+ 4

La casta arranca tres puntos de oro

Partido con sabor añejo el del sábado en San Mamés, esos que futbolísticamente valen poco, o más bien nada, pero que en términos de rentabilidad lo son absolutamente todo. Por el valor de oro de los tres puntos y por el orgullo con el que salió el aficionado de La Catedral, ese campo que cuando ve necesitado a su equipo se vacía.

Comenzó la tarde fría, con el público apagado, seguramente por aquello de ser una hora más para sestear que para acudir a un campo de fútbol. Pronto comenzó, sin embargo, el trencilla de turno a entrar en su particular locura. Aplicando el rigor del reglamento con la misma arbitrariedad que una tómbola, decretó un penalti más que riguroso para, a continuación, dejar al bueno de Alvés bailar una samba sobre la línea de gol. Poco listo estuvo San José, que tiempo tuvo para cambiar la trayectoria y, sin embargo, decidió tirar al muñeco. Más leña para la caldera del debate. Ni hay especialista ni se le espera. Otra asignatura pendiente.

Y en estas andaba el partido, con un Athletic buscando el gol, que encontró nuevamente en Llorente, que lleva marcha de reventar cifras que hace décadas que no se recordaban, cuando comenzó la tropelía del colegiado madrileño. Ojo a la procedencia del juez, pues sirve para alimentar a los más conspiranoicos. La labor que realizó, desde luego, ha dejado al Athletic diezmado para acudir al Bernabéu el 20-N -¡toma ya!- donde les recibirá alegre y dispuesto un amigo de toda la vida, Undiano Mallenco, que a estas horas lamentará no poder llevar, esta vez, la tarjeta para Gurpegi preparada desde el Viejo Reyno.

Así pues comenzó el Vía Crucis, que acabó con Koikili crucificado y Castillo inmolado. La primera tarjeta amarilla que recibe el de Otxandio resultó, en el campo, inaudita, y la segunda, fruto de una falta innecesaria, pero precedida de una flagrante falta previa a Iraola que Velasco no quiso ver.

Fruto del desequilibrio provocado por el árbitro y siguiendo un guión escrito por Kafka, el sustituto de Koi en el lateral izquierdo, un tal Castillo, que alcanzaba la cifra de partidos que obligaba al Athletic a abonar 200.000 euros más por su fichaje, mostraba su impericia y siendo el último jugador era justamente expulsado. Otro asunto para la reflexión. Koi, la segunda opción para el lateral zurdo según las preferencias del entrenador y a quien la directiva no parece tener intención de renovar, era reemplazado por un fichaje de este técnico y esta junta en el que no se confía y que costaba, adicionalmente, la cantidad reseñada. Gestión lo llaman en Ibaigane, en su cavernario medio de cabecera y entre algunos socios más ingenuos que benévolos.

Con nueve y contra once llegó lo mejor. Un partido que de otra forma hubiese resultado tedioso acabó en un espectáculo emocionante que sacó lo mejor de San Mamés, que no es poco. Ya lo dijo Muniain, uno de los destacados. Jugar contra 40.000 no es hacerlo en inferioridad. Porque eso, nada más que eso, fue lo que pasó. Bueno, siendo justos, se debe reconocer la ayuda de ese rapsoda de pelo rizado que ocupaba el banquillo visitante y que tan solo conoce lo que es dar lecciones de fútbol con un micrófono delante, normalmente con acento argentino, aunque sea natural de Tolosa. Debemos alegrarnos de que no sepa pasar de la teoría a la práctica, porque la actuación de sus jugadores fue de absoluto fracaso, llegando a rozar el ridículo.

No puedo dejar pasar por alto la frialdad de la prensa vizcaina, en general, en lo relativo al arbitraje. Me ha sorprendido leer en varios medios que la expulsión de Koi fue justa y que las críticas de Macua -mal, tarde y fiel a su escaso estilo- en poco contribuyen. En primer lugar, ni en el campo ni en las posteriores apreciaciones televisivas se puede considerar justa la expulsión. La primera tarjeta está no justificada y la segunda viene precedida de una clara falta no señalada. San Mamés así lo considero y no es un campo dado a montar en cólera gratuitamente. No lo hizo, por ejemplo, con la roja directa a Castillo, con otro penalti no señalado a Llorente o con la más que justificada repetición de la primera pena máxima. Leer al becario de turno en Marca.com que San Mamés no tenía razón no sorprende, pero hacerlo en publicaciones bilbainas sorprende y molesta. Está bien ser objetivo, alejarse lo más posible de los ronceros, pero de ahí a pegarse tiros en los pies, hay un abismo.

Han sido varias las tropelías acumuladas. Desde expulsiones que no se ven en otros campos, pasando por tarjetas absurdas y gratuitas, por penaltis inexistentes señalados en contra y por más de media docena a favor que han quedado en el limbo. Además, no protestar sólo contribuye a dar pábulo a esos rumores que apuntan hacia el Athletic como segundo Club más favorecido por el inefable Villarato. Hay que romper con esta imagen. Desde el Club, desde el banquillo y también desde la prensa.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

4 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo Gontzal. La desequilibrada toma de decisiones arbitrales es de chiste. La entrada que le hacen a Javi Martínez, que éste medio salva con un oportuno salto, es clavadita, pero en seco, a la que le hace Amorebieta a Iniesta primero de españa. Aquella fue roja y esta... Pues eso.

    De todas formas, aun con el desastre arbitral generalizado, creo que algo de culpa puede tener el equipo en tanta expulsión. No sé, igual a veces se nos va un poco la mano. No incluyo la de Koi, porque me pilla en primera fila y desde luego la primera tarjeta no es ni falta, a mi juicio.

    ResponderEliminar
  2. Excelente nota Gontzal ... para leerla y releerla varias veces.
    Coincido "de cabo a rabo" con lo que has expuesto, y el final ha sido la frutilla del postre para alguien que como yo, se ha desgañitado protestando en cuanto lugar pudiera, simplemente para que "no me metan las manos en los bolsillos" ... que encima que nos pitan en contra, resulta que somos los favorecidos! (ocurre exactamente lo mismo aquí con Boca Juniors, que allá con el Athletic Club)

    Además ... ahora que hay toda una corriente "light" en el futbol, y donde pareciera que lo único válido es el juego de cine y glamour (que me gusta, claro!) épicas como la del sábado en San Mamés, rescatan una arista del juego que para mi es tan importante -o más, si hablamos de partidos límite- que un regate o un tacón.

    Chapeau Leones!
    Chapeau Gontzal!

    Un abrazo desde Buenos Aires!
    Héctor

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo en todo, pero creo que habría que incidir, como hace Txus, en qué es lo que hacemos mal también.

    Una cosa es que los árbitros nos tomen por el pito de un sereno, con lo que estoy de acuerdo, que además "Marca" o "El Txorreo" hagan algunas crónicas oyendo alguna emisora de la villa y corte, por lo que parece, y otra es que seamos unos membrillos a los que nos cazan en todas.

    Hace no mucho, conretamente después de la victoria en Alicante, lei un post en este blog que me ha venido a la memoria porque hablaba de la forma de defender en el calcio, y de como montar frontones para esos partidos de fuera de casa con una presión asfixiante. A mi entender, el espejo en el que este equipo se debiera mirar a la hora de defender (partiendo de la premisa de que es mas fácil y mas entrenable el destruir que el crear), es en esos equipos del calcio y el Barcelona, que en estos momentos es el equipo que mejor defiende del mundo, al menos a mi entender. El Athletic se jacta de presionar mucho, pero a mi entender, defiende mal. Lo que hace es correr mucho. No puede ser que Javi Martinez tenga que seguir a un tio que se escapa hasta la linea de fondo. El tio es una bestia y puede hacer eso y mas, pero eso no es defender bien, que se hace cubriendo bien los espacios, eso es partirse la cara y punto, lo cual es muy loable pero nada más. Se debe pedir defender con un poco más de inteligencia, lo cual nos debería dejar un poco mas de fuelle para crear y no acabar agonizando fisicamente los partidos. El otro dia se aguantó, pero en tres meses nos pasará como todos los años con una segunda vuelta en que la gente no puede con las botas y es normal.

    Por otro lado, a la hora de crear sigo pensando que el Athletic tiene más calidad de la que quiere aparentar. Tenemos un medio campo aseado con jugadores que saben jugar al futbol, y bastante bien, por cierto (Susaeta, Javi M., Muniain, Gabilondo, Iturraspe el día que juegue, Iñigo Pérez, incluso Orbaiz). Una defensa con al menos tres jugadores de muy buen trato de balón (Iraola, Aurtenetxe y San José) y una delantera con un Llorente en estado de gracia al que se le han de sumar Igor Martínez, Ibai y De Marcos. Con estos mimbres no se puede pedir jugar como el Barcelona, pero jugar con un poco más de ambición para que el medio campo no ´malgaste sus fuerzas simplemente corriendo, con apoyos, etc. Ya sabemos que tenemos gente que responde a los balones bombeados, pero casi mejor si lo dejamos para cuando las cosas se ponen tiesas. Alguien que creyera y les hiciera creer que pueden jugar mejor, simplemente porque son los jugadores de los que se dispone y se trata de optimizar la plantilla. No diría lo mismo con los Murillo, Luis Prieto, etc, que tampoco soy Angel Cappa.

    En cuanto a los penaltys, yo me lo tomaría como un accidente. A Llorente, David López u otros se les ve en la cara que les pueden aparecer ansiedades, etc, pero en el caso de San José solo hace falta verle andar para ver que al tío no le han subido demasiado las pulsaciones porque haya fallado este. Tirará el siguiente y lo meterá. Va en el carácter de cada uno.

    Agur bero bat

    ResponderEliminar
  4. Txus, me alegra verte por aquí, sobre todo ahora que no nos podemos encontrar en otro txoko virtual porque el bermeano que lo regentaba está inmerso en proyectos editoriales de cantera y de mayor enjundia ;-) Coincido contigo en todo, y es cierto, hace tiempo que aquí también lo hemos comentado. El Athletic se ha labrado una fama de equipo duro -no siempre justificada- y ahora pagamos por ello. Creo que la actitud del equipo el primer año de Caparrós sembró algo de lo que seguimos recogiendo unos frutos de dudoso gusto, pero recordemos todos aquellas tanganas protagonizadas por Ocio, esas jugadas de "otro fútbol" que salían en los resúmenes de TV...

    Héctor, gracias, y sí, es eso, ahora el fútbol ha pasado a ser juzgado, al menos en la mayoría de medios, por la belleza de tacones y jugadas de los cristianos y se olvida de valorar la pelea, la lucha, la casta, la identificación de una afición con sus colores... quizá sea que cada uno se conforma con lo que tiene, pero el sábado salí contento de San Mamés.

    Aitor, coincido de principio a fin con lo que expones, creo que resumes a la perfección lo que yo también pienso sobre este equipo. Además, en una liga depauperada, el potencial de este equipo es, de largo, como para que sea obligatorio quedar octavo como mínimo. En lo relativo a las tarjetas, lo ya expuesto. Se transmitió al equipo la necesidad de ser más agresivo, pero no se le ha enseñado bien cómo. Y sí, entre el juego que habitualmente practica el Barça y el que el Athletic habitualmente despliega hay muchos términos medios. Por aquí han pasado un tal Heynckes y un tal Valverde que lo demostraron. Incluso con Luis Fernández se disfrutó de un fútbol más que entretenido, pero hay quienes se empeñan en que la historia de este Club empezó en el bienio negro y que, en consecuencia, sus años dorados han llegado de mano del de Utrera.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.