+ 5

Nada más que un punto

Seguramente aquellos que en esto del fútbol tienen respuesta para todo sabrán explicar por qué ciertos campos se convierten en malditos para algunos equipos, el caso es que sea por lo que sea jugar en Getafe es sinónimo de partido con ganado para el Athletic.

En lo cuantitativo un empate fuera de casa, a priori, puede parecer siempre un buen resultado pero a estas alturas de campeonato, con un equipo al que en casa le cuesta ganar, no posibilita el salto en la clasificación al que el equipo por juego se había hecho acreedor hasta hace unas jornadas. Y debe quedar claro el matiz.  Porque en lo cualitativo el partido de Getafe sólo sirvió para acrecentar las dudas que ya generaron el partido contra el Oviedo en San Mamés o el del Albacete del pasado martes. Si antes del parón navideño los males del equipo se achacaban a la falta de frescura, el empate contra un Segunda B se justificó por la falta de ritmo y el clásico juego trabado que suelen plantear los rivales de inferior categoría. Sin embargo, lo de ayer evidenció que algunos de los jugadores que habían sido clave en el brillante juego del Athletic del mes de noviembre y parte de diciembre, están ausentes.

Iker Muniain no carbura, no se le ve cómodo sobre el terreno de juego; Ander Herrera no consigue erigirse en el catalizador de las jugadas de ataque; de Marcos lleva dos encuentros consecutivos siendo sustituido por su intrascendencia e Iturraspe sólo resulta insustituible para un Bielsa que parece ver en el juego del de Abadiño mucho más de lo que los aficionados apreciamos. Por si fuera poco, Susaeta sigue empeñado en pasar a la historia como el rey del ¡Uy!, el emperador del ¡Casi!.

Todo ello contribuyó a presenciar un mal espectáculo en el Alfonso Pérez, donde poco más del empate merecieron ambos equipos, igualados en casi todo: posesión, faltas, tiros a puerta, ocasiones y hasta tiros al larguero, uno para cada equipo.

Bielsa apostó por el mismo equipo que empató a cero en tierras manchegas y consiguió que se desplegase un juego similar, sin brillantez, alejado de lo que él propugna. Todo por la incapacidad del equipo de controlar el balón, de dar un pase en ventaja al compañero, de jugar con calma y sin precipitación. De hacer, precisamente, lo que consiguieron en una brillantísima jugada en el primer cuarto de hora, que propició una ocasión manifiesta de Iraola, marrada de mala manera, tras sacar mediante varios toques el balón desde el área de Iraizoz hasta situarlo en la contraria. Pero fue un espejismo.

Para la segunda mitad, en la que los locales empezaron mandando, el entrenador rosarino volvió a repetir receta: pasar a línea de tres centrales introduciendo a San José por de Marcos para buscar mejor presencia defensiva y mayor libertad de los laterales. No fue solución a los males del equipo. No se generaban llegadas a área rival, no existía profundidad ni velocidad en la circulación del balón, las bandas no eran referentes y el cortocircuito del centro del campo no tuvo arreglo en todo el encuentro.

Insatisfecho el cuerpo técnico, decidió remplazar a un Toquero prácticamente inédito para dar entrada a Llorente en lo que fue la única buena noticia del partido, su reaparición, aunque nada pudo hacer el de Rincón de Soto ante la sequía de su equipo. La entrada posterior de Ibai, con poco más de diez minutos de participación descuento incluido, resultó mera anécdota.

El consuelo, para el que lo requiera, deberá venir por la solidez de un equipo que pocas veces pierde, que ha ganado en solvencia defensiva con respecto al de inicio de temporada, al punto de convertir a Javi Martínez y Amorebieta en los más destacados cada jornada. La cruz resulta evidente: el Athletic ha pasado de tener un problema de falta remate, de efectividad cara a puerta, a ser un equipo que no genera ocasiones de peligro.

Las medidas tomadas por el entrenador, además, no parecen surtir efecto. La mera entrada de Llorente en el once, celebrada por todos por su importancia, tampoco dará por sí sola solución al problema. Se antoja necesario mayor dinamismo y velocidad. El juego de Muniain es el mejor sinónimo del comportamiento colectivo.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

5 comentarios

  1. Tres comentarios:
    - Creo que necesitamos más presencia física en el centro de campo y tenemos a un centroampista con todas las cualidades y más en el centro de la defensa (Javi Martínez). En el puesto de central tenemos solvencia con jugadores como Ekiza o San José. No entiendo esta insistencia de Bielsa.
    - Tenemos una sobredependencia de Llorente y eso nos pasa factura cada vez que está fuera. Toquero no vale para delanterio centro y no tenemos recambio. Para colmo al chaval Orbegozo se le cede al Nastic.
    - Lo de Iturraspe no lo entiende nada. No convence a nadie más q al técnico. Tiene tanta calidad como frialdad (en sentido de falta de empuje, garra) en el campo.

    Bici 17

    ResponderEliminar
  2. Destacar la buena labor de Álvarez Izquierdo, de lo mejor del partido.

    Está realizando la mejor temporada de su vida y está en clara progresión.

    ResponderEliminar
  3. Bici 17, el hecho de que esta plantilla esté mal confeccionada se debe a una herencia del pasado. El mercado vasco es escaso y en delanteros más aún. Si Aduriz se vendió y su regreso se está gestionando a cara de perro para no volver a pagar un sobreprecio, pocas alternativas existen.

    Sobre la presencia de Javi en el centro del campo existe casi unanimidad entre los aficionados, pero lo cierto es que la solvencia defensiva del equipo tampoco la cuestiona nadie. Yo tampoco veo a Iturraspe como un jugador que esté acumulando demasiados méritos para gozar de la confianza ciega del mister, al igual que Susaeta, pero Bielsa parece que es de apuestas firmes.

    Para la delantera yo he echado de menos cierta cintura el entrenador, alguna apuesta más original, basada en variaciones tácticas, no sé, apostar por Muniain entre líneas y más centrado, por ejemplo.

    En lo que respecta al comentario del Anónimo me suena su estilo y la sorna que esconde su comentario. Que repase el vídeo y mire si no hay un penalti a Llorente hacia el final del partido. Lo complicado con Álvarez Izquierdo, además, era que empeorase. Cuando tu nivel raya con la nada absoluta no hay margen para empeorar.

    ResponderEliminar
  4. Suele realizar arbitrajes calamitosos, por eso me sorprendió su actuación.

    Respecto a la jugada de Llorente que comentas no te puedo dar mi opinión porque no la recuerdo.

    En cualquier caso me gusta más quedarme con el conjunto de una actuación que por acciones concretas.

    Un muy buen termómetro de la actuación del colegiado suele ser si le nombras en la crónica o no. Si no es así suele ser muy buena señal. Al César lo que es del César, a Álvarez lo que es de Álvarez.

    Soy quien crees.

    ResponderEliminar
  5. Apuntar también que la venta de Aduriz se hizo con la perspectiva de que un año después se iba a fichar a un muy buen delantero como era Díaz de Cerio que por aquel entonces andaba como un tiro.

    Después ya sabemos la desgracia que le ocurrió al bueno de Iñigo.

    No digo que estuviera de acuerdo con la venta de Aduriz, pero sí hay que tener en cuenta este aspecto.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.