+ 0

Hasta aquí hemos llegado

Ha sido una pena pero la eliminatoria nos ha quedado grande, quizás porque parecía que íbamos a la guerra en lugar de a jugar un simple partido de futbol. Estoy convencido de que por ejemplo Castillo el error del primer gol no lo habría hecho en un partido normal, la tensión extradeportiva ha pesado mucho.
También ha pesado como dice Gontzal el no saber leer los partidos, en el de ida el planteamiento del entrenador fue calamitoso y en ambos no hemos sabido darnos cuenta de que convenía rasear el balón, ante un equipo con el centro del campo bastante despoblado y sin las líneas demasiado juntas.

En cualquier caso hasta aquí hemos llegado, creo que el balance de la Europa League ha sido positivo y nos ha ayudado a crecer tanto en lo económico como sobre todo en lo deportivo, nuestros jóvenes han aprendido mucho. La clasificación para el año que viene está más sencilla que nunca, con los bajones del Atletico y el Villarreal, y deberíamos tratar de aprovecharlo. Ayer estuve viendo una vez más al Villarreal y su defensa es un queso gruyere, un auténtico coladero, este equipo concede una barbaridad de ocasiones al equipo contrario. En la entidad castellonense toca cambio de ciclo, es cierto que tienen unos jóvenes con una pinta estupenda, pero también lo es que se tarda tiempo en hacer equipo y el club está metido de lleno en la crisis, con tres mensualidades adeudadas a los jugadores.

En la Liga por encima tenemos a Mallorca y Deportivo dos equipos con plantillas cortas, y a favor tenemos el calendario, con muchos partidos sencillos en San Mamés y los dos últimos justamente contra estos dos rivales, a los que deberíamos esperar con el cuchillo preparado y el campo lleno. La gente se tiene que dar cuenta de que tenemos una oportunidad que no debemos dejar pasar, ya que jugar la Europa League de nuevo nos permitiría dar otra vuelta de tuerca al desarrollo de nuestros jóvenes, de hecho jugándola otro año más me atrevería a decir que conseguiríamos equipo como para en los años sucesivos tratar de mirar siempre del octavo puesto para arriba.
Es el ahora o nunca.

Saludos del Tigre.

+ 4

Ciclogénesis bruselense

Probablemente en solidaridad con los aficionados santurtziarras, el Athletic se dejó partir la cara ayer en Bruselas. Ante un rival cuyo nivel deportivo -a pesar de la contundencia del resultado- sigue pareciendo justito, el equipo dio sensación de haber dejado escapar la eliminatoria de manera imperdonable. En el cómputo de los dos partidos, el Anderlecht ha demostrado saber qué hacer en todo momento, cómo jugar al equipo de Caparrós, cuáles eran sus puntos fuertes y anularlos y cuáles los débiles y explotarlos. Lamentablemente no se puede decir lo mismo de los rojiblancos.

El equipo estuvo ausente en todo momento, dio señales claras de debilidad mental, de poca preparación sicológica y su principal característica desde que el de Utrera les entrena, la combatividad, brilló por su ausencia. Si para el minuto 2 San José veía la primera tarjeta, en el 4 ya se encajaba el primer gol. Y hay que hablar de la responsabilidad de jugadores concretos. Lo de Castillo, por ejemplo, no tiene nombre. A la nulidad en ataque une tremendos problemas de marcaje, despistes y falta de contundencia. El fallo de ayer, rompiendo el fuera de juego en el primer gol, es uno más, pero que costó muy caro al equipo. También de Yeste, cuya actuación ayer, haciendo absolutamente todo mal, con una lentitud exasperante, abre seriamente el debate acerca de su continuidad. Tampoco Gorka, que en general está cuajando una buena actuación a lo largo de la temporada, estuvo afortunado. Y es que los tres primeros goles parecían evitables a nada que se hubiesen dado unos mínimos de concentración y contundencia.

Lo curioso es que el Athletic, con el uno a cero en el marcador, intentó jugar a fútbol, moviendo el balón y buscando a Susaeta, de lo menos malo ayer, por banda derecha. También Yeste tuvo una clarísima ocasión para empatar que desperdició por intentar controlar el balón en lugar de chutar según venía. En esos momentos, el Anderlecht parecía vulnerable y la vía parecía clara. Pero se volvió a lo habitual, al balón largo a Llorente, bien marcado en los dos partidos de la eliminatoria. Y Toquero, que puso los mejores balones desde banda, tampoco apareció en exceso. Proponer una lucha basada en el músculo ante un rival que se caracteriza, precisamente, por eso fue el error del Athletic.

La contundencia del resultado es excesiva para lo que se vio en el terreno de juego, pero los fallos se pagan más caros en las competiciones por eliminatorias que en la liga. El gran sueño europeo toca a su fin, como contra el Aston Villa o el Austria de Viena. Ahora ya queda la liga como único referente, con un partido contra el Sevilla al que el equipo no acude pleno de moral. Las palabras de Fernando Llorente, de carácter frágil él, a la finalización del partido eran para preocupar. La moral y el carácter son las asignaturas pendientes de este equipo, demasiado ciclotímico, quizá como la afición.

Para el recuerdo y para la anécdota quedará cómo entonaban los aficionados belgas el Que viva España. Uno, de naturaleza generosa los viernes, lo relaciona como un pequeño homenaje de los bruselenses a la presidencia española de la UE y no a un intento de molestar a la afición zurigorri. En caso de ser así, esperaremos a reír cuando Teddy Bautista amenace con embargar el estadio para satisfacer a Manuel García Escobar sus derechos de autor. Ya disfruto pensando en que la SGAE pueda detentar en breve los derechos federativos de Lukaku.

Y es que es mejor buscar consuelo con algo de humor, porque recordar los fallos de Castillo -que demuestra otro fracaso en la contratación de un lateral-, de Gorka Iraizoz, el gol en propia puerta de San José, los continuos errores de Yeste o recordar cómo se le va la olla a Amorebieta, deprime.

Esperemos que Muniain se recupere, lesionado por una fuerte entrada ante la pasividad del árbitro. Claro que jugando competición europea ya se sabe, colegiados hogareños, que diría Supergarcía. Si encima, los de ayer vestían de rojigualda, con una imagen similar a la de Camacho, Señor, Poli Rincón, Gordillo o Carrasco, ¿qué cabía esperar? La ciclogénesis explosiva que se espera para mañana pasó ayer por el Constant Vanden Stock.

+ 0

Primeras agresiones

Tanto publirreportaje en las páginas de los diarios a cuenta del operativo de la Policía Belga en coordinación con la Ertzaintza se ha saldado ya con las primeras agresiones, cerca de un lujoso hotel de Bruselas. Qué pueda suceder hoy es una incógnita, pero debería empezar a denunciarse lo que está sucediendo ante una UEFA impasible y condescendiente.

Se nos ha vendido que la Ertzaintza iba a velar por garantizar la seguridad de los desplazados vizcainos, entre 1000 o 1500, y que al frente del operativo, para garantizar la eficacia, se desplazaba el viceconsejero de Interior, Rafael Iturriaga, que es un señor que lo mismo vale para fiscalizar cuentas públicas en pesetas o euros que para calcular los porrazos per cápita necesarios para disolver manifestaciones. Desgraciadamente, se demuestra que su especialidad es la filtración de noticias a la prensa con objeto de inventar realidades ficticias.

Tras días de especulación con la existencia de movimientos organizados de ultraderecha detrás de lo sucedido en pasado jueves en San Mamés, la agresión de ayer a los dos santurtziarras demuestra que nada de lo que está sucediendo se debe únicamente a la ingesta de alcohol de algunos radicales. Se debiera investigar seriamente si hubo entre la hinchada del Anderlecht infiltraciones o asesoramiento por parte de grupos neonazis españoles.

Lo sucedido en Viena la ronda anterior debiera haber servido de alerta. La UEFA, esa multinacional que sólo vela por la maximización del beneficio, ha demostrado con su ridícula sanción lo que le importa la violencia en los estadios. Ahora pende sobre el Athletic una amenaza de cierre por lo sucedido el día 18, en lo que todas las partes tienen tanta responsabilidad. La Ertzaintza por su actuación, el Athletic por la reubicación de sus radicales del fondo Sur y la UEFA como organizadora del evento por haber dado por válido el operativo. La existencia en las gradas de sujetos carentes de materia gris se asume en el mundo del fútbol desde hace más de treinta años.

Muchos dicen que el Athletic ha sido puesto en el escaparate de la ultraderecha europea por parte de los tentáculos en España de toda esa caverna. Lo lamentable es la falta de previsión de tanto organismo público, de tanta policía. Mientras se sigan haciendo análisis simplistas, en la medida en que no se reconozca que existen conexiones entre movimientos de salvajes que campan a sus anchas por los campos, no se podrá avanzar.

Cuando asesinaron a Aitor Zabaleta muchos medios quisieron desterrar cualquier atisbo de motivación política en lo que había detrás de aquella muerte, aún cuando todos éramos conscientes de la ideología neonazi de muchos de los miembros del Frente Atlético, ese grupo que entró como Pedro por su casa en San Mamés cuando ya el viceconsejero Iturriaga, el que ahora vela por la seguridad en Bruselas, ocupaba el cargo.

El fútbol tiene una lacra con los radicales. El Athletic en su casa, también. Pero mientras no se ataje de raíz, mientras no se investigue, en tanto que las sanciones sean leves y ridículas, así seguirá yéndonos.

La noticia debiera ser, como ha sido casi siempre, el buen ambiente de las aficiones por las calles, que se simbolizaría hoy vistiendo al Manneken Pis de rojiblanco. Que se tenga que hacer bajo cordones policiales o que a esa foto se le pueda contraponer la del particular niño meón de la tribuna de Ingenieros es lo lamentable.

+ 9

Un repaso semanal

José Luis Bilbao posee ya la medalla de oro y brillantes del Athletic. Jabyer Fernández parece querer una, pero deberá esperar. A tener dinero otra vez, parece.

Toquero, despedido como lehendakari mientras López era silbado en el BEC, lleva 4 goles en 31 partidos. Cifra paupérrima para un delantero titular, aunque con el bombo que se da a cada gol parezca el nuevo Pichichi.

Joseba Etxeberria dice querer seguir ligado al Athletic como técnico después de un pequeño lapso. Mientras, dado que es de nuestra edad y está de forma como nosotros, que se suba aquí, al palco.

Culebras, el peor central que recordamos en primera división, lo único bueno que tiene es el apellido. Este hace internacional al delantero más torpe de primera división, y no lo decimos por nadie.

Repite Gabilondo la trayectoria de la pasada campaña. Dos o tres partidos destacando con golazos le valen para justificar la temporada… e incluso renovar. Ya conoce Yeste el camino.

Caparrós premia al joven Iker con 13 míseros minutos, normal, íbamos ganando y no tenía que sacar las castañas del fuego, y hay que “cuidar” al rebelde de la Txantrea, ya se sabe que jugar excesivos minutos es muy perjudicial para un joven de 16 años (para algunos todavía no ha cumplido 17).

El meón rojiblanco, ahora dice que está arrepentido, como Carmelo Peña, el del botellazo a Armando. Seguimos demostrando que el gure estiloa va a menos y que tenemos tontos por docenas, como en muchos otros sitios.

Gorka, ¡cuelga los guantes!. Hace ya tiempo que llevamos hablando de las tremendas carencias que tenemos en la portería y lo del pasado jueves ha sido la gota que colma el vaso. Ya no sólo se conforma con tragárselas y regalarlas todas, ya no sabe ni blocar un tiro fácil. Lo del gol contra el Anderlecht es de escándalo. Nos hace gracia cuando algunos dicen que si tal partido paró bien y bla bla bla. ¿Para eso está un portero, no? Que alguien diga 5 porteros peores que Iraizoz en la primera división y le pagamos una entrada a nuestro palco. En fin, que este chico, él solo, está acabando con las ilusiones generadas en nuestra andadura europea. Gorka, en serio, ten dignidad y entrega los guantes. ¡Vete ya!

Vuelven a desaparecer entradas misteriosamente, y se sospecha en manos de quiénes pueden estar entorno a 200, que seguro irán a Bruselas a dejar el pabellón alto. Muy alto. El resto, ya se sabe, para los amigos de Fermín y los clientes de Viajes Iberia. Seguro que García pedirá perdón de nuevo por el error. Creo que Waldorf está pensando en presentar una moción de censura… aunque ya le he dicho que ni se le ocurra, que al día siguiente aparecerían en la página oficial del Club todos sus datos, incluida foto con la leyenda “Se busca”. Y es que en esto de amedratamientos mafiosos, García es el Rey.

Además de la lamentable gestión de la Ertzaintza, ¿no debiera el Athletic reconocer que no fue muy inteligente la reubicación de Abertzale Sur en el campo? ¿No comente nunca García Macua errores? ¡Ah, sí!, con las entradas, recurrentemente, que no inocentemente.

+ 2

Tranquilidad por un día

No acostumbra el Athletic a regalar partidos sin sobresaltos, por lo que tras la batalla campal del pasado jueves y ante la que se avecina para el próximo, la visita chicharrera resultó balsámica. Contribuyó cláramente Culebras, el jugador más decisivo del partido, cometiendo penalti sobre un Toquero que quiso dejar claro por qué le han renovado y que el sitio de acompañante de Llorente es suyo, se pongan como se pongan Díaz de Cerio o de Marcos. Lo del de Valdegobía es un ejemplo claro de progresión y el mayor acierto de Caparrós en el Athletic. Su participación en tres de los cuatro goles lo dice todo. Y que se haya convertido en uno de los mejores centradores debiera hacerles reflexionar a los David López, Susaeta o Yeste, sobre todo a este último, cuyo fútbol está enfriando demasiado su renovación.

Que Caparrós apostara por jugadores de banda pudo ser fruto de la necesidad y no de la reflexión, pero resultó, porque el planteamiento contra el Anderlecht debiera haber dado para un debate largo. David López y Gabilondo, jugadores de una calidad superior a la media, aparecieron. Que lo hagan el mismo día es noticia, porque acostumbran a dar una de cal por cinco de arena. Y lo del de Añorga con los goles es para hacer un estudio. Aunque él diga que sí, hay que tirar de videoteca para recordarle un gol feo. Noticia fue Iturraspe, que a pesar de ciertos errores, jugó un buen partido, que debiera valer para coger confianza. Iraola, que contra lo que parecía lógico no descansó, pudo marcar y olvidar el fallo del penalti contra el Villarreal y Koikili aportó a la banda izquierda el aplomo que Castillo, enésimo fracaso de proyecto de lateral, no demuestra.

Quien sí preocupa es Amorebieta. No parece estar en su mejor momento y sus despistes están costando demasiados goles. No parece fácil intentar pasar eliminatoria en Bélgica con la falta de rigor defensivo del equipo estos días, aunque tampoco Ustaritz demostrase excesiva solvencia.

Sirvió el partido a Undiano Mallenco para desagraviar al Athletic, tradicional bestia negra arbitral, que pitó un penalti a favor y ¡noticia! no expulsó a ningún navarro, quien sabe si porque hubiese pocos sobre el cesped. Tampoco fue excusa el viento Sur, otro de los causantes de tantos desastres deportivos en La Catedral. Y la presencia de Luci en banquillo y rueda de prensa, una anécdota que sirve para alguna que otra maldad.

Por lo demás, la junta directiva vuelve a hacer gala de su capacidad de gestión en otro reparto ejemplar de entradas. Hay en este quiosco miembros benevolentes con la gestión de García y sus acompañantes, pero si lo de Valencia fue un error por el que el Presidente pidió perdón con la boca pequeña, ¿cómo se puede calificar este nuevo desastre?

Y hablando del máximo mandatario, y sin que sirva como precedente, me gustó la contundencia con la que criticó la actuación de la Ertzaintza. La pena es que fuese en caliente y que posteriormente matizase. Llueve sobre mojado. No se debe olvidar lo acontecido el año pasado con los ultras del Atlético y la pasividad de la Policía Autónoma. Por cierto, que otro que parece haberse enfadado con Macua es el dictador de las ondas. El pecado del patilludo dirigente no ponerse al teléfono el jueves para explicar lo sucedido.

+ 5

Aires de Mejora

Vuelve el Gordo Barkley de su retiro espiritual para volver a disfrutar con una victoria que nos ofrece una doble alegría, ganar al Madrid en su feudo y salir del descenso en el que llevábamos metidos varias jornadas. El partido de ayer se gano por un nuevo concepto del baloncesto que nos ha traído el entrenador heleno Katsikaris que se resumen en una palabra “compromiso”. Después de las difíciles semanas que han pasado los hombres de negro (marcha del entrenador de toda la vida y varias jornadas en descenso incluidas), los jugadores han demostrado que no son meros mercenarios y tienen un compromiso en mantener e este club donde se lo merece. La rápida sintonía adquirida entre jugadores y entrenador solo se explica bajo este compromiso colectivo adquirido por todos y por la especial cercanía del nuevo técnico con los jugadores. Debo decir que en esto también se ha notado la mano de Vidorreta que fue quien presento personalmente al nuevo entrenador y quien pidió que estuvieran con él a muerte.

Para quienes tuvieran dudas de la capacidad de Katsikaris de tomar las riendas de un equipo a la deriva ahí están los resultados. Hemos salido del descenso, seguimos con una marcha triunfal en la European League y lo más importante, hemos recuperado a algunos jugadores para la causa (Salgado, Warren, Hervelle y Javi Rodriguez). Este cambio se ha producido en apenas 1 mes y de la mano de un entrenador que sigue demostrando que lo suyo en generar confianza en los jugadores y basar el juego en una buena defensa. Nada nuevo sino fuera porque el BB a lo largo de esta temporada no ha conseguido defender y jugar en equipo.

En cuanto al resultado de ayer me quedo con varias cosas. La capacidad de mantener nada menos que ante un Madrid el pulso del partido a lo largo de los 40 minutos. El tremendo esfuerzo de Warren y Salgado en mantener a flote al equipo cuando los madridistas apretaban. La mejoría en el juego de Mumbrú a partir del tercer cuarto. Pero especial mención quiero dedicar a Axel Hervelle. Ayer hizo un partido memorable (17 puntos, 11 rebotes y 8 asistencias con una valoración de 36) muy cercano al triple doble. El resto del equipo también estuvo a la altura especialmente Banic (como siempre) y Moisó, que todavía puede aportar mucho más pero va a más en los últimos partidos.

En definitiva un gran triunfo cuando más lo necesitábamos, a las puertas de la primera Copa del Rey celebrada en Bilbao y con el siguiente partido ACB contra el Lagun Aro GBC, un derby que será duro pero que de ganar nos permitirá meter a otros dos equipos debajo nuestro.

¡A por ellos, que son pocos y cobardes!

+ 20

Pérdida de puntos y papeles

Es difícil resumir el partido del sábado sin detenerse en los últimos minutos, sin pensar en esos instantes que dejaron una imagen paupérrima del Athletic, en la que debió evitar hacer todo lo que hizo. Antes combinó ratos de intentar jugar a fútbol, principalmente en la primera parte, cuando se vio por detrás del marcador y el Villarreal renunciaba al balón, contradiciendo el concepto de fútbol del chico de los recados de la familia Roig, Garrido, que apela a un fútbol en los micrófonos que poco se parece al que su equipo despliega sobre el terreno. No eran los castellonenses mejores que el Athletic, tampoco generaban más peligro, a pesar de que a los de Caparrós les faltó precisión y tranquilidad para empatar, primero, y ponerse por delante del marcador, después.

El empate llegó de un disparo de esos que sólo Gabilondo es capaz de realizar en esta plantilla. Su calidad es incuestionable pero aparece en demasiados pocos momentos en una temporada. En El Madrigal lo hizo, para hacer justicia en el marcador, puesto que eran los rojiblancos los que creaban peligro, a pesar de que Llorente participaba más en la elaboración -genial en dos jugadas por la izquierda- y de Marcos, muy desacertado, no conectó con el riojano en el tiempo que coincidieron. El partido, desde el minuto cinco, se jugó al contrario de lo que parecía lógico, con el Athletic intentando crear y el Villarreal defendiendo y esperando. Caparrós dispuso, de nuevo, a sus tres mediocentros, con Gurpegui de nuevo por la derecha, en intento de reverdecer los éxitos que el sistema diera allá por diciembre, pero tuvo que variarlo en el descanso. Para entonces ya perdía. No por méritos excesivos del rival sino más bien por fallos individuales graves. Como el de Iraola en el primer gol, que quedó absorto observando un amago de Pirés, o Amorebieta en el segundo, al que sobró un movimiento hacia fuera que permitió a su par aventajarle en un metro para ganarle la espalda.

La segunda fue más un quiero y no puedo. El equipo se encontró más dificultades que en la primera y los cambios tardaron en llegar. El de Susaeta por Gurpegui, movimiento táctico similar al de la anterior jornada, resultó clave. Clave porque al retirar a Gurpe y dejar a Orbaiz, quedó en evidencia que Pablo no está hoy por hoy con frescura para aguantar noventa minutos. Y el equipo lo notó. La entrada de Muniain, de nuevo pegado a banda, y la de Toquero, al que Llorente echó de menos, poco más aportaron. Quedó la sensación de que ni Munian es jugador de banda ni de Marcos delantero.

Y llegó el fatídico momento del penalti. Javi Venta cayó en la trampa que le tendió Muniain y el penalti fue de esos tan claros como tontos. Decidió tirarlo Iraola, se supone que porque era el más convencido en poder transformarlo, aunque su rostro antes del lanzamiento invitase a todos los telespectadores a pronosticar que lo fallaba. Lo lanzó francamente mal, convirtiendo el asunto de las penas máximas en un mal endémico. La estadística lo confirma, han fallado 3 de 5 en liga. A prtir de ese momento, y quizá por la desesperación, llegó la pérdida de papeles. Primero en un supuesto codazo de Javi Martínez que no me pareció como para roja directa, pero desde que comenzara la campaña de vendetta a Ronaldo de la prensa madrileña los árbitros afinan en exceso, y la lamentable actuación de un Orbaiz llamado a mantener la calma como el que más. Su tirón de pelo sobró. Es difícil pedir calma a los jugadores cuando tampoco el banquillo lo tiene. Parece como si alguien se hubiese empeñado en dar madera para la caldera del debate que manteníamos en este blog la pasada semana.

El partido deja, por tanto, varias dudas. La del estado de forma de Orbaiz, la de la disposición en el campo de Muniain, la del potencial de De Marcos, que asombró en agosto y septiembre y no termina de explotar, la razón de alinear a un Castillo que dio una pobre imagen nuevamente, qué sucede con los centrales que pierden la posición con excesiva facilidad, qué recambio queda para un Iraola en horas bajas... un sinfín de preguntas.

Para la anécdota quedará la inserción de Euskadi en la parte trasera de la camiseta, algo que no había quedado del todo explicado por la directiva. El Athletic ha pasado de no tener manchada la camiseta a parecer un collage. Cosas de la modernidad, de los nuevos tiempos y de la brillante gestión que algunos ingenuos le atribuyen al señor García.

Fue un partido para olvidar, pero que costó caro, muy caro. Contra el Tenerife Gurpegi e Iturraspe parecen condenados a jugar en el mediocentro. Por medio, la esperada reentré europea.

+ 18

Las últimas gestiones de García Macua

Comencemos por la que se conoce en el día de hoy. Según publica el diario El Correo, en breve se conocerá la disposición de Caparrós para estampar su firma en un contrato negociado entre su representante, Gorka Arrinda, y el presidente García. La duración del mismo será de un año, como el Club pretendía, ligando el periodo de contratación al mandato de la actual junta. En la información, por llamarla de algún modo, se utiliza el estilo habitual del periodista para justificar cualquier decisión de los actuales mandatarios.

Al respecto de esta noticia, me surgen varias reflexiones.

1. Es vergonzoso que toda noticia refente al Club tenga que leerse en el mismo medio de comunicación, adoctrinamiento incluido.

2. Resulta lamentable que para justificar el incremento en la ficha del de Utrera se tenga que hacer público que aún así cobrará menos que Luis Fernández, algo que no es, además, contrastable. Se publica que actualmente cobra 1,3 millones netos, que se verán incrementados en una cantidad que para el hagiógrafo del presidente no es descomunal. Curioso como se mezclan datos cuando interesa y opiniones cuando no conviene.

3. Aún siendo más grave que la filtración parta del presidente, tampoco parece ético si el chivato es Arrinda, por su condición de amigo personal del presidente y mayor accionista del Bilbao Basket. La sensación de utilizar todos ellos este tipo de operaciones en beneficio propio no deja de flotar en el ambiente.

4. El acuerdo para la renovación se hará público en marzo, pero los lectores del diario de Vocento tienen la suerte de conocerlo un mes antes.

5. En lo que respecta al ámbito deportivo, la prórroga parece lógica toda vez que encontrar un entrenador para un año es complicado. De presentarse la actual junta a la reelección, ante la previsible falta de contendientes, tampoco lo tendrá difícil el de Utrera para seguir un quinto año si los resultados lo avalan.

Entre los frecuentadores del Zarpazo seguro que la noticia es bienvenida para el Tigre, Somo o el intermitente Hypnos.

La otra noticia se publicó el pasado sábado. Bajo el intencionado titular López bendice la camiseta embajadora, el principal sostén mediático del lehendakari, que lo es también de Macua, intenta vender como gran gestión del presidente la sustitución de la publicidad de Petronor por la de la nueva campaña institucional para la promoción de la CAV.

Nos encontramos, de nuevo, con otro de los capítulos de la batalla política con el Athletic de por medio. López está necesitado de limpiar la lamentable imagen que su Gobierno ha dado entorno al asunto del nuevo campo. Además, tras verse obligado por su socio preferente a sufragar parte de San Mamés Barria, se empeñó en justifcar el gasto en base a la utilización pública del terreno, para lo que no dudó en afirmar que se estudiaría poner una pista de atletismo, lo que supuso un shock en el entorno zurigorri. Para limpiar la imagen dada, se presenta el acuerdo de inserción de la publidad como muestra de la la buena sintonía entre el Athletic y el Gobierno vasco, como si fuese la primera vez que se recibe dinero por ese concepto en Ibaigane o como si con otros clubes vascos que disputan torneos europeos no se hubiese hecho previamente.

Y como remate, para no herir la sensibilidad del verdadero impulsor del nuevo campo, del político que alimentó la candidatura de García Macua, en la misma reunión se anuncia que se impone la insignia de oro y brillantes a José Luis Bilbao. El intento de Macua por jugar a dos bandas ¿terminará saliendo bien?

Porque la condecoración a Josu Jon Imaz no es más que un pago por ceder gratis et amore el espacio de Petronor. Por cierto, y para los politólogos del blog, ¿no sale últimamente más veces Patxi López acompañado de JJ -Imaz, no Vázquez- que de Begoña Gil?

+ 5

Victoria trampa

Advertían la plantilla y su comandante sobre las dificultades de ganar a un Xerez y a fe que dieron en el clavo. Quedará para el debate si lo que realizan delante del micrófono los profesionales del fútbol es un ejercicio de sinceridad, de reflexión o de cubrir un expediente incómodo. Porque siendo tan conscientes de las dificultades ¿es lógico complicarse la vida de tal manera una vez que se encarrila un encuentro en el minuto dos? El Athletic jugó ayer con fuego, consiguiendo una victoria afortunada que de no haber obtenido hubiese abierto un serio debate sobre la situación del equipo. Tuvo la suerte de cara y consiguió los tres puntos, que es de lo que se trata, y consigue permanecer en los puestos calientes de la tabla.

Lo deportivo da para un rato de análisis. Por ejemplo para constatar que contra el último clasificado la alineación de Gurpegi en el interior derecho, muy pegado a la de cal, era innecesaria y penalizó al grupo. También para certificar que, hoy por hoy, funciona mejor Koi en el lateral izquierdo que un Castillo que no cierra bien su banda y es un desastre en ataque; que un Orbaiz que físicamente anda escaso es vital para mover el balón con criterio en el centro del campo o que la presencia de Javi Martínez mueve al tropel rojiblanco a un ritmo distinto.

Resulta, asimismo, paradójico que un Llorente que hizo un partido francamente malo resulte el jugador destacado, pero son las cosas del fútbol y de los delanteros. A un señor que transforma dos goles pocos peros se le pueden poner, aunque durante los noventa minutos combinase muchos más errores que aciertos y se mostrase incapaz de conectar con sus compañeros.

También se le debe reconocer a Caparrós que ayer hiciera cosas mucho más cercanas a las que la mayoría de los aficionados piensan. Darle la titularidad a Muniain, dar minutos Díaz de Cerio o, incluso, actuar con prontitud y sentido en los cambios. La entrada de Susaeta, que en el descanso reclamaba hasta el último de los seguidores, resultó determinante. No tanto por la brillantez del juego, pero sí, al menos, por la insistencia y por contribuir a rasear algo más el balón. Suyos fueron, además, los dos pases de los goles que transformó Llorente. De igual forma, la apuesta del utrerano, obligado por el marcador a variar su sistema de juego ante un equipo con 5 defensas, fue acertada.

El fútbol del Athletic sigue siendo el mismo, atropellado y previsible, pero efectivo. En una tarde aciaga como la de ayer, sin crear excesivas oportunidades, logró transformar tres goles, que es lo que cuenta, dicen. Con 33 puntos en el zurrón sería injusto decir que son inmerecidos o fruto de la fortuna. El debate del buen juego quedará ahí, flotando en el aire, aparcado, como un recurso para matar las horas debatiendo. Esos temas de discusión para la barra del bar y para los ratos de aburrimiento laboral vía Internet. Lo que no discutirán los resultadistas es que últimamente la defensa también encaja goles con facilidad. En la primera parte, tanto San José como, sobre todo, Amorebieta estuvieron excesivamente imprecisos y nerviosos. Es una pareja de centrales solvente que con el paso de las jornadas debiera asentarse para dar una imagen más parecida a la de la recta final del partido o la de finales de la primera vuelta. Poco que discutir a Gorka, que poco pudo hacer en los goles y acertó a detener con 1-0 en el marcador una flojita vaselina de Mario Bermejo.

Mención especial merece la inteligencia de Muniain. Su movimiento para rematar el gran pase de Toquero en el primer gol lo demuestra. La duda es si la banda izquierda es la mejor ubicación para aprovechar su potencial, pero su presencia en el campo es suficiente para disfrutar con sus cambios de ritmo, su manejo de balón, sus disputas por alto sin llegar al metro setenta o su descaro en cualquier dos contra uno. Un gol, un penalti no señalado y varias tarjetas es más de lo que cabe pedírsele a un chaval de diecisiete años.

Otro que agradecerá la victoria zurigorri será Álvarez Izquierdo. En la era del Villarato, esa conspiración que encabeza el presidente de la Federación para que las ligas las gane siempre el Barça y el Athletic no descienda, hubiese que haber pedido explicaciones por algún penalti no señalado, alguna presunta agresión y varias tarjetas no mostradas -alucinante su benevolencia con Keita- al conjunto andaluz. Poco se puede pedir al colegiado catalán, que ya mostró su verdadero nivel la temporada pasada en el partido que enfrentó al Athletic contra el Madrí en el Bernabéu.

A buen seguro que Gorosito lamentó ayer el resultado. Desde la óptica de un equipo desahuciado, seguro que duele ver cómo se le escapó ayer la posibilidad de puntuar. Su equipo no se desmoronó en ningún momento e, incluso, ya con la derrota y en tiempo de descuento, Alustiza tuvo ocasión de empatar tras una flagrante falta de entendimiento entre Amorebieta y Castillo. Los jerezanos, a los que no se les veía por San Mamés desde que eliminaran al Athletic de Heynckes con la ayuda del ínclito Casajuana Rifá, dejaron buenos detalles, como el gol de volea que supuso el empate, de lo mejor del encuentro. Y también en esta ocasión disfrutaron de la ayuda del trencilla, sobre todo en una jugada en la que Álvarez decidió tocarla con estilo. Puesto a perder la neutralidad, podría haber tirado a puerta o colocar un buen centro al área, ¿no?

El próximo sábado en Vila-Real, otro encuentro en el que mucho hay que ganar. En otro feudo tradicionalmente difícil, puntuar contra uno de los equipos obligados a estar en Europa sería un buen paso. Seguro que para ese encuentro se recupera a Gurpegi para la banda derecha. Ahí sí puede tener sentido.

+ 23

Mal comienzo de la segunda vuelta

Poco que analizar de la última jornada, y menos a estas alturas. El Athletic, como siempre, salió derrotado del campo perico y el espectáculo toco mínimos. En el peor partido fuera de casa que se recuerda en tiempo, ganó el único que tiró a puerta. La apuesta de Caparrós para el medio centro con dos jugadores de corte muy similar –Iturraspe y Orbaiz- no funcionó, quedando la duda de si no hubiese sido más acertado situar a Gurpe y Pablo en el eje del centro del campo con Susaeta por la derecha. El caso es que los protagonistas del encuentro fueron Gorka, por un lado, y las interrupciones por otra. Los zurigorris se empeñaron en lesionar a los propios compañeros y Ustaritz demostró, una vez más, que lo del la suerte no va con él. Con este chaval, mejor ni echar una quiniela a medias.

Parece que el modelo que todos dimos por bueno, independientemente de que el juego nos gustase o no, se ha demostrado, como era lógico, que no es infalible. Si el Athletic sorprendió durante algo más de un mes por su solvencia fuera de casa, las tornas cambiaron con la reanudación liguera tras el parón invernal. La variación ha radicado en el simple hecho de que el que se adelanta es el rival, a diferencia de lo que sucediera en Santander, Almería o Zaragoza. De esa forma, a las primeras de cambio y siempre en la reanudación de los partidos, el Athletic encaja goles que hacen variar el planteamiento inicial. Y ahí es donde este equipo tiene serias dificultades. Acostumbrado a no mantener la posesión, a no jugar y más especializado en destruir, le cuesta horrores dar la vuelta a los encuentros. Para este grupo, jugar al ataque es apostar por el tremendismo, por el ritmo frenético y por los balonazos. Para más INRI, el entrenador recurre siempre a los mismos recambios, a jugadores prometedores pero inexpertos, a los que ya empieza a quemar, máxime cuando pertenecen a un tipo de jugador que más parecen disfrutar con el manejo de la pelota a ras de hierba. Que Munian o de Marcos, como las botellas de dos litros de Coca-Cola abiertas en la nevera, vayan perdiendo gas con el paso de las jornadas parece achacable al hecho de que se les vaya conociendo y a la previsibilidad del Athletic. Cualquier aficionado conoce de memoria los cambios que se realizan en este equipo e, incluso, los momentos en que se van a producir. Qué no sabrán los entrenadores rivales.
Otro de los errores que creíamos subsanado es el de la vuelta a la falta de rotación. Suavizado el calendario por las vacaciones de invierno en Europa y una vez tirada la Copa, el número de minutos vuelve a repetirse entre los mismos futbolistas. Vista la escasez de ideas, debiera ser momento de dar minutos a otros futbolistas y meter presión a algunos jugadores a los que no sé les puede pedir más esfuerzo, pero de los que cabe esperar mayor rendimiento.
Mientras, la actualidad rojiblanca se centra en si García Macua repetirá, todo hace apuntar a que seguro que sí, o que sucederá con la renovación de Caparrós, congelada hasta el próximo mes, y que dependerá, básicamente, de tres variables: los resultados, el número de temporadas que el presidente le ofrezca y, más que nada, las ofertas de otros equipos que reciba. Suenan el Sevilla y, desde esta semana, el Atlético de Madrid.

Tampoco pasa desapercibido el rendimiento de Javi Martínez. Si anteayer Intereconomía hablaba del interés del Madrid por comprar al de Aiegi a precio de saldo, hoy es Nika Cuenca quien avisa del interés del City.

En paralelo, en el entorno se sigue debatiendo sobre si la apuesta de Caparrós por la cantera es tan real como se dice, una pose o un tirar hacia adelante ante la falta de fichajes. Coincido bastante con lo que en AS escribía Artetxe.

Con 18 partidos por delante, y con unas posiciones europeas que siguen sin tener un claro dueño, el calendario en casa (10 partidos de 18) invita, de todas formas, a ser positivos. Los visitantes son asequibles, por lo que el nivel de exigencia debiera situarse en intentar alcanzar entre 60 o 62 puntos. Me niego a seguir mirando por el retrovisor al bienio negro, a tener como objetivo sólo la salvación o a asumir ese discurso de que bastante hacemos con mantenernos en primera. Hay potencial para más, por eso advertencias de partidos trampa, como si Mayor Oreja fuese el entrenador del equipo, sobran.