+ 0

Primeras agresiones

Tanto publirreportaje en las páginas de los diarios a cuenta del operativo de la Policía Belga en coordinación con la Ertzaintza se ha saldado ya con las primeras agresiones, cerca de un lujoso hotel de Bruselas. Qué pueda suceder hoy es una incógnita, pero debería empezar a denunciarse lo que está sucediendo ante una UEFA impasible y condescendiente.

Se nos ha vendido que la Ertzaintza iba a velar por garantizar la seguridad de los desplazados vizcainos, entre 1000 o 1500, y que al frente del operativo, para garantizar la eficacia, se desplazaba el viceconsejero de Interior, Rafael Iturriaga, que es un señor que lo mismo vale para fiscalizar cuentas públicas en pesetas o euros que para calcular los porrazos per cápita necesarios para disolver manifestaciones. Desgraciadamente, se demuestra que su especialidad es la filtración de noticias a la prensa con objeto de inventar realidades ficticias.

Tras días de especulación con la existencia de movimientos organizados de ultraderecha detrás de lo sucedido en pasado jueves en San Mamés, la agresión de ayer a los dos santurtziarras demuestra que nada de lo que está sucediendo se debe únicamente a la ingesta de alcohol de algunos radicales. Se debiera investigar seriamente si hubo entre la hinchada del Anderlecht infiltraciones o asesoramiento por parte de grupos neonazis españoles.

Lo sucedido en Viena la ronda anterior debiera haber servido de alerta. La UEFA, esa multinacional que sólo vela por la maximización del beneficio, ha demostrado con su ridícula sanción lo que le importa la violencia en los estadios. Ahora pende sobre el Athletic una amenaza de cierre por lo sucedido el día 18, en lo que todas las partes tienen tanta responsabilidad. La Ertzaintza por su actuación, el Athletic por la reubicación de sus radicales del fondo Sur y la UEFA como organizadora del evento por haber dado por válido el operativo. La existencia en las gradas de sujetos carentes de materia gris se asume en el mundo del fútbol desde hace más de treinta años.

Muchos dicen que el Athletic ha sido puesto en el escaparate de la ultraderecha europea por parte de los tentáculos en España de toda esa caverna. Lo lamentable es la falta de previsión de tanto organismo público, de tanta policía. Mientras se sigan haciendo análisis simplistas, en la medida en que no se reconozca que existen conexiones entre movimientos de salvajes que campan a sus anchas por los campos, no se podrá avanzar.

Cuando asesinaron a Aitor Zabaleta muchos medios quisieron desterrar cualquier atisbo de motivación política en lo que había detrás de aquella muerte, aún cuando todos éramos conscientes de la ideología neonazi de muchos de los miembros del Frente Atlético, ese grupo que entró como Pedro por su casa en San Mamés cuando ya el viceconsejero Iturriaga, el que ahora vela por la seguridad en Bruselas, ocupaba el cargo.

El fútbol tiene una lacra con los radicales. El Athletic en su casa, también. Pero mientras no se ataje de raíz, mientras no se investigue, en tanto que las sanciones sean leves y ridículas, así seguirá yéndonos.

La noticia debiera ser, como ha sido casi siempre, el buen ambiente de las aficiones por las calles, que se simbolizaría hoy vistiendo al Manneken Pis de rojiblanco. Que se tenga que hacer bajo cordones policiales o que a esa foto se le pueda contraponer la del particular niño meón de la tribuna de Ingenieros es lo lamentable.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

Publicar un comentario

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.