+ 5

Revaloración deportiva alejada de la cultura del pelotazo

A pesar del evidente sabor agridulce que deja siempre perder dos puntos en los minutos de descuento, y contra un mal llamado grande, pocos peros se le podrán poner a un Athletic que acumula diez jornadas sin perder y que ya no despierta dudas ni tan siquiera entre los más reacios al cambio, aquellos que auguraban las diez plagas de Egipto por el atrevimiento de una mayoría de socios que confiaron en que otra forma de hacer las cosas (en lo deportivo y en lo social) era posible.

Si algo caracteriza al actual equipo es que tiene un estilo. Y que se debe a su entrenador, Bielsa, que en tan solo tres meses ha sido capaz de motivar a un grupo de futbolistas y convencerles de que pueden lograr éxitos deportivos disfrutando de sus cualidades. Fruto de ello el Athletic de ayer encaró al Barça, dicen algunos que el mejor equipo de la historia, con orgullo, blandiendo la bandera del buen fútbol, y también con el traje de trabajo, pero ese iba, esta vez, por debajo de la camiseta.

El encuentro sirvió para demostrar muchas cosas. Para, por ejemplo, desterrar las dudas de si jugando con el nuevo estilo el Barça sería capaz de golear a los leones. Ni fue así ni los de Guardiola generaron el número de jugadas que los más críticos con el sistema defensivo auguraban. Pudo apreciarse, también, que el equipo no altera su forma de jugar, que ha interiorizado cómo se debe tratar al balón independientemente de quien sea el rival. Otro aspecto destacado es el uso racional del balón largo, como recurso y no como monólogo táctico.

El día apuntaba maneras, olía en Bizkaia desde la mañana a partido de los antiguos, de esos que todos guardamos en la memoria, de los que han contribuido a construir la leyenda y  hacer de la militancia rojiblanca algo especial. Partido con lluvia torrencial, con un campo rápido o pesado, según la zona del terreno y el minuto de juego. Y el Athletic no defraudó. Ni a los que les gusta el estilo más tradicional, pues los de Bielsa no cejaron en la lucha, ni a los partidarios del futbol combinativo, porque no regalaron el balón.

A punto estuvo el Barça de dejarse los tres puntos en Bilbao y el empate le supo a gloria. Significativo. Por el minuto en que lo cosecharon y porque en ningún momento tuvo esos partidos cuesta abajo que acostumbra. Venían los culés necesitados de victoria sabedores de la ventaja que su máximo rival atesoraba tras derribar a Osasuna y por ello tiene aún más mérito el punto cosechado.

Frente al equipo de gala de Guardiola, el Athletic disputó un partido brillante, donde todos los jugadores interpretaron el mejor de sus papeles y en el que los jugadores clave no defraudaron. Cabe destacar el partidazo de Llorente, luchador, ambicioso y solidario como pocos; la entrega de un Javi Martínez que despunta allá donde lo alineen; el desparpajo de un crack como Iker Muniain; y la brújula futbolística de un Herrera que será clave en el Athletic ilusionante que se vislumbra a corto plazo.

Recurrente (y desgraciadamente inútil) parece volver a mencionar al árbitro, pero Paradas Romero nada regaló al Athletic, más bien al contrario. Con miedo de agraviar al teórico grande, se mostró desigual en el criterio de apreciación de las faltas e injusto en el reparto de tarjetas. Y cobarde en las áreas.

No flaquearon las fuerzas, como podía intuirse, y no fue menos en lo físico el Athletic que el Barcelona, que dispuso de cuarenta y ocho horas más de descanso. Bielsa retrasó los cambios, algo inusual en él, por no verlos necesarios.

Habrá que ver el encuentro repetido para poder disfrutar de los detalles, puesto que verlo en San Mamés con los nervios a flor de piel no ayuda a valorarlo en su justa medida. Tuvo que ser un lujo para el aficionado más neutral, un espectáculo por el que merece la pena pagar. Y sirvió para reivindicar a un equipo, a un entrenador, un sistema de juego, una forma de concebir el futbol en definitiva. Para valorar el golazo de Herrera tras una buena internada por la izquierda de Susaeta; para observar el gol de Cesc de cabeza y valorar si un gran Amorebieta pudo hacer algo más o no; para disfrutar con el remate de Muniain tras asistencia de su socio Herrera, que pudo ser y no fue… en definitiva para poder ratificar las buenas sensaciones, pero de manera relajada.

Hace unos meses nadie hubiese creído posible que un Athletic con Iturraspe, de Marcos, Aurtenetxe o Susaeta en su once titular fuese capaz de convencer  y casi vencer al Barça jugando de esta manera.

Diez partidos sin conocer la derrota indican que algo se está haciendo mejor que bien, a pesar de que los puntos del casillero no hagan justicia, quizás, a las sensaciones transmitidas en lo deportivo. Pero es el coste del cambio, un coste que parece una inversión. Una inversión que está llevando a la revalorización futbolística de un Athletic ilusionante. Una revaloración alejada, además, de la cultura del pelotazo.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

5 comentarios

  1. Aupa Gontzal

    Después del partido contra el Betis creo que fui el único que dije que había visto cosas positivas por aquí, y que era mas cuestión de ajustes que otra cosa.

    Cualquier parecido entre lo que hace ahora este equipo y lo de los últimos años (y no me refierosolo lo que hacía con Caparrós, sino sobre todo esa querencia por la auto-compasión que ha llevado al Athletic a caer en todos los rankings continuadamente durante los últimos 25 años), se parece como un huevo a una castaña. Creo que no solo es una cuestión de calidad, sino de actitud de cada uno de los jugadores. Un amiguete hincha de Peñarol me decía que lo que hacía grande a Peñarol no era la calidad de sus jugadores sino su actitud y su carácter que les hacía intentar ganar a cualquiera, disponiendo de mas o menos recursos técnicos.

    El Athletic se ha hecho mayor porque hay un tipo que mantiene un nivel de exigencia alto, que no se conforma con ir a hacer cualquier cosa cuando juega fuera de casa (el gran talón de Aquiles del Athletic durante las últimas dos decadas)y es por eso que para ese señor es inadmisible que su equipo salga "a ver que pasa" y exige que intenten controlar el partido desde el principio. Y eso es lo que no se ha hecho en el Athletic hace lustros.

    Dicen que Urrutia echó en falta en su época de jugador un argentino como entrenador por el grado de competitividad que se les supone, la mala leche que se gastan y lo que ello hubiera elevado el listón de aquella generación de los 80 de los Alkorta, Garitano, Urrutia y Mendiguren. Ahora ya lo tiene. Si conseguimos mantener este bloque y que se vaya sumando algún jugador del Bilbao Athletic, creo que el legado de Bielsa puede ser grande en el Athletic.

    La cosa pinta bien.

    Agur bero bat

    ResponderEliminar
  2. Aupa Gontzal y compañía. Ayer disfruté mucho con el partido. En su conjunto. Pero hay una cosa que para mí destaca sobre todas las demás y que hacía mucho tiempo que no era capaz de decir de forma rotunda. Me siento muy orgulloso de mi equipo. Gane, pierda o empate. Porque sabe a que juega y lo intenta hacer. Me hace sentirme agusto, valorar justamente cada punto que se consigue. Y estamos en noviembre.

    Aupa Athletic, kaguen zotz

    ResponderEliminar
  3. Aupa Aitor. Pues sí, lo recuerdo. A mi aquel partido me dejó demasiadas dudas, no así el resto. Estoy de acuerdo en lo que dices. El nivel de exigencia es imprescindible. También hacer creer a la plantilla en lo que hace. Esto va cogiendo muy buen tono. Y sólo han pasado 3 meses. Hay margen de mejora y jugadores que irán a más (Iker, Herrera, Iturraspe...).

    Txus, te veo exultante, y lo comparto. Ver al Athletic jugando a fútbol, yendo a por los partidos, no perdiendo tiempo, con ambición... ayer no sumamos los tres puntos, y sin embargo sumamos muchos enteros en otras clasificaciones también importantísimas.

    Nos vamos a divertir. ¡Aupa Athletic!

    ResponderEliminar
  4. Bueno el titular y la comparación, Gontzal. Mejor que un fútbol especulativo, buscando ganancias a corto plazo, un cambio más profundo y otro planteamiento.

    En general, en la línea que apuntáis, disfrutando no solo en San Mamés sino viendo al equipo fuera de casa.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.