+ 6

El triunfo de lo local

Necesitaba el entorno rojiblanco una victoria contra el Madrid, que siempre tienen efecto balsámico en el entorno y sirven para reverdecer el orgullo en esa forma distinta de concebir el fútbol. Como cada vez, además, la distancia se agranda, lo visto el sábado fue el ejemplo más claro del modelo global contra el local, la plasmación del modelo económico neoliberal en el fútbol versus una percepción invariada desde hace más de cien años. Para demostrarlo, nada mejor que el arranque del encuentro, ese que retrotrae a los nostálgico -me incluyo entre ellos- al San Mamés de hace más de veinticinco años, ese que en comunión con el equipo arrollaba al rival hasta encerrarlo en su área.

Así salió el Athletic, desmelenado (Toquero incluido), y dispuso de tres claras ocasiones en dos minutos. Tan revolucionado salió, que el bueno de Gaizka, uno de los hombres del partido, pudo pasar a la historia por marrar una de las ocasiones más claras que se pueden dar en un campo. El exceso de ímpetu le impidió golpear al balón con algo más, sólo algo, de sutileza. Su socio en tareas ofensivas, Llorente, mucho más calmado, para bien y para mal en todas las circunstacias, acudió de cabeza en su rescate. A buen seguro que por la noche, en la fiesta que tenían los jugadores en el Image de Berango, el alavés pagaría las copas al de Rincón de Soto.

A partir de ese minuto 2 comenzó un cambio radical en el partido. El Athletic renunciaba a casi todo para defender durante más de una hora el exiguo botín. Puede que siendo fríos y reflexivos la idea fuese un suicidio, una locura, pero a estas alturas, después de diez enfrentamientos consecutivos sin ganar al Madrí, con todo tipo de esquemas y alineaciones, la ilusión por derrotar a la vía lactea de Florentino impide ser demasiado crítico. Justo es reconocer que durante el partido se sufrió más que se disfruto, que ocasiones tuvieron los blancos, como mínimo, para empatar, que Iraizoz fue el auténtico protagonista, demostrando que bajo palos hay, por fin, un portero que da continuidad, por fin, a lo que exige la historia del puesto.

La grada, consciente de lo que el resultado significaba, se vació en la misma medida que los futbolistas. Si Gorka estuvo soberbio, el trabajo de Javi Martínez, Gurpegui o Toquero fue de enmarcar. Qué decir de San José, que dio un recital de lo que es ser un central en un partido de una trascendencia mediática tal que hace difícil pensar que pueda seguir siendo rojiblanco a partir de junio. Como un crack actuó Llorente, enchufando la que tuvo y haciendo bien casi todo, hasta forzar un penalti no señalado. Cumplió Koi en su baile con la más fea, si es que se puede calificar así a ese modelo de ropa interior que ha pasado a engrosar la lista de jugadores odiados por San Mamés, esa que han ido completando los Michel, Hugo Sánchez, Juanito, Schuster, etcétera. Entre Iraola y Koi, con la colaboración de Gorka, y los abucheos y pitidos de la grada, hicieron que se viese la peor cara de Cristiano, ese no saber perder de una estrella que es la antítesis de lo que agrada a la más británica de las aficiones de la Liga. El tridente de los doscientos millones, Benzemá, Kaká y Ronaldo, ya conoce San Mamés, que es algo así como la encarnación balompédica de la aldea gala de Astérix. Frente al imperio del César Florentino el triunfo tiene un valor especial. Y ver cómo la brunete mediática deportiva se abre las carnes por ver al eterno rival a cinco puntos no tiene precio, aunque los análisis sean tan simples como el de Pellegrini, ese señor tan inteligente que, por encima del bien y del mal, habla siempre de la previsibilidad del fútbol zurigorri.

Hubo que luchar, también, contra el Killer Bernardino, árbitro tarjetero e inseguro, que consciente de la facilidad con la que se le escapan los encuentros quiso cortar por lo sano desde el principio. Con miedo de ser portada en la prensa madrileña hizo una faena discreta, concediendo siempre el beneficio de la duda a los blancos y tragándose una pena máxima de libro que hubiese sentenciado el partido. Al menos no se transformó en el más peligroso de los delanteros blancos, como hiciera en inefable Muñiz la pasada temporada.

El modelo sirvió para ganar al Madrid, pero no debe ser la receta a seguir a futuro. No parece lógico que la renuncia al balón sea rentable siempre. Por momentos, además, fue desesperante. Los despejes expeditivos de Amorebieta o las pérdidas de balón de Koikili fueron la nota más negativa. Aún siendo claro que retener el balón contra los blancos es complicado, perderlo con tanta facilidad agotó el centro del campo. Orbaiz y Yeste, con mono de trabajo el sábado, acabaron desfondados y la entrada de Susaeta, López o de Marcos poco aportó en un encuentro en el que rara vez se superó la línea de tres cuartos.

Ahora, con treinta puntos, con la euforia desatada, comienzan los medios a airear asuntos de orden no deportivo. Sólo sorprenderá a los más ingenuos que García Macua hable, a falta de año y medio, de intenciones electorales y que, en paralelo, se filtre que se ofrecerá a Caparrós la renovación la próxima semana. Veremos cómo se conjuga el interés del utrerano de permanecer más de una campaña con la promesa electoral del presidente de no comprometer con contratos los mandatos de futuras juntas. Parece complicado, aunque con el viento a favor de la renovación de Joaquín Jesús, pocas voces se alzarían en estos momentos para criticar una prórroga por dos campañas.

A los que no nos convence la apuesta del entrenador, los que consideramos que su ciclo en Bilbao ha terminado, parece que en plena ola de euforia por la victoria ante el Madrid poco margen nos queda para hacer un debate razonado.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

6 comentarios

  1. El tema de San José necesito que me lo aclare alguien ya porque me estoy poniendo muy nervioso. ¿No está cedido con una opción de compra para el Athletic por un máximo de 3,5 millones? Al que me saque de dudas se lo agradecería eternamente.

    En cuanto al planteamiento a mi si me pareció bueno, si ganas uno a cero no tiene mucho sentido meterte en un intercambio de golpes con el Madrid. No obstante sí que es cierto que tenemos muy poca posesión, parece que el balón nos quema y no debería ser así. Es cierto que Caparrós sacó un equipo más para defender que para tener el balón pero aún así deberíamos haber tenido más la pelota, aguantándola y protegiéndola cuando la recuperamos para dar oxígeno a los jugadores.

    De todas las opiniones que he oído acerca del partido me quedo con la de Manolo Preciado, que decía que en su opinión la victoria fue más mérito del Athletic que demérito del Madrid, ya que el Madrid en 88 minutos no fue capaz de ganar la espalda a la defensa en ninguna jugada y las ocasiones madridistas fueron básicamente tiros lejanos. Tal y como comentaba el Athletic concede muy pocas ocasiones.

    La actuación de Iraizoz también es super esperanzadora, aquí ya hemos comentado en varias ocasiones que desde que se puso en forma este portero es otro. Al Iraizoz de principio de temporada en el partido del sábado le hubieran metido por lo menos tres goles desde fuera del área, ahora en cambio es alucinante la velocidad con la que llega a los postes.

    La del sábado es la típica victoria que hace crecer a un equipo.

    Saludos del Tigre.

    ResponderEliminar
  2. A mi el partido me pareció espantoso, salvo los 4 primeros minutos, con momentos de vergüenza ajena, con mención especial para Amorebieta y Koikili, quitándose el balón de encima con pelotazos impropios de jugadores de primera división. Y que decir del fallo de Toquero, que no tiene explicación alguna. No entiendo que cuando un portero falla se le de por todos los lados, y que cuando un delantero, que por cierto, lleva 3 goles en 23 partidos, falla de una manera tan clamorosa, se minimice e incluso se le cite entre los destacados, aparte, creo que no aguantó un solo balón, fue una constante fuente de pérdidas de posesión, creo que estuvo muy desafortunado.

    Sin ir más lejos, la pasada semana ridiculizabas a Iraizoz, comparando su salida con la del héroe americano. Pues bien, yo creo que el fallo de Gaizka sería más propio de Benny Hill, o quizás Charlot.

    Tigre, el tiro al poste, la que se queda Cristiano delante de Iraizoz o la de Kaká dentro del área no son tiros lejanos, son 3 clarísimas.

    Este triunfo no se ha parecido en nada a algunos de los conseguidos en San Mamés contra los Zidane, Ronaldo, Figo y compañía, aquellos sí que fueron auténticos partidazos, recuerdo que en uno de eso partidos, en la primera parte el Madrid apenas pudo salir de su campo.

    Ojalá se marche Caparrós, ya no lo soporto.

    Manuel

    ResponderEliminar
  3. Yo parto de la base de que considero que esta plantilla tiene mucha más capacidad de jugar a fútbol de lo que la mayoría cree. Semana tras semana manifiesto abiertamente mi disconformidad con la forma de jugar del equipo y no me rindo al resultadismo.

    Sí es cierto que ganar a un equipo como el Madrid es muy difícil y que no me parece el día para criticar en exceso el planteamiento, porque ante un equipo manifiestamente mejor puedo entender que se abuse del tacticismo, la fuerza y la estrategia exclusivamente.

    También comparto que el trato que se dio al balón por momentos fue impropio de jugadores de primera, los despejes a la grada de Amorebieta o las complicaciones en balones sencillos de Koi son sendos ejemplos.

    En cuanto a Toquero, creo que sí soy crítico con su fallo, pero me niego a criticar su trabajo, encomiable, porque, además, creo que es lo que el entrenador le pide que haga. Es evidente que mis preferencias para el ataque pasan más por ver un de Cerio recuperado junto a Llorente, pero hoy por hoy, en el esquema de Caparrós, que a mi no me gusta, Toquero es imprescindible.

    Sobre Iraizoz, al que no quise ridiculizar sino ironizar sobre su salida, creo que le he defendido bastante, el problema es que en el Athletic tratamos a los porteros como si fuesen el IBEX 35, hacemos valoraciones continuas.

    Yo sí creo que el Madrid no pisó demasiado el área, pero así y todo se bastó para hacer ocasiones para empatar el partido más que de sobra.

    Es mi opinión Manuel, así la reflejo, y para eso están tanto los comentarios como la posibilidad de escribir un post, para que cada uno opine lo que crea sobre el partido.

    Y ahora a Riazor, otra buena piedra de toque para comprobar la madurez del equipo.

    Sobre Caparrós, qué quieres que te diga, yo me he mojado hasta la saciedad. De hecho, en la cena de navidad, me dejaste bastante solo defendiendo su no continuidad.

    ResponderEliminar
  4. A mi el tiro al poste de Benzema no me parece una ocasión clara, el tío lanza a la media vuelta, sin mirar, con un defensa encima y escorado, dió en el poste pero realmente no era un tiro sencillo.

    La que se queda solo Ronaldo el hombre chuta desde fuera del área y con el portero bastante adelantado tapando mucha puerta. Es una buena ocasión pero no clarísima.

    La de Kaka en cambio si que me pareció clarísima, esa la vi dentro. De todas formas nosotros más allá del minuto dos lanzamos algunos corners y faltas que fueron un peligro constante. Al final le dominamos las áreas contra el Real Madrid lo cual no es moco de pavo.

    El Tigre.

    ResponderEliminar
  5. A mi lo de Benzema no me parece clara, me parece clarísima, como todos los palos.

    En cuanto al resto de ocasiones coincido en que fueron desde fuera y dentro de que Gorka estuvo muy bien, eran balones que se deben poder parar.

    Lo de controlar las áreas... que quieres que te diga, la del rival no la dominamos demasiado, porque no pisamos mucho terreno rival.

    ResponderEliminar
  6. Ya Gontzal, pero dentro de que los postes son ocasiones me parece muchísimo mas clara la ocasión del poste de Toquero que la de Benzema.

    Y al área de ellos no nos acercamos demasiado... Ni falta que hizo. Eso si yo también estoy de acuerdo en que no deberíamos ser el equipo con menos posesión de la liga.

    El Tigre.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.