelen las cuotas, lo que implicaría de facto un incremento de las mismas si se atiende a criterios de subida en base a IPC.

Para ir preparando el terreno, Macua y sus compañeros han preparado en Ibaigane unas reuniones informativas previas a la Asamblea para atender a los compromisarios, en una estrategia clara de cocina que busca cierta sintonía y romper con la imagen que Macua ha dado en asambleas anteriores, con su clásica actitud chulesca y frases fuera de tono. Desconozco si tiene sentido acudir; si no es, en cierta forma, una suplantación de lo que debiera hacerse en el Palacio Euskalduna unos días después y si todo eso no sirve para alimentar el ego de ciertas personas a las que gusta monopolizar el protagonismo en las asambleas.

Por otra parte, existe otro elemento polémico, como es la aprobación que la Asamblea dio a la Junta para autorizar la operación del nuevo campo entorno a una sociedad, San Mamés Barria, en la que la gestión del campo fuese exclusiva del Athletic. Ahora, tras el compromiso del Gobierno Vasco de participar en el accionariado de esa sociedad bajo la premisa de la gestión pública del nuevo estadio, ¿no sería necesario que la Asamblea ratifique una decisión que implica la pérdida de un patrimonio privado por otro de propiedad mayoritaria ajena al Club y de gestión pública?

Se le achaca, también, el incumplimiento estatutario de que la directiva esté compuesta por un número impar de miembros. García Macua argumenta que ese incumplimiento es temporal, toda vez que la normativa el Gobierno Vasco en la que se basan los estatutos variará en breve y no exigirá ese requisito. ¿Puede una Junta incumplir la normativa que el Club se ha dado?

Y ya por último, existe aún malestar por el fondo y las formas de la actuación en el asunto de las entradas para la Copa del Rey, ¿es momento y lugar para que se muestre la disconformidad con la chapuza?

El día 26 de octubre será momento de comprobar, también, hasta que punto han podido los actuales dirigentes del Club colocar entre los asambleístas a personas afines a sus tésis. Si el Presidente lo reconoce ya explícitamente, me temo que el manejo del que llaman órgano soberano del Club está garantizado.

Dado que algunos de los que paráis por esta taberna cibernética me habéis confiado vuestra representación en la asamblea, y en general todas las opiniones a este respecto resultarán enriquecedoras para el debate, ¿qué creéis que resulta razonable defender?

+ 2

A Pisuerga revuelto, ganancia de resultadistas

Fue un partido extraño, loco. Tras los diez minutos de toma de contacto de rigor, llegaron otros diez de continuos sobresaltos. Golazo de Susaeta desde fuera del área –algo difícil de ver en el Athletic-, un salvaje cabezazo de Nivaldo a Llorente que mantuvo a todos con el corazón en un puño, retirada en camilla de éste y expulsión de Ustaritz tras un placaje a Costa siendo el último defensor rojiblanco. Por si fuera poco, Yeste tuvo que ser sustituido por lesión, dando entrada a Etxeita.

A partir de ahí, el Athletic volvió a cometer el error habitual cuando se queda en inferioridad desde que Caparros ocupa el banquillo, algo que ocurre, además, con frecuencia excesiva: renuncia al balón, repliegue absoluto y confiar en no encajar goles, que ha quedado demostrado que es una quimera. Este equipo defiende rematadamente mal y fiar su suerte a esa opción es, como decía Latxaga la pasada semana, un suicidio colectivo.

Dirán los benevolentes que es complicado jugar en inferioridad etcétera, pero lo cierto es que a este grupo le cuesta hacerlo en inferioridad, en igualdad y, desgraciadamente, en superioridad. Es un conjunto que funciona por impulsos, ciclotímico lo definen, se deprime por instantes, yéndose absolutamente de los encuentros, se encorajina por momentos, convirtiendo el asedio de la portería rival en una emulación del asalto a Fort Apache. Un equipo sin mesura, sin término medio, sin el cuajo necesario para manejar los tempos.

Si a eso añadimos a un árbitro aquejado de un trastorno de personalidad múltiple, de difícil convivencia con la equidad que debe tener un juez, el resultado es el de ayer. El valenciano Mateu Lahoz resulta un personaje curioso. Comienza los partidos dejando jugar, en un estilo muy británico, no señala faltas, concede continuamente la ley de la ventaja, haciendo que los partidos se conviertan en un espectáculo de juego fluido. Posteriormente muta y sale de él ese árbitro español que todos llevan dentro. El tarjetero que señala cualquier contacto. Y cuando lleva un rato ejerciendo ese último rol y las protestas de los jugadores se acentúan aparece sobre el césped la reencarnación del chulo con pito por excelencia, un García de Loza, un Díaz Vega o un Mejía Dávila.

Consiguió el equipo sobreponerse a tanto suceso durante la primera parte, pero la estrategia seguía siendo la misma, algo que el Valladolid tardó pero acabó por saber desarbolar. Una buena jugada en el primer gol vallisoletano y un nuevo desajuste defensivo en el segundo, con fallo de Etxeita por arriba y cantada en la salida por parte de Iraizoz, fue suficiente para poner el partido cuesta arriba a los vizcaínos.

Pero no estaba todo dicho, porque este equipo es extraño y el Valladolid tampoco supo matar el encuentro. Caparrós tiró de arma secreta, puso a Muniain en punta –donde a mí más me gusta- y el de Txantrea decidió no dejar para mañana lo que pudiese hacer ayer. Transformó, zorro él, el bacalao -que diría Iragorri- que lo convierte en el goleador más joven de primera. Mateu, empeñado en dar vida al espectáculo, había dejado a los albiazules con diez unos instantes antes y, para más apoteosis, con nueve un poco después. Ahí el Athletic pudo ganar y también pudo perder. Es lo que tienen los encuentros que se convierten en un carrusel. Porque si lo lógico es perder en inferioridad, lo lógico parece poder ganar en superioridad, aunque el punto sea bueno.

En cuanto al juego de los zurigorris, me quedo con el trabajo de Gurpe y Javi Martínez, el fútbol diferente de Muniain y el golazo de Susaeta, jugador que no termina de consolidar todas sus virtudes. Etxebe, lamentablemente, languidece futbolísticamente en este año de ficha by the face, mientras que a Iraola me parece que, hoy por hoy, la internacionalidad no le llega por el rendimiento que últimamente demuestra en el césped. Tampoco Koi mejoró en exceso el nivel de la banda izquierda.

De la defensa poco nuevo que decir. Si fui duro con Amorebieta la pasada semana, tampoco Ustaritz demostró que sus mejores virtudes, la inteligencia y la velocidad, estuviesen presentes en el Nuevo Zorrilla. Ni Etxeita presentó la mejor carta de presentación, aunque sería injusto juzgar a ambos por un único partido.

De ganar el domingo contra el Sporting, el rumbo que está adquiriendo el equipo en la clasificación puede ser definitivo para no sufrir esta temporada. Lástima que la mejoría en el juego no se haya consolidado y que el nivel defensivo sea calamitoso para poder ambicionar objetivos más serios.

+ 7

Un niño prodigio por 18 millones de euros


Me gustaría también mostrar mi frustración ante los 18 millones de cláusula que le han puesto a Muniain, me parece poquísimo. Por poner un ejemplo este mismo año el Barça ha pagado 32 millones por un tío, que primero es defensa, segundo que tampoco está claro que sea demasiado bueno, y tercero que es un completo desconocido que jugaba en un equipo de esos que está por ahí perdido. 18 millones por un chaval como Muniain, a nada que explote es un chollo, a nosotros nos parecerá muchísimo dinero, pero para los grandes equipos o los millonarios de la liga inglesa es una migaja, lo mínimo a pagar, de hecho rara vez un equipo grande consigue gastarse menos cuando ficha un jugador, ¿Cuántos jugadores ha fichado el Real Madrid, que tiene 420 millones de presupuesto, por ese precio? Y no me convence el argumento de que sino habría que pagarle más para que la cláusula esté en consonancia, porque en este caso a nivel de derecho laboral una claúsula de 18 millones, su sueldo multiplicado por 60 o por 70, es igual de ilegal que una de 25 o 30. Se le pone una cláusula de 25 o 30 y punto, y si el Barça o un grande lo quiere porque sale muy bueno la pagarán igual, no se van a meter en camisas de once varas ni líos a nivel de justicia ordinaria.

En cuanto al juego de Iker es un futbolista super interesante. Es imposible quitarle el balón, incluso defensas grandes son incapaces de quitárselo en el cuerpo a cuerpo, porque se faja extraordinariamente bien. Tiene más movilidad que cualquier otro rojiblanco y cada vez que recibe le da una pausa al equipo, mantiene un par de segundos o tres el balón y en ese tiempo permite a los compañeros colocarse, subir a apoyar la acción o desmarcarse. Además los pases los da con mucho criterio y ayer tuvo un número de intervenciones bastante elevado, mucho más teniendo en cuenta su corta edad.

Puestos a mejorar tal vez habría que pedirle que recibiera el balón más cerca del área, aunque por ello vaya a tener menos intervenciones, pero es que cada vez que este chaval reciba el balón al borde del área va a crear un peligro tremendo, porque no le quitan el balón y menos los centrales altos, y en los dos o tres segundos que mantenga el balón en su poder va a dar tiempo a que Llorente y otros jugadores tiren desmarques al interior del área en una zona ya definitiva, donde un pase corto es medio gol. Y eso sin contar el enorme número de faltas que puede provocar al borde del área…
En la banda es bastante más inofensivo y aunque se vaya de tres jugadores como el día del Español aún le quedarán 30 metros hasta la portería. En este aspecto me recuerda un poco a Robinho, que para ser peligroso necesitaba jugar cerca del área.

Magnus Carlsen, el chaval de la imagen, es uno de los mejores deportistas de Noruega. Fue el jugador más joven de la historia en conseguir la categoría de Gran Maestro de Ajedrez, con tan solo 14 años. A esa edad hizo tablas con Kasparov y ganó a Karpov y a Shirov. Cuando el chaval solía ir a competir y se juntaba con el resto de los jugadores a menudo le salía la típica azafata, ignorante como ella sola, a decirle con buenas palabras que esa era la zona de los maestros y que la zona del público se encontraba un piso más arriba. Entonces tenía que ir el ministro de deportes noruego, a mediar y a explicar a la incrédula azafata que aquella cosa de metro y medio era el mejor jugador de su país, y uno de los mejores del mundo entero.

Muniaín es otro niño prodigio, no se lo que pasará con él en unos años, igual que tampoco sé lo que pasará con Magnus Carlsen. El caso es que a veces, una vez cada muchos años aparece gente con facultades extraordinarias, a los que es muy difícil poner techo porque se saltan los límites convencionales a la torera. Basta que les digas que una cosa es imposible para alguien de su edad para que lo hagan inmediatamente .

Está claro que no podemos anticipar lo que Muniain va a llegar a ser y el que aventure algo y acierte será por casualidad más que por otra cosa. Pero por favor eso si, sepamos un poco más de deporte que las azafatas.

Saludos del Tigre de Tetuan.

+ 3

Tarde y muy mal

No por esperada duele menos la derrota de ayer. Cuando se realizó el sorteo de grupos de esta Europa League y se vio que Werder y Athletic eran los equipos más fuertes del mismo, ya se daba por supuesto en la aplicación de las matemáticas al fútbol que en la excursión a Bremen lo lógico sería perder. Cierto es que, además, las cuentas siguen saliendo, y bien, merced al empate entre Nacional y Austria de Viena. Sin embargo, tras el desenlace del supuesto espectáculo que se entiende debe ser un partido de fútbol, la sensación es que este equipo se empeña siempre en despeñar su crédito.

Al igual que la temporada pasada con la racha de final de primera vuelta, y tras el titubeante arranque de la siu generis pretemporada, el entorno zurigorri se nos emocionó tras cuatro victorias consecutivas. Incluso hubo caparrosistas que intentaron, apresurados e impetuosos ellos, pasar factura a quienes se han mostrado más críticos con el entrenador de Utrera. El equipo, en tres partidos, ha dilapidado todo lo positivo que pudo demostrar (no encajar tantos, facilidad goleadora, orden en el centro del campo y dósis de buen juego), mostrando esa peor cara que tanto lleva preocupando y de la que parece complicado escapar.

La primera parte en la ciudad de los animalitos del cuento de los hermanos Grimm fue un compendio de lo que no se puede consentir. Un planteamiento curioso con Gurpegui en tierra de nadie, con jugadores desaparecidos -me juran y perjuran que Gabilondo jugó de titular-, sin banda derecha, con un lateral izquierdo desastroso, sin contundencia defensiva y con escasas ocasiones creadas y alguna clamorosa marrada.

No pareció, para más inri, que el nivel de la competición sea para tener miedo. Si el Werder es el actual subcampeón, deben existir un conjunto de equipos bastante mediocres en este nuevo invento de la UEFA. Por ahí deberemos albergar nuestras esperanzas.

Aún así, lo deparado en el primer tiempo por el Athletic es intolerable. Quienes pensábamos que los errores en cadena contra el Sevilla eran un accidente de los que pueden sacarse conclusiones, nuevamente nos equivocamos. Este equipo, como el tonto de la clase, no aprende. Tampoco a palos. Y hay, además, jugadores concretos a los que se debe dar un correctivo. El penalti que hace Amorebieta al final del partido es el colmo. El colmo de un jugador que estuvo todo el partido desenganchado de sus compañeros, trazando una línea en defensa tan recta como la carretera de Lekeitio. Alguien debiera instalarle a este chaval, como a los motores marinos, una reductora para ver si es posible que las piernas -o quizá el cerebro- le giren a revoluciones más bajas.

Y he de darle la razón al Tigre. Hoy por hoy, y con todas las limitaciones del mundo, Koikili Lertxundi es más útil para el lateral izquierdo que Castillo. No cuaja el enésimo proyecto para el lateral zurdo. Mientras el de Otxandio, siempre sabedor de sus limitaciones, disputa los partidos al 100% intentando maximizar sus virtudes frente a todas las carencias de las que es consciente, Castillo no termina de convencer. No remonta la banda con la velocidad que nos prometían, no centra en condiciones y pierde la posición con frecuencia, sin cerrar su banda como es debido. Además, si su contundencia en el despeje es la que demostró ayer en la jugada del primer gol alemás, resulta un desastre. Siendo positivos y generosos, que es viernes, quedémonos con que el margen de mejora es total.

Me gustó Yeste de medio centro, aunque parezca una aberración que con Gurpe y Javi Martínez -del que tengo dudas de que esté físicamente al 100% después de los últimos sustos- el de Basauri esté más cerca del área propia que de la ajena.

Se podría hablar del arbitraje, pero alguien que haya visto competiciones europeas sabrá que es el pan nuestro de cada día. Perjudicó al Athletic, cierto, pudo pecar de hogareño -que diría el butano- en la falta que precede al segundo gol y en consentir mcuhas faltas a los locales, pero sería rastrero hablar del trencilla cuando un equipo es incapaz de sacar provecho al dominio que dispuso en la segunda mitad contra un rival con diez jugadores.

En cuanto a Caparrós, al margen de compartir la política de rotaciones -con ciertas salvedades-, no entiendo el planteamiento de ayer. Condenar al equipo a jugar sin esa banda derecha desde la que se crea el mayor porcentaje de juego ofensivo no parece acertado. Menos aún si en la izquierda se alinea a Gabilondo, en una de sus noches de ausencia. Se podría, también, hablar del fallo de Toquero, del que otra vez tocará escuchar que es un tronco para volver a proponerlo para lehendakari en tres días, o de Muniain, esa arma de destrucción masiva que desaparecerá de las convocatorias por tener que disputar el Mundial Sub 17. Lo notará el juego del Athletic, porque se ha convertido en un revulsivo muy eficaz. De poco valen ahora las protestas de Macua. Él, directivo de la Federación, parece no ser capaz de anticiparse a los problemas y se apunta a las infructuosas gestiones posteriores a las decisiones, como ya hiciera con el cambio de sede de la final de Copa.

El domingo, en Valladolid, campo en el que no recuerdo un partido bueno del Athletic y donde casi siempre se producen resultados negativos, volveremos a la realidad de la Liga y a los rivales ante los que se debe puntuar. La necesidad de hacerlo es imperiosa. No por urgencias clasificatorias, sino por poner un punto de inflexión en la catástrofe defensiva.

+ 0

Sonidos del fútbol



Que en los estadios de la cuna del fútbol se suelen vivir sonidos espectaculares es indudable. Escuchar cómo se anima en Old Trafford, por ejemplo, suele poner la carne de gallina en ocasiones. Dicen que San Mamés es el más británico de nuestros estadios, a pesar de que se carezca de originalidad muchas veces en la forma de animar o se recurra a gritos faltones por parte de los de siempre. Siguiendo con la música que suena a fútbol, traigo hoy una que ha servido -en un alarde de escasos recursos creativos- para promocionar la transmisión de partidos en anuncios de Televisión Española y Canal Plus el pasado mes de septiembre. La canción, Three Lions, más conocida por la frase más repetida de su estribillo, Football's coming home, fue compuesta en 1996 con motivo de la Eurocopa celebrada en Inglaterra para animar a la selección inglesa, aprovechando que el fútbol volvía a casa. ¿Una versión guiri y futbolera de nuestro Hator, hator ;-) ?

We still believe, we still believe
It’s coming home,
It’s coming home, it’s coming
Football’s coming home
It’s coming home,
It’s coming home, it’s coming
Football’s coming home
Tears for heroes dressed in grey
No plans for final day
Stay in bed,drift away
It could have been all
Songs in the street
It was nearly complete
It was nearly so sweet
And now I’m singing
Heroes the shirts
Everybodies gleaming
No more years of hurt
No more need for dreaming
Talk about football coming home
You never walk alone
We were weak, but we’ve grown
And now I see us ready for war
Beetween good as before
Now where going for more
The crowd is screaming
Heroes on the shirt
Everybodies still gleaming
No more years of hurt
No more need for dreaming
Now where raising our hands
And where taking our chance
It’s coming home,
It’s coming home, it’s coming
Football’s coming home
It’s coming home,
It’s coming home, it’s coming
Football’s coming home
It’s coming home,
It’s coming home, it’s coming
Football’s coming home
It’s coming home,
It’s coming home, it’s coming
Football’s coming home
It’s coming home,
It’s coming home, it’s coming
Football’s coming home
Heroes the shirts
Everybodies gleaming
No more years of hurt
No more need for dreaming
Heroes the shirts
Everybodies gleaming
No more years of hurt
No more need for dreaming
it’s coming home
it’s coming home ALRIGHT!!