+ 4

Dos partidos en uno

Hizo el Athletic lo que debía, sumar tres puntos, y por momentos, durante la primera parte, incluso dejó para los más críticos con su juego momentos de esperanza. Este grupo sabe jugar con el balón a menos de un metro de altura sobre el terreno de juego, según se pudo comprobar. Llorente, ese delantero al que el entorno rojiblanco no da cariño más que cuando pueden sonar cantos de sirena de otros clubes, demostró que su instinto goleador, que mejora día a día, aparece cuando se le ponen balones y no sandías.

No porque enfrente se encontrase el Zaragoza, un histórico desvencijado económica, social y deportivamente, tiene menos mérito haber conseguido la victoria. Los maños, de los que poco más que Ander Herrera –que suena para el Sevilla- se puede destacar, no fueron rival y salvo un excesivo número de entradas consentidas no pareció en ningún momento que se jugasen salir de unas posición más que complicada. Huelen a descenso demasiado pronto.

Volvió Susaeta, que reclamaba desde las ruedas de prensa un sitio, y salió enchufado, poniendo con la zurda el segundo de la tarde en la cabeza de Llorente. Novedad fue ver a Iker Munian desplazando de la titularidad a Gabilondo, en una posición en la que sólo parece convencer a su entrenador, donde desde luego da una medida deportiva muy inferior a aquella que hizo que se le subiese al Olimpo hace ya un año.

Acompañaba por la izquierda Koikili, lo que deja bien a las claras la brillante gestión del actual presidente y la carencia de criterio en la dirección deportiva. Cuatro laterales izquierdos en plantilla, siendo la titularidad para un chaval de la cantera y la segunda opción para un veterano que trajera para el filial un entrenador que ya no está en Lezama. De los sendos fichajes con origen realista poco se sabe.

Novedad fue, también, Ustaritz, al que se vio nervioso por momentos pese a jugar junto a un cada vez más asentado e insustituible San José, y el centro del campo fue para el incombustible Javi acompañado de Gurpegi, que se ha ganado definitivamente la confianza del entrenador, ya sea en el eje o en la banda derecha.

Al filo del descanso, cuando el ínclito Ramírez Domínguez decidió injustamente anular un gol a Gurpegi, nadie podía esperar que el resultado fuese a quedar como el marcador señalaba. Y así fue. El Athletic desapareció, volvió esa versión de equipo especulador, conformista, blando, apático. Sin velocidad, sin chispa. Sin ganas. Con el agravante de hacerlo contra diez, por expulsión de Pinter, un matarife, durante cuarenta minutos.

Poco aportaron los cambios. Y mejor no se hubiesen hecho. Que se lo pregunten al pobre Ibai, que vivió en sus propias carnes lo duro que es el fútbol que tan bien conocen en su familia. El que teóricamente debía ser el día más feliz de tu carrera puede acabar siendo uno de los más duros. Esperemos que se recupere.

Y acabó el encuentro con el peor sabor de boca posible. La relajada troupé de Caparrós encajó un gol en el último estertor de la pachanga. Imperdonable. Un encuentro con todo a favor para haber dado un paso adelante, mejorando imagen y saneando el goal-average dejó a la parroquia demasiado fría. Y no precisamente por lo meteorológico.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

4 comentarios

  1. Hola a todos

    Llegué tarde al partido y por lo tanto, me perdí el gol de Iraola. Lo de ayer fue una representación de lo que es el Athletic, o mejor dicho, este Athletic.Durante la primera parte vi un buen Athletic, agresivo, enchufado y fiable, pero a todo esto se le sumaron detalles de calidad y fases de buen juego, tocando bien el balón, que pese a lo que a veces llegamos a pensar, hay gente que sabe jugar. Era uno de esos partidos que hay que ganar si o si, y en la primera parte el Athletic debió acabar con una mayor diferencia. En la segunda, nos entró la tontera, y el Athletic se dedicó a especular, dejó jugar al Zaragoza y al final, casi nos complicamos la vida. Del Zaragoza, lo más destacable es Ander Herrera, gran jugador. El resto, bastante flojito lo vi, muy romo. Del Athletic, destacar a Susaeta, que hizo suya la banda, Gurpegi, que entró a todo en las dos areas, Ustaritz anduvo rápido al corte, y me gustaría quedarme en dos jugadores: Llorente y Muniain. Llorente está sobrado y confiado, ha crecido y ya se cree lo gran jugador que apuntaba y que ya es, pero es que va a ser aun mejor. El caso de Muniain, solo hace falta verle hacer un control y salir con el balón, para darse cuenta de que es distinto, hace cosas distintas, saca de quicio a sus marcadores, a quienes les obliga a entrarle y les acaba por sacar tarjetas, y a mi, porque muchas veces, parece que cree que juega solo y tiende a conducir demasiado el balón. Pero lo cierto, es que da gusto verle conducir el balón y tocarla. Si en vez de desterrarle en una banda, se le diera libertad para moverse por detrás de los delanteros con libertad, para dar ese último pase, tenemos figura para rato. Es el toque que necesitamos en medio campo para no depender en exclusiva del juego directo. Como nota negativa, como no, Ibai. Mala suerte la del de Santutxu. Tendrá mas oportunidades, seguro.

    Y ahora a pensar en el partido de Sevilla. Miedo me da que en esa crisis del Sevilla no acabemos siendo "equipo aspirina".

    Agur bero bat

    ResponderEliminar
  2. Hola Gontzal, mi impresión desde Buenos Aires: Me ha gustado la primera mitad del Athletic, la que debió haber acabado con un 3-0 legítimo. (ya está dicho: mal anulado el gol a Gurpegi)
    Muy buen trabajo sobre la banda de Susaeta e Iraola.
    Llorente es un "9" de los que no abundan, y la "debilidad" que me provocan los jugadores como Muniain, al que cuando le encuentren su lugar en el campo y el aprenda a tomar mejor algunas decisiones del juego ... es un crack para disfrutar y que a los rivales "Dios los coja confesados"
    Como verás, me encanta y es un diamante al que aún hay que terminar de pulir ... y dejarlo brillar luego!
    Acertadísimo tu titulo de los "dos partidos en uno" ... pero del segundo partido no digo nada.
    Mejor pensar que este es un buen momento para ir a Sevilla a tratar de reiterar lo hecho en el "primer partido".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. A mi para variar me volvió a gustar Toquero, que estuvo más futbolista y menos trotaconventos que otras veces. Ahí estuvieron listos los rojiblancos, con los dos centrales más Pinter exclusivamente pendientes de Llorente, Toquero se escoró a banda derecha una y otra vez, con lo que al lateral de circunstancias Ponzio le hacían el dos y hasta el tres contra uno, entre Gaizka, Susaeta e Iraola, sin que los maños y su por poco tiempo entrenador fueran capaces de reaccionar. Por la derecha el Athletic hizo polvo al Zaragoza.

    También destacar nuevamente la aportación de Gurpegi. Ya lo hemos dicho otras veces pero parece que este año está más participativo y acertado en la organización del juego y más rematador en él área contraria. Gran noticia.

    En cuanto a Muniain en mi opinión más de lo mismo. Protege muy bien el balón, lo conduce muy bien pero en exceso y en general es impreciso en el pase. Debería jugar como segundo delantero pero de momento Toquero está por delante de él. Creo que hay que seguir teniendo paciencia.

    El próximo partido contra el Sevilla evidentemente será otra cosa. El Sevilla suele salir fortísimo la primera media hora, a atropellar al rival. Tenemos que salir enchufadísimos, muy metidos desde el principio, para poder contrarrestar su aluvión de juego, que luego en el segundo tiempo es bastante probable que tengan un bajón físico al tener que jugar la UEFA el jueves.

    Sin más saludos del Tigre.

    ResponderEliminar
  4. Aitor, interesante comentario, coincido en todo, sobre todo en lo referente a Muniain, pero sigo pensando que su evolución pasa por jugar más cerca del área y más alejado de la banda, justo lo contrario de lo que, aparentemente, piensa Caparrós.

    Héctor, dudo que ganemos al Sevilla. Para nosotros es un campo maldito, se nos da mal, tanto el equipo como el estadio, y no de ahora, cuando el Sevilla ha explotado. En épocas en las que deportivamente flojeaba, tampoco ganábamos. Y no me fío de su supuesta crisis. Coincido en lo de Llorente, es un 9 de un tipo de fútbol que ya no se da.

    Tigre, lo de Toquero en los partidos de casa no es nuevo, lo que pasa es que el Zaragoza dio facilidades. De hecho, yo creo que Toquero se ha convertido en uno de los mejores centradores, sobre todo en carrera, y desde ambas bandas. Además, le deja a Susaeta libertad de movimiento, y le permite dar una imagen más próxima al jugador que todos esperábamos que sea y que pocas veces, demasiado pocas, aparece.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.