+ 11

256 peldaños a la barbarie

Los cinéfilos y los que no lo son tanto, recordarán esa escena de “La lista de Schindler”, el film de Steven Spielberg, en la que los judíos que Oskar Schindler había logrado rescatar de los trenes de la muerte, juntan sus dientes de oro y funden un anillo para darle como tributo a su salvador, que debía escaparse con premura antes de la llegada de los aliados. La sortija llevaba una inscripción que decía: “Quien salva una vida, salva al mundo”.

Yo me pregunto recorriendo el camino inverso, ¿que frase cabe cuando se pierde una vida de una manera absurda y evitable?

Cuando San Lorenzo de Almagro pierde la categoría en el año 1981, siendo el primer equipo de los denominados “grandes” en irse al descenso, atravesaba una crisis institucional de tal magnitud que acabó perdiendo hasta su emblemático estadio de Avenida La Plata, escenario histórico donde muchas veces jugó la selección nacional. Su campaña en la “B” resultó ser un fenómeno de recaudaciones notable. Sus simpatizantes llenaban hasta la bandera cada estadio donde “el Ciclón” jugase. Al no tener su estadio, hacía las veces de local en el de Velez Sarsfield. Tan masivo era el apoyo de los hinchas, que cada 15 días el estadio de Velez reventaba de gente, como no lo hacía cuando jugaba su dueño. Dicen que los niños de Liniers, Villa Luro, Versalles y zonas aledañas, comenzaron a hacerse hinchas de San Lorenzo y era común pasar con el auto por las calles del barrio y ver a más de un crío con la camiseta azulgrana. Nunca fue debidamente comprobado, pero ante este panorama, los dirigentes de Velez Sarsfield decidieron no alquilarle más su estadio a los de Boedo.

Ese fue el comienzo de las hostilidades.

San Lorenzo de Almagro y Velez Sarsfield nunca habían tenido problemas o antecedentes de enfrentamientos entre sus hinchadas, pero para esos años fue que comenzó a gestarse un encono entre ambas parcialidades que, lejos de atenuarse, fue in crescendo. Todos aportaron su grano de arena para que esta rivalidad prosperase.

El periodismo que se rasga las vestiduras cuando ocurre algo que roza la tragedia, pero que fogonea permanentemente y se hace eco de los agravios que protagonistas de ambas partes se prodigan… sabido es que el escándalo es vendedor.

Los dirigentes de ambos clubes tampoco ayudaron . Los de San Lorenzo, haciendo desfilar en los partidos que jugaban contra los de Liniers a delegaciones de las Peñas que tienen en el interior del país, para exhibir una popularidad que los velezanos no tienen. Los de Velez Sarsfield desfilando con las Copas Libertadores e Intercontinental que supieron conseguir y que es un grano para San Lorenzo, ya que es el único grande que aún no las ha conseguido.

Las dos partes se podrían haber evitado estas provocaciones.

Lo cierto es que, conforme fue pasando el tiempo, los partidos entre ambos se han convertido en encuentros de altísimo riesgo. Más que un Boca-River… que un Independiente-Racing … odios nuevos, rencores nuevos que aún no cesan.

Se había determinado que esta vez jugaran sin público visitante, para evitar enfrentamientos, y en la semana previa, los presidentes de ambas instituciones se reunieron, intercambiaron banderines, en un gesto de buena voluntad -que creo- ha sido sincero y apuntando a mejorar una situación. Así las cosas, la A.F.A. y el Comité de Seguridad levantaron la prohibición al público visitante -en esta oportunidad San Lorenzo- permitiendo que sus hinchas fueran al estadio de Velez.

Este último domingo las tribunas estaban repletas. Ambos planteles salieron a la cancha portando una bandera de su rival, como para dar un mensaje amistoso, de madurez, pacificador… pero el mensaje no llegó. El partido se suspendió a los 7 minutos de comenzado. Primero los hinchas de Velez Sarsfield comenzaron a arrojarle objetos al arquero del “Ciclón” desde su tribuna… y se terminó de desmadrar cuando la hinchada de San Lorenzo rompió el alambrado perimetral, absolutamente descontrolada al enterarse que en un confuso -hasta hoy- incidente con la Policía: un hincha de San Lorenzo había perdido la vida a un par de cuadras del estadio.

El Ministro del Interior sugirió que a partir de ahora, los partidos entre ambos clubes se jueguen siempre a puertas cerradas. Sin público.

La estadística fría dirá que Ramón Aramayo -así su nombre- es la víctima número 256 que se cobra el fútbol doméstico.

Para mí es un peldaño más a la sinrazón y a la locura. Como era aquello de “another brick in the wall”?...

Ah!… también se jugó otra fecha de futbol.

Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

11 comentarios

  1. SENTIDO COMENTARIO, SENSATAS PALABRAS QUE DEBERIAN PRONUNCIAR Y HACER CUMPLIR LAS FUERZAS SOCIALES Y DIRIGENCIALES DEL FUTBOL. QUE LO HAGAN Y QUE LO HAGAN YA ! NI UN MUERTO, NI UN HERIDO MAS !ESTO VALE TAMBIEN PARA NUESTRO FUTBOL CHILENO.
    EXCELENTE COLUMNA HECTOR.

    ResponderEliminar
  2. Nada que agregar, Héctor. Porque si tuviera algo que agregar, sería más de lo mismo. Por ejemplo, el empleado de Gimnasia y Esgrima La Plata, que roció con veneno las banquetas del vestuario visitante y provocó escoriaciones en la piel a varios jugadores de Tigre, este mismo fin de semana. El fútbol se va convirtiendo en una guerra, y en esa deformación los hinchas más estúpidos devienen en guerreros...y los no menos estúpidos periodistas devienen en corresponsales de guerra, de aquello que nació como un juego, como una fiesta, como una alegría. Y ganar un campeonato es tocar el cielo con las manos, pero a la semana siguiente un gol errado es drama, una derrota es muerte, un descenso es tragedia. Y se echan técnicos, se insultan jugadores, se rompen estadios. La noticia siempre vende. Pero yo quería hablar de fútbol, Héctor. Quería leer de fútbol. Y la pelota... dónde quedó?

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Rainier. Lamentablemente, así las cosas, seguiremos asistiendo a estas muertes absurdas, a esta locura. Lo único que no podemos hacer, es renunciar a creer que podemos volver a las fuentes.
    A esos años en que los estadios estaban atiborrados de hinchas, y todos volvían a su hogar - felices los unos, tristes los otros- pero con la esperanza del próximo partido en ciernes y disfrutando de la pasión incomparable del fútbol.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. La sugerencia de Randazzo roza el absurdo, está en un cargo donde más que sugerencias debe encontrar soluciones. Leyendo todo esto, un gran aporte que enriquece a profundizar el conocimiento del fútbol argentino, mi idea de que nuestro fútbol es poco profesional, poco serio y las desprolijidades con que se maneja ya me parecen una cargada, desde el armado de operativos, la venta de entradas, la infraestructura de los clubes. Qué curioso siendo un ámbito "privado". tenemos quizás los mejores jugadores del mundo, los más completos, pero a la vez tanta mediocridad no deja de dejar un sabor amargo. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  5. Hugo, como siempre, coincidimos y me alegro de ello, pero -vaya paradoja- esa coincidencia es la que me irrita al mismo tiempo y te explico el porque, ya que de seguro estarás de acuerdo: Tu visión de este problema que se nos ha ido de las manos es la mia, la de aquel, la de este otro ... la de la mayoría. Somos millones los que estamos hastiados de tantos violentos, de que nos ensucien la fiesta, de que nos tengan hartos ... y no logro entender en mi ignorancia, como es posible que nos empiojen una de las cosas que más nos gusta y más disfrutamos, aun cuando te toca perder y te sometes a las bromas de todos los amigos? Como no podemos limpiarnos de esta mugre?
    Es un tema que da para muy largo y que excede al futbol, obviamente.
    De futbol hablaremos en la próxima. Te parece? ... esta vez no había ganas... Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Hola, la nota ha sido perfecta, pues, despues de un hecho semejante, el futbol pierde sentido... Patricia

    ResponderEliminar
  7. Absolutamente Maxi. Nuestro fútbol es poco profesional y poco serio.
    Somos productores de excelente materia prima, pero no ofrecemos un producto final de calidad ni aproximado.
    Luego, la utilización de estos violentos por parte de los politicos, sindicalistas, etc... es abominable (además de delictivo) Los politicos los premian y les pagan los viajes a los Campeonatos del Mundo ... los clubes les dan a que manejen sus playas de estacionamientos, la reventa de entradas, la venta de camisetas, el control en los recitales ... estamos jodidos, pero hay que intentar cambiar este "status quo" ... sino, ellos habrán logrado cambiarnos a nosotros y no queremos que eso pase, verdad? Abrazo

    ResponderEliminar
  8. El tema de la violencia en el fútbol no va a terminar nunca porque cuando termine se le acaba el negocio a muchos, los que concurrimos a los estadios en Argentina vemos la convivencia que existe entre los dirigentes,barras y policías.Mientras la AFA siga gobernada por Don Corleone, se seguirán comprando campeonatos,los dirigentes haciendo sus negocios , la policía facturando (efectivos que no están en el operativo) y los barras siendo los dueños del circo.Desgraciadamente esta muerte sera otra mas y nada cambiara.Como dice el anillo de Grondona TODO PASA.

    ResponderEliminar
  9. excelente nota Héctor... realmente pone la piel de gallina (con perdón de la metáfora, siendo que estamos en un rincón de la Bombonera!) la claridad y la maestría con que relatas un problema que va más allá de una política educativa, un problema de seguridad o de autoridades... alcanza la humanidad misma, porque ¿qué tiene que haber pasado en un hombre para que éste sea capaz de matar a un semejante?. La violencia, siempre, muestra lo peor del ser humano. Un abrazo.
    La bostera

    ResponderEliminar
  10. Nestor: coincido con todo lo que has dicho, pero como diría Miguel Hernandez: "dejadme la esperanza". Respecto al "todo pasa" de Grondona ... el también pasará.

    Gontzal, has visto? ... otra muerte absurda y que -te adelanto- quedará impune como las demás. Un abrazo!

    Bostera: y si ... va mucho más allá que un color de camisetas. Eso es solo el percutor ... la mecha de la bomba. Gracias por tus palabras ... y a ver si nuestro Boca comienza a revertir la historia, porque esto ya se está pasando de castaño a oscuro!

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.