+ 4

Perpetran un atentado al fútbol y les dan 3 puntos

Finalizar el año 2010 con una victoria, en lo que a visitas a domicilio se refiere, sería un buen regalo navideño si se hubiese producido con algo de mérito por parte del Athletic. Para quienes entendemos que un partido de fútbol debe ser algo más que padecer 90 minutos para ver qué resultado tiene un encuentro, lo de ayer fue una auténtico tormento.

Caparrós, consciente de que su crédito se va agotando por ser incapaz de obtener puntos fuera de San Mamés, apostó por variar su sistema introduciendo 5 centrocampistas y dejando a Llorente solo en punta. Muniain, que se hacía mayor de edad, cedía el puesto a Gabilondo, el mejor, y por la derecha David López y su camiseta de mangas rojas ocupaban la derecha en detrimento de Susaeta. El riojano dio su peor versión, confirmando su intermitencia, aunque tampoco la presencia posterior de Susaeta aportó nada más que el habitual, inofensivo e intrascendente bullicio. Atrás sorprendía la presencia de Ocio y Ustaritz, pareja de baile inédita, acompañados de Castillo, que ocupaba la banda izquierda.

El fútbol no existió, y el Levante fue superior o, al menos, intentó ganar el partido. El Athletic, lejos de lo que parecía pretender su técnico, ni fue superior en la zona central, ni tuvo la posesión del balón ni consiguió que sus bandas surtieran de balones a Llorente. Atrás, Ustaritz y, sobre todo, Ocio e Iraizoz protagonizaban una actuación indigna para profesionales. El cúmulo de fallos fue tal que parece claro que el gasteiztarra debe abandonar a final de ejercicio el Athletic, y si admite consejos, mejor que cambie el fútbol por las pasarelas. Gorka se mostró nervioso, fallón, saliendo a destiempo. Preocupante porque confirma la teoría de que el guardameta rojiblanco no es ni sombra de aquel que hace tres años parecía romper con el debate de la portería.

Cuando no se dispone de balón, en el fútbol sólo queda la estrategia. Gabilondo, él solo, puso el partido en franquía. Con un magistral gol que dejaba en medalla de plata el de López al Espanyol, y un buen centro templado que transformó un Javi Martínez algo que se vio algo más fresco. El encuentro no dio para más. Para nada bueno más. Pudo ser peor si el árbitro hubiese visto que una mano de Ocio fue dentro del área y no fuera, o si el Levante hubiese conseguido transformar alguna de sus varias ocasiones.

Queda el saldo positivo, pues, de los tres puntos y una retahíla de motivos para la preocupación. La imagen, el estilo de juego, el nivel defensivo son algunos de ellos, pero el que pone los pelos como escarpias es ver el futuro que le puede aguardar a este equipo el día que Florentino Pérez deposite en la LFP un talón plagado de ceros para arrebatarnos a Llorente. Ese día seremos conscientes de que el ensayo de ayer, con Toquero como único referente por lesión del de Rincón de Soto, será nuestro pan de cada día. Y nos producirá pesadillas, porque pensar en el potencial ofensivo zurigorri al margen del 9, deprime.

Puede que entonces ríamos por no llorar cuando veamos ir a Macua -si los socios no lo evitamos antes- a Valencia a pedir precio por el no estratégico Aduriz, o cuando el entrenador de turno deba enseñar a este equipo, después de un lustro caracterizado por el gorrazo, a llegar al área rival por el conducto reglamentario, o sea, raseando el balón. Llorentes y urzaizes escasean. Ahora toca improvisar un sistema, una alineación, un equipo y un estilo. En un par de días y para enfrentarse a un Barça que ha decidido que si alguien quiere rascarle un punto debe marcarle, al menos, cinco goles.

Todo ello por una inoportuna lesión, pero nadie podrá quitarme la sensación de que llega por una gestión de plantilla pésima en la que se carga innecesariamente de minutos a jugadores clave. Esperemos que Iraola o Javi no sean los siguientes, pero no debiera extrañar que así sea.
Mientras, disfrutemos pensando en donde estamos. Es el único consuelo, aunque con el nivel de la liga parezca obligado para este grupo.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

4 comentarios

  1. Y encima, en la rueda de prensa, JJ dice que parece que quienes llevan camiseta rojiblanca (refiriéndose a los periodistas, entiendo, tras pregunta de Joss Iragorri) están tristes después de haber ganado. Buff, me entran sudores fríos de pensar en el martes en el Nou Camp.

    ResponderEliminar
  2. Lo de la rueda de prensa fue kafkiano, lamentable. Hinchado como un pavo por los tres puntos, encima se permite el lujo de dar lecciones de rojiblanquismo. Sólo le faltó llamar a la gente pagafantas, como hizo su representante Arrinda.

    Lo del Camp Nou aterra, a ver qué sistema aplica, me imagino que otra vez tirará de un montón de centrocampistas. Y la defensa pone los pelos de punta, porque el Barça no va a perdonar como el Levante.

    Os recomiendo la entrevista a Munian en Deia y el artículo de opinión de Etxebe, en el que dice que le gustaría verle jugar más cerca del área. Lo dice un hombre de fútbol, no un pagafantas.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué contundencia y acidez en el titular, Gontzal! me ha hecho mucha gracia.

    La verdad es que el bochornoso espectáculo del otro día se hizo más llevadero con las constantes anécodtas y chascarrillos que ibáis contando. Lo que debe estar prohibido es ver estos partidos solo, te puede entrar una depresión grande.

    Lo siento pero me temo que el resultado de mañana se acabará donde decida el Barcelona levantar el pie. Me indignan declaraciones como la de Orbaiz en la que dice que no hay nada que perder.

    ResponderEliminar
  4. La forma en que Gontzal titula sus notas, ya son una invitación insoslayable a su lectura, y Manolete ha dado en el clavo cuando dice que este tipo de partidos deberían estar prohibidos de verlos en solitario ... las consecuencias pueden ser riesgosas para la salud!

    Ahora bien, como trato de tener un pensamiento positivista -aunque no me escape de la realidad- ... estos partidos como el que vendrá en el Camp Nou, cuando las diferencias a priori son tan abrumadoras y contundentes, sumado a que los dioses del fútbol son bastante traviesos, son los que me llevan a pensar aquello de "no vender la piel del oso, antes de cazarlo"
    No se ... pálpito que le dicen
    (y este año vengo acertando en todo, excepto a las quinielas)

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.