+ 1

Sobre de la Morena (I)

Hace tiempo que dejé de escucharle y rara vez sintonizo la SER a partir de la medianoche, acaso alguna vez que sé que está Joseba Larrañaga. Recuerdo cómo la aparición de de la Morena, al principio de los noventa, creó un estilo de hacer radio, contrapuesto al de García, que tenía imán frente al estilo demasiado bronco en ocasiones del butano. Mientras éste se enzarzaba en historias que muchas veces resultaban aburridas por obedecer a intereses y obsesiones personales, el estilo de la SER resultaba más dinámico, basado en el trabajo en equipo, compuesto por gente joven, transmitiendo buen rollo, de personas que disfrutaban y se divertían con su trabajo, plural, en el que se daba voz a muchos periodistas, principalmente para contrarrestar la falta de conocimiento y rigor del director del programa. Allí aportaban conocimiento, entre otros, gentes como Santi Segurola, el profesor Paniagua o Miguel Ángel Zubiarrain.

Nunca se rehuyó el cuerpo a cuerpo con García, más bien se buscó como forma de conseguir notoriedad y audiencia. Con el tiempo llegó a ser tal la obsesión por el entonces director de Supergarcía en la Cadena COPE que todos los días se contaban a la audiencia las miserias de éste al comenzar el programa. Vosotros que sois jóvenes... era el comienzo de la frase que entonaba de la Morena seguida de alguna de las anécdotas, que retrataban a García como el monstruo a desenmascarar. El de la cadena de los obispos era calificado de mentiroso, manipulador, prepotente, de practicar la amenaza, de obtener la información a base de insultos y coacciones, de servirse del periodismo para intereses personales, de controlar la Federación...

Puede que fuese cierto. Tan fuerte fue la campaña mediática, que tuvo, incluso, numerosos capítulos en los juzgados, que poco a poco acabó con el reinado de casi dos décadas del Super en las ondas. Siempre quedará la incógnita de si algunos de los datos del EGM no se inflaron artificialmente para beneficiar al de la SER, pero eso quedará siempre como sospecha.

Pasado el tiempo, con la mediocridad instalada en las ondas y en los programas de medianoche, sin haberse inventado nada en veinte años de radio, hoy nadie hace sombra a José Ramón de la Morena. Su liderazgo es incuestionable, pero los mensajes de sus inicios nada tienen que ver con los de ahora. Todo aquello de lo que acusaba a su otrora competidor se ha convertido en su santo y seña. Insulta, menosprecia, ridiculiza y manipula sin disimulo. Utiliza el potencial del Grupo al que pertenece para destrozar a aquellos que van contra sus intereses. La campaña contra Villar no sólo no desmerece, si no que deja en medalla de plata a las de García contra Pablo Porta o José Luis Roca. La defensa de Ramón Calderón ha dejado en una broma a la que José María García hizo de Lorenzo Sanz.

El Athletic, en particular, nunca se ha preciado de tener la simpatía del de Brunete. Más allá de episodios concretos de cierto feeling con Luis Fernández, sobre todo al enemistarse éste con García, en momentos clave, en cuanto ha tenido ocasión, de la Morena siempre ha aprovechado para largar contra la entidad de Ibaigane.

La campaña más flagrante, por todos conocida, fue la que mantuvo contra Sabino Padilla en la persona de Gurpegi. Alguna asignatura pendiente o prejuicio para con el médico de Otxandio de los tiempos en los que el Director de El Larguero seguía de cerca el ciclismo hizo que durante tiempo dedicara gran esfuerzo a conseguir que Gurpegi fuese sancionado. Tal era la capacidad de influencia del periodista que en la época de Lamikiz y Urquijo se intentó un acercamiento al periodista en la confianza de que ello redundase en una rebaja de la sanción o una amnistía. Y aquello acabó como acabó. El servilismo de Lamikiz hacia el de la SER llegó a tal punto que le fue afeado al entonces presidente hasta en una Asamblea de socios compromisarios. A Ana Urquijo, incluso, la insultaba siempre que podía en su época de máxima mandataria.

García Macua, al que jalearon por su nuevo estilo de gestión -no fue sino una forma de regalarle el oído por cargarles de argumentos en el asunto Padilla- tampoco se ha librado de sus insultos. Recientemente fue tildado de cobarde por el director de El Larguero por no querer atenderle el día de los incidentes con los ultras del Anderlecht en San Mamés.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

1 comentario

  1. Lo grande que ha sido Garcia y a día de hoy no ha habido quien le supere. Yo al de la Morena no le soporto, directamente es mongolito (se le nota en la mirada). Durante una época estuve escuchando a Abellan, y durante un tiempo tuvo su gracia...hasta que se le notó el exceso de Madriditis (no me refiero al Real, pq se supone que es del Atletico, sino a que solo sabia hablar de equipos de Madrid). Hoy en día no oigo nada por la noche, si no hay ninguno bueno, no se escuchan deportes y ya está

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.