+ 4

Siempre es mejor jugar con once

La Liga Argentina se encuentra en el ecuador de la competencia y ya se pueden ir aventurando situaciones de cara al final. Boca Juniors ha sacado una ventaja de 4 puntos a su perseguidor más cercano -Racing Club- y aunque es una distancia en absoluto definitiva -además deben jugar entre sí-, es la mayor diferencia que en estos mamarrachos cortos –léase “torneos cortos”- un equipo le llegó a sacar a otro transcurridas 9 jornadas. Reitero, nada es definitivo … pero de no mediar un cataclismo, podríamos volver a cantar el alirón luego de 3 años.

¿Qué ha cambiado?… pues poco, porque el plantel es casi el mismo que el torneo pasado, con el agregado de un arquero que brinda unas seguridades que antes no había (le han hecho solo dos goles en nueve fechas) y la “repatriación” a la República de la Boca de un viejo guerrero, un veterano de mil batallas y muchos títulos conseguidos en el club: Rolando Schiavi .

También llegó Darío Cvitanich, un delantero que hasta hace una temporada jugaba en el Ajax holandés … pero –esto va de mío- el cambio sustancial no lo aportaron los que llegaron. No. El cambio principal está en el que se fue: Martin Palermo.

Martín ha sido el mejor centrodelantero de la historia del Club. De eso, ni hablar.

El que más goles hizo, el más emblemático y un genuino motivo de orgullo auriazul.
El -al igual que Juan Román Riquelme- ya tienen sus monumentos exhibidos orgullosamente en el Museo del club, para todo aquel visitante que los quiera contemplar y fotografiarse en nuestro Olimpo junto a las estatuas de nuestros Neptuno y Zeus … pero los tres últimos años de Martin, aunque muchos se enojen –llevo mil discusiones con amigos boquenses que no entienden mis argumentos y anteponen los suyos que pasan siempre por lo nostálgico de los 300 goles, la idolatría, la gratitud, etc. La misma gratitud que siento yo … pero desde hacía un par de años venía viendo que con Palermo en cancha jugábamos con uno menos (aunque la prensa de este país, se encargara de elevar a los altares al “Titán” luego de cada gol … gol que en estos tres años han sido de relleno porque no han servido para definir absolutamente nada. Es más … cada vez eran más esporádicos. Es curioso que en el último torneo ganado por Boca Juniors, el goleador del equipo haya sido el mismo delantero centro que tenemos hoy: Lucas Viatri, porque Palermo estaba lesionado y le dejó el lugar a este juvenil del club.

Tres años de rumores, mal clima en el vestuario, corrillos y “cabaret”. Todo ese mal clima que la prensa se encargaba de corporizar en la figura de Juan Román Riquelme ha desaparecido. Hace bastante que no se respiraba un clima así en los entrenamientos y han terminado de un plumazo los conflictos internos.

¿Curioso no? … ¿cómo es posible si se ha ido el líder bueno y se ha quedado el líder malo?
Bueno, ocurre que –como ha dicho alguien alguna vez- “las cosas son como son … no como dicen que son”.

Miren, yo he tenido como ídolo juvenil a Enzo Ferrero, y en esos domingos infaltables en nuestra Bombonera, solo tenía ojos para verle a él, y he visto a monstruos como Ángel Clemente Rojas, Norberto Madurga (¿cuánto dinero valdrías hoy “Muñeco”?) Nicolás Novello, Silvio Marzolini, etc … pero si tengo que nombrar a uno, elijo a Román.
Este Román Riquelme parco, seco, nada carismático y con una relación pésima con muchos “referentes” de la prensa a los que detesta. ¿Y saben porque los detesta? pues porque son verdaderamente detestables. Riquelme, el que jamás habla mal de nadie, el respetuoso de los rivales, el que no tiene problemas en decir que tal o cual equipo juega mejor que Boca o el que declara sinceramente que desea que River regrese pronto y que no debió haber descendido.
Riquelme, el demonizado por la prensa y por tanto imbécil que va a los estadios.
Riquelme, el que siempre ha declarado que Palermo “es el mejor 9 del país” … y que no recibía de su contraparte respuestas similares. Es más … días pasados en una de las primeras notas luego del retiro de Martin, el título de la misma era “Jamás dirigiría a Boca mientras Riquelme esté en el club” . Bueno … de la mano y del talento impar de ese Juan Román Riquelme, está cabalgando Boca Juniors a la obtención de una nueva estrella en su escudo. Y no crean que esto es una crítica despiadada para quien ha sido –reitero- el mejor centrodelantero del club, sino más bien, una observación objetiva de los hechos.

Hace tres años aproximadamente, nuestro Bill Shankly, nuestro Alex Ferguson … Don Carlos Bianchi, estuvo muy cerca de conducir por tercera vez a Boca Juniors (algo que ocurrirá próximamente, Dios mediante) pero le pidió a los dirigentes de ese momento: renueven con Battaglia y con Riquelme … pero no con Palermo. Carlitos, hombre pragmático y conocedor del futbol como pocos, sabía … veía que las prestaciones de –como el mismo definiera- “el optimista del gol” no eran las mismas, y Martin era un apellido muy grande como para ir al banco de relevos y no quería ser él quien jubilase a alguien que le había dado tanta gloria.
Ha pasado y pasará muchísimas veces con los ídolos. A veces se tiene la suerte de que el ídolo ve que ya no puede y le allana el camino a los dirigentes. Este no ha sido el caso.
Martín, serás por siempre el mejor delantero centro que podíamos tener y no alcanzan las palabras para agradecerte tantas emociones … pero yo siento que ahora volvimos a jugar con once y no simplemente buscando tu cabeza rubia que nos salvó tantas veces, en la década más gloriosa del club.

Eso se queda en mis retinas para siempre y no habrá quien me lo quite de allí.


Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

4 comentarios

  1. Muy buena la nota Héctor!!! y sí... Román es el más grande de todos los tiempos... y lo de Martin lo venis diciendo hace muuucho! jajajaj soy testigo. Un abrazo.
    Jor

    ResponderEliminar
  2. UN COMENTARIO APASIONADO Y SINCERO COMO UN GRAN HINCHA DE BOCA JUNIORS QUE ERES HECTOR DANIEL. DESGRACIADAMENTE LA PRENSA DEPORTIVA VENTILA COSAS QUE EN EL CAMARÍN DEBIERON QUEDAR.

    ResponderEliminar
  3. Excelente nota, Héctor!! (como siempre). Coincido en absolutamente todo, antes me había explayado pero se colgó la computadora cuando quise mandar el comentario, así que soy breve. Felicitaciones!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Excelente resumen, muy claro y conciso, coincido plenamente.... los dirigentes no tuvieron en cuenta que lo primero es el club, y luego las personas

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.