+ 7

Sobre héroes y tumbas

El final de la octava fecha del torneo Argentino de Primera División confirma lo que habíamos planteado en esta columna la semana anterior: La irregularidad es el común denominador de la Liga y con poco, es suficiente para "entrar en la conversación".
No es de sorprender entonces que el certamen tenga un nuevo líder: Velez Sarsfield.

El club de Villa Luro dio cuenta con facilidad del recién ascendido Olimpo de Bahía Blanca con la practicidad y la simpleza de quien llena un formulario en el living de su casa y es uno de los aspirantes más firmes a ganar la liga. Sería un final ideal, justo en el año de su centenario.

Fundado el primer día del año de 1910 con el nombre de Club Atlético Argentinos de Velez Sarsfield, los de la “V azulada” han sido siempre un ejemplo de institución bien conducida y bien administrada.

No es casualidad que en honor a su “Presidente de Honra”, Don José Amalfitani, se celebre en Argentina el “Día del dirigente” en concordancia con la fecha del fallecimiento de Don "Pepe" ocurrida un 14 de Mayo de 1969. Amalfitani fue un modelo de honradez y rectitud moral y cuando Velez no ganaba campeonatos (el primero lo gritó en 1968) y se le preguntaba acerca de los por qué una institución tan pujante, dinámica y sólida no conseguía títulos, Don “Pepe” respondía humildemente: “cada niño que logro sacar de la calle y traerlo al club a que haga deportes, es un campeonato que gano”.

Otra de don “Pepe”: Su club siempre estaba en obras. Una nueva tribuna. Un nuevo gimnasio... y el explicaba esta expansión con un dicho: “el cemento es mudo... pero elocuente”.

Vaya este recuerdo para una persona que condujo los destinos de su club hasta el dia de su muerte, y de las que no abundan hoy día.

Estudiantes de la Plata –que debe un partido- podría llegar al tope de las posiciones. Venció a Boca Juniors con el resto de lo que aún le queda del equipo que el año anterior fue Campeón de América y que estuvo a “esto” de dejar sin campeonato del Mundo al mismísimo Barcelona en diciembre de 2009. Es verdad que se ha desmembrado y han emigrado varias de sus figuras, pero sigue siendo un equipo que mantiene su estructura y su orden táctico. Por eso –con poco- le alcanzó para derrotar a Boca Juniors, y sumirlo nuevamente en un pozo de dudas. Quizá la mejor definición sea que “Boca es un proyecto... y Estudiantes un equipo”. Luego de una década “xeneize” gloriosa que va desde 1998 hasta el campeonato obtenido en 2008 y que arrojó el superávit deportivo de muchos logros locales e internacionales, el consabido “recambio generacional” tenía que llegar... y llegó de un modo irrefutable.
San Lorenzo acabó resignando la punta en su visita al feudo de Colón, en la provincia de Santa Fe.

El estadio “sabalero” (se identifica a los hinchas de Colón con el sábalo, pez que se daba con abundancia en el rio Salado, pegado al estadio como una suerte del Manzanares con el Vicente Calderón) es conocido como “el cementerio de los elefantes” porque todos los grandes terminaban sucumbiendo allí. Hasta el mismísimo Santos Futebol Clube, en esas giras que hacía por todo el mundo, poniendo en fila a los rivales y escribiendo páginas futboleras memorables, supo caer derrotado en ese estadio. Sin duda, el mote bien puesto está (o lo estuvo en su momento).
El punto es que “los santos” dejaron en Santa Fe el liderazgo del torneo y bastante de la confianza.

Jornada de muchos empates y de escasos goles: Racing-Tigre; Huracán–Godoy Cruz; Arsenal–Newells y River–Quilmes no se sacaron ventajas.
La nota han sido los dos puntos que le birla -con el último aliento- un recién ascendido Quilmes en el mismísimo Monumental a River Plate. Los “millonarios” continúan en zona de promoción y el idilio inicial de su gente con el entrenador Ángel Cappa, comienza a mostrar algunas fisuras. Cappa es hombre de una verba florida, decir sereno y que da la sensación de no salirse jamás de su centro... sin embargo, los errores arbitrales de ayer, pusieron en superficie la otra versión de don Ángel. Como una nueva versión del Dr. Jekill y Mr. Hyde... esta vez no es una pócima la que activa la transformación. Son los errores arbitrales que –a estas alturas- son tan groseros que ni dan para su comentario. De todos modos, estos fallos no redimen algunas reacciones intempestivas de Angel Cappa.
Un detalle para ejemplificar el momento arbitral: son igualmente vituperados por la afición local como por la visitante.

Gloria y loor para quienes pueden logran semejante consenso!

Concluyendo esta síntesis, la octava fecha ha dejado sin invictos al torneo. Banfield y San Lorenzo ya no pueden exhibir esa condición y –en contrapartida- Argentinos Juniors e Independiente han logrado su primer triunfo. Podría decirse que “esperaron 7 fechas... y en la octava festejaron” y sería gracioso, si no fuera por el hecho de que Argentinos Jrs. es el campeón vigente del Fútbol Nacional!
“Cosas vederes, Sancho”.

Me despido de ustedes pidiéndoles un consejo... una sugerencia:
Alguno tendría a mano alguna receta, alguna fórmula para que yo pudiese evitarme el desasosiego y las nauseas que me provocan volver a escuchar "en cadena nacional", toda la artillería de blasfemias, insultos y lamentos que ha vuelto a proferir "el rey Diego", que acaba de salir de su ostracismo "post mundial" para volver por sus fueros y arremeter como un toro de lidia, contra todo aquel que ose decirle que "ya está"... que su tiempo como entrenador de la absoluta, pasó... que –como dicen los jóvenes por estos lados- "ya fue"?
Que ya estoy con "el saco lleno" de sus groserías y sus incongruencias.

En este puente que intento construir, si alguno de los amigos de AHZ tiene algún consejo para darme, en cuanto a como hacer para no tener que escuchar más a este personaje, se los agradecería de todo corazón.

Es por una cuestión de higiene mental.

Un fuerte abrazo para todos!

+ 6

El nuevo ídolo del Calderón



Los medios deportivos, volcados en sembrar polémicas y debates acerca de los pitos a Iniesta en San Mamés, han dejado de lado una noticia que considero importante y es que a raíz de la lesión a Messi el checo Ujfalusi se ha convertido en uno de los ídolos de una parte del Calderón. El domingo pasado estuve en ese estadio viendo el partido contra el Zaragoza, equipo calamitoso allá donde los haya, y en el fondo norte se desplegó una pancarta con la leyenda “Grande Ujfalusi”, durante buena parte del partido los hinchas del fondo norte corearon el nombre del checo como nunca lo habían hecho y de vez en cuando los complementaban con gritos de “Messi, Messi, Messi maricón…”
Supongo que a los medios madrileños no les interesa que esto trascienda, porque supone una pérdida de imagen importante para el Atletico. Es mucho mejor y vende más periódicos andar a vueltas con la polémica de Iniesta, héroe nacional y persona a la que yo sigo admirando a pesar de lo ocurrido el sábado.

Por cierto que en el partido del Calderón hubo polémica arbitral y el colegiado terminó desquiciando al público, en las gradas había unanimidad “Este hijodeputa siempre que viene aquí nos la lía”, “Con este cabrón estadísticamente solo ganamos el diez por ciento de los partidos”...
Y yo pregunto: ¿Sabéis quien era el colegiado? Pues el mismo hijoputa que las lía en San Mamés, con menos gomina pero el mismo jajaja.

Y para terminar hablando de hijoputas o mejor dicho de HIJOSDEPUTA, el sábado volví tener noticias del colegiado que peor me lo ha hecho pasar en mi vida en un campo de futbol, el inefable Mejía Davila. Los que se piensen que está el tío retirado están muy equivocados, ahora el tío cobra un pastón del Real Madrid y se dedica a hacer de anfitrión de los árbitros que van a pitar en el Bernabeu o en la Ciudad Deportiva al Castilla. El otro día un conocido mío se vino a hacer de linier contra el Castilla y le obsequiaron con una visita al Bernabeu, los vestuarios y las zonas más interesantes del campo, así como otra serie de detalles menores, que sin ser importantes pueden llegar a influir en un colegiado si es hicha del equipo madridista.

Así está el patio y tal cual lo hemos contado. Saludos del Tigre.

+ 22

Mateu maximizó el desequilibrio

Poco duró el fútbol el sábado en La Catedral, si es que lo hubo. La puesta en escena del Athletic, la que parecía más lógica siendo el rival el que era, dio de sí mientras los dos equipos mantuvieron el mismo número de componentes. Entonces se vio sobre el césped lo que se esperaba, un Barça que mueve el balón a ritmo endiablado y un Athletic cuyos jugadores hicieron una presión salvaje, recuperando muchos balones pero perdiéndolos con idéntica -o mayor- facilidad.

Apostó Caparrós nuevamente por Igor Martínez, voluntarioso, y pudo contar con Llorente, al que se vio muy justo de fuerzas. Para la anécdota, la vuelta de Ocio al eje de la defensa después de meses de lesión.

Mientras hubo partido lo más destacable pudo ser que a Gorka, tras fallo de Mikel, se le aparecierse San José para que un buen tiro de Villa se fuese al palo. El dominio del Barça, que era absoluto, no creó excesivo peligro. Quizá una ocasión de Keita, que marcaría después, y que detuvo Iraizoz.

Y llegó el minuto 34. Fatídico. Amorebieta, que debe creerse el Beckenbauer de Cantaura, intentaba sacar jugado un balón cuyo control se le fue largo. Ante la disputa de Iniesta, con el balón dividido, decidió entrar con fuerza al balón. Pierna adelantada y abajo. Con Mateu Lahoz a escasa distancia. E Iniesta exagerando la entrada. La decisión arbitral, inmediata. Roja directa.

En el color de la cartulina influyó, y de qué manera, la coyuntura. Que fuese Amorebieta el protagonista, la fama le precede, y el debate que lleva celebrándose una semana en los medios.
Parece justo hacer autocrítica. O la debiera hacer el central del Athletic, que desde la llegada de Caparrós, con su apuesta por un fútbol más agresivo, tiene un bagaje de tarjetas que le cataloga como un jugador más que duro. Además, a ello se debe unir su actitud con los árbitros, sus constantes protestas. Tiene Amorebieta muchas condiciones para ser un gran central, a pesar de que da la sensación de haberse estancado, al punto de alejársele la posibilidad de ser internacional con España, algo que pareció cercano hace un tiempo. Resulta muy significativo que gran parte de la afición rojiblanca lamente no haberle traspasado. Alguien con su potencial debiera haber explotado, pero se echa en falta en él inteligencia, algo tan necesario en el fútbol como en cualquier profesión.

Sobre Mateu Lahoz hace tiempo que dijimos por aquí que es un colegiado desconcertante, con doble personalidad. Pasa de tener un concepto de arbitraje similar al del fútbol inglés, señalando pocas faltas, dejando jugar incluso más de lo normal, a transformarse en un Bernardino González Vázquez cualquiera. Con el Athletic los números son letales, 1 victoria en 6 partidos, con diversas decisiones polémicas. El sábado no fue una excepción. Pasó desapercibido hasta que tomó la decisión.

No se puede obviar, además, que el protagonista era Iniesta. El goleador de la final, artífice de la victoria que supuso la mayor gesta para el orgullo hispano desde la conquista de Perejil. El yerno ideal, el que se ha convertido en símbolo, es al fútbol lo que el toro de Osborne a las carreteras o el tricornio como garante de la ley y el orden.

La entrada, dura de por sí, hubiese sido castigada con tarjeta amarilla en cualquier otro encuentro, con cualquier otro rival. Pero esta Liga se ha vuelto loca. Al desequilibrio que se ha producido los últimos años, por la salvaje diferencia existente entre la capacidad económica de Madrid o Barcelona sobre el resto que, lejos además de limitarse o controlarse, se sigue favoreciendo consintiendo un endeudamiento de orden superlativo, se une ahora una campaña reclamando un blindaje de ciertos astros del balón, una sobreprotección. Vamos, como mandar a un niño al colegio con guardaespaldas. Tras el affaire Messi-Ujfalusi, el debate se ha puesto al rojo vivo, con la prensa echando leña a una caldera de cuya presión los árbitros difícilmente se pueden aislar.

Ha sido particularmente vergonzosa la campaña. La canallesca, esa que ahora  tiene por líder mediático, casi mesiánico, a un tal Eduardo Inda, director de Marca, navarro madridista, llegado al cargo por ser el más fiel de los palanganeros de Pedro J., el del corsé curiosamente rojo, boceaba esta semana la injusticia de que Gurpegi no hubiese sido sancionado por su entrada sobre Agüero y clamaba desde el BOE madridista por blindar a los cracks de la competición.

De esos polvos, esto lodos. El sábado se pudieron ver las consecuencias. Y llueve sobre mojado, además. Especialmente contra  el Barcelona. Que se lo pregunten a Casas. O a Lacruz, expulsado por dejarse escupir. Y que tomen nota aquellos que tanto admiran a los blaugrana, probablemente el equipo que peor se ha portado históricamente con el Athletic, que tantas simpatías, incomprensiblemente, levanta por Bizkaia.

De fútbol habrá ocasión para hablar. Esperemos.

+ 8

Se juega como se vive

Efectivamente. Como habréis podido comprobar inauguramos la sección de un nuevo columnista. A diferencia de los que actualizamos habitualmente este kiosco virtual, en este caso con alguien que escribe desde el otro lado del charco, desde Argentina.

Se trata de Héctor, un erudito del fútbol amigo de mi familia que después de ser lector de nuestras disputas en el Zarpazo se ha animado a escribirnos, con la periodicidad que él estime oportuno, sobre todos aquellos aspectos que considere de interés sobre la liga de fútbol argentina.

Su columna, titulada “Desde la esquina de La Bombonera” hace honor a la pasión que siento por ese punto cardinal…, lugar de bohemios, poetas y pintores, prostitutas jubiladas y barcos que nunca más levaron anclas, donde siempre, el sonido distorsionado de una vieja radio nos regala un tango de fondo que nos pone "como un flan".

Así pues, sin más presentación, os dejo con su primera entrada. Estoy seguro que os gustará a todos, pero en especial al Tigre y a Manolete, buenos seguidores del fútbol internacional.

Una jornada más en la liga de Argentina. La séptima.
Una jornada que confirma que la constante es la irregularidad. El tope en la tabla de posiciones cambia de dueño jornada tras jornada, y eso –que a priori indicaría que estamos viendo un torneo excitante y emotivo- me lleva a pensar que estamos atravesando una época de “vacas flacas” y hay que buscar pepitas de talento, entre la hojarasca de la mediocridad.
Las causas? Pues … varias.

Los mejores valores, que afortunadamente continúan surgiendo como el sarampión: se van pronto –cada vez más rápido- a ligas más prestigiosas, donde la española viene a ser una suerte de “Meca” u “Olimpo” y mal podemos juzgar o criticar esa avidez por emigrar, aunque de todos los que se marchan, solo unos pocos pueden hacer base y ser referentes de los equipos donde juegan.

Otro factor de presión (que se da de cabeza con el futbol) es el inverosímil sistema de promedios que se emplea para decretar los descensos. Sistema que se instrumentó hace casi tres décadas, como “tabla de salvación” de los equipos grandes, consiste en promediar los últimos tres años, y que pierdan la categoría los que tienen peor promedio en ese lapso, y no los que finalizan en los últimos puestos de cada torneo. Curioso no? …. Curioso y controversial, y a pesar que todas las voces de los protagonistas, directivos y aficionados se desgañiten pidiendo un baño de coherencia y que desciendan los últimos –como en todos lados- el sistema de promedios goza de buena salud, y al parecer, se quedará incordiando a todo el mundo del fútbol -calculadora por medio- sumando puntos y dividiendo por tres, tratando de que no se nos queden 5 centésimos en la cartera de la dama o el bolsillo del caballero, porque esos 5 céntimos pueden marcar la línea divisoria entre el cielo o el infierno.

Hay que reconocer que esta aritmética y todas sus connotaciones, reviste a la liga de emociones hasta el minuto final del último partido de cada campeonato, pues todos juegan por algo, aunque más no sea, para “hacer caja” de puntos, para el próximo torneo (que uno nunca sabe, cuándo las bolsas vendrán vacías y cuándo llenas). Si encima añadimos que el argentino tipo, prefiere perder la casa a que su equipo pierda la categoría … uff! Las emociones están aseguradas … el buen fútbol, el de los lujos y los regates, no puede prosperar ante tantas urgencias y pareciera no importar demasiado.

Concluidas 7 fechas, el nuevo líder es San Lorenzo de Almagro con 15 unidades. El viejo San Lorenzo de Isidro Lángara y Angel Zubieta. Un equipo utilitario, que no luce y no gusta, (sirva este dato para ejemplificar: los goleadores del equipo son sus 2 defensas centrales C. Tula y J. Bottinelli) pero que es un hueso. Su técnico es el curioso Ramón Diaz (aquel que supo romper redes en el Inter de los tres alemanes) y digo curioso, porque uno lo escucha hablar y piensa “este tipo no sabe nada” … pero sus equipos rinden como si supiera!
Algo ha de tener.

Velez, Estudiantes y Banfield continúan en posiciones expectantes, muy cerca del líder, y no es raro que esto ocurra. Cada uno a su forma y a su modo, son ejemplo de clubes bien administrados y que ejercitan aquello de Santo Tomás de “pensar antes de actuar”.
Cuando una dirigencia se conduce de este modo, los resultados se darán inexorablemente.

Boca Juniors, luego de un comienzo que ni las pesadillas de Freddy Krueger podrían haber imaginado, parece querer encontrarle la vuelta al funcionamiento, y con más de medio campeonato por jugar, hace que las ilusiones de la enorme falange de hinchas “Xeneizes” –la mayor de Argentina, sabido es- vuelvan a resurgir y a soñar un final con “Alirón”.

La vida es sueño y soñar no cuesta nada. Además … es gratis.
Me alegra en lo personal por su entrenador, Claudio Borghi (aquel del partido “de cine” contra la Juventus de M.Platini en la final Intercontinental de 1985 en Tokio).
Un jugador, de lo mejor que han dado estas pampas –y miren que ha dado cracks- pero pocos, muy pocos, con el talento, la fineza, el porte y la elegancia del “Bichi” Borghi, de quien el que escribe esto, aún se pregunta como no pudo situarse en el lugar que su talento merecía y si se me perdona el “sacrilegio” considera que en algunos aspectos del juego, fue más que Maradona (y para apostar hay que apostar fuerte)

River Plate, acuciado y comprometido increíblemente con el famoso promedio del que les he hablado, está mejor en las posiciones que en el juego. La derrota de ayer en Rosario, frente a un siempre difícil Newells Old Boys, no hizo más que sembrar dudas entre sus simpatizantes y hacerlos volver a mirar por el rabillo del ojo y calculadora en mano, los benditos promedios. El River Plate de la gran historia y el gran prestigio …Quien lo diría! “la vida te da sorpresas” pero seguramente River Plate podrá revertir esta situación. Tiene historia, influencias … y jugadores, aunque el jugar con la espada de Damocles encima, no debe ser ni cómodo, ni fácil, y mucho menos, grato.

Por último, un párrafo final para la pésima campaña de Independiente (el equipo que más veces conquistó la preciada Copa Libertadores).
Si Velez y Estudiantes son ejemplos de buenas dirigencias, los desaguisados de los últimos diez años en el club de Avellaneda, son el mejor ejemplo de lo que no se debe hacer.

Coincidiendo con su mote de “diablos rojos” les aseguro que en estos días, su sede social debe ser lo más parecido a una sucursal del infierno. La cosecha de unos paupérrimos tres puntos, sobre 21 disputados, llevó a su entrenador Daniel Garnero, a dimitir. A que no imaginan a quien quieren traer para revertir este momento?… pues a Américo “Tolo” Gallego! el mismo entrenador al que despidieron hace tres meses!….
No, si las cosas no ocurren porque si nomás!

Bueno amigos, les envío un abrazo y a sus órdenes.

+ 4

La táctica de moda contra el juego del Barça



En el segundo partido de liga ocurrió lo impensable, el Barça perdió en su campo contra el Hercules. De inmediato todos los analistas de los equipos pidieron el vídeo del partido y se pusieron a escrutar el sistema que había utilizado el equipo alicantino para semejante hazaña. Se llegó a la conclusión de que el principal factor del éxito herculano había consistido en colocar los defensas muy juntos entre ellos y defendiendo casi exclusivamente la parte central del área. Al Barça en algunos partidos se le han contado hasta siete carriles de ataque, esto es siete atacantes de manera ordenada y a la vez enfrente del área contraria, cosa que no hace ningún equipo del mundo. Los alicantinos optaron por ceder las bandas y se apelotonaron en el centro, pensando que así evitaban que los Messi, Villa etc. se plantaran por el centro con un desmarque solos delante del portero, en el peor de los casos si un jugador culé llegaba a línea de fondo tendría que pasar al centro y allí ellos tendría la superioridad.

Esta receta no es nada nuevo, pero como la cosa había salido bien Preciado la utilizó con su Sporting en el partido del Camp Nou. Apelotonó a los defensas de manera exagerada, muy juntos, con muy poca separación entre ellos, y para tapar las subidas de Alves saco de interior a la “Cobrita” Lora, un lateral físico de la cantera del Real Madrid al que llaman así por su cierto parecido físico con Ilie. La cosa fue también bastante bien, sobre todo teniendo en cuenta que el Sporting estaba plagado de suplentes.

Personalmente creo que el bajo nivel del Barça se debe principalmente a que los mundialistas han empezado la liga en baja forma, sin pretemporada, lo cual en mi opinión da más mérito al arranque que están teniendo Llorente y Javi Martínez, pero desde luego la idea de apelotonar a los defensas en la parte central me parece una táctica acertada. El Barça cuando hace su despliegue ofensivo con seis o siete jugadores en todo el ancho del campo es inabarcable, con lo cual lo mejor que puede hacer uno es hacerse fuerte en el centro, que al final tienen que pasar por ahí si o si.

Por ello creo que el Athletic el sábado jugará con los defensas más juntos que nunca y que otros equipos también optarán por esta táctica.
Eso si, hay que aclarar que una cosa es la teoría y otra muy diferente la práctica, que como dice el refrán “Al freir será el reir”.

Saludos del Tigre y Aupa Athletic.

+ 12

Paso a la guardería

Encuentro fácil en La Catedral para un Athletic necesitado de puntos. Tras las mejores sensaciones de Gijón, llegaba el momento de acreditar si existen razones para el optimismo, a mi juicio excesivo, que se ha instalado en ciertos ambientes rojiblancos. Sorpendió Caparrós con más cambios de los esperados, dando descanso a Gabilondo, Gurpegi y Orbaiz, cuyo concurso parace que necesitará contra el Barcelona. Con Muniain por la izquierda, aunque esta cabra tira al monte de la centralidad, -sí, como Aznar-, y repitiendo con un Igor Martínez que se ganó la ovación de la tarde con su forma de jugar. ¿Habemus nuevo idolo?

La primera parte resultó insulsa, con fútbol plano, y el inane Mallorca cayó de maduro, tras un centro -¿o debe decirse centro chut?- de López con la tonta que se convirtió en gol. Antes, dicen que en la única jugada dinámica de la primera parte, Igor Martínez volvió a mostrar razones para demandar minutos en una jugada que no supo transformar en gol.

Siempre se agradecen en San Mamés estos goles al filo del descanso, por aquello de que el bocadillo pasa mejor. Entre bocado y bocado se especulaba sobre qué efecto tendría en el juego la ventaja en el marcador y tras esperar unos minutos se constató que el Athletic decidía apostar, intermitentemente y favorecido por el juego plano del impávido Mallorca, por algo más de combinación, seguramente obligado por el tipo de juego que saben hacer los futbolistas alineados. Iturraspe, al que se ve aún tierno para llevar la manija, comenzó a distribuir más y mejor el balón, a una velocidad quizá un punto insuficiente. Y entre algo más de alegría en el juego, llegó el segundo gol, tras una mano involuntaria de Nunes señalada como penalti por un Teixeira que dio ayer uno de sus habituales recitales, pitando absolutamente cualquier cosita. Por cierto, para los menos iniciados en asuntos arbitrales, este año tendremos el placer de padecer a dos Teixeira Vitienes en Primera. A don Fernando, el artista de ayer, y a su hermano, José Antonio. Que alguien salve al fútbol.

Tras transformar la pena máxima San José, aparentemente nuevo especialista, quedaba media hora que el Mallorca no supo aprovechar. Ese equipo, derruido por la lamentable gestión económica del prepotente Alemany, no pareció capaz durante 90 minutos de incomodar a Iraizoz, y aunque con el partido cuesta arriba intentó estirarse, lo cierto es que resultó fácil para el Athletic controlar el partido, si bien volviendo por momentos al juego habitual.

Y comenzó el rosario de cambios, que llegaron, por lo escuchado, como los taxis por la noche, para los más rápidos a la hora de solicitarlos, y no para los que más pueden necesitarlo. De los que entraron, el que más supo aprovechar los minutos fue Iñigo Pérez, que dejó constancia de su calidad en algunos pases y remató brillantemente en postura acrobática el tercero de la tarde, para envidia de de Marcos e impotencia de un Llorente que buscó el gol denodadamente y que pecó por momentos de excesivo individualismo, algo que fue sancionado con una pitada desde cierto sector de la grada que resulta, cuando menos, incoherente. No se puede premiar con ovaciones a Muniain lo que se castiga con pitos en el nueve.

A la espera del verdadero examen, el del sábado, además de lo positivo del resultado, de la falta de desgaste, queda la esperanza de ver como jugadores jóvenes llaman a la puerta del entrenador y este, al fin, decide darles oportunidades. Parece una política de rotaciones más lógica ésta que la que se ha aplicado en otras ocasiones. Esperemos, pues, que se siga manteniendo. La media de edad del equipo alineado ayer da vértigo, pero es coherente con la filosofía del Club. Ahora habrá que ver si llega a la defensa, donde Amorebieta pasa por un momento preocupantemente bajo y a Iraola tan solo se le mantiene como indiscutible por carecer de recambio.

+ 1

Los tres bestias



El sabado hubo fiesta en Gijon, los hinchas sportinguistas se lo pasaron bomba, los jugadores se gustaron, se deleitaron, hasta empezaron a tirar caños, algunos aficionados hasta insultaron gravemente a los ciudadanos de nuestra tierra... el jolgorio duro como unos veinte minutos, hasta que los tres bestias dijeron que ya era suficiente y que era la hora de cerrar las txosnas.

Los tres bestias son naturalmente Mikel Sanjose, Javi Martinez y Fernando Llorente, tres futbolistas de talla mundial, que son tan superiores a sus rivales que al lado suyo puedo jugar hasta yo. Nos podriamos tirar horas discutiendo sobre la alineacion a sacar, sobre los desvarios de Caparros, el estilo de juego etc. pero yo viendo a estos tios al nivel que estan casi que me las ahorro. Al lado de estos juega bien cualquiera, un dia sera Amorebieta, otro sera Ustaritz, un dia Orbaiz, otro Gupegui, Igor Martinez, Aurtenetxe...etc. etc. pero mientras estos tios mantengan este nivel no tenemos de que preocuparnos, si bien es aconsejable que Iraizoz abandone definitivamente su faceta como cantante de opera.

Ademas al equipo en general lo veo francamente bien en el plano fisico, el sabado fue muy superior al Sporting, y los jugadores estan a tope de confianza. A Gurpegui le veo mejor que nunca, no solo en defensa tambien en ataque, haciendo cosas que nunca habia hecho antes, a Gabilondo se le critica pero le veo tambien mas participativo e involucrado que nunca, me gusta bastante Gabi. Amorebieta esta rapido y por si fuera poco ahi aparecio el tal Igor Martinez, que debio pensar que las oportunidades las pintan calvas.

El caso es que la cosa en general tiene buena pinta, unos dias haremos un futbol mas vistoso y otras menos, tambien en funcion de lo abierto que juegue el rival, pero si el portero no profundiza la sangria tenemos un equipo que estoy convencido de que dara alegrias.

Por cierto que con los que si que reconozco que tengo unos dilemas Kafkianos es con los laterales. Aurtenetxe no es lateral y se le notan las carencias, ni es capaz de defender a los extremos en el uno contra uno ni es capaz de centrar correctamente cuando llega a linea de fondo. No obstante hay una cosa que hace muy bien y es que cuando nuestros centrocampistas tienen el balon y estan fuertemente presionados adelanta la posicion y se ofrece, recibiendo el balon, descongestionando así el juego del equipo y desactivando la presion del rival. Esto que es lo mas sencillo y el abece del futbol es incapaz de hacerlo por la otra banda Iraola, presunto lateral profesional e internacional con la roja, que desde luego eso si que parece una broma. Que un debutante de 18 años fuera de puesto rinda mejor que Iraola en el lateral clama al cielo, no obstante lo de los laterales en España no hay quien lo entienda, el sábado Canella volvio a demostrar que tampoco es más que un jugador mediocre, como otras tantas veces Azpilicueta.

En cuanto al partido de hoy nos visita el Mallorca, un equipo que esta en fase de construccion y cuenta con medios bastante escasos. Puestos a destacar yo destacaria a su portero, al trio de centrales y al Chori Castro: El portero Aouate me parece junto con Juan Pablo el gran tapado de primera, ambos son superporterazos que han explotado tarde en equipos pequeños y no se les ha reconocido su labor, esperemos que el israeli no tenga el mismo buen dia que Juan Pablo. Por delante el Mallorca cuenta con tres grandes centrales, que al estar los tres disponibles es de suponer una de dos, o que Rubén vaya al banco o que Ramis adelante la posición al centro del campo. Ojo con Ruben en las jugadas de ataque a balon parado que es quizas el jugador mas peligroso de primera.
De medio campo para arriba el Mallorca anda muy justito, el Chori y poco mas, encima Laudrup no termina de dar con la tecla prueba y prueba, el último día con Cavenaghi, pero no saca nada en claro.

En fin que el Mallorca no parece un rival especialmente complicado, no digo que vaya a ser un partido facil porque supongo que el rival estara ordenado y bien plantado sobre el cesped, pero viendo a los tres bicharracos que tenemos y su nivel de juego tengo buenas vibraciones. Jugadores como estos tres no hemos tenido en los ultimos veinte años salvo Julen Guerrero y Etxebe en sus buenos tiempos.

Desde Madrid saludos del Tigre de Tetuan, Socio Fundador y Presidente del Club de Fans "Sir Joaquín Caparrós".

+ 8

Luces y sombras

Mal púgil suele ser ese que carece de pegada y tiene mandíbula de cristal. El símil, manido, encaja perfectamente con el Athletic que se vio en El Molinón. Un equipo que salió decidido a controlar el partido y que se vio pronto, demasiado, con el marcador cuesta abajo para los de casa. De nuevo más por demérito propio que por acierto del rival. Una cantada antológica de Iraizoz, de esas que completan los videos cómicos sobre porteros, y un desajuste defensivo de los centrales en el que Amorebieta adoptó actitud de guardia urbano, pasivo, observando el tráfico.

Hubiese sido lógico un paseo militar por parte del Sporting, y sin embargo el Athletic decidió no arrugarse. Recurriendo menos que nunca a los balones aéreos, intentando rasear el balón y consiguiéndolo en alguna medida, razonablemente para la capacidad y, sobre todo, el hábito de este grupo de jugadores.

Sorprendió la presencia de Igor Martínez en punta, y llamó la atención más aún el nivel de juego que desplegó. Cuando parecía que quien acompañaría a Llorente sería Susaeta o, en su defecto, de Marcos, Caparrós dio la alternativa al gasteiztarra. Su presencia sirvió para favorecer el juego diferente que desplegó el Athletic y para demostrar que hay vida más allá de Toquero.

En el centro del campo se volvió a la solución de situar a Gurpegi en banda derecha para dar entrada a Orbaiz. El capitán no es el que era, pero su visión de juego, mientras no se apueste seriamente por Iturraspe, que parece que de momento no se va a hacer, es más que necesaria.

Y se pusieron, de nuevo, los focos sobre Aurtenetxe, que al igual que contra el Atlético de Madrid, fue de menos a más a lo largo del encuentro. No es poco que un chaval demuestre personalidad y no decaiga en el desánimo al cometer fallos. Además se atrevió a sumarse al ataque cuando el juego del equipo lo requirió, haciendo más daño que un Gabilondo que casi siempre pasa desapercibido para la crítica, el público y, el sábado, incluso, para sus compañeros. Suerte que tienen algunos.

Queda en el ambiente la sensación de que el Athletic se dejó dos puntos en Asturias. Y es cierto, porque no parece lógico disponer del control del juego y marcar dos goles fuera de casa para obtener tan exiguo botín. Pero hay que ganar en pegada, en agresividad ofensiva, en contundencia arriba. No se puede ser un jugador estratégico y ofrecer el nivel de Susaeta, camino de convertirse en una eterna promesa. Lo del eibartarra es preocupante. Es un futbolista bullicioso, de esos que parece que hacen algo y, en realidad, consiguen poco. La finalización de jugadas y el remate son sus asignaturas pendientes. Y no parece, precisamente, que sean unas marías para primera división.

Y para destacar, lo de Fernando Llorente. A gol por jornada, y sin que se le señalen los penaltis. Los días que este equipo consigue combinar el juego directo con algo de fútbol combinativo, el de Rincón de Soto lo agradece.

Tras tres partidos ligueros, y antes de una semana complicada que servirá para calibrar el grado de madurez que se le supone al grupo, queda la incógnita, una vez más, de qué sistema aplicará Caparrós. Parece que Igor Martínez hizo méritos como para merecer una segunda oportunidad. Y con Gurpegi en banda derecha, una solución que para casa no me agrada, se jugó un fútbol menos primitivo que en otras ocasiones. A priori no parece que ni Mallorca ni Barça vayan a dar las facilidades de los gijoneses, por lo que se antoja necesario afianzar las luces y desterrar las sombras, que con 1,91 metros de altura estás son demasiado alargadas, ¿eh, Gorka?

+ 1

Valoremos el sudor

Tras el espectáculo del sábado queda claro que el cerebro del Athletic se situa definitivamente en la entrepierna. Eso sí, a tamaño huevero no nos gana nadie. No hay en la liga estandartes como Amorebieta o Toquero. El detalle, nimio, es que esto es el Athletic y no el Arraultzaldeon.

Iker Muniain, como Mendiguren, el nuevo mochilas (¿y futuro nuevo portavoz de ESAIT?):  cabeza abajo, sin soltar el balón ni por casualidad y piscinero infame. ¿Es esto un proyecto de crack? Para ese tipo de juego, nadie como el obeso Onésimo.

Gran enfrentamiento de delanteros el protagonizado. Forlán bota de oro, Llorente ¿bota de vino?

Grandiosa la honradez del Señor Macua. En un gesto sin precedentes,  rehusó atracar a los pobres rusos del Rubin Kazan, que atacados -suponemos-, por un exceso de ingesta de Vodka tras una noche loca, ofrecieron 12 millones por el bravo central venezolano.

Por cierto, se le despeja el horizonte a García en el frente electoral. Quizá por miedo de los rivales a su ariete mediático, que hoy vuelve a la carga con lección de economía. ¿Hará algo Jabyer?

Mientras tanto, que no se relaje. Vigilaremos impenitentemente su peinado, sus trajes y su preocupante tendencia al sobrepeso.

Dice Iturraspe que no se les puede achacar nada, que lo dan todo. Pues hala, valoremos el sudor. Si queremos ver fútbol o, incluso, ver ganar, a abonarse a Gol TV.

Qué vergüenza el juego a balón parado. Es culpa de Yeste, claro. Costará una década acabar con lo que ha contagiado.

El bueno de Gaizka a punto estuvo de protagonizar una nueva versión del gol de la mano de Dios, porque nadie en Euskadi puede dudar de que es Dios, so pena de ser excomulgado. Eso sí, le falló mínimamente la puntería. Por los pelos de un calvo.

Iraola sigue de vacaciones, o eso piensa él. Contra los colchoneros sólo le faltó la tumbona. Y el libro, claro, tan intelectual él.

Aurtenetxe demostró estar absolutamente verde, y no por el severo acné que puebla su cara, sino por su blandura defensiva (en esto San José le puede dar muchas lecciones) y su nulo atrevimiento en ataque.

El Diario Marca ha instaurado un nuevo premio. El cateto del año. Se otorgará al primer lateral de primera división al que consigan desbordar los incisivos Susaeta y Gabilondo. Mucho nos tememos que el premio puede quedar desierto toda la temporada.

El Purasangre Martínez más pareció un cochino cebado que un indomable corcel, a tenor del trote propio del mismo que mantuvo durante los 90 minutos del pasado sábado.

A alguien se le ocurre un centro del campo más creativo que Gurpe-Martínez? A nosotros  no, andamos escasos de imaginación, je je je.

Piden en Guipúzcoa (esperemos nos deje el Pagafantas escribirlo así) que pare la Liga. Y es que ya están por delante del Bilbao. Objetivo cumplido, a pensar ya en la tamborrada.

+ 12

La horma de su zapato

Que los colchoneros no iban a ser rival fácil parecía claro, pero no tanto. El Athletic, ese que en San Mamés se caracteriza por plantear partidos trepidantes del minuto 1 al 90, poco daño le pudo hacer a un Atlético más que bien plantado, un equipo firme y serio, con el que su entrenador ha hecho un trabajo encomiable y al que ha dado la vuelta en tan solo unos meses. Claro que tener a Forlán es un lujo, a Agüero una continua fuente de inspiración o Godín un seguro de vida, pero cabía esperar algo más del Athletic.

En otro planteamiento al más puro estilo Fort Apache, al director de esta película, Joaquín Caparrós -y no John Ford-, le falló el argumento en el minuto 11. Si al Athletic se le resiste desde hace tres años dar la vuelta al marcador, contra los rojiblancos madrileños encajar un gol suponía demasiada cuesta arriba. Y ahí hay que dar mérito a los del Manzanares por no dejarse arredrar ni por el empuje de los locales ni por los ánimos desatados de la afición.

El Athletic lo intentó, con fuerza, pero con poca cabeza. No es este un equipo con paciencia ni sangre fría. Su razón de ser es la tensión continua, el ritmo salvaje. Y ahí sobresale un jugador, Gaizka Toquero, que parece la glándula tiroides de este grupo. Con él en el campo el sistema nervioso funciona a un ritmo extremo, hipertiroideo. El problema es que sin él la forma de jugar que se ha asimilado desde hace año y medio pierde sentido.

Al Atlético le bastó para administrar la ventaja permanecer bien plantado en el campo, por eso gana valor el trabajo de su técnico, y cortar en el centro del campo el ritmo que pretendían imponer los que entrenan en Lezama. Contaron, además, con la desconcertante ayuda del siempre asimétrico criterio de Undiano Mallenco, que favoreció el juego brusco colchonero con una aplicación laxa del reglamento. Qué le ocurre a este hombre con el Athletic es algo que debería estudiarse con detenimiento, pero su obsesión es similar a la de Antonio Basagoiti con el mapa del tiempo de Euskal Telebista. Y aún no me explico qué le sucedió para no mandar a Gurpegui a ducharse bastante antes del minuto 90.

Tuvo alguna oportunidad el Athletic, pero pocos balones le llegaron a Fernando Llorente, que pudo tener más la cabeza en lo bien que se lo puede pasar uno en las noches del país del Río de la Plata, tras esa excursión que les pagó la Federación de Ángel Villar y que los internacionales se tomaron como un segundo acto de la celebración de Cibeles.

No funcionaron en exceso las bandas, ni Gabilondo, fallón, ni Susaeta, del que se sigue esperando mucho y se aprecia más bien poco. En el eje, ni Gurpegui ni Javi pudieron hacerse con la batuta; ni destruyeron como acostumbran, ni juntos tienen la capacidad de construcción de juego que se demanda, aunque tampoco Iturraspe, la alternativa, supo meterse en el partido en los minutos que dispuso.

Muniain volvió a demostrar que es un jugador distinto, prometedor, pero alguien debe tatuarle en el brazo, ahora que la tinta bajo la piel está tan de moda en el Athletic, que el fútbol es un deporte colectivo.

Mostró personalidad Aurtenetxe ante un reto complicado y sabiendo remontar las dudas y fallos iniciales. Peor estuvo su compañero de banda derecha, Iraola. Sencillamente no fue su día.
Lo mejor, sin duda, la actuación de Mikel San José, que lo hizo todo bien y que, además, presenta solvencia a la hora de jugar el balón. Qué lejos de los sorteos de esférico que protagonizaba Ocio. A su lado, Amorebieta tuvo una actuación seria, con algún fallo, y fiel a las costumbres, con calentones fuera de lugar.

El gol de Llorente tras buen pase de quien extrañamente luce el número 10, de Marcos, de poco sirvió. Era demasiado solvente el Atlético y en una jugada de barraca, un córner nuevamente mal sacado por los zurigorris, había obtenido una renta que parecía insalvable. A pesar de todo, tuvo el empate Amorebieta. Con su pierna, la única. Pero chutó de aquella manera.

En definitiva, que Caparrós encontró enfrente la horma de su zapato, lo que pretende para su Athletic, pero diseñado y ejecutado de forma sobresaliente. Orden máximo, rigor táctico, solvencia defensiva y aprovechamiento máximo de las ocasiones. Fútbol moderno lo llaman algunos.

Quede para el final la reflexión sobre la recuperación milagrosa de Toquero. Hay cosas que no se entienden. Convertir en imprescindible a un jugador necesario en el esquema del entrenador trae estas consecuencias. Alguien debería poner un poco de cordura. Principalmente dosificando al de Valdegobía, que puede hacer bastantes más cosas que correr desesperadamente a presionar cada balón, máxime si no se le acompaña. Hay cosas que sólo son para extraterrestres. Y Gaizka es humano, aunque a veces no lo parezca.

+ 14

Aurtenetxe y Saborit



De los tres mosqueteros (Koikili, Castillo y Balenziaga) ninguno convence al entrenador y no se pueden quejar porque oportunidades y confianza han tenido a manta. Por si fuera poco ahora Caparros ha optado por dar otra vuelta de tuerca al asunto poniendo a Aurtenetxe en ese puesto. Personalmente he visto un par de partidos a Aurtenetxe con los juveniles y me parece un central como la copa de un pino, tiene cuerpo, colocación, mando y está más desarrollado que los chavales de su edad, eso sí, ni me parece lateral ni creo que se vaya a ganar la vida en esa posición. A Caparros le gusta porque según comenta además de ser muy válido vive por y para el futbol, con lo que personalmente creo que la idea del mister es ir introduciéndolo en el primer equipo en una posición de menos responsabilidad y exigencia física, y ya de paso añadir un poco más de presión a los tres mosqueteros.

El caso es que la cosa puede ir un punto más allá este sábado, ya que ese día nos enfrentamos al Atlético que por esa banda tiene a Reyes, que además de ser un gran jugador parece que atraviesa por un gran momento. La lógica y la prudencia llamarían a poner a un hombre más experimentado y “más lateral” para ese partido, porque el chaval contra un jugador así puede sufrir mucho, pero el caso es que yo no tengo tan claro que el mister vaya a hacerlo. Al utrerano si hay algo que le sobra son colgantes y además es un entrenador que trabaja pensando más en el medio plazo que en el partido inmediato. Si yo fuera alguno de los tres ilustres estaría acojonado, porque como ponga al chaval y le salga un gran partido los tres se van a encontrar en la jornada dos ya el disparadero y no me extrañaría que en diciembre saliera ya del equipo por lo menos uno de ellos.

Para arreglar este desaguisado a medio plazo, del equipo juvenil campeón de copa tenemos a Enric Saborit, el chaval de la foto, que tiene unas cualidades extraordinarias. Esto no quiere decir que vaya a ser una estrella, porque estos jugadores ya se sabe, lo mismo explotan y son internacionales que terminan jugando en tercera, pero desde luego cualidades para triunfar las tiene todas. Sobre todo el chaval es todo nervio, es de estos deportistas electricos tipo Rudy Fernandez, que están en tensión y reaccionan y arrancan en una fracción de segundo, como un gato. Mide 1,86 y es ligero como el viento, en cuatro zancadas se planta en el área rival. Su rapidez de movimientos hace que sea bueno metiendo el pie abajo a pesar de su altura, y cuando llega adelante tiene una buena zurda. La verdad es que uno cuando le ve se queda boquiabierto, tiene una pinta de futbolista de las de quitar el hipo. Las pegas que le veo son que es perfeccionista centrando, lo cual implica que a veces los centros se le van a la grada, si bien tampoco es realmente una pega porque está en la edad propicia para perfeccionar, y sobre todo que da la impresión de ir un poco de sobrado, ahí es posible que tenga trabajo el utrerano. No está tan desarrollado físicamente como Aurtenetxe o Ramalho, auténticos portentos para su edad, pero desde luego es un chaval para seguir de cerca.

En fin que tengo curiosidad por ver si Caparrós pone a Aurtenetxe el sábado, con cualquier otro diría que no pero con Joaquín vaya usted a saber.

Saludos del Tigre.