+ 4

Yo no vengo a decir un discurso

De noche la luna virgen de la blancura asoma sus luces por sobre el barrio humilde, se recortan unas sombras que marcan un banco de plaza. Es el banco de la plaza Solís, donde un 3 de abril nació el club que habría de llegar a ser el más popular de los pueblos americanos.
Pareció como si el destino hubiera querido que Boca fuera del pueblo, y así como las libertades nacen en las plazas, el popular club tuvo también esa humilde cuna.
Una casa con muebles importados, con cuadros valiosos, y que era hogar de trabajadores pudientes debió ser su cuna: era la casa de Sana, pero el destino no lo quiso. La madre del joven visionario se opuso a la reunión de los cinco muchachos y salieron de allí con la cabeza baja. ¿Dónde ir? Allí, a 70 metros, había un banco de plaza, allí podían conversar y allí nació Boca Juniors. Había sol, un sol acariciante que quería poner su brillo al acontecimiento.

Era un sábado y era la hora tranquila de la siesta. ”

Este texto extraído de la revista “Boca” de 1944 nos acerca al génesis de un sentimiento al que los brasileros llaman “La mayor pasión argentina después del tango”.

Alguna vez, un gran periodista argentino -Américo Barrios- escribió una nota luego de un triunfo épico de Boca Juniors terminando el partido con 8 hombres contra Peñarol de Montevideo, en el estadio Centenario de la capital uruguaya. Decía -más o menos - que todos los equipos estaban sujetos y supeditados a realizar buenas y malas campañas. A tener buenos y malos partidos. A rachas de triunfos y de derrotas, pero que Boca era “otra cosa” . Decía que Boca -a diferencia de los demás- tenía “alma” y que por eso mismo, no podía analizarse desde el mismo plano que al resto. Que jugaban al mismo deporte, sí … pero que era otra cosa y que no se podía evaluar desde el mismo plano que a sus rivales ocasionales. Si, ya sé que el que no comulgue esta religión auriazul me estará “poniendo a parir” pero todo esto que he vertido hasta ahora, no son palabras mías.

Es más… una pluma emérita del periodismo deportivo mundial, el maestro Diego Lucero en su nota del 30 de noviembre de 1964, acerca de un partido entre Boca Juniors y River Plate que era definitivo para el campeonato, vuelve al tema del “alma” xeneize y escribió aquella tarde lo siguiente:

“River es más equipo… pero Boca luchaba a matar o morir, y pudo percibirse, puestos en contraluz el que no puede, pero quiere y el que puede pero no tiene alma para hacerlo. River tiene juego … pero no tiene alma. Así Boca logró lo que buscaba y River no alcanzó lo que tuvo en sus manos. River siguió manteniendo su despliegue de gran equipo, pero ya sin ir a fondo, ya sin buscar el gol, ya sobrando, ya jugando cómodo, ya sin arriesgar, ya sin poner el corazón, ya sin poner la pierna, ya dejando ver que no tiene alma”.

Que se entienda por favor, ese comentario es exclusivamente referido a ese partido definitorio entre los dos colosos del futbol argentino. Lo traigo a cuento porque también allí el genial Diego Lucero hace alusión al “alma” de Boca Juniors. Un rasgo distintivo que le viene desde el fondo de la historia. Es verdad. El hincha “xeneize” valora mucho más al jugador que entrega hasta la última gota de sudor que a jugadores muy virtuosos (que por supuesto ha tenido en cantidad) pero indolentes.

Y algo de eso debe haber nomás, porque cuesta explicar desde la lógica futbolera cómo un equipo que venía sumergido en un pozo de dudas y problemas le gana al mejor equipo del momento en Argentina: Estudiantes de La Plata…y le gana bien, a pesar de no haber jugado un buen partido.

Esta victoria de Boca Juniors, el día de su cumpleaños número 106, le permitió a su rival eterno River Plate, alcanzar el tope en la clasificación. Le ganó a Quilmes de visitante por 1 a 0 y se aleja definitivamente de los promedios del descenso. Es más, hace 3 o 4 semanas lo incluía entre mis candidatos y la verdad es que los “primos” están jugando muy bien por momentos y con eso les alcanza para estar al tope de las posiciones junto a nuestro vencido del domingo, además de contar con un chiquilín -Erik Lamela- que tiene destino europeo YA.

Al que parezco haberle tirado con una piedra de sal es al Racing Club -mi principal candidato- que ya lleva tres derrotas consecutivas y así y todo, está solo a tres puntos de la cima.

San Lorenzo ha dejado pasar increíblemente la oportunidad de ser líder, perdiendo a domicilio con Colón de Santa Fe.

Argentinos Juniors al ganarle a Banfield, confirma su buen momento y se ubica a solo un punto de River y Estudiantes, además de ser el único invicto del certamen y haber recibido solo 2 goles en 8 encuentros y de ser uno de los que mejor juega (Argentinos Juniors siempre juega lindo!).

Velez Sarsfield volvió a ganar y también está a un punto de los lideres, y tiene un partido pendiente aún (el de los desmanes contra San Lorenzo) que se jugará a puertas cerradas.

Y Huracán ha perdido en Mendoza contra Godoy Cruz… pero el viejo y querido “Globo” por esta semana ha dejado de estar en la promoción… y yo espero que no vuelva a ingresar en esa zona.

¿Y Boca Juniors? Boca Juniors está a 5 puntos, pero se está despertando (pareciera).

Nuestro “fantasista” Juan Román Riquelme ya lleva convertidos dos goles de tiro libre consecutivos y viene aguantando físicamente los partidos. ¿Que son 5 puntos cuando aún restan disputarse 33?

Si Riquelme ganó prácticamente él solo, nuestra sexta Copa Libertadores en 2007… ¿por qué no soñar?

A pesar de las internas dirigenciales, del año electoral y del inoperante que nos preside, hay algo que viene desde el embrión. Algo que impulsó a un club muy joven en 1925 a cruzar la mar y realizar una gira por Europa, donde ganó 19 encuentros sobre 22, siendo ese el hito que le dio la tremenda popularidad que siempre ha tenido. Algo que movilizó 10.000 hinchas a Tokio en el año 2000, en una caravana irrepetible hasta ahora y absolutamente inverosímil (Japón no nos queda precisamente a la vuelta de la esquina). Algo que lleva semana tras semana a centenares de turistas de todo el mundo, a conocer el estadio del nombre coqueto y la mucha fama, el que está ubicado en el barrio de las casas de chapas multicolores con sonido de bandoneón.

¿Debe ser todo eso el “alma ” del que hablaban los escribas?

¡Salud Boca Juniors querido!

El de los 18 títulos Internacionales, la bandera sueca en la “zamarra” y los 106 “pirulos”.

¡Y gracias!… muchas gracias por estos 52 años de algunas tristezas, muchísimas alegrías… y todo, todo el orgullo.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

4 comentarios

  1. Gran comentario, Hector, a lo cual nos tienes acostumbrados. Los no argentinos tenemos ese privilegio de gustar y de apreciar a Boca Juniors, sin que por ello, tengamos que detestar a River o a Independiente; es simplemente apreciar el torneo futbolístico de mayor tradición, solo quizas comparable a la Premier League. El torneo argentino asombra por la variedad de cuadros parejos que pueden campeonar y donde la calidad de los jugadores puede vislumbrarse desde sus inicios, antes de convertirse en estrellas de cualquier torneo en el mundo, no en vano Argentina es el primer exportador de futbolistas, mas que Brasil, mas que cualquiera.
    Felicitaciones Boca.

    ResponderEliminar
  2. Ay amigo!!! mi alma culé desvaría por dos senderos.....¿ como explicar el Barça en términos argentinos?.......vale; espero todas las críticas, acepto todos los palos......... el alma de Boca y la hinchada de Independiente!!!!!!
    ya tá, ya te lo dije!!!!!!!!
    ahora hermano mio acepto las filosofías y las ostias qeu vengan!!!!!!
    Maria Dolors Ortuño Martínez

    ResponderEliminar
  3. Rainer ... gracias por tus palabras. Yo también ejercito mi amor por Boca Juniors pero me alejo de "odiar" a otros clubs ... a pesar que desde los medios, permanentemente se fogonea y se potencian las rivalidades so pretexto del "folclore del futbol".
    Canallas! eso es lo que son. Encienden la hoguera y generan los peores fuegos. Luego, cuando una turba que no piensa es llevada hasta el límite y tenemos algún muerto que lamentar, los mismos artesanos de la pirotecnia verbal y escrita, miran para otro lado y condenan "este hecho aberrante" buscando culpables, jamás en ellos y siempre en el resto.
    Gracias por tus felicitaciones. Es un placer recibirlas porque esa visión que tienes del fútbol es idéntica a la mia y -afortunadamente- a la de la inmensa mayoría de los aficionados de todas partes. Es muy bello el fútbol como para que la palabra odio figure en su diccionario (aunque para muchos, el odio sea negocio) y valga como ejemplo de lo que yo pretendo, la última final de la Copa del Rey, entre el Athletic Club y el Barça, con esas tribunas atiborradas de aficionados, todos mezclados, gritando "Visca´l Barça" o "Gora Athletic" ... sin que se produjera el mínimo desmán.
    Esa es la maravilla!

    ResponderEliminar
  4. Ninguna ostia Maria! al contrario. Tu alma "cule" se encuentra en estado de gracia por estos años. Te diría lo mismo que el "Nano" Serrat le dijo a sus hijos un dia en el Camp Nou, en tiempos de Romario, Stoichov, Koemann y el "Pep" pero de pantalones cortos: "disfruten de esto, porque no es algo que se vea todos los dias"
    Respecto a establecer un paralelo entre el Barça y un club argentino, pues es difícil y aquí cobra vigencia aquello de que "las comparaciones son odiosas" ... lo que si puedo asegurarte -extraigo sangre de mi brazo derecho y te firmo donde quieras, que la hinchada de Boca Juniors no tiene absolutamente nada que ver con la de Independiente ... afortunadamente! (tu has dicho que aceptabas todos los palos y críticas, jaja!)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.