+ 4

Una derrota honrosa

No pudo ser. Aunque de antemano ya se descontaban los tres puntos de la visita al Nou Camp, fuese por la inercia de la euforia a la vuelta de Miribilla o por el orgullo de ver de nuevo al Getxo Rugby de nuevo en la máxima categoría, la cosa es que a eso de las uno se sentó a ver el partido del Athletic con la esperanza de ver al equipo conseguir algo positivo. No lo hizo en forma de resultado, pero hay derrotas de las que se extraen cosas positivas, y la de ayer fue una de ellas.

El equipo ha crecido, ha madurado, y ya no se parece a aquel grupo al que se sacaba de los partidos con facilidad en cuanto el guión se salía de lo previsto. En otra época, y no tan lejana, un gol del todo poderoso equipo de Guardiola en el minuto tres hubiese significado una goleada de escándalo. Precedentes existen más que suficientes. De aquel más que doloroso 7-0 sólo han pasado diez años, por ejemplo.

Para puntuar en los campos de Barça o Madrid se deben dar muchas circunstancias, entre ellas defender a la perfección –como en el partido de ida de Copa-, aprovechar al máximo las ocasiones y recibir arbitrajes valientes. Ninguna de estas tres premisas se dieron ayer y por ello es lógico salir derrotado. Llorente tuvo una opción clara de empatar en la primera, pero remató de forma que Pinto pudo alcanzar el balón y Koikili quedó demasiado expuesto a mostrar sus carencias, máxime cuando Gabilondo, que ayudó lo suyo, fue reemplazado por un Muniain que no supo ayudarle en la cobertura, como quedó de manifiesto en el segundo gol, cuando Alves dejó en evidencia a ambos.

Si a ello se una la faena de aliño de Ramírez Domínguez, se complica puntuar. Al árbitro andaluz poco ayudaron sus linieres, por ejemplo con el fuera de juego de Alves que dio origen al 1-0 y con otro, inexistente, señalado a Toquero, y él mismo se mostró permisivo con el Barça y riguroso con el Athletic. Sabemos ya, desgraciadamente, que Rostro Pálido de Fuentealbilla es intocable, pero alguna de las tarjetas mostradas al Athletic y la amarilla vista por Piqué -ese defensor al que dicen que en Sudáfrica inocularon un virus de origen colombiano-, resultaron desproporcionadas. Máxime si se compara con la condescendencia que este mismo trencilla tuvo en San Mamés con el Racing hace poco más de un mes. Y sí, también es cierto que pudo pitar penalti de Javi Martínez a Messi, pero eso –y sólo eso- ya se están cansando de decirlo en los medios que intentan interesadamente desactivar la campaña del Villarato. A su favor, señalar el claro penalti de Busquets, ese que trasformó Iraola y que contribuye a ir alejando la psicosis por los lanzamientos de penas máximas.

No me gustó la alineación de Caparrós. Cierto que salió bien en Copa, pero cada partido es un mundo y no parece tener sentido dar la titularidad a un jugador con el que no se cuenta y en una posición para la que no parece demasiado preparado -ni futbolista, ni equipo-, en un esquema que, quien sabe, quizá sea el que deba plantearse la próxima campaña para hacer sitio al jugador que de tierras joteras viene al precio de 4+4=11 millones de euros. Y no, los números no son un error, son las particulares matemáticas que JOL, hombre de letras y vocero de la Junta, ha explicado en un medio católico que recauda dinero de los anuncios de prostitución.

De nuevo destacó Ekiza en la defensa, acompañado esta vez por un Amorebieta acelerado, un Koi sobrepasado y un Iraola que tuvo que atender demasiado trabajo, hasta el punto de ver su quinta amarilla. Veremos qué sucede contra el Valencia, pero todo apunta a que el próximo lateral derecho lucirá el número 10. Cómo cambian los tiempos. Y no, mejor no repasar quiénes lo han llevado en la historia del Athletic y recordar que por caprichos de algún pequeño púgil de Iparralde también tuvo que lucirlo Larrazabal. Positivo fue, también, lo atento y resolutivo que estuvo bajo palos Iraizoz, que parece haber desterrado la irregularidad del principio de campaña.

De la misma forma que el planteamiento inicial no fue adecuado, con el Athletic sobrepasado durante toda la primera parte, la entrada de Toquero dio otro aire a los leones. Con idéntica y escasísima posesión, en la segunda parte la mayor verticalidad permitió meter el miedo en el cuerpo a los culés. El resto de cambios, sin embargo, no surtieron efecto. El intento de cerrar la banda derecha del Barça situando a Muniain resultó baldío, pues Gabilondo estaba realizando un buen trabajo de ayuda a Koi y, sin embargo, Susaeta naufragaba en la derecha, una vez más, desperdiciando otra de las enésimas oportunidades que sólo él ha tenido de la mano del de Utrera, al que caracteriza una excesiva previsibilidad a la hora de hacer los cambios. La presencia del de La Txantrea se antojaba necesaria –de hecho se echó de menos de inicio-, y no se entiende que deba siempre recurrirse a él para jugar en banda izquierda. La movilidad de Toquero, su facilidad para caer a banda, y la libertad de movimientos que gustan a Iker, hubiesen permitido ver juntos a estos dos y Gabilondo. De no haber funcionado, se podría haber dado entrada a David López por el de Añorga.

Amortizado parte del colchón que existía sobre los perseguidores por un puesto europeo, al equipo sólo le queda ganar el próximo domingo, ahora que comienzan los exámenes que certificarán si el actual quinto puesto es más mérito deportivo que consecuencia de un calendario benévolo. Será el próximo domingo a las 21 horas, así que vaya desde aquí mi solidaridad con los que tengan que verlo por televisión y padecer al insoportable Carlos Martínez, el del Plus.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

4 comentarios

  1. Yo creo que el árbitro repartió errores.

    En el caso de los fueras de juegos, cuando son tan rápidos y tan justos disculpo absolutamente a los linieres.

    En la primera parte creo que hay un claro penalty de Gurpe a Messi, lo que ocurre es que Leo es uno de los jugadores más legales que conozco y trata de seguir la jugada.

    La patada de Busquets a Llorente perfectamente pudo ser roja, sobre todo si aplicáramos el criterio Mateu en el partido de ida, es una jugada similar, sólo que esta ocasión sí caza el tobillo. Inmediatamente, Llorente debió exagerar el dolor y los jugadores del Athletic rodear a Ramírez...faltó zorrería. Quizás al día siguiente algún bloguero culé publicaría una foto rídicula de Fernando y sería abucheado por el Camp Nou en su posteriores visitas, pero eso a nosotros nos daría igual. La de Piqué a Toquero también podía ser roja, de aplicar el criterio Borbalán en aquella jugada de Casas en el partido contra los culés de hace unos años.

    El de Javi Martínez creo que no admite duda.

    Creo que Muniain debía haber salido por Susaeta, una vez más, nefasto.

    Sigo sin verle nada a Iturraspe, espero que los que confiaís en él estéis en lo cierto.

    Vomitivo por otra parte que los merengues se metan ahora a defendernos, que se lo metan por donde les quepa.

    Lo que ha sucedido hoy con el As, por ejemplo, es de vergüenza.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, puede que repartiese errores y así fue, pero el primero, en el minuto 3, fue a favor del Barça, para poner el partido cuesta abajo. Y sí, fue muy difícil de ver para el línea, pero qué curioso, que en la segunda parte, el mismo asistente, el tal Matías Caballero, tuvo un ojo de lince para señalárselo a Toquero.

    La roja a Piqué a mi me parece evidente, este año el ínclito Rubinos dio un ejemplo claro de lo que se considera ocasión manifiesta, Mateu enseñó lo que se juzga como juego brusco grave (¿y lo de Busquets?), ese mismo colegiado mandó a la ducha a Ocio en el Sadar hace dos años por una jugada mucho menos clara que la de Piqué, y el mismo Ramírez, hace un mes, demostró lo tolerante que puede ser con el juego duro en la visita del Racing.

    Yo no quiero defensas ni de Ases ni de Mundos Deportivos, de Ronceros o Pérez de Rozas, porque con abogados así te pueden condenar a la horca, pero estoy harto de que siempre que visitamos el Nou Camp sufrimos arbitrajes extraños. Te pitan penaltis cometidos por el portero con la nariz, te expulsan a jugadores por dejarse sopapear o abren sanciones a entrenadores que denuncian en rueda de prensa a quienes escupen.

    Yo no confío en Iturraspe, no le he visto lo suficiente, pero creo que merece alguna oportunidad, al menos un 10% de las que ha desaprovechado Susaeta. El que confía debe ser Caparrós, que lo usa como titular en partidos tan trascendentes como los del Camp Nou.

    Por cierto, que en tu mismo comentario destacas la deportividad de Messi, en lo que coincido, pero debieras también destacar la actitud correcta de los jugadores del Athletic, me pareció muy correcta, en todo momento.

    Con respecto a tu maldad, si tanto os dolió a los seguidores de la Roja y adoradores diurnos -e incluso algunos días nocturnos- de Iniesta la foto que este blog publicó, os pido disculpas. Lo que no creo es que nadie en Barcelona encuentre una foto de Fernandito que denote tan escaso gusto. Claro que cualquiera sabe qué modelos se han acostumbrado a lucir en las piscinas municipales de Fuentealbilla, disculpemos pues al buen chaval. Un gol en favor del mayor éxito del Imperio desde 1492 lo merece todo.

    ResponderEliminar
  3. Desde luego que los jugadores del Athletic son casi siempre muy correctos, creo que los dos únicos lunares en este sentido son Amorebieta y Ocio, aunque quizás ésto no sea del agrado de su entrenador.

    En general aplaudo la honradez, pero sin ser tontos. Si un tío te asa a palos no viene mal simular que te ha hecho más daño del real, es la única forma de defenderse contra esos zopencos, lo que tenía que haber hecho Muniain con Cendrós o Llorente con Busquets.

    ResponderEliminar
  4. este año apenas estoy viendo los partidos de nuestro Athletic, y cuando me apetece ver uno no puedo pq nos han cerrado rojadirecta. conoceis alguna alternativa?

    en cuanto al equipo, ya sabe Gontzal que soy partidario de Caparros y que creo que se ha ganado la renovacion. eso no quiere decir que entienda cosas que esta haciendo, como los despropositos con Susaeta y la banda izquierda, que cada partido es una sorpresa. y para Valencia, De Marcos confirmado para la derecha por la baja de Iraola. Estas cosas no las entiendo, luego estará sin ir ni convocado

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.