+ 9

Hay que aprender a abrir la lata

Y volvió el Athletic a tropezar en la misma piedra, esa que hace que el entorno aterrice de bruces en cuanto la euforia se dispara. Lo avisó Bielsa, consciente de que tras dos partidos en los que los halagos habían sido quizás desmedidos, algunos miembros de la plantilla se estaban confundiendo en sus declaraciones.

El caso es que las sospechas, las precauciones, no eran baldías. El Granada se plantó en San Mamés con la única ambición de contener, nadar y guardar la ropa. Confió su suerte a su ultradefensivo planteamiento y esperó a que sonara la campana. Tuvo fortuna, el partido se le puso de cara en una jugada aislada, en un córner bien sacado y mejor rematado.

Al Athletic, que suele ser como los melones, sólo hubo que tocársele la popa nada más iniciarse el partido para comprobar que estaba duro. Y frío. Una vez más de esos partidos en que la moneda cae de cruz. Claro que tras once consecutivos en que llevaba cayendo de cara era más probable que pudiera torcerse la tendencia. Cuestión de probabilidad, vaya.

Le costó entrar en juego. No hubo velocidad y el balón circuló de forma intrascendente. No existieron ni las bandas ni eso que los que inventan términos llaman ahora asociaciones por dentro, es decir, lo que en otras ocasiones bordan Herrera y Muniain. También le quedó grande la batuta a Iturraspe, que fue de más a menos, desapareciendo según la exigencia aumentaba por el paso de los minutos y el Granada se encontraba más cómodo acumulando hombres por detrás del balón, siempre un mínimo de entre seis y ocho.

El grupo no volvió mejorado del descanso y el bisturí de Bielsa no estuvo, tampoco, acertado en los cambios, que poco aportaron. Tanto David López como Gabilondo siguen sin aprovechar los minutos para reivindicarse; más allá de buenos pero puntuales golpeos de balón, casi siempre en parado, ni el de Añorga por la izquierda, ni el riojano por dentro y en sustitución de un Herrera al que la telaraña de los de Fabri maniató en exceso.

Cuatro derrotas lleva ya el Athletic en liga, distintas todas, pero con el denominador común de ser contra equipos que le plantean un cierre de filas. Ante ello, los rojiblancos acusan una preocupante falta de paciencia, eligen casi siempre mal las opciones y acaban siendo víctimas de su precipitación. Ejemplos claros han sido las derrotas frente a Betis y Granada o el empate contra el Rayo. Y no acaba de dar Bielsa con la tecla. Ni en el planteamiento de inicio ni alterándolo en el trascurso de los encuentros.

Ayer, a medida que iban pasando los minutos, el Athletic, al que poco se le puede reprochar en cuanto a entrega, se fue precipitando y yendo del partido. Herrera desactivándose y Muniain fue aumentando su desacierto hasta llegar en la segunda mitad a niveles de fallo propios de Susaeta. Lo de este último empieza ya, incluso, a aburrir. Urge buscar alternativas en esa posición puesto que el eibartarra, que si bien siempre se ofrece, naufraga cada jornada.

El Granada, que según el reloj avanzaba hacia el minuto noventa veía como aumentaban sus opciones, planteó un encuentro al que algunos de los resultadistas no podrán poner excesivos peros, puesto que recordó, y mucho, a algunos de los que el Athletic planteaba hasta hace bien poco a domicilio. El manual, basado en el repliegue y cierre de filas, aderezado con una desvergonzada pérdida de tiempo en la que Undiano Mallenco, quién sino él, consintió de manera paternalista y cariñosa. Fabri, ya en rueda de prensa y con los tres puntos en el zurrón, se disculpó por su actitud en el banquillo, cuando reprochó con gestos maleducados la decisión del Athletic de no devolver el balón tras cada actuación teatral de los granadinos.

Poco margen queda para especular. El jueves, en partido de Europa League, puede que sea el momento para dar entrada a algunos de los que reivindican minutos antes de enfrentarse al Mallorca el próximo domingo, en el encuentro del morbo, el que enfrentará el posibilismo que defiende Caparrós y el idealismo de Bielsa. Para aderezar comparativas, los mallorquinistas, de quien el Athletic se ha convertido en principal acreedor por la deuda del traspaso de Aduriz, llegan tras la primera victoria del utrerano.

Sólo cabe confiar, pero quienes aguardaban silentes en las cunetas vuelven a asomar la cabeza. El proyecto sigue teniendo futuro y buen aspecto, los tropiezos frente a los de abajo se han dado tradicionalmente en el Club y aún quedan detalles que seguir puliendo. Las únicas dudas estriban en el rendimiento de un Llorente preocupantemente tocado y en las alternativas en ciertas posiciones. La de delantero centro es obvia, pero las bandas, que tienen en este sistema una importancia capital, no acaban de tener continuidad. Y eso precisamente, la constancia, buscar el rendimiento lineal es lo que busca Bielsa. Un Athletic que dé de si lo mismo frente al Barcelona que al Granada. Así que toca aprender por la vía de urgencia a abrir las latas.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

9 comentarios

  1. derrota injusta... pero derrota al fin y al cabo.
    esperemos que haya sido un toque de atencion que nos haga recuperar el sentido comun despues de tantos elogios (merecidos por otra parte)
    Asi que... ahora toca ganar al Slovan y al Mallorca y callar unas cuantas bocas que rapidamente aprovecharon la mas minima oportunidad para volver a sacar las escopetas...

    ResponderEliminar
  2. Sí, seguro que si el equipo vuelve a jugar este partido otras nueve veces no lo pierde, pero el caso es que se nos atragantan este tipo de rivales y no parece que el equipo sepa cómo gestionarlos, cómo abrirlos. Ahí hay trabajo por parte de Bielsa.

    Y de lo último que dices... pues sí. Parece que este proyecto estará en entredicho por algunos sine die. Esta misma mañana escuchaba a un compañero poner en solfa el empate contra el Barça, puesto que le ha ganado el Getafe, así que, dice, no serán tan buenos.

    Aburridísimo. Y menos mal que hay partido el jueves, porque toda la semana con una previa frente a un equipo de Caparrós hubiese sido mortal.

    ResponderEliminar
  3. Egun on Gontzal

    Derrota al fin y al cabo. Lo de justa o injusta es mas bien subjetivo. Cada uno hace lo que puede conforme a sus posibilidades y está claro que el Granada no está para plantear sus partidos a tumba abierta precisamente, por lo que jugaron un partido "a la italiana" con 10 tíos detras del balón, mucha acumulación de jugadores por el centro y escasas salidas a la contra, pero eso si, todas ellas cargadas de dinamismo, perdidas de tiempo injustificadas, etc. Lo del corner, el ver cómo no cubría nadie el segundo palo, algo para estudio de Iker Jiménez en su "Cuarto milenio".
    Hay que aprender que el athletic no se puede ofuscar con partidos como este, y que es mas que probable que los rivales le planteen este tipo de esquemas ya no solo en San Mamés, sino incluso cuando les vayamos a visitar. ¿Alguien cree que el Racing o el Zaragoza van a venir a San Mamés a jugar de tu a tu, o el Mallorca en Son Moix con el amigo Jokin? La racha de resultados estaba tapando un defecto preocupante del athletic, que es la escasa pegada. Podemos hablar este año de un athletic fallón en lo que a las ocasiones se refiere. Necesitamos hacer muchas, y se han ganado varios partidos por marcadores mucho mas ajustados de lo que el dominio del partido reflejaba, y no solo en lo que a posesión se refiere, sino también en lo que es número de ocasiones claras creadas, profundidad, etc, como por ejemplo contra la Real, el Sevilla, etc.Hay que sacar esas dos enseñanzas. Sin que sirva de precedente me encantó el partido de Amorebieta. Contundente como siempre y sumándose al ataque en plan Goiko, definitivamente la internacionalidad le ha sentado de maravilla.
    Recapitulando, contundencia arriba y paciencia para no ofuscarse ante escenarios como el que nos encontramos ayer, que se van a repetir, porque los equipos no quieren ir por los campos de dios a hacer el sparring. Bielsa, que es bastante más sabio que loco ya avisaba que los elogios eran desmedidos y que de estas cosas hay que aprender.
    Espero que así haya sido.
    Agur bero bat
    PD: Tengo curiosidad cuantos de los nuestros se alinean con el Mallorca el próximo fin de semana. Cosas veredes...

    ResponderEliminar
  4. Aupa Aitor,

    sí, es cierto lo que dices sobre la efectividad, creo que lo comentamos la semana pasada, que fue el principal pero del partido de Sevilla, donde se sufrió de manera injustificada por no haber aprovechado las ocasiones de gol.

    Frente a equipos que jueguen como el Granada (legítimo ser ultradefensivo, lo de las pérdidas de tiempo debe solucionarlo el árbitro, ayer muy condescendiente) hay que mejorar mucho, porque se volverá, como dices, a dar. Hay que aprovechar las pocas ocasiones, cierto, y saber dar otro ritmo a los partidos. Ayer se echó de menos mayor dinamismo, sobre todo por bandas.

    Y otro debe, muy importante, es aprovechar el balón parado. Aunque parece que para eso haya que pagar un peaje al que Bielsa no está dispuesto: el de la titularidad de David López y/o Gabilondo.

    Veremos.

    ResponderEliminar
  5. Una auténtica pena, pero es un guión visto varias veces, equipo ultradefensivo. La clave está en ponerse por delante, si encima aciertan en la primera que tienen más se refuerzan en su trabajo y en su convencimiento.

    La segunda parte tenía claro que iba a pasar lo que pasó, jugadores contrarios por el suelo constantemente fingiendo lesiones. Me recordó mucho a lo que hizo el Recretativo de Huelva de Alcaraz hace unos años. Entonces se las prometieron muy felices con su triunfo en San Mamés pero acabaron bajando.

    No han tardado en salir de sus cavernas los antiBielsa, no tenía ninguna duda, estaban al acecho, necesitaban el alimento de una derrota. Ayer, pocos minutos después de la derrota, ya recibía un sms de uno de ellos.

    ResponderEliminar
  6. Yo creo, Manolete, que no es sólo cuestión de ponerse por delante, sino de saber dar la vuelta a los partidos y de gestionar las ventajas. El otro día en Sevilla se debió ganar por más, por ejemplo, y ayer se debió convertir en ocasiones la estratosférica diferencia en cuanto a posesión de balón.

    Me preocupa la ineficacia de Susaeta, siempre bullicioso pero cada vez más intrascendente. Me molesta que Munian pierda energía en batallas en las que nada tiene que ganar y no se centre en sólo jugar a fútbol. No entiendo que Iturraspe no aproveche la confianza que Bielsa le está dando. Ayer, tras el partidazo que hizo Iñigo Pérez en Sevilla, debió dar mucho más de sí, sin embargo desapareció cuando más se le necesitaba.

    Y hay que arreglar de una vez por todas la ineficacia a balón parado. Hasta que no salió David López no se centró un córner en condiciones. Y es un arma muy importante para desatascar partidos.

    Con todo, confío y mucho en este proyecto. Lo de los descarriladores, lo de los apocalípticos, me preocupa poco. Peor para ellos. Espero que no tengan que gastar mucho en SMSs. Será señal de que las cosas le van bien a Bielsa. Y señal de que no debutan negros en el Athletic, claro. Qué pena.

    ResponderEliminar
  7. Tranquilidad, Gontzal, que ni el sábado íbamos a ganar la liga de calle ni hoy somos candidatos a segunda. No sé a quién me recordó el partido del Granada y Fabri, con lo de las pérdidas de tiempo, el jugar con el marcador a favor y el reloj... ;-)
    Por cierto, ¿cuándo entrenó al Alavés este hombre?

    ResponderEliminar
  8. Me preocupa no tanto ese paso del éxtasis a la agonía, tan típico nuestro, sino la virulencia y los términos en los que se realizan las críticas, alejadas de cualquier análisis racional.

    Cualquier periódico de los que se edita en Bilbao, en su apartado de comentarios es una buena muestra de ello. Mas allá del valor que puedan tener las posturas de los hooligans de turno o de las chorradas que puedan decir los Manolos o José Ramón de la Morena (estos lo mismo un día dicen que nos vamos a segunda porque no hemos renovado a Caparrós y durante los primeros 4 partidos, como al día siguiente dicen que somos mejores que el Athletic de los primeros 80, por lo que demuestran el criterio futbolístico que tienen), me preocupa el aire irreconciliable de ciertas críticas de gente a la que tengo no por hooligan y con la que me he llevado un pequeño chasco en este sentido.

    La semana pasada (después del partidazo en Sevilla), entré al blog Athleticmania y me encontré con un comentario de Roberto Lumbreras, a quien en temporadas pasadas he leido con atención en este blog. El tono de las críticas, además de parecerme injusto, creo que se aleja de cualquier análisis ponderado sobre el tema. Es la segunda vez que le leo este año (la primera fue después de la victoria en Anoeta), pero después de leerle la semana pasada, sinceramente creo que aunque el Athletic ganara 3 copas de Europa seguidas, jamás rectificaría. Lo mismo me ha pasado con Carlos Ruiz en comentarios que le he leido en El Chorreo.

    Esto es lo que me hace ser pesimista, no el proyecto.

    ResponderEliminar
  9. Iñaki, está claro, ya lo comentaba el otro día, llevamos la ciclotimia en el ADN. Pasamos de casi ofrecerle a Bielsa un contrato de renovación en blanco a caernos del caballo por ver que él tampoco es infalible. El equipo no estuvo bien, él tampoco con los cambios y el Granada muy afortunado. Pero ¿cuántos partidos de estos hemos vivido en San Mamés toda la vida?

    Aitor lo de las críticas desaforadas es lamentable, pero las heridas siguen demasiado abiertas y no se cerrarán facilmente. Hay muchas formas de ser del Athletic, más o menos críticas, que te guste un tipo de fútbol más que otro... puedes denostar, incluso, el fútbol que propone Bielsa, criticar sus planteamientos o alineaciones... pero cuando los resultados o el juego te avala que haya gente que entonces se dedica a hablar más de la forma de vestir del entrenador que de la trayectoria del equipo demuestra qué clase de retrógrados mentales acampan en ciertos medios, bien sean periodistas -los menos- o tertulianos de barra de bar convertidos en estrellitas mediáticas de ámbito provincial.

    Con respecto a Roberto Lumbreras, al que conozco y con quien comparto tertulia semanal -puedes escucharla en este mismo blog- me sorprende lo que dices, conozco su opinión sobre Bielsa y quizá tu percepción se deba al tono provocador que suele utilizar tanto en su blog como en los comentarios que realiza, siempre buscando el debate. Leeré lo que comentas con atención, porque no lo interpreté como tú dices.

    Lo de Carlos Ruiz... en fin. Heridas de alguien que siempre ha estado muy en segunda fila, que se vio de la noche a la mañana dentro del Club cortando el bacalao de la mano de Macua y que no ha digerido la derrota electoral.

    Ayer, por ejemplo, compartí una cerveza con otro de los que se significaron en favor de Macua y que sigue en Lezama. Flipé. Pero es lo que hay.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.