+ 7

Partido aceptable en un momento complicado

Hay que ser sinceros. Después del desgaste para frenar en inferioridad numérica la locomotora moscovita, quien más o quien menos daba el partido contra el Villarreal a beneficio de inventario. Se consideraba que era un momento de la temporada en que tras los esfuerzos realizados un pequeño tropezón podía ser comprensible e, incluso, aceptable.

Pero no fue así. A las bajas obligadas de Marcos y Muniain por tarjetas y de Amorebieta por lesión se unió de inicio la de Llorente por dosificación de minutos decretada por Bielsa. El Athletic se presentaba en El Madrigal con un once inédito en lo que va de temporada que permitía calibrar hasta qué punto afectaba el desgaste físico y cuánto de competitiva es la plantilla cuando los menos habituales han de dar el do de pecho.

Hubo de todo, como en botica. David López, por ejemplo, evidenció el porqué de su ausencia en el once, con un juego indolente, pasivo y que sólo hace daño en algunas (y sólo algunas) jugadas a balón parado, insuficiente razón para justificar una titularidad. Toquero, por ejemplo, volvió a evidenciar que ni es un nueve ni lo pretende, por lo que volvió a agradecer, al igual que sucedió hace una semana frente al Málaga, la salida de Llorente en la reanudación. Notas más positivas merecen un San José que, poco a poco, va gozando de minutos y se asiente como el tercer central de la plantilla, con una solvencia que no desentona con respecto a los titulares, o Iñigo Pérez, que a pesar de su bisoñez es un jugador que aporta aspectos novedosos, prometedores, a pesar de ciertas lagunas en el juego.

Con todo ello, en la primera parte no se vio al mejor de los Athletics de esta temporada, principalmente en ataque, donde las conexiones entre el centro del campo y la delantera brillaron por su ausencia. Ni Toquero es referente, ni sabe hacer los movimientos que en esa posición se requieren, ni los rivales le respetan. A ello cabe unir el desacierto de Susaeta, por la izquierda, la ausencia de David López, y la incapacidad, y no es nuevo, de Herrera, Pérez e Iturraspe para hilar pases en corto sin precipitación.

El Villarreal, que es un equipo con más potencial del que la posición en la Liga parece indicar, estuvo más cómodo sobre el terreno, y más mandón, aunque su verdadero peligro llegó a balón parado por la solvencia de un Athletic que tuvo en su defensa el sostén necesario a su flojo partido en ataque y a la dificultad de su centro del campo para sostener y elaborar. Pudo verse a Herrera, por ejemplo, sobre excitado, superado, desacertado.

Bielsa, que no suele dudar en aplicar remedio cuando no ve carburar al equipo, estuvo acertadísimo en los cambios. La entrada de Llorente por David López dio al equipo el revulsivo necesario. Con la entrada del delantero de referencia, Toquero se liberó, se acopló con gusto a la banda y la conexión funcionó. El equipo pareció otro, solvente en defensa, combinativo en el centro y con mordiente en el ataque. En pocos minutos, el Villarreal estuvo a merced de los rojiblancos y vio como en veinte minutos se  les complicaba la contienda. Llorente tras recibir un gran centro de Toquero, y Susaeta en un tirito afortunado en el que Diego López tuvo una blandura de manos más disculpable que la posterior de Iraizoz que dio origen al empate a dos, adelantaban al Athletic.

Ni el empate ni la teórica carga de partidos privaron a los pupilos de Bielsa de hacerse acreedores a la victoria, pero no hubo fortuna, o faltó acierto. Fue significativo que cuando el partido estaba ya finalizando tanto Llorente como Ibai pudieron ser más precisos y hacer que los tres puntos viajaran a Bizkaia. Si bien el empate no se puede considerar un mal resultado, tampoco hubiese sido injusto un dos en la quiniela.

Iglesias Villanueva, por cierto, el encargado de repartir justicia, siguió con la tónica de los arbitrajes que los zurigorris vienen padeciendo a lo largo de la temporada. Casero a más no poder, dejó sin señalar un claro penalti sobre Llorente y evidenció un desquiciante criterio (o ausencia del mismo) a la hora de señalar faltas y mostrar cartulinas. Parece una batalla perdida, pero es sumamente injusto ver cómo el equipo recibe los golpes y las amonestaciones, mientras los rivales quedan impunes en su afán por no dejar elaborar el juego.

Llega el derby, ese que tendrá a los vecinos levantándose en armas, intentando conjurarse para una victoria que les justifique la temporada. Resulta agotador soportarles, así que habrá que privarse de leer y escuchar casi todo lo que proviene de Gipuzkoa y que tan buen reflejo suele tener en la televisión pública vasca, esa que se paga más en Bizkaia para tener que sufrir el injusto trato a los equipos vizcainos de fútbol o basket.

Pero quedémonos mientras con lo bueno. Con un equipo que lleva camino de hacer una temporada para el recuerdo, para disfrutar, y que ni tan siquiera se descentra o deja de competir cuando hasta el entorno está desconectado pensando en finales o en la conquista de Manchester. Que existan lagunas, márgenes de mejora es, en si mismo, una gran noticia de la que, desgraciadamente, el Marqués del Bosque también ha tomado nota. Maldita la hora, ahora que existía una semana para oxigenar futbolistas.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

7 comentarios

  1. Kaixo Gontzal

    Yo, que soy de los que quiero siempre leer entre líneas, me quedo con un par de datos muy positivos. El Athletic poco a poco va cogiendo hechuras de equipo competitivo, se va haciendo mayor poquito a poco. Por un lado se van sumando poco a poco jugadores que demuestran que quieren jugar y que piden paso, como por ejemplo San José o el mismo Ibai, por lo que ya partimos de un número de jugadores competitivos mayor de los 13 que utilizábamos ininterrumpidamente. Mikel lleva un par de meses en los que si quitamos la empanada de Vallecas, ha dado el paso que le exigía Bielsa y cada vez que entra a jugar lo hace bien.Por lo tanto, en un equipo que de inicio partía sin Llorente, Amorebieta, Muniain y De Marcos (casi nada), se hizo frente con menos de tres días de descanso al Villarreal, que aunque su posición en la liga diga una cosa, tiene calidad mas que evidente para estar bastante más arriba. Se consiguió dar la vuelta a un partido que con esos condicionantes se había puesto cuesta arriba, y se demostró que la fortaleza mental y las ganas de ganar hace que el equipo tenga pinta de ser de altos vuelos. Tradicionalmente el Athletic, después de una pechada como la del jueves, el domingo siguiente se dejaba llevar, pero esta vez no, lo cual demuestra que el listón de la exigencia de jugadores y cuerpo técnico es alto (como debe ser) y que las autocomplacencias no van con ellos. En este athletic de altos vuelos se sabe jugar al plan A, al B o al C (como contra el Loko, con el partido menos fiel al ideario Bielsista que recuerdo), y eso es positivo.
    Voy a poner un pero. No me gusta que los partidos sean locos. Al Athletic no le vienen bien. Prefiero que asienten el partido y de esa manera lo controlen. Eso tienen que trabajar para recuperarlo. Ahí el Athletic se mostraba insuperable. Pasa por recuperar las mejores versiones de Herrera y Muniain.

    Agur bero bat.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que el equipo todavía tiene aspectos por pulir, lo que en sí es una buena noticia, siempre que no tarde mucho en llegar.

    Yo hubiese disculpado un tropiezo, pero me sorprendió la actitud del equipo en la segunda mitas, así como la capacidad física

    El día del Lokomotiv no fue un buen partido, es cierto, pero sacar adelante ese tipo de encuentros, tal y como se puso además, es saber competir.

    Está bien intentar jugar siempre bien, pero no hay que olvidar que también es importante puntuar.

    Lo que me gusta de Bielsa es eso, su carácter ganador, el ir a por todo, que plantee siempre ir a más en los partidos, en las competiciones, y siempre queriendo hacerlo bien. También me gusta que rectifique cuando un planteamiento no le sale bien. Hemos estado acostumbrados demasiado tiempo a entrenadores que se empecinaban en apuestas que era evidente que no funcionaban.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo. No obstante, los grandes equipos son aquellos que incluso después de un palizón como el del jueves (y lo que llevamos detrás) se sigue autoexigiendo y no se pone excusas previas antes de jugar un partido, aunque luego no juegue quizás el partido de su vida. Lo de la segunda parte del Athletic el domingo, no tanto por el juego sino por el carácter y la jerarquía que demostró el equipo, creo que es de las mejores noticias que me da esta temporada, apretando hasta el final.
    Eso es lo que mas me gusta de Bielsa: aquí no se duerme nadie y por principio, hay que ir a ganar el partido y a que se note que lo quieres ganar. Ni que los otros son once elegidos ni leches en vinagre. Vamos a jugar y a ver si los contrarios tienen arrestos para ganarnos. Creo no obstante, que el haber defendido el 1-0 con exito ante el Lokomotiv con uno menos, con la leyenda negra de los últimos minutos que ya se estaba instalando sobre el equipo, fue una estupenda noticia no solo por el resultado final, sino porque contra las adversidades el equipo demostró carácter, y esta vez no hubo rechaces desafortunados, etc.

    Por cierto Gontzal, ¿te fijaste el domingo la de gritos de alegría que se oyeron en El Madrigal cuando el Athletic marcaba los goles?

    ResponderEliminar
  4. Es que eso fue lo más positivo, Aitor. Tradicionalmente en este Club siempre se ha asumido que después de algo reseñable después llegaba un petardazo. No pasó en El Madrigal, a punto estuvieron, incluso, de certificar la cuarta plaza con una victoria.

    Contra el Lokomotiv se sacó adelante una eliminatoria difícil, que se complicó, además, con un arbitraje lamentable que favoreció mucho el juego de los rusos.

    Hay un artículo de Artetxe hoy en Deia que te recomiendo Aitor. Habla de las consecuencias de que el Athletic se haya puesto de moda. Es triste que con lo que está haciendo este equipo, con la alegría que como dices está generando, movilizando mucho a la afición, reciba el trato que está recibiendo de Federación, Liga y televisión.

    Ayer el impresentable de Milla le carga a Herrera su pubis con 90 minutos más de partido. Hoy los nuestros serán de la partida de inicio para que el Marqués de los anuncios del Yogur anticolesterol pueda dar descanso a madridistas y culés para no recibir así las críticas de las cavernas unidas por el puente aéreo. Un asco de liga esta.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, absolutas minutadas...los 4 90 minutos!!!! si es que no puede ser!!!! El mundo está contra nosotros, está claro.

    Manu

    ResponderEliminar
  6. Vaya vaya, veo que sale alguna cucarachilla en versión ventajista que calló antes, como acostumbra, para clavarme el puñal a toro pasado.

    No se preocupe, como embajador de la coja en Euskadi igual tiene usted suerte y el jefe de su admirado Marqués vuelve a darle la posibilidad de abrazarse con su tocayo el del bombo en Valencia.

    ResponderEliminar
  7. Coincido en lo de Herrera y me preocupaba lo de Amorebieta, que fue tocado y así y todo iba a jugar los 90 minutos. Curiosamente ninguna mención a la Vinotinto.Es cierto que Farías es un hombre apuesto y Del Bosque poco agraciado, ese es el quid de la cuestión.

    Manu

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.