+ 0

La cara B sonó igual. Para bien y para mal.

No solía ser fácil que la cara B de los discos tuviese el nivel de la A, siempre se dejaban las peores canciones, las de relleno, acaso alguna buena como reclamo, por aquello  de que el comprador, al menos, se molestase en dar la vuelta al disco.

Así pues, Bielsa salteó la Cara B de su disco con canciones conocidas. Iraola, el para él imprescindible Iturraspe y Aurtenetxe, rellenando el resto con propuestas alternativas, novedosas. Incluso inéditas. Decidió apostar por Iñigo Pérez -el mejor a pesar del inmerecido error del gol en propia meta- para acompañar a Iturraspe, dio movilidad a David López para que hiciese de Herrera, y dispuso por bandas a Gabilondo e Ibai Gómez, aunque alternando este último con un Toquero que sólo resulta trascendente cuando bascula a posición de extremo.

La propuesta resultó atractiva desde el punto de vista del espectador, de manejo de balón, del concepto de juego, de movilidad, velocidad, generación de ocasiones… pudo verse, también, que Raúl es un portero que merece minutos, rápido de reflejos, ágil, y con buen manejo de la pelota, algo crucial con el actual concepto de juego. Los meritorios salieron a reivindicarse, y no se lo pusieron fácil a Bielsa. Algunos piden minutos y ayer demostraron que son dignos acreedores de alguna oportunidad. Al menos los Pérez, Gómez y López.

Para recuperar presencia en el once, para reivindicar minutos, David López aprovechó la jornada para demostrar que es el mejor centrador del equipo sacando un córner como nadie que posibilitó el cero a uno, y marcando un golazo desde fuera del área, que posibilitó en empate a dos. Ibai Gómez, también, puso en aprietos a Bielsa, demostrando a Susaeta que para la banda derecha hay alternativas que además de ofrecer dinamismo pueden aportar precisión.

Y hasta ahí lo bueno, que lo hubo. Como también sirvió el encuentro para aumentar la confusión y generar más dudas. Porque si bien es cierto que el equipo juega bien, que entretiene, los peros se mantienen, demasiado consolidados, sin observarse tan siquiera una leve mejoría. El balón parado se ha convertido en un filón para los equipos rivales, sean del nivel del PSG, que marcó dos por esta vía, sean rivales mediocres como Granada o Racing. Y es que el Athletic ha encajado en tres días, en dos partidos oficiales, tres goles de falta y córner.

Por otra parte, la endeblez defensiva, motivada casi siempre por encontrarse la retaguardia zurigorri en inferioridad numérica, fruto de contras que arrancan en pérdidas de balón en campo rival, que en muchos casos -los más- arrancan por una mala gestión (errores en los pases en la medular o por malas finalizaciones en jugadas de ataque), no parece que se corrija.

Hay una constante esta temporada, algo común a todos los encuentros. Y es el de la sensación de que en todos ellos se ha merecido el equipo algo más, que cuando ha ganado el resultado ha sido corto, que cuando ha perdido no lo ha merecido y que en la mayoría de empates mereció ganar. Pero no se puede apelar a la mala suerte, o sólo a eso. Falla la defensa y la candidez ofensiva debe tener límites. De no remediarlo, el Athletic se condenará a una posición clasificatoria que nada tendrá que ver con su fútbol.

Llegan ya los dos últimos encuentros antes del parón, en los que no hay ya margen para el tropiezo. Contra el Zaragoza, con Llorente recuperado, sólo valdrá ganar o ganar, y contra el Oviedo, con un campo que se presupone medio vacío por el día de Santo Tomás y la huelga de Metro Bilbao, habrá que certificar el pase clasificatorio.

Las dos semanas de parón navideño seguro que servirán a Bielsa para repasar lo ocurrido, estudiar y analizar vídeos, y tomar alguna medida. Diseñar una alternativa para cuando no esté Llorente, buscar solución a la sangría defensiva e idear cómo hacer que sus hombres desarrollen el instinto matador que permite en el fútbol profesional escalar posiciones en la tabla.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

Publicar un comentario

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.