+ 4

Ciclogénesis bruselense

Probablemente en solidaridad con los aficionados santurtziarras, el Athletic se dejó partir la cara ayer en Bruselas. Ante un rival cuyo nivel deportivo -a pesar de la contundencia del resultado- sigue pareciendo justito, el equipo dio sensación de haber dejado escapar la eliminatoria de manera imperdonable. En el cómputo de los dos partidos, el Anderlecht ha demostrado saber qué hacer en todo momento, cómo jugar al equipo de Caparrós, cuáles eran sus puntos fuertes y anularlos y cuáles los débiles y explotarlos. Lamentablemente no se puede decir lo mismo de los rojiblancos.

El equipo estuvo ausente en todo momento, dio señales claras de debilidad mental, de poca preparación sicológica y su principal característica desde que el de Utrera les entrena, la combatividad, brilló por su ausencia. Si para el minuto 2 San José veía la primera tarjeta, en el 4 ya se encajaba el primer gol. Y hay que hablar de la responsabilidad de jugadores concretos. Lo de Castillo, por ejemplo, no tiene nombre. A la nulidad en ataque une tremendos problemas de marcaje, despistes y falta de contundencia. El fallo de ayer, rompiendo el fuera de juego en el primer gol, es uno más, pero que costó muy caro al equipo. También de Yeste, cuya actuación ayer, haciendo absolutamente todo mal, con una lentitud exasperante, abre seriamente el debate acerca de su continuidad. Tampoco Gorka, que en general está cuajando una buena actuación a lo largo de la temporada, estuvo afortunado. Y es que los tres primeros goles parecían evitables a nada que se hubiesen dado unos mínimos de concentración y contundencia.

Lo curioso es que el Athletic, con el uno a cero en el marcador, intentó jugar a fútbol, moviendo el balón y buscando a Susaeta, de lo menos malo ayer, por banda derecha. También Yeste tuvo una clarísima ocasión para empatar que desperdició por intentar controlar el balón en lugar de chutar según venía. En esos momentos, el Anderlecht parecía vulnerable y la vía parecía clara. Pero se volvió a lo habitual, al balón largo a Llorente, bien marcado en los dos partidos de la eliminatoria. Y Toquero, que puso los mejores balones desde banda, tampoco apareció en exceso. Proponer una lucha basada en el músculo ante un rival que se caracteriza, precisamente, por eso fue el error del Athletic.

La contundencia del resultado es excesiva para lo que se vio en el terreno de juego, pero los fallos se pagan más caros en las competiciones por eliminatorias que en la liga. El gran sueño europeo toca a su fin, como contra el Aston Villa o el Austria de Viena. Ahora ya queda la liga como único referente, con un partido contra el Sevilla al que el equipo no acude pleno de moral. Las palabras de Fernando Llorente, de carácter frágil él, a la finalización del partido eran para preocupar. La moral y el carácter son las asignaturas pendientes de este equipo, demasiado ciclotímico, quizá como la afición.

Para el recuerdo y para la anécdota quedará cómo entonaban los aficionados belgas el Que viva España. Uno, de naturaleza generosa los viernes, lo relaciona como un pequeño homenaje de los bruselenses a la presidencia española de la UE y no a un intento de molestar a la afición zurigorri. En caso de ser así, esperaremos a reír cuando Teddy Bautista amenace con embargar el estadio para satisfacer a Manuel García Escobar sus derechos de autor. Ya disfruto pensando en que la SGAE pueda detentar en breve los derechos federativos de Lukaku.

Y es que es mejor buscar consuelo con algo de humor, porque recordar los fallos de Castillo -que demuestra otro fracaso en la contratación de un lateral-, de Gorka Iraizoz, el gol en propia puerta de San José, los continuos errores de Yeste o recordar cómo se le va la olla a Amorebieta, deprime.

Esperemos que Muniain se recupere, lesionado por una fuerte entrada ante la pasividad del árbitro. Claro que jugando competición europea ya se sabe, colegiados hogareños, que diría Supergarcía. Si encima, los de ayer vestían de rojigualda, con una imagen similar a la de Camacho, Señor, Poli Rincón, Gordillo o Carrasco, ¿qué cabía esperar? La ciclogénesis explosiva que se espera para mañana pasó ayer por el Constant Vanden Stock.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

4 comentarios

  1. Hola Gontzal,comparto cada una de tus palabras, y en lo que dices de buscar consuelo con algo de humor y más abajo tu referencia a Supegarcia me ha venido a la memoria un dicho de Butanito:

    "Gran éxito de los nadadores españoles en las Olimpiadas de los Angeles, no se ahogo ninguno", pues en cuanto al partido de ayer, podríamos decir que vinieron todos sanos y salvos esxepto alguna nariz rota, no nos comierón a ninguno.

    Somo

    ResponderEliminar
  2. Como te decía en el blog de Juan Carlos, coincido plénamente con todo lo que allí comentabas sobre el partido, buen análisis y aciertas en todas las claves.

    Sigo pensando que a Caparrós el técnico del Anderlecht le ha meado en el aspecto táctico, en la forma de trabajar el partido, en las claves. Ha sabido anular al Athletic y aprovechar sus carencias. Me da rabia, mucha, porque ellos me han parecido bastante tanques, incñuso primitivos, cierto que arriba tienen potencial, pero atrás eran muy vulnerables. Si utilizar el músculo contra alguien superior no puedes ganarle casi nunca. Si apuestas por la velocidad o el toque, tienes más opciones. Claro que para eso no te vale Yeste, que ni la toca ni corre, ni puedes sacar a Castillo, que ni defiende ni ataca, ni puedes tirar de un Iraola que no carbura porque tiene más kilómetros encima que el Ferrocarril de La Robla... un desastre. Un desastre en toda regla. Y estoy harto, quiero ver a Muniain cerca del área, coño, no pegado a la banda izquierda. ¿No se da cuenta este hombre que es letal arriba? ¿que provoca faltas, tarjetas, penaltis, ocasiones...? PELIGRO, jodé, crea peligro... ¡me enciendo!.

    Sobre lo de García, qué risas, qué frases tenía el tipo. A ver el domingo qué nos toca ver. De ello hablaremos el lunes...

    ResponderEliminar
  3. La delantera del Athletic debería ser Llorente-Muniain. No entiendo por qué juega tan poco Iker.

    Para mi no hay ningún debate en torno a la renovación de Yeste, no consgio entender por qué es el saco de los golpes. Para mí hubo varios jugadores peor.

    Manu

    ResponderEliminar
  4. Sí, estoy de acuerdo y ahora mismo apostaría por Toquero para jugar por la izquierda, está centrando mejor que muchos otros.

    Lo de Castillo y Yeste por la izquierda es para echarse a llorar. Y no coincido contigo Manu en el asunto Yeste. Yo, que le he defendido hasta la saciedad, no encuentro ningún argumento para hacerlo.

    Su nivel está bajísimo y en Bruselas fue de lo peor.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.