+ 2

Tres puntos para afianzar la plaza

Debía el Athletic ganar para mantener la esperanza europea, para sostener la quinta plaza a la espera del partido del año en San Mamés. No era baladí el reto. Entrenador y Presidente, más interesados que nadie en volver a la competición continental a tenor de lo que las informaciones traslucen, habían embarrado las últimas semanas el ambiente. Caparrós rectificó hace días, pocos, y decidió centrarse en lo deportivo. Advirtió del peligro del rival, en unas declaraciones que parecieron más irónicas que otra cosa y más si se vuelven a escuchar tras ver el partido.

Por ello, para contrarrestar al todopoderoso Almería, abrió su baúl y recuperó el concepto del trivote, mal llamado trivote, y alineó a sus tres mediocentros de cabecera. Si se buscaba la presión y el control del balón, ambos conceptos brillaron por su ausencia en la primera mitad. De hecho, si algo no había que hacer era dar fuego al encuentro muy pronto. Y de pirómano, en el minuto cinco, ejerció Orbaiz. Cierto, también, que hizo de bombero posteriormente. El capitán regaló un pase en profundidad en forma de cesión a Piatti, que entró hacia el área zurigorri entre los centrales como cuchillo en mantequilla para transformar el primero.

Qué más quería el necesitado Almería: ventaja temprana en el marcador para obligar al Athletic a volcarse en igualar, al menos, el encuentro. El nerviosismo de unos, los rojiblancos, que no encontraron su sitio en el campo en toda la primera parte, y la candidez de un equipo más que llamado a descender, hicieron que hasta el descanso se viviese un bodrio de los que se han convertido en costumbre en la otrora liga de las estrellas. En el lado zurigorri la parte positiva llegó a balón parado, con Orbaiz de lanzador de córneres y Gurpegi de rematador. Así, a la segunda, el de Andosilla estrelló un remate en Diego Alves y el rechace de éste, que quedó donde nunca debe quedar, lo aprovechó el siempre despierto Muniain, que la cazó en el área, esa zona que alguno se empeña en no dejarle frecuentar y donde casi siempre hace daño.

Alcanzado el descanso con el menor de los daños posibles, Joaquín Jesús se vio obligado a alterar el planteamiento inicial, que naufragaba a pesar del empate. Javi Martínez, que no es ni sombra del que era a pesar de que del Bosque lo internacionalice por inercia, cedió su sitio a Iturraspe, para que el de Abadiño hiciese de clon de Orbaiz. Y acertó el entrenador. Que no está mal, de vez en cuando. El equipo tuvo más posesión y fluidez, como demostró la jugada del segundo gol entre Iturraspe, precisamente, Llorente y Toquero, que fabricaron una jugada brillante, remachada con un tiro no demasiado letal al que Alves, que parece que sólo para balones cuando se lanzan desde los once metros, no opuso ninguna resistencia.

A partir de ahí tocaba bregar y en eso poco se le puede reprochar a este equipo, aunque ello suponga hacerles vivir en un brete cada minuto a los aficionados. El encuentro estaba demasiado abierto hasta que Orbaiz, en un robo en el centro del campo, levantó la ceja y vio a Alves despistado. Tiro desde el círculo central y gol de videoteca.
Debió morir ahí el partido y, sin embargo, el Athletic tuvo ocasión de lucir portero para evitar el recorte de distancias en el marcador. También sus opciones tuvo Toquero, al que la falta de frescura seguro que no ayudó a culminar las jugadas como requerían. Será importante Gaizka el próximo sábado, por lo que tampoco se entendió demasiado por qué el banquillo tardó tanto en dar la orden de sustituirlo por de Marcos, que de nuevo viste de delantero según la última moda en Utrera.

No dio mucho más de sí la contienda según pasaban los minutos, salvo la entrada de un Amorebieta, con peinado de cachorro de león y al que hubo que mirar los tatuajes para reconocer, con objeto de evitar sustos y rascar algún segundo.
Y pitó Mateu Lahoz el final, tras otra de sus desesperantes faenas, aplicando el reglamento que ha inventado en la cocina de su casa y según la regla de dejar jugar, pero a su manera, confundiendo la ley de la ventaja con la impunidad. También en las áreas, y si no que se lo pregunten a Llorente.

El sábado será otro cantar. El malherido Madrid de Mourinho deberá sostenerse en el segundo puesto como sea ante un Athletic al que una victoria catapultará a Europa. La alineación no deparará grandes sorpresas. Quizá la del lateral, puesto que la ausencia de Koikili no parece fácil de interpretar. Castillo, que hizo un partido de menos a más, tampoco aprovechó en exceso su oportunidad y el trivote no parece que funcionase como para echar cohetes.

De ganarse al enésimo fracaso deportivo del Pérez más famoso de España, se dará el pistoletazo de salida al proceso electoral. Entre asambleas estatutarias y rumores de candidaturas, Macua deberá dar el paso. Para ello ya intenta vender su imagen de gestor y prepara el anuncio de la renovación de Javi Martínez. Es lo que tiene no poder vestir el escaparate con la elegancia, transparencia y saber estar que requiere este Club. Porque los maniquíes de Arrinda, Jabyer Fernández o Martínez Lozano no son los mejores para intentar colocar las chaquetas que gustan al presidente.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

2 comentarios

  1. Gontzalito, te veo micro en mano en unos años retrasmitiendo

    ayer vi la segunda parte solamente, y creo que fue un churro, pq el Almeria atacó mas, aunque tb muy desordenado. por eso creo que nos libramos, y por unas manos de Iraizoz. Suerte, la que otras veces nos falta

    el sabado sera otra historia y veremos si los jugadores pasan de la temporada o lucharan hasta el final

    ResponderEliminar
  2. Gontzal ... este mensaje no estás obligado a responderlo.
    Bien sabes que me acerqué a esta página porque me sorprendieron gratamente tus notas y comentarios luego de cada partido del Athletic (hasta ese momento, al único que seguía en España, el único que me aportaba cosas era otro "partidario": Santi Segurola).
    Realmente no quiero "pasarte la pomada" (asi le decimos por aqui cuando se alaba en demasía algo o alguien) ... pero me vuelvo a sorprender luego de leer cada entrega. Realmente tus notas vienen "con imagen incorporada".
    Reitero lo dicho ... te exonero de responder este comentario, que va bogando entre la admiración, la gratitud y el aprendizaje -el mio, claro-
    Ojalá que el sábado Florentino vea definitivamente perdidas sus anhelos de un busto suyo de marmol en Concha Espina 1.

    Ah! y coincido totalmente con la profecía inicial de darthtxelos!
    Salud!

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.