+ 4

En la buena línea

Volvía a examinarse el Athletic en liga tan solo sesenta horas después de haber despachado con solvencia a un PSG que para escépticos y descarriladores resultaba un coco a priori y un grupo de excursionistas a posterior del partido de la UEFA. Si el escaso margen para la recuperación era una incógnita, el tardío y caluroso verano con que recibió Donostia un encuentro disputado en horas propias de la olimpiada del remo no vaticinaba facilidades para los rojiblancos de cara a disputar uno de esos derbys que siempre se juegan con cara menos amable en tierras guipuzcoanas que vizcainas.

Necesitaba el Athletic puntos, pues la necesidad clasificatoria resultaba imperiosa, y bien que salió a por el partido. Los rojiblancos no se adelantaron en los dos primeros minutos porque volvieron a mostrar la candidez ofensiva marca de la casa en la presente temporada. De Marcos y Llorente protagonizaron la primera doble ocasión. Poco después Gurpegi remataba de cabeza ligeramente por encima del marco blanquiazul y al de unos minutos Muniain ponía a prueba a Bravo en un mano a mano. Mandaba el Athletic, robaba el balón con velocidad, lo distribuía con criterio y buscaba las bandas con insistencia. A falta de talento en el centro del campo, era Iker, que jugaba con su pierna derecha vendada para ocultar la marca del zorro que le hiciera Sissoko, el responsable de liderar al grupo.

La Real se vio superada. Un tiro a puerta de Zurutuza fue todo su bagaje ofensivo, estando a merced del Athletic durante toda la primera parte, timorata y agazapada en su campo. A medida que pasaron los minutos, quién sabe si consecuencia del insoportable bochorno, se fue secando la pólvora rojiblanca y resurgió Llorente, por fin colosal. Fruto del juego de los nuevos tiempos conectó Iraola con de Marcos, que eligió pase a Fernando entre dos opciones, pues también Susaeta participaba en la jugada de ataque con buen desmarque. El movimiento hizo dudar a Demidov, lo que facilitó que Llorente, con precisión propia de Anna Pávlovna, le regateara con el cuerpo para batir a Bravo de disparo suave pero medido.

El reverso de la moneda llegó en la segunda parte. Era previsible que la Real pusiese toda la carne en el asador en el que es su partido del año y más tras renunciar a 45 minutos, por lo que el panorama cambió radicalmente. Abrieron el campo, dieron velocidad al juego y apostaron por la agresividad clásica de los partidos de máxima rivalidad. El Athletic sufrió, quizás en exceso. Llegaron los ataques constantes y las llegadas al área, sin gran peligro y con un buen comportamiento de Amorebieta y un Javi Martínez que suplió con solvencia a Ekiza. El público entró en efervescencia y llegaron las jugadas polémicas, de las que tan solo se puede considerar tal una mano de Gurpegi que el árbitro o no vio o consideró involuntaria.

Entre el delirio blanquizaul y la certeza de que aquello no depararía nada bueno para los rojiblancos discurría la cosa cuando en un ataque, Griezmann decidió rematar la cabeza de Javi Martínez. En los lances posteriores vino la jugada clave del partido. Iraizoz, correcto y casi inédito hasta ese momento, al ver al de Aiegi en el suelo intentaba tirar fuera el balón y haciendo gala de su calidad con el pie no lo conseguía, por lo que Fernández Borbalán  decidió interrumpir el juego. Retirado Javi del terreno, el Athletic, incomprensiblemente, renunció a disputar el bote neutral y seguido, el vizcaino Iñigo Martínez intentaba y conseguía desde casi sesenta metros sorprender a un despistado Iraizoz que acumula tantas pifias como partidos oficiales disputados.

Lo que parecía un guión conocido que acababa con la derrota visitante viró 180 grados. Iraizoz se reivindicó con una buena parada a Agirretxe y el Athletic se supo rehacer. Volvió a mandar en el campo, liderado por Muniain y Llorente. El de Rincón de Soto, incluso, agradeció un balón largo de Amorebieta, que transformó en gol de media volea. A partir de ahí, de nuevo cuesta abajo. La Real entregó la cuchara y el Athletic administró la ventaja con el fútbol que pretende el nuevo míster. Pudo aumentarla, incluso, en una ocasión que le hubiese venido mejor que bien a Toquero para reivindicarse.

Sólo cabe extraer lecturas positivas del encuentro de Anoeta. Ni el esquema de Bielsa es tan rígido como parecía, ni destierra el balón en largo como recurso. Tampoco anula a Llorente. Fomenta la versatilidad de los jugadores, sea de Marcos, Javi, o Gurpegi, y permitirá brillar a Muniain a nada que consiga racionalizar la conducción de balón. Tenía buena pinta el Athletic las últimas jornadas y el parón liguero le llega en el mejor momento. Para recuperar futbolistas y energía, y para seguir puliendo conceptos.

Al otro lado de la A8, mientras, continúan desatados. Se desconoce si Griezmann volverá a sacar su particular bola de cristal o si la atrevida parroquia atinará, de nuevo, con sus cánticos de a segunda. La última temporada que los entonaron acabaron la siguiente disputando muchos encuentros a las doce, hora que bien conocen y tanto maldicen. Dicen que el árbitro y la mala fortuna les birlaron la victoria. Olvidan, deliberadamente, la suerte de la primera parte. Y también quitarse esas gafas txuriurdin que tanto les confunde y que resulta comprensible en aficionados pero no en profesionales de la comunicación, sobre todo en aquellos que trabajan en medios públicos. Y está EiTB de audiencia como para ofender y espantar a la población de Bizkaia.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

4 comentarios

  1. Aupa Gontzal, coincido contigo en el examen del partido. Me pareció un Athletic bastante sólido en bastantes momentos, alocado en algunos y en general eficaz y competitivo. Y estos dos últimos argumentos me gustan especialmente. Es decir, ver que el equipo crece en el manejo de los tiempos, en saber dominar el encuentro en su totalidad. Que todavía hay desajustes defensivos, pérdidas de balón un tantoincomprensibles, jugadas de ataque mal gestionadas o sin finalizar..., claro, pero es que llevamos un miserable mes de competición, y cuantas cosas hemos pasado ya.
    Creo sinceramente que el equipo crece y que seguramente (y sólo es una opinión personal) la eficaz combinación entre el juego combinativo y los pases profundos, ecuación que no usaba Caparrós pues se limitaba sólo a lo segundo, dará frutos interesantes.
    Y como cierre de emisión, como reflejé en twitter nada más recibir el gol de la real, Iraizoz dimisión. No se puede tan determinante, negativamente hablando, para el equipo.

    ResponderEliminar
  2. La verdad Txus es que lo de Gorka es preocupante, va a pifia por partido. A mi también me ilusiona ver un equipo gestionando los tiempos manejando el balón, teniendo posesión, y no corriendo detrás de él o aleccionando a recogepelotas para que pierdan tiempo.

    Por cierto, que tú y yo sí que somos buenos para los pronósticos, ya quisiera Grizmann tener nuestro poder adivinatorio...

    ResponderEliminar
  3. Egun on Gontzal

    Tal y como he comentado otras veces, la actitud lo es todo, y ya era hora de no sonrojarme al ver la actitud del Athletic jugando fuera de casa, encajando un 1-0 en el minuto 75, y tratando de empatar como sea a partir de ese momento habiendo tirado 3/4 de partido por la borda.
    Me he molestado en leer alguna crónica escrita desde Donostia, y a su forma, reconocen que el Athletic les pasó por encima. Para muestra, para reconocer que Muniain es un jugador de altísimo nivel dicen algo así como "y Muniain, que es tan bueno como llevan tiempo alardeando los vizcainos" o que Amorebieta "es un bárbaro, pero cuyo golpeo del segundo gol no es nada malo". Hablan también de los tradicionales robos arbitrales en los derbys (en contra de la Real, of course).

    El hecho es que el Athletic tuvo una primera parte de exhibición de control del balón y del pulso del partido, merced a una mayor concentración, un posicionamiento sobre el campo mejor que el rival, y por qué no decirlo, su superioridad técnica sobre el rival, y que si no fuera por ese desajuste en el punto de mira, se tenía que haber ido al descanso con un 0-3. No se supo nada, o practicamente nada ni de Xabier Prieto (lección de como juega un lateral izquierdo de Aurtenetxe), ni del "fantasma" de Griezmann, al que para tratar de hacer olvidar a la afición realista ese "pecadillo" de verano con el Atlético de Madrid le dio por utilizar ese recurso populista tan del gusto en determinados sectores errealzales , y se tuvo que tragar sus palabras, como suele ocurrir. El hecho es que la Real chutó tres veces en todo el partido entre los tres palos: el gol desde 50 metros, la de Griezmann al palo y el de Agirretxe. Muy poquito, y a mi entender mucho tiene que ver con eso el dominio del Athletic.

    Yo, que vi el partido en un bar y aguantando a Lillo, me quedo con varios nombres: Javi Martínez echando un partidazo de central y demostrando que puede jugar donde quiera, Amorebieta,soberbio Aurtenetxe, "secando" a Prieto, Susaeta, abriendo el campo y siempre intenso, Muniain, dando una lección de personalidad pese a estar tocado (a este nos lo van a acabar lesionando, me temo), De Marcos, mostrándose como un estupendo jugador para el mediocampo alejado de aquel jugador alicaido e irregular de hace apenas unos meses, y Llorente, con esa lección de claqué que le hizo a Demidov y a todos aquellos que mantenían que solo valía para bajar "melonazos". Me alegro por él. Siempre he defendido que Llorente es mejor con los pies y creo que recuperando la confianza es un jugador con tanta jerarquía que se atreve con todo. Seguramente algún día nos desesperaremos porque se trata de regatear a todo el equipo contrario, pero nos hace falta ese Llorente "sobrado". Para finalizar, me quedo con dos detalles:

    1.- El equipo había jugado un partido fuerte 60 horas antes y se mostró entero a 35 grados con el mismo 11 prácticamente merced a una buena dosificación del esfuerzo y a su superioridad táctica. Corriendo menos si te posicionas correctamente se puede llegar a todos los balones también. Eso es Bielsa también.

    2.- La gestión de los cambios y del 1-2 fue perfecta. En lugar de dejar que nos achuchen colgándonos del larguero, sacó Bielsa a Toquero para morder arriba, y a Iturraspe para desesperación de la Real, asegurando con él una buena conducción de balón, manteniendo la posesión y la posición, y durmiendo hasta a las ovejas.

    Lo de Gorka, sin comentarios

    A ver que sorpresa nos prepara "Mendi" en dos semanas.

    Agur bero bat

    ResponderEliminar
  4. Aitor, perdona el retraso en la respuesta.

    Vaya lujazo de análisis, coincido con todo lo que afirmas.

    Lo de que Llorente no vale para el esquema de Bielsa es otra más de las boutades de aquellos que quieren justificar que el cambio ha sido para mal a toda costa.

    A mendi le vamos a pasar por encima. Optimismo zurigorri.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.