+ 3

La votocracia

Con este post me gustaría introducir un nuevo tema a debate y participación distinto del deporte, de política y, particularmente, comenzar con un tema que me preocupa profundamente, el de la votocracia.

El que desarrollo a continuación es, por tanto, un asunto que debiera preocuparnos a todos de alguna manera, pues nuestro presente y futuro dependen de él. Más aún, a día de hoy, visto quién nos gobierna a nosotros y quiénes lo hacen a nuestro alrededor.

Con término votocracia pretendo referirme a la forma de gobierno bajo la cual rigen nuestros destinos actualmente. Ya se que su nombre formal es democracia, pero creo que los últimos tiempos se ha degenerado en eso, en lo que denomino votocracia.

Son varias las razones por las que creo que se da esta situación, pero como es a modo de introducción, haré una referencia superficial a dos de ellas.

La primera seria desde el punto de vista del votante, y se refiere al hecho de que hoy en día, y mayoritariamente, se vota en función de nuestras necesidades económicas concretas y egoístas. Como ejemplos, si voy a tener un hijo, voto al que me de dinero; si no me gusta trabajar, voto al que me dé un sueldo por no hacer nada; si no he cotizado en mi vida, voto al que me garantice no solo una pensión de jubilación sino que me page las vacaciones en Benidorm, etcétera.

Se vota en base al interés personal, no en función de quien se crea que puede realizar una buena gestión de gobierno de acuerdo a una ideología, quizás porque hoy en día son pocas las personas que tienen ideología, o saben diferenciar políticas económicas de izquierda de las de derecha. Esto tiene otra consecuencia perniciosa, y es que no valoramos la cualificación o formación de los candidatos y cualquier Forrest Gump puede llegar a lehendakari.

La segunda situación, es desde el punto de vista del gobernante. Las técnicas sociológicas han permitido descubrir en base a qué vota el pueblo, lo que tiene como consecuencia que gobierne o realice políticas en base a eso. Por ejemplo, sabe que puede mentir descaradamente en periodos electorales (todos recordamos a Zapatero asegurando que España no estaba en crisis sino cercana al pleno empleo), que no habrá consecuencias por ello si luego satisface las necesidades económicas del votante.

Es importante remarcar que los partidos saben perfectamente quién les vota, que en su mayoría son los subsidiados de alguna de las muchas formas que existen, esos son los que marcan la diferencia final en las elecciones y a esos son a quienes se dirigen. Lo más grave de esto es que los gobernantes no realizan las políticas que consideran que se ajustan más a las necesidades reales del país, no les preocupa que sus decisiones puedan hundir la economía o la educación, lo único que les preocupa es el mantenimiento de la poltrona y si ello trae consigo políticas perjudiciales para el país, allá cuidado, que ellos el sueldo lo tienen garantizado.

He dejado muchos temas en el tintero y los que he tratado ha sido muy superficialmente, pero simplemente es porque con esta primera entrada lo único que pretendo es generar un pequeño debate que dé lugar a otros más desarrollados.
Como lectura que ayude a contextualizar el asunto que traigo a discusión recomiendo esta, en la que se enlaza a varios textos que relacionan a Bush, el 11-S y los intereses del petróleo.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

3 comentarios

  1. No sé yo si tendrá mucho éxito la sección en cuanto a comentarios. Al hilo de lo que mencionas, creo que esta entrada del blog jeltzale Arabatik alimenta perfectamente lo que quieres expresar...

    ResponderEliminar
  2. Gontzal, recojo el guante de los comentarios en este tema, ya que con semejante nick y semejante foto no puedo resistirme a realizar alguna aportación.

    Dionisio, bonito nombre, aunque más que al tirano siciliano yo prefiero al dios de la vid y de las ménades. En cuanto a tu post, yo al sistema político actual prefiero denominarlo "partitocracia", un sistema mediante el cual organizaciones como los partidos políticos se han autoerigido en oráculos e intermediarios interpretadores de los anhelos de los verdaderos titulares de la soberanía popular, los ciudadanos. Hablando de oráculos, qué bien traido el adivino Laocoonte en este sentido, sufrí un pequeño síndrome de Stendhal al contemplarlo en los museos vaticanos, con sudores fríos y descoyuntamiento de mandíbula incluídos. Retomando el hilo de mi argumentación, partiendo del antiguo ideal griego del ágora, en la que la democracia era participativa y personal, hoy en día se ha pasado a democracias representativas de la peor índole, con organizaciones intermediarias que sólo velan por sus intereses. Esos intereses son dos principalmente, en primer lugar el medro personal, junto con el de sus allegados o el de aquellos poderes fácticos o lobbies de los que ejercen de testaferros, y en segundo lugar, la pervivencia del sistema bajo sus riendas. Conjugando ambos conceptos tenemos el axioma que guía la política del día a día. Para obtener el segundo objetivo, permanecer en el poder o acceder a él, prometen y pervierten, llegando a eso que llamas votocracia, en la que como en la antigua Roma el pan y circo compraba votos a la plebe. Estoy de acuerdo contigo en que los políticos utilizan el llamado marketing político, el populismo más zascandil de dar aquello que no es suyo a quien les otorga su apoyo. Sin embargo esa es una actitud que sólo explica sus movimientos a la hora de enfrentarse a la fórmula vigente para obtener el poder, es decir, sus movimientos electorales. La votocracia, o dicho de otro modo, regalar pan y circo no es un objetivo en sí mismo, es el medio para acceder al poder. El obejtivo real es acceder al poder y por supuesto ejercerlo.

    Hypnos

    ResponderEliminar
  3. Pues si porque además aquí en Madrid lleva lloviendo casi todo el día con lo cual el estado del césped nos va a favorecer. Al estar más rápido el Atletico va a tener más problemas para su habitual juego combinativo, mientras que a nosotros para colgar balones a Llorente o mandarlos en largo a Toquero nos viene fenomenal. Además al estar pesado el campo los jugadores van a estar cansados en el segundo tiempo y el Atletico pasa ahora por un mal momento físico, en el segundo tiempo deberíamos tratar de desbordarles.

    En definitiva creo que es una gran oportunidad para ganar y pegar un puñetazo sobre la mesa.

    Saludos esperanzados

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.