+ 0

El embudo de García contra el silencio de Urrutia

Despejada ya la duda de quién ocupará el banquillo en caso de ganar García Macua, la candidatura del abogado ha decidido pasar al ataque tras una primera semana de campaña tediosa y una precampaña caracterizada por los reproches de los salientes a Urrutia.

No sale bien parado García Macua de un análisis detallado. Su apuesta por Caparrós ha sembrado dudas y la relación entre el posible presidente y el entrenador no pueden atravesar su mejor momento puesto que ambos han jugado con cartas marcadas. Las de Caparrós con el escudo del Atlético de Madrid y la de Macua, nuevamente con Arrinda de por medio, con el nombre del tal Claude Puel. Así, cuando el utrerano estaba más fuera que dentro, y tras verse alejado del Manzanares, metió presión vía prensa. Las encuestas electorales hicieron el resto, es decir, acongojar a Macua ante el desgaste que pudiera suponerle apuñalar a su otrora amigo Joaquín Jesús. La decisión ha dejado cicatrices, principalmente en Juan Manuel Delgado y Fermín Palomar, abiertamente reacios a que Caparrós continuase, o en los nuevos adalides deportivos de Macua, como Carlos Ruiz, que daban por concluido el ciclo y propugnaban el cambio.

El peaje pagado por el técnico tampoco es pequeño. Firma por un año, escandalosamente bien pagado, pero con la condición de que el objetivo sea la clasificación para la Champions. Una quimera, electoralismo barato. Aliviado por tener acomodo en un banquillo, Joaquín Jesús volvió ayer por Bilbao, chándal y chicle en mano, para tirar de ese populismo tan suyo. Y es que al bueno del andaluz lo mismo le da afirmar que le hierve la sangre rojiblanca cuando aún no sabe dónde está Lezama, que asegurar que cambiará de forma de jugar por contar, ahora, con Ander Herrera. Ver para creer. Aunque si este era el peaje que había que pagar por desterrar el horror futbolístico de San Mamés, son perdonables hasta las sospechosas intervenciones de Arrinda en la llegada del hijo de Herrerita. Nótese, por favor, la ironía.

Y lanzado anda, también, Don Fernando, ese señor de prominentes patillas que se empeñan en disfrazar de buen gestor. Aprovechando la época estival y la cercanía del 1 de julio, propugna la llegada de las rebajas al Athletic. Si sale elegido, ahora sí, se congelarán las cuotas, no se pagará por las previas de la UEFA, San Mames Barria pasará a ser Barria eta Merkea, existirá economía para poder acometer fichajes y el listón deportivo subirá hasta fijarlo en tener que escuchar el We are the Champions el próximo año en la Catedral.

Por si fuera poco, fiel a su inexistente estilo, se dedica a cargar y descalificar a la plancha contraria. Según él, han recogido menos firmas de las que se propusieron, llevan un entrenador con ficha fuera de mercado, desconocen la gestión deportiva de alto nivel y encarnan ese Athletic de gestión desastrosa, que arraiga en las gestiones de los Arrate, Lamikiz o Urquijo, lo que él llama las caras de siempre.

Miente, como siempre, el Sr. García. ¿Qué pasado directivo tienen las personas que rodean a Urrutia?. Ninguno. ¿Y la junta que él encabeza? Para un observador imparcial resulta inevitable no relacionar con juntas pasadas a Fermín Palomar (desde la era Arrate), Juan Manuel Delgado (desde la era Lamikiz) o a Juan Pedro Guzmán (que fue directivo con Aurtenetxe y Uria, y aspirante a presidencia, además de hermano del vicepresidente de la era Arrate, Domingo Guzmán, que ahora apoya a Macua).

La ley del embudo de García se aplica, además, sin el más mínimo rubor. Si a Julen Guerrero, con justicia, se le desacreditó por apoyar a un candidato siendo empleado del Club, poco le ha importado a Macua utilizar a Delgado e Irureta (hasta hoy con contrato en vigor) en apoyo de su candidatura.

Lo cierto es que la polarización en el Athletic existe y estas elecciones lo seguirán dejando fragmentado. Si ganase Urrutia, el conglomerado que apoya a Macua, con importantes intereses económicos y mediáticos detrás, marcarán al lekeitiarra desde el primer minuto, como ya hicieran con Lamikiz.

Pero la victoria del antiguo capitán requiere de una campaña de mayor peso, más valiente. Puede entenderse no querer entrar en el circo de los debates, esa modalidad de exposición de ideas que sólo generan crispación. Pero el mensaje de Josu debe apoyarse en ideas concretas, en algo más que hablar de estilo Athletic o de algo tan subjetivo e intangible como el sentimiento. Y debe cuidarse muy mucho de no caer en trampas. Si opta por la generalización resultan incomprensibles los halagos a Arrate o sembrar dudas sobre el pago del contrato de Ochoa.

Inspira confianza Urrutia, principalmente por tener mucho más que perder que ganar con el paso dado. Pero hay mucho socio indeciso al que no se moviliza para votar sólo por pretender sentar a Bielsa en el banquillo o por rodearse de antiguos futbolistas.

+ 3

Y tu nombre, flotando en el adios ...

Conmoción, incredulidad, estupor.

Pongámosle el adjetivo que queramos. Todos molan para definir el impacto que ha producido en la sociedad argentina el descenso de River Plate. Y digo en la sociedad en su conjunto, porque el hecho, inédito, ha excedido largamente el ámbito del fútbol, ha dejado de ser una noticia circunscripta a la cobertura deportiva. Esta debacle, recogida y propagada por los jornales de todo el mundo, a pesar de anunciada, aún nos llena de un asombro no exento de incredulidad … y ha estallado con la fuerza de una bomba de varios megatones.

Haciendo un racconto de los hechos que terminaron con la pérdida de la categoría de River Plate, uno de los tres equipos argentinos junto a Boca Juniors e Independiente que jamás habían jugado en otra divisional que no fuese la primera, tendremos que retroceder inexorablemente hasta la presidencia de José María Aguilar, abogado personal de Julio Grondona y hoy por hoy, ocupando un cargo en la F.I.F.A. merced a los buenos oficios del mandamás del fútbol argentino.

José María Aguilar es –o al menos lo era hace 10 años- un hombre de salidas ingeniosas y muy ocurrentes frente a la prensa, que denotaban una gran sagacidad, un manejo perfecto de la ironía, pero al que siempre le encontré –y esto va de mío- una carga importante de cinismo y de soberbia. Su gestión -de las peores que recuerde ese gran club que es River Plate, sino la peor de todas- coincidió con la época más pródiga en títulos internacionales del otro coloso del balompié argentino: Boca Juniors. Cuando se le preguntaba sobre cada nueva Copa Libertadores que ganaban los “xeneizes”, en vez de responder como responden los hombres de honor -es decir- con un simple: “los felicito … ¿qué más quieren que les diga?”… optaba por minimizar esos logros y decir cosas que ni él mismo podía fumarse, como por ejemplo: “cada uno busca la gloria como mejor le conviene y para River Plate es más importante ser campeón argentino, que ser campeón de América o del mundo”… es como pretender que al Celtic le ha dado más gloria y prestigio sus ligas escocesas que se reparten con el Rangers, que el título de Lisboa en 1967 ganando la entonces Copa de Campeones de Europa al Inter de Milán en lo que es –hasta hoy- la primera y única vez que un equipo escocés ha ganado la “orejona”. En este detalle mínimo si prefieren… en esta falta de grandeza y de humildad, me di cuenta de que al abogado de las frases hilarantes y el sarcasmo a flor de labios le quedaba grande dirigir los destinos de un club enorme como River Plate. Enorme en historia, en glorias, en predicamento. En tanto hincha de Boca hasta el tuétano, se lo decía a mis amigos riverplatenses y pensaban que era una cuestión “de colores” mi crítica. Nada más lejos de mi juicio. Me jacto de amar a Boca Juniors, pero no de odiar a River y créanme que no me alegra este momento que les toca vivir y del que pronto saldrán.

Su gente y su historia no se lo merecen.

En medio de escándalos, denuncias en lo económico y pésimas campañas en lo deportivo, entre las que podemos contar un inédito último puesto en 2008 conducidos por el “Cholo” Simeone y algunas miserias propias de una gestión nefasta –como la de pintar las tribunas del Estadio Monumental, a cambio del porcentaje de algunas promesas del club- luego de 8 años y dos mandatos, deja el club en un estado deplorable. Su nombre hoy es sinónimo de mala palabra en los alrededores de Núñez y Belgrano. Luego comienza la era Passarella, ícono como jugador y primer argentino en levantar la Copa FIFA en un mundial, que a pesar de ser un evento que muchos en este país preferimos olvidar, porque formó parte de la propaganda de distracción del régimen más sangriento y más abyecto que tuvimos … y tratando de poner un manto de piedad sobre nuestra noche más oscura, fue la coronación de lo que el futbol argentino buscaba desde el génesis y que nuestra riquísima historia futbolera reclamaba.

Passarella gana una reñidísima elección que se definió por solo 6 votos a su favor. En su campaña prometió una auditoría contable seria, e ir “hasta el hueso “ y que vaya preso el que tenga que ir preso. “Conmigo se acabó la joda” … Nada de eso ocurrió.

Tampoco pudo contratar jugadores que estuviesen a la altura del momento. No logró seducir a inversionistas. Creyó que –como cuando jugaba- su sola presencia bastaría para manejar la situación e hizo una pésima lectura del problema que -a estas alturas- ya era un piano cayendo desde un piso 22.

Pecó de autoritario y de soberbio también él. Con su estilo dictatorial, no oyó ni a propios ni a extraños y para este último campeonato, en el que River Plate jugaba el legítimo prestigio conseguido en 110 años de rica historia, solo reforzó al plantel con un joven que venía de San Lorenzo, donde ni suplente era: Fabián Bordagaray. Esa fue la única incorporación de River Plate para el semestre más crucial de su existencia.

Hoy asistimos a la pérdida de la categoría de un gigante. Debería estar alegre en mi condición de “bostero” y sin embargo no lo estoy. Me ha dado mucha pena ver ayer el caos que han generado esos imbéciles que se dicen hinchas de River y que han destrozado las instalaciones del club. Las imágenes que hoy por la mañana entregaban las cámaras de TV, mostraban un barrio arrasado, vidrios rotos, comercios saqueados, un club –uno de los más grandes de América- destrozado.

River es una ciudad donde trabajan miles de personas que son a su vez el sostén de sus hogares y partía el alma verlos llegar hoy a su lugar habitual de trabajo y encontrarlo todo destruido … ¿saben? A mis 52 años me da muchísima tristeza ver a un hombre llorar y también me da muchísima rabia.

“River Plate tu grato nombre, derrotado o vencedor” como dice su himno, volverá pronto al lugar donde debe estar. Yo no quiero jugar los campeonatos sin enfrentarlos.

Boca y River se necesitan mutuamente, se completan, son el factótum del fútbol nacional, dicho esto con muchísimo respeto por otras grandes... grandísimas instituciones (salud Velez Sarsfield! dignísimo campeón y club ejemplo a seguir por todos) pero deberá aprender de estos últimos años de errores, deberá desinfectarse de una barra brava enquistada en el club como pocas y violenta como casi ninguna… y deberán dejar la soberbia ancestral de lado y toda esa cantinela del “paladar negro” (paladar negro tienen los perros).
“La humildad es condición de los grandes” dicen … y dudo realmente de la grandeza de aquellos que se la pasan diciendo continuamente “somos los más grandes … lejos”. No hace falta repetírtelo si realmente lo sos … a menos que te quieras autoconvencer.

River, los días de gloria volverán pronto. Sin vos en Primera el fútbol no es lo mismo.

Te estamos esperando. (para ganarte, como es habitual)

+ 4

A sus pies Don Marcelo


Personalmente no suelo estar de acuerdo con las críticas que se hacen desde aquí al tandem Macua-Caparros, ya que las considero excesivas, sobre todo en el caso del mister. Caparrós es cierto que comete horrores tácticos, y tiene un esquema de juego demasiado rígido que puede terminar por aburrir, no obstante ha conseguido que el equipo defienda como nadie (Las cifras de goles encajados están muy desvirtuadas por el tragabolas que tenemos de portero), ha sabido imprimir como nadie caracter a nuestros jugadores (Incluso al mismísimo Gabilondo cosa milagrosa) y ha rejuvenecido el primer equipo también subiendo jóvenes como nadie.

Puede parecer un disparate, pero los próximos años tal vez tengamos el mejor equipo de toda nuestra historia. Es cierto que en el pasado tuvimos equipos de gestas gloriosas, pero entonces competían contra equipos sin extranjeros y el nivel de la liga española a nivel internacional era de segunda división, hoy los equipos están plagados de extranjeros, el 70% de los mejores jugadores del mundo juegan en la liga española, y contra el Barça por ejemplo hemos competido en la Copa a cara de perro, en diciembre, cuando mejor estaban ellos fisicamente. No he vivido cien años pero no se si el Athletic ha llegado a tener jamás una plantilla así, por lo pronto tenemos dos campeones del mundo, y el equipo sigue creciendo.

Dicho esto, quisiera felicitar y agradecer a Josu Urrutia la gestión del fichaje de Marcelo Bielsa. Este tío para mi son palabras mayores, en mi opinión los entrenadores en el mundo entero mejores que él se pueden contar con los dedos de una mano. Que un tío así deje de aceptar una de las miles de ofertas que le habrán llegado, para arriesgarse a un proceso electoral por el Athletic es la hostia.
Aunque Urrutia no gane habrá añadido otra dosis de presigio a nuestro club. En mi opinión las cosas se deben hacer así, sin enfangar, sin acusaciones chungas y extrafutboleras, limitándose uno a la gestión deportiva.

De Marcelo Bielsa me acuerdo cuando hace más de quince años cogio a Velez, con una plantilla decentita, y lo hizo campeón del mundo por encima incluso del invencible Milan de Capello. Los Chilavert, Posse, Camps, Pellegrino, Hussaines etc. dieron un nivel excelente con él, después se diluyeron.

En el mundial del 2002 fracasó con Argentina, pero fue básicamente porque arriesgo con la preparación física, llegando en baja forma a la fase de grupos con idea de crecer posteriormente, como hizo España en el pasado mundial. En el caso de Bielsa fue letal encuadrarse en la primera fase con tres equipos de la talla de Nigeria, Suecia e Inglaterra.

Como anécdotas comentar que el año pasado se realizo una votación popular entre los ciudadanos de Rosario para elegir al Rosariño favorito. Esa votación la ganó Marcelo Bielsa y el quinto quedó un tal Lionel Messi. Y el estadio de Newell's Old Boys lleva su nombre, "Estadio Marcelo Bielsa"
En definitiva, que es un puto mito.

El año pasado a la gente creo que se le fue la olla con Caparrós, y además bastante. Un sexto puesto, clasificados entre el Sevilla y el Atletico hubiera sido un éxito aunque jugaramos con extranjeros, luego jugando solo con vascos y rejuveneciendo la plantilla es casi milagroso.

Soy el fan número uno de Caparrós y me encanta, pero tampoco me importa para nada que venga Don Marcelo, y por si acaso ya me estoy empezando a imaginar el equipo con él: Un 4-3-3, con fuerte presión arriba sobre el rival.
En el medio Gurpegi de ancla y Ander y Javi de interiores, con permiso para llegar al área contraria. Adelante imprescindible Toquero para la presión, junto con Llorente y Muniain.
Eso si, futbol de raza, que no me vengan a tocar las narices los del tikitaka.

En fin, que así es como se hacen las cosas y como se proponen las alternativas. Este año las elecciones van a tener nivel.

Enorme Marcelo Bielsa y grande Josu Urrutia.

Saludos del Tigre.

+ 7

Había una vez un circo

La inesperada y contundente victoria de Urrutia en la recogida de firmas ha puesto nervioso a García Macua. Así lo demostró ayer en una entrevista en Onda Cero Bilbao en la que, fiel a su estilo, volvió a embarrar el terreno de juego aludiendo a la ayuda externa en la recogida de avales que habría tenido la candidatura de Urrutia –presuntamente del PNV- dejando varias frases desafortunados, entre las que destaca Yo no votaría, con todo el respeto que me merecen, a los payasos de la tele o al Capitán Tan, aunque fueran con el tándem Guardiola-Mourinho como técnicos.

Desconozco si se trata de un chiste, de un intento de ridiculizar a alguien o si los referidos, la familia Aragón y el tal capitán, resultan ser los referentes intelectuales de García Macua, pero parece una frase demasiado desacertada en alguien que se manifiesta contento con el número de apoyos recibidos y convencido de repetir en el sillón de la sede de la calle Mazarredo.

Su entorno, entretanto, continúa aplicando el manguerazo y pretende ligar a Urrutia sólo con el PNV, las elecciones con la política y la transversalidad, peligroso concepto, únicamente con la plancha que encabeza el abogado.

Mientras, a la espera de saber qué entrenador propone Macua, la prensa especula con que apostará definitivamente por Joaquín Jesús Caparrós mientras que uno se sus apoyos mediáticos, Eduardo Velasco, de Telebilbao, afirma contundentemente que no serán ni Puel ni el de Utrera.

Aguardando a la definición de programas, intenciones y, sobre todo, nombres, flota en el ambiente la sensación, subrayada por Fernando García y los medios que le apoyan, de la gran gestión realizada en cuatro años, en contraposición a la inexperiencia de Josu Urrutia. A este respecto me surgen muchas reflexiones, algunas de las cuales dejo aquí para su debate.
  1. Es evidente que Urrutia carece de experiencia como gestor de un Club de fútbol, de la misma forma que Macua carecía de ella hace cuatro años. Entonces, de su currículum vitae destacaban su experiencia como asesor jurídico y fiscal del conglomerado de empresas de Jabyer Fernández, ese que le financió la campaña electoral y con quien ahora enfrentan los tribunales. Visto cómo acabó el máximo exponente empresarial de la burbuja inmobiliaria en Bizkaia, no cabe deducir que fuese, precisamente la gestión, modelo de nada.
  2. Destaca Macua la importancia de los proyectos, con independencia de las personas que lo completen. Y en cierta forma es coherente con su forma de proceder, porque no hay más que ver cuántos de los que iniciaron con él la andadura hace cuatro años siguen a su lado. Así pues, mientras él presida el Athletic el resto de actores son secundarios.
  3. Otro aspecto que llama la atención es la presunta brillante gestión económica realizada. Teniendo en cuenta que a su llegada se encontró con un Club en mínimos históricos a todos los niveles, que aplicó en sus dos primeros ejercicios subidas brutales de cuotas (directas e indirectas); que encontró a Petronor necesitada de limpiar su imagen en Bizkaia por los problemas sociales que tenía por la ampliación de su planta en Muskiz; que Iberdrola, o más bien su presidente, necesitaba granjearse las simpatías de la sociedad vizcaina; que San Mamés Barria iba a ser una realidad por necesidad urbanística y voluntad política y cuya gestación se había producido bajo presidencia de Ana Urquijo; que las televisiones, tarde o temprano, tenían que hacer justicia a un equipo que arrastra audiencia; que se ha traspasado a un jugador como Aduriz etiquetándolo públicamente y generando malestar en la plantilla; que en Lezama han existido tantos proyectos como años de mandato; ¿de verdad ha sido tan brillante la gestión? ¿o se considera adecuada sólo en contraposición a lo que se encontró a su llegada?
  4. Por último, al menos en esta entrada, destacar el debate forzado por Urrutia al hablar de estilo Athletic. Entendí perfectamente a qué se refería el lekeitiarra y Macua ha salido, seguramente tocado, a responder. No parece Estilo Athletic ser un cordero con José Ramón de la Morena y un lobo con humildes periodistas locales; anunciar despidos públicamente (Núñez, Padilla); utilizar los medios de comunicación para predisponer a la afición en contra de ciertas personas para condicionar su salida (Julen, Yeste). Levantar ciertas alfombras (Núñez, Ochoa) en pos de la transparencia y acumular un montón de porquería bajo otras (Arrinda, Jabyer Fernández). Estilo Athletic se entiende por dirigirse a los socios y compromisarios con educación y respeto. Por sortear y vender entradas con transparencia. Por dar a todos los medios de comunicación (es decir, a su audiencia) un trato similar. Por no anteponer los intereses personales a los de la entidad, verbigracia las fechas del proceso electoral. Por tener proyectos deportivos claros. Por desterrar el sectarismo. Por no utilizar el club como un cortijo. Por no tratar a los empleados del Club como vasallos.
No vale presumir de haber alcanzado la paz social cuando se ha sido más pirómano que bombero. Seguramente, esa paz social ha sido fruto de la labor de todos, también de esa durmiente y conspiradora oposición a la que ahora se relaciona con Urrutia. De ese enorme grupo de payasos de la tele y de capitanes Tanes que conforman la masa social del Athletic.

+ 4

Receta para preparar un café veloz.

Una vez más, madre naturaleza en su inmensa sabiduría nos demuestra que es perfecta. Notar simplemente que nos ha dotado de dos brazos, dos piernas, dos ojos, dos oídos y … una sola boca.

Desde tiempos inmemoriales, las más diversas culturas nos han dejado su legado y sus consejos acerca de la mesura y el compromiso que se debe ejercitar, cuando se va a pronunciar una idea, un pensamiento o una afirmación.

Asimismo la charlatanería es una condición por demás criticada desde siempre.

Aquí algunas citas al respecto:

“Nada hay en el mundo tan común como la ignorancia y los charlatanes.”
(Cleóbulo)

“Los charlatanes son los hombres más discretos: hablan y hablan y no dicen nada.”
(Alfred d' Houdetot)

“Los médicos dejan morir, los charlatanes matan.”
(Jean de la Bruyére)

… o –como diría William Shakespeare- : ” Los charlatanes, con seguridad, son malos trabajadores. Se necesita más la mano que la lengua.

Y paro acá, so riesgo de convertirme yo también en un bocazas.

¿A qué viene esta mención sobre estos personajes que tienen incontinencia verbal?

Pues al último revuelo mediático causado por el -a estas alturas- incorregible Diego Maradona.

Yo había celebrado que se llamase los últimos meses a silencio, luego de su poco feliz conducción como entrenador de la Selección Argentina en el mundial de Sudáfrica. Recuerdo que el proceso que desembocó con la albiceleste en la tierra donde se encuentra el 90% de los diamantes del mundo había sido todo un parto, con un gol milagroso, del no menos milagroso Martín Palermo (tomemos como milagro, todo aquello que no se puede explicar desde la lógica)
Enfrentamientos con la prensa, con frases célebres como: “vos la tenés adentro” y “que la sigan mamando” incluidas.

Pero luego de una nueva decepción argenta, el ex mejor jugador del mundo se llamó a silencio, desapareció de los lugares que solía frecuentar y mostraba una madurez para aceptar las críticas, como nunca antes había ocurrido con “Pelusa”.

¿Sería que los años trajeron finalmente mesura y reflexión al siempre contestatario Maradona, capaz de decir que un abominable como Menem fue el mejor presidente que tuvo este país, mientras exhibía con orgullo un tatuaje del “Che” en su brazo?

¿Sería que al fin el jugador que tantas alegrías le dio a este pueblo, podía “soldar” en una sola persona, al ex futbolista genial con el hombre maduro, sereno, reflexivo y –por añadidura- referente de consulta de cualquier tema inherente a un deporte que jugó como casi nadie lo hizo antes? Lamentablemente parece que no.

Pareciera que solo estaba tomando impulso para arremeter contra Julio Grondona, a quien no le perdona el haberlo despedido de su cargo de entrenador de la absoluta luego del fiasco sudafricano. Y que conste que esto no es en absoluto un tomar partido por “The Godfather” quien ya debería haber renunciado al sillón de la A.F.A., al que está atornillado hace 32 años.

El virulento ataque maradoniano, que ya venía haciendo unas “fintas” en los días previos, cuando apoyó enfáticamente a su otrora enemigo Daniel Passarella, cuando el Presidente de River le pidió enérgicamente y en la cara la renuncia a Don Julio Primero - Rey de la AFA.

Claro, aplicando la regla de tres –versión Diego- podría inferirse que: “si los amigos de mis amigos, son mis amigos … los enemigos de mis enemigos, son mis amigos”

(-) más (-) igual a (+) Como en las ecuaciones matemáticas. Fácil.

Decía que el virulento ataque de Maradona fue acusar a Grondona de allanar el camino para que los dos partidos de “repesca” contra Australia, para ver quién ocuparía la última plaza del Mundial de Estados Unidos en el ´94, se jugaran sin control Antidoping.

Según Diego, los jugadores argentinos fueron refrigerados con un -como el mismo definió- CAFÉ VELOZ de mágicas propiedades, capaz de convertir a un luchador de Sumo, en un Messi, con solo beber una tacita de la milagrosa pócima de Don Julio.

Más allá de la existencia real del bebedizo energético que nos depositó en el “Babson College” de la ciudad de Boston, lugar de la concentración Argentina, hay algunos datos irrefutables, a saber:

Se ve que –de haber existido- el famoso CAFÉ VELOZ, además de las prestaciones físicas, producía también períodos larguísimos de amnesia, habida cuenta que Maradona lo trae a colación, 17 años después. Un poco tarde (como la canción)

No se puede ofender ni echar a los perros la honorabilidad de un plantel 21 jugadores más, la mayoría sin las condiciones futbolísticas casi únicas de Maradona, pero con carreras ejemplares en el 95 % de los casos (el 5 % es por si alguno hizo alguna canallada que no me consta).

Es como si usted o yo, en un acto de despecho y sin poder probarlo, le dijese a un vecino con el que tuvo una relación por momentos paternal, algo infamante e injurioso.

Ahora –ante la falta absoluta de interés de los clubes vernáculos, de contar con sus servicios de entrenador- Maradona tendría todo acordado para dirigir en los Emiratos Árabes.

Allí podrá probarse un turbante de Jeque y fumar en narguile mientras dirige las prácticas, pero guarda! que en esos países tienen un elevado concepto de la ética.

Ay Diego!