+ 2

Los errores en las áreas lastran la clasificación

A pesar de los calificativos que poblaban las redes sociales a la finalización del partido, escritos desde la comprensible visceralidad que provoca ver al equipo ceder un nuevo empate en el descuento, el partido del Athletic de ayer poco tuvo que ver con el del Granada. Ante un Racing inane, flojo en todas sus líneas y sin delanteros específicos, el Athletic hizo merecimientos más que suficientes para atesorar los tres puntos.

Que la ventaja no llegase hasta el minuto ochenta y que ésta sólo se conservase durante una docena escasa de minutos es el quid de la cuestión. Si hace diez días, tras el encuentro contra el Slovan, dejábamos escrito aquí que aún se deben producir ajustes que conduzcan a una mayor efectividad en ambas áreas y de solidez en el centro del campo la frase, después de otros cuatro partidos oficiales más, sigue teniendo valor.

Un equipo que necesita en torno a la decena de ocasiones meridianas para transformar un tanto, que requiere de un constante ataque, de decenas de llegadas para ello, de asumir riesgos excesivos para obtener tan exigua renta, tiene un serio problema. Un asunto, además, que no se resuelve por el hecho de citar la importantísima baja de Llorente, incuestionable en este y cualquier equipo, pero con cuya presencia también se ha producido la sequía transformadora.

Aun así, la presencia clasificatoria en zona de nadie no se debe, únicamente, a los problemas goleadores. Porque lo de la endeblez defensiva es para hacérselo mirar. El grupo defiende mal, fatal. Y aunque no es novedad, puesto que lleva tres años lastrado por ese otro hándicap, el balón parado se ha convertido en una pesadilla. Que Racing y Granada hayan llevado a sus casas botines inmerecidos con una tasa de efectividad que ronda el ciento por ciento termina de explicar el porqué de que el Athletic de Bielsa no arranque en la tabla.

Atrás quedan ya las euforias de hace cuatro semanas, cuando se hablaba en Bizkaia de Champions, término siempre gafe por esta tierra, y de renovación del entrenador. Ni entonces había razones para tanta euforia ni ahora existen para rasgarse las vestiduras. El proyecto debe seguir afianzándose, debe consolidar el juego de ataque y apostar por una retaguardia contundente.

En el debate de la calle predominan los nombres. Sobre Susaeta, poco a poco, se llega a la unanimidad por una tasa de desacierto que hace necesario tomar decisiones. La apuesta por Iturraspe se desinfla, más allá de la apuesta ciega del rosarino pocos defensores quedan para un centro del campo en el que la presencia de Javi Martínez parece incuestionable. Lo del de Aiegi en defensa no se sostiene ante el déficit de fuerza del medio centro. La probatura de ayer, con el de Abadiño más retrasado, casi incrustado a ratos entre los centrales para sacar el balón jugado, tampoco resultó. Cierto que dio algo más de protagonismo a Herrera, pero el centro del campo acabó desdibujado según pasaban los minutos. Todo San Mamés veía necesario el cambio e intuyó que Bielsa así lo había decidido cuando Ekiza se situó en la banda para entrar. Ekiza de central, Javi al centro del campo e Iturraspe a la caseta. La extrañeza cundió cuando el reemplazado fue Amorebieta.

Debates que se repiten sobre el siempre recordado Aduriz, particular Santa Bárbara rojiblanca que tenemos presente cada vez que truena tras los atascos ofensivos. Decía Juan Carlos Latxaga la pasada semana que él cada vez lo tiene menos claro. Es cierto, puede que no sea el nombre, que no sea la solución. 

Por coste, por edad. Pero ahora que lo de los planes ‘B’ centra toda conversación, alguien se necesita para reemplazar al de Rincón de Soto puesto que Toquero, al que nada se puede reprochar, sigue evidenciando que lo suyo es más caer hacia los costados para poner balones. Que se lo digan a Aurtenetxe.

Y en el otro debate de moda, en el de la falta de rotación, poco novedoso que aportar. Cierto es que extraña que un reducido grupo de futbolistas pueda acumular todos los minutos de tres competiciones. Pero quienes entran en su lugar tampoco parecen dispuestos a opositar con ganas por un sitio en el once. Salvo Iñigo Pérez, que ha conseguido ganarse en entrenamientos y algunos minutos de competición una oportunidad, las actuaciones de Gabilondo, David López o Ekiza, entre otros, no contribuyen a afianzar la sensación de que existan dieciocho jugadores con opciones de ser titulares.

Y por último, el que siempre deja algún resquicio para la duda se sitúa bajo palos. Incapaz de redondear dos actuaciones completas en Liga. Está costando puntos, lo peor que se puede decir de un portero.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

2 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo, no terminamos de despegar, sobre todo por errores propios y es una verdadera lástima.

    A mi lo que más me preocupa es lo que echamos de menos Llorente. Creí que nunca lo iba a decir, pero así es.

    ResponderEliminar
  2. Aupa Jorge. Con Llorente creo que San Mamés no ha sido justo nunca, y me incluyo, y ahora vamos tomando consciencia de la importancia que tiene para el equipo cuando falta y, por otro lado, lo necesario de su renovación, que no sé si llegará o no, porque con el esfuerzo económico del Club cuento, pero seguir depende de él, firmará el mejor contrato de su carrera y no sé las ganas que tiene de seguir. Miedo me da.

    Hablando de jugadores clave, me decepciona últimamente el fútbol de Muniain, al que sigo sin ver fino y, además, perdido en banda.

    Por cierto, me preocupa mucho la falta de relevo de delantero centro en el Athletic. No sé si hay que tirar del filial, recuperar a Aduriz, a Urko Vera o encomendarse a la virgen. Pero hacen falta alternativas que no pueden pasar por Toquero.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.