+ 1

La Copa, encarrilada por la izquierda

Efectivamente, Bielsa se tomó la Copa en serio al punto de volver a repetir once y dibujo táctico pese a lo anunciado, por lo que Iñigo Pérez, a última hora, cedió el testigo a Aurtenetxe para que el zornotzarra volviera a incrustarse en el eje de la zaga junto a Martínez y Amorebieta, la guardia pretoriana del rosarino, con lo que tras cuatro meses ya se empieza a conocer por dónde van, definitivamente, las preferencias del entrenador, en la disposición y en lo nominal.

Así pues, ante dos delanteros rivales, sean de categoría champions o del fútbol de bronce, el esquema se empieza a trazar con tres centrales y dos carrileros, ante lo que el Athletic no deja de tener profundidad ni de generar peligro. El ejemplo pudo verse en el verde del Tartiere -que los fines de semana es un campo de fútbol y entre semana parece que se destina para la cría de topos- donde de Marcos, el mejor de largo, plasmó con claridad lo que su entrenador pretende: movilidad máxima de los laterales, arrancando en posición adelantada, desde casi el centro del campo, para que den profundidad al equipo. Tanta hondura  le dio el de Biasteri (o sea, Laguardia) al carril zurdo, que acabó por perforar, para el minuto diez de partido, la red ovetense en una brillante finalización tras una no menos mala apertura a banda de Muniain.

Y fue una pena que esa jugada no alumbrase al grupo, porque oportunidades similares para aumentar la ventaja hubo, por lo menos hasta la media docena, pero ni Susaeta –lo suyo es digno de tesis doctoral en escuela de entrenadores-, ni Muniain, Toquero, Herrera o el mismo Oscar, que tiró al palo, fueron capaces de trasformar ocasiones más que meridianas. Y parece que es el principal problema de este grupo, aquejado de una importante hipermetropía, incapaz de transformar ocasiones y de dar con calidad y claridad los pases en corto.

Por lo demás, poco se le puede achacar al Athletic de Bielsa. No era un encuentro de esos en los que se puede esperar mucho, en los que suele haber más que perder que ganar y, sin embargo, salió fortalecido. Ni rehuyó el combate, ni se relajó, ni sufrió en demasía frente a un rival que no hizo un mal encuentro. Pero los rojiblancos fueron mejores y eso es lo que se les debía pedir. Que no hubo brillo en el juego es cierto, tanto como que nunca suele existir contra equipos de segunda B en eliminatorias del KO, donde las fuerzas siempre suelen estar más igualadas de lo que parece. Que se lo pregunten a Heynckes, a Valverde o al mismo Caparrós, puesto que ejemplos de eliminaciones ante rivales menores se coleccionan ya unas cuantas.

Los peros, o mejor dicho, los temores, ya se verá si fundados o no, estriban en si no se está sobrecargando de partidos a un reducido grupo de jugadores ante el calendario que se avecina. Parece que Muniain, por ejemplo, lleva unos encuentros en los que está rindiendo a un nivel inferior, que Herrera no tiene la claridad de ideas que de él se espera, o que Iturraspe sufre una intermitencia impropia del papel que se le ha dado en el once.

La resolución de dudas, para bien o para mal, llegará en breves fechas, ahora que al calendario parece que lo han pillado los del anuncio de compresas, mitad de espesor, igual absorción. El Racing, un equipo en estado de derribo, debe ser una víctima clara el próximo domingo. Las victorias en casa son el principal debe de este proyecto junto a la escasa materialización de ocasiones y al mejor aprovechamiento de la posesión del balón. Y aunque París bien valga una misa, conquistar los próximos seis puntos en Liga debe ser el broche a un más que esperanzador trimestre.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

1 comentario

  1. Ay Susa, que no se va en velocidad ni de los muñecos de entrenamiento que usa Marcelo. El centro del campo, en general, fallón a mi juicio (relajo? estado del campo? falta de frescura?) con la excepción de De Marcos.

    En breve, post con lo que recogió mi libreta forofogoitia de viaje al Carlos Tartiere

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.