+ 3

Aterrizaje forzoso

Pues sí, eso. Que hay días en que todo se tuerce, en los que los elementos se conjuran para amargar un partido. Cierto es que el enfrentamiento contra el Valencia llegaba en un momento dulce para el Athletic, tras llamar la atención de toda la Europa futbolística, pero muy complicada por las bajas de Llorente y Toquero. Bielsa, que no es amigo de ponerse vendas antes de tener heridas, afirmó que contaba con opciones para suplir las bajas de sus delanteros, y de las dos que la prensa decía que manejaba, el rosarino optó por la que situaba a Iñigo Pérez en banda izquierda, a Muniain en la derecha y a Susaeta como referencia en punta. Simplemente no funcionó.

Los rojiblancos saltaron al césped y pronto se encontraron con un rival bien plantado y mal encarado, dispuesto a no dejar ni un solo balón sin disputa, ni un resquicio en el centro del campo. No era un encuentro para bromas, no era un partido amable, no cabía esperar el espectáculo deportivo que Athletic y Manchester ofrecieron en el campo y que contagió a las gradas en una noche mágica como la del pasado jueves, de esas que engrandecen el futbol como espectáculo y que pasan a la historia como una tesis doctoral de deportividad, fuera y dentro del terreno de juego.

Lo del Valencia fue otra cosa, un lodazal, el otro fútbol, la ausencia de espectáculo, la especulación pura y dura, un episodio más del clasificación amigo. Y ahí se movió cómodo el equipo che, privando al Athletic y a sus centrocampistas de balón, de huecos, de aire. La primera mitad, tediosa a más no poder, se hacía eterna, sin ocasiones, sin emoción, sin nada que llevarse a la boca por parte de una grada repleta. En esas situaciones lo mejor suele ser irse al descanso con un empate a cero, el menor de los males, para que el entrenador pueda realizar los cambios oportunos, que ayer pasaban por intentar poner en práctica la otra alternativa barajada, la de Ibai Gómez, ante la constatación de que Iñigo Pérez ni estaba ni se le esperaba. En ello se afanaba el Athletic cuando al atarrabitarra Mikel se le ocurrió empezar a celebrar San José con unas horas de antelación. Una mala cesión, corta, cortísima, a Iraizoz resultaba un regalo, un balón de oro, para Soldado, que no suele perdonar y menos ávido de goles como andaba antes de llegar a San Mamés.

El jarro de agua fría antes del descanso hizo que Bielsa rectificara su apuesta y en los primeros diez minutos de la reanudación el Athletic rondó la portería valencianista con opciones de empatar. La cosa sonaba mejor, pero Soldado cazó un segundo gol tras una contra bien llevada por los visitantes y fatalmente defendida, blando a más no poder, por parte rojiblanca. El partido quedaba roto, con una diferencia excesiva para lo visto en el campo.

Si la diferencia de dos goles parecía difícilmente salvable, la posterior expulsión de Iraola acabó por terminar de dinamitar el encuentro. Dolió ver a Andoni abandonar el campo por roja, la primera de su carrera, de forma absolutamente injusta y desproporcionada, pero no fue sino el reflejo de la situación en que se encuentra el fútbol y que el Athletic lleva padeciendo toda la temporada. No es amigo Urrutia de declaraciones altisonantes ni puñetazos sobre la mesa, pero algo deberá hacer en lo referente a los arbitrajes. Las dos últimas jornadas han evidenciado la paradoja que se da en el fútbol, en la que los que debieran repartir justicia, los que tienen que procurar velar por cuidar a quienes respetan el reglamento, amonestan igual a infractores recalcitrantes que a futbolistas de trayectoria ejemplar. Da igual que te apellides Iraola, que seas capitán del Athletic como podías haber sido misionero jesuita, o sea, que tengas un expediente inmaculado, que que te apellides Parejo, repartas estopa a placer y tengas aspecto de vender papelinas en un córner.

El del arbitraje es un problema endémico que el Atheltic sufre sobremanera esta temporada. Teixeira, un sujeto que de no ser cántabro no podría arbitrar ni el torneo de la galleta de Aguilar de Campoó, es el protegido, otro más, del presidente del Comité Técnico de Árbitros, Victoriano Sánchez Arminio, un personaje de cada vez mejor vivir, según denota su figura, que lleva camino de aspirar a rodar las escenas de riesgo como doble de Shrek. Así, el trencilla, en una tarde aciaga para el Athletic contribuyó con sus decisiones a que el Valencia certificase una goleada en un encuentro que no fue para tanto.

A los de Bielsa les pesaron demasiadas cosas, desde las piernas hasta la victoria moral sobre el United. San José tuvo una de sus peores tardes, desafortunadísimo, Javi Martínez estuvo muy alejado del nivel habitual y los centrocampistas no buscaron las salidas con la brillantez de otras tardes. A eso hay que unir la baja de Llorente, importante por si misma, y trágica en una plantilla como esta, confeccionada sin delanteros, algo difícilmente solucionable además. A estas alturas de campaña cobra más relevancia que nunca la profundidad del plantel, el tan extendido concepto de fondo de armario. El Valencia, que también llegaba a San Mamés de jugar partido europeo, tuvo mimbres suficientes para refrescar su equipo, pudo gozar de un Soldado descansado y tenía para éste un sustituto, Aduriz, cuya presencia en el Athletic hubiese solucionado gran parte de los problemas ofensivos del equipo zurigorri.

Es hora de tocar tierra, después de haber estado levitando, a pesar de la dureza de un aterrizaje forzoso en la cruda realidad. Queda por delante un calendario complicado, muy exigente, y optar a esa plaza de Champions, barata a más no poder, puede que no sea compatible con darlo todo en la lucha por llegar a una final de Competición Europea. En esa dicotomía, con la participación continental garantizada, llegar a la final de Bucarest serviría para revalorizar un Club necesitado de gestas, pero participar en la Liga de Campeones supondría una inyección de liquidez fantástica. ¿Qué hacer? Habrá quien todavía apueste por ambos objetivos, pero ver ayer a Soldado llevarse bajo un brazo el balón, en el otro la convocatoria para el Mundial y al Valencia bajo los suyos los tres puntos y el tercer puesto asegurado, debe hacernos ver lo evidente: que el último tercio ligero resultará complicado y habrá que optar por algo concreto, Europa League hasta el final o lucha por intentar alcanzar el cuarto puesto.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

3 comentarios

  1. Aupa Gontzal

    Lo de ayer puso de manifiesto que en fondo de armario, el Athletic no está en buena situación, no así como un Valencia, que puede cambiar 5 jugadores sin que el nivel se resienta. En el Athletic a día de hoy eso es impensable.
    En cuanto al partido en sí, pues el error de San José condicionó todo, pues yo al menos no vi que el Valencia fuera en nada superior al Athletic en la primera parte. Evidentemente, jugó a lo que sabe, que es repartir estopa (con la condescendencia arbitral)y salir rápido a la contra. Me cuesta creer que la entrada que le hacen a Muniain a la altura de la rodilla en la primera parte se saldara con una amonestación verbal, o el placaje a San José antes de sacar el corner no se sancione mas que con un ¡separense! en lugar de con un penalty y que le saquen la primera amarilla que le sacaron a Iraola cuando se le echaron encima o que nos piten el penalty que nos pitaron. Acaban premiando la pillería, y así está la liga.

    Visto que esa parte no tiene remedio, sigamos con el Athletic. Ayer se pusieron de manifiesto un detalle más, además de la falta de banquillo para mantener el once competitivo: La falta de gol. Cuando Llorente está aunque sea cojo, aunque para mí es mejor jugador que goleador, hay un efecto psicológico en los equipos rivales. Ponen a dos centrales encima suyo y sus movimientos y pases son aprovechados por la segunda línea, además de dificultar que el equipo contrario presione tan arriba para no hacer excesivamente largo el dibujo. Eso no lo consigue nadie más. Aduriz podría, pero a día de hoy está en Valencia. Luego, Llorente es el que mas gol tiene de todo el equipo, lo que dicho del Athletic no es gran cosa, pues no hay mas que ver las estadísticas de llegadas al area contraria, y goles conseguidos, y vemos que con la exhuberancia ofensiva del Athletic, es complicado sacar menos partido. Para muestra tenemos este año partidos en los que hemos fallado lo infallable para ganar por una ventaja excesivamente corta o haber perdido esos puntos que nos darían otra situación en la liga. En resumen, que el Athletic carece de ese instinto asesino a la hora de pisar el área contraria, y necesitamos hacer 15 ocasiones para marcar dos goles. La comparativa con el instinto asesino del United o del mismo Valencia a la hora de plantarse en el área contraria creo que es suficientemente gráfica. Ese es el salto que nos queda pendiente, el dejar de ser tan madres. Para todo el resto, los mimbres son excelentes y lo de ayer, un cúmulo de fatalidades. Hay días en los que no sale nada y punto

    Ojo con el Atlético, que estos si que no perdonan cuando pisan el área contraria, y con el Cholo nos van a dar hasta en el carnet de identidad.

    Agur bero bat guztioi

    ResponderEliminar
  2. Poco más que añadir a lo ya escrito, Gontzal. Cada minuto de partido que pasaba se elevaba en varias decenas de miles de euros el caché de Llorente en las negociaciones que mantiene para renovar. Se le echó muchísimo en falta y en varias facetas del juego.

    Entre la resaca del Manchester, la ausencia de delanteros, la blandura de nuestro equipo en los balones divididos, el mayor punto de ambición del rival y la dureza con la que se empleó, el hambre de Soldado, un colegiado nefasto y los regalos de nuestra zaga,... el resultado fue el esperado al comienzo del partido, en el que la cosa no pintaba nada bien. Y al final, pese a que el partido se enfrío, al igual que el tiempo meteorológico, el resultado fue el previsto.

    Estoy contigo en que esta plantilla y la carga a la que se le está sometiendo no puede dar para obtener la victoria final en todos los frentes. Me parece sin embargo que Bielsa ya ha tomado partido y si alguna vez ha rotado al equipo ha sido para priorizar los torneos del KO,tanto Copa como Europa League. Me parecen unos objetivos excepcionales, concentrémonos en ellos.

    Hypnos

    ResponderEliminar
  3. Aitor O., nada que objetar a tu comentario, completamente de acuerdo. Era un partido que venía torcido y en el que salió todo mal, desde el principio, y en el que faltó algo de frescura, no sé si física o mental, un poco de chispa. Hay que aprender a que en ese tipo de encuentros lo que se debe hacer es aguantar el resultado, el empate a cero, hasta que se presente una ocasión, que es lo que hizo el Valencia con el regalo de San José. Después, cuando parecía cercano el empate nos faltó punch en defensa y encajamos el segundo. Por si fuera poco el remate, Teixeira nos apuntaló. Que nos falta remate es evidente, es una constante esta temporada, de hecho el United debe estar agradecido de no haber encajado una goleada sonrojante en el global de la eliminatoria y, sin embargo, ellos aprovecharon sus escasas opciones para hacer tres goles y maquillar el asunto. El Valencia igual, tiene instinto matador, pero eso no se hace, se compra. En Bizkaia parece que no abunda. Esta mañana alguien decía que la culpa era de Bielsa por echar a Urko Vera. En fin. Si nuestros problemas ofensivos pasan por Urko Vera o Ion Vélez ya sabemos lo que nos espera...

    Hypnos yo esperaría a ver qué pasa el miércoles, pero mis sensaciones no son demasiado optimistas, los dos torneso del KO, como bien denominas, son una oportunidad tan importante que no debemos abandonarlas, ahí está la opción de hacer algo grande. A ver qué pasa en el Calderón, partido para el que no soy muy optimista, de no ganar creo que de la Liga no habrá demasiado que esperar.sensaciones son de que el cuarto puesto se escapa, no estamos sabiendo hacerlo nuestro y la Liga no da demasiadas oportunidades.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.