+ 3

Una segunda parte infame que complica el futuro europeo

El Athletic, cada uno tendrá su explicación al respecto, decidió complicarse las cosas sobremanera en la Europa League tras concentrar en un partido, en su segunda parte más concretamente, ejemplos de todos y cada uno de sus defectos. Lo de los rojiblancos comienza a desesperar, capaces de lo mejor y de desperdiciar en escasos minutos todo lo logrado.

Y es que los leones fueron capaces de bordarlo en la primera parte y de tirarlo todo por la borda en la segunda, todo ello por méritos y deméritos propios. Si en la primera pudieron ir a refugiarse del frío al vestuario con una ventaja mayor en el marcador, no lograda por marrar, una vez más, goles cantados, en la reanudación, cuando todo parecía más fácil, con un terreno de juego incluso despejado de nieve, optaron por dar la de arena.

Iturraspe, desbordado e incapaz de detener la locomotora moscovita en que se convirtió el rival, encarnó como nadie las diferencias entre primera y segunda parte. Desaparecido el centro del campo también por los errores en los pases de Herrera y Muniain, aunque lo de este sea ya un asunto recurrente, al Lokomotiv le bastó con meter un ritmo mayor al partido, presionar la salida del balón, achicar espacios cerca de la línea de tres cuartos. Ahí naufragó el Athletic, incapaz de adueñarse del cuero, de gestionarlo con la solvencia que el entrenador quiere, esa que sí se vio en la primera parte.

Los fallos desesperan, por recurrentes, por habituales, por no verse una solución definitiva. ¿Qué más necesita un equipo que aspira a controlar el juego que adelantarse en el marcador, obligar al rival a abrir espacios y triangular tranquilamente? ¿Por qué las prisas, las complicaciones, trenzar pases complicados en retaguardia cuando no son necesarios?

Bielsa deberá corregir, si es que hay margen de mejora, lo que en las últimas tres semanas se ha convertido en un argumento constante. Porque si la segunda parte del Villamarín tuvo el salvoconducto de que el Athletic jugó con un jugador menos, la reanudación del Lokomotiv  se pareció en exceso a lo visto cinco días antes en Sevilla, un Athletic que cedió con facilidad ante un equipo que se limitó a acelerar la presión y el ritmo, suficiente para encerrar a un equipo, el rojiblanco, que resultó demasiado débil.

Los fallos individuales, además, condicionaron demasiado. Evidentes los defensivos, la inocencia de parvulario de Aurtenetxe dando argumentos al colegiado para señalar un penalti discutible que llegó más por ser la tercera caída dentro del área que una falta punible reglamento en la mano, hubiese quedado en anécdota de no mediar el juego de piernas de Amorebieta, más propio de un aurresku, que falló estrepitosamente un despeje sencillo que trajo el dos a uno al marcador. Pero no vale quedarse con lo evidente, con lo de siempre, con las críticas a una zaga poco contundente y a un portero que antes acertará el euromillones que parará un penalti. Si este equipo apuesta por defender atacando, por buscar la diferencia en el marcador a base de aumentar la distancia y no por conservar efímeras ventajas, es necesario aumentar la tasa de acierto ante la meta rival. Si no, no se va a ningún lado.

Puede que sea disculpable el frío, la hierba artificial, lo que se quiera. Pero Llorente, por ejemplo, perdonó en exceso en el que dice que fue el partido más complicado de su carrera. Uno, por su limitada estatura,  no ha tenido la fortuna de conocer cómo se las gasta el clima ruso a dos metros de altura sobre el nivel del mar, pero no parece que sea excusa para marrar goles cantados. Porque de esos polvos, estos lodos.

Los mentideros se llenan ahora, de nuevo, de dudas acerca de si al equipo no le estarán fallando las fuerzas en los finales del partido, aunque desde el banquillo lo niegan y lo evidencian con la ausencia de rotaciones y cambios en el trascurso de los encuentros, y las sensaciones tampoco parecer ir por ahí. Las claves siguen estando en la resucitada endeblez defensiva, en la escasez de pegada para la ingente producción ofensiva y en la ausencia de claridad de ideas a la hora de distribuir el balón de forma sencilla y razonable.

Menos de una semana queda para resolver las dudas, para ver qué da de sí un equipo al que se le presenta el examen definitivo y más exigente del curso, sin descuidar que antes deberá dar cuenta de un complicadísimo Málaga, con poco tiempo para recuperaciones por culpa de un calendario impresentable y con poco margen en Liga tras el fiasco del Betis y el imperdonable tropezón contra Espanyol.

La vendetta llegará el jueves, un 23-F, fecha idónea para invitar a alguien de relevancia a realizar el saque de honor. En un enfrentamiento entre vascos yexsoviéticos, en esa efeméride, no se me antoja mejor candidato que el Teniente Coronel Tejero. A ver si con esas nos ponemos las pilas.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

3 comentarios

  1. Yo soy moderadamente optimista. El Lokomotiv no es tan bueno como pareció en el segundo tiempo... aunque tampoco tan mal como el del primero. Pero San Mamés será otra cosa y el gol de Muniain vale oro.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí Juancar, el resultado no es malo, pero visto lo visto duele. Lo hubiésemos firmado antes, cuando nos hablaban de campo de hierba artificial, de nieve, de temperaturas gélidas...

    Pero, claro, el problema está en que el equipo ha encadenado una serie de partidos consecutivos en que ha sembrado dudas que no termina de acabar de erradicar.

    Se complica la vida en exceso cuando el partido se le pone más favorable para hacer aquello por lo que lucha, por lo que trabaja.

    ResponderEliminar
  3. Venga, que si llegamos a venir con un resultado claro había que hacer promoción para vender entradas para el 23F ;-)

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.