+ 8

Media hora de hundimiento que costó tres puntos

Sin duda fueron los peores treinta minutos de la temporada los que hundieron ayer al Athletic en el Calderón, contribuyendo a encadenar tres derrotas ligueras consecutivas, la peor marca desde que Bielsa ocupa el banquillo rojiblanco. La derrota, justa, fue, nuevamente, más demérito visitante que atribuible a los méritos colchoneros, algo que ha sido una constante en el trío de reveses acumulados contra rivales que luchan por posicionarse a las puertas de Europa.

La primera parte discurrió con más pena que gloria, con un Atlético que salió muy agresivo y vertical hasta que el Athletic se asentó en el centro del campo y pasó a hacer el juego de control con el que se siente cómodo. Fueron cuarenta y cinco minutos de cerocerismo intrascendente, de juego de presión por la medular y ausencia absoluta no ya ocasiones sino de aproximaciones a las áreas.

En la reanudación, sin embargo, todo varió. Marcelo Bielsa echó de menos a de Marcos en el centro del campo, por lo que decidió mover sus peones y demostró que tampoco él es ajeno a los ataques de entrenador. Prescindió de Herrera, quién sabe si también por aquello de cuidar su pubis, posicionó a de Marcos en la medular con idea de dar la necesaria profundidad al equipo y, cosas veredes, escoró a Javi Martínez a estribor, como lateral, para dejar en la zaga hueco para Mikel San José. El de Atarrabia no está, ni mucho menos, en un estado de forma que justifique su titularidad y aun concediéndole el salvoconducto de entrar en frío, su actuación fue clave en el primer gol de los de la antigua sucursal capitalina del Athletic Club. Una falta de coordinación evitó que interceptase un pase a priori sencillo de Arda y en el posterior remate a otro más de esos balones sueltos que suele dejar Iraizoz tras el tiro de Adrián no supo anticiparse a Falcao, que remachó a placer.

Encajó el gol el equipo zurigorri de mala manera, acusándolo moralmente y dando alas a un Atlético que olió la sangre. Con imprecisiones constantes, blandos en las disputas y desorientados en las coberturas, los leones sufrieron con los retoques decretados por el entrenador, principalmente por los nervios de un San José cuya actuación resultó un despropósito que contagió a todo el equipo. Una entrada de Falcao sobre Iturraspe, no vista por el colegiado, obligaba a un nuevo cambio y el técnico rosarino decidía dar entrada a David López. Mientras los vizcainos se recolocaban, llegó el segundo, tras una corona de fallos, que empezaban en Aurtenetxe –partido lamentable el suyo- y finalizaban en el eje de la zaga, redondeando la actuación de San José.

El dos a cero, un mazazo, obligaba a no conceder más goles, algo que parecía podía llegar en cualquier momento, para no perder, al menos, el goal-average, un premio que no suele ser ninguna tontería los finales de temporada. Diez minutos después, el Athletic, a la desesperada, sacó algo de orgullo y optó por intentar maquillar el marcador, pero lo cierto es que su capacidad de desborde y de llegada al área era la más limitada de la temporada.

A Toquero el traje de nueve le sienta mal, fatal, incluso ridículo. Desconoce los movimientos, qué hacer, cómo actuar, y le hace parecer indigno de jugar en la categoría, algo que cambia radicalmente cuando puede caer a bandas. En el Manzanares volvió a evidenciarse. Susaeta tampoco sale bien en la foto cuando le obligan a centrarse y Muniain, voluntarioso ayer, volvió a pecar de exceso de conducción. El peaje pagado fue carísimo: no disfrutar de tiros a puerta hasta eso del minuto ochenta.
Para los que se abonan a la errónea teoría del desgaste físico, el Athletic volvió a darles argumentos en sentido contrario y como contra Osasuna finalizó el encuentro encerrando a los locales en su área, pidiendo la hora y perdiendo tiempo, recurriendo también ellos al lanzamiento de balones adicionales al terreno de juego o a las siestas del portero.

Javi Martínez puso el de la honra en el descuento, pero era tarde. Hubiese valido oro, seguramente, si antes Susaeta no hubiese hecho el canelo, papel que borda, siendo incapaz de empujar el balón diez centímetros, los que hubiesen bastado para transicionar la línea de gol.
En definitiva, un nuevo partido, el tercero y esperemos que último de la saga, en que los zurigorris deciden poner todo tipo de facilidades a rivales directos para que les ganen los puntos en juego. Sucedió en Iruñea, donde autogoles y fallos defensivos resultaron letales, pasó en San Mamés contra el Valencia con la famosa cesión de San José. El caso es que a tres rivales que no estaban haciendo partidos brillantes, que parecían abocados al empate, les buscó salida el Athletic con eso de los tiros en los pies.

Algo más se pudo sacar en claro, además, de la visita al Calderón. La primera, que todos aquellos que aún dudan de que se deba renovar a Llorente tuvieron la evidencia palmaria de que este equipo sin él es una mediocridad absoluta. La segunda, que a pesar de renovar a su delantero centro internacional, es necesario como el comer un nueve alternativo. Tercera, que el problema de hundimiento es más psicológico que físico, algo que no sé hasta qué punto es más o menos consuelo. Y cuarto, que Bielsa es humano, que falla, como todo entrenador, y que en sus decisiones, tanto  en el despliegue inicial como en los remiendos, se equivocó. Al menos lo reconoció, cosa que le honra, puesto que la soberbia suele ser una constante en las ruedas de prensa de los técnicos.

Por último, el asunto arbitral. Seguramente no sea procedente hablar del trencilla tras el partido protagonizado por los rojiblancos, pero después de muchos años viendo fútbol mi desconcierto es mayúsculo. Llega un punto en que desconozco qué faltas son merecedoras de tarjeta, qué manos se señalan como falta y cuáles no, qué entradas por detrás deben derivar en una amonestación o qué debe suceder para que te señalen un penalti a favor. Probablemente una falta evidente dentro del área acompañada de una conjunción astral, la cosa es que cuando el Athletic lo hace mal, como estas tres últimas jornadas, los colegiados lo hacen peor.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

8 comentarios

  1. Definitivamente me he hecho Bielsista. Un tipo que dice que los puntos perdidos son debidos exclusivamente a él, aunque solo sea por inusual en el mundo del futbol, merece atención especial.
    Además de las preguntas típicas de si el universo se expande, de donde venimos, etc, a mi me surge otra. ¿En qué narices está pensando Mikel San José cuando sale al campo? Vaya 4 días que lleva el chaval.

    Lo de la intensidad del Atlético, pues no estaría mal que Susaeta aprendiera un poco de Falcao, aunque personalmente todavía soy de los que creo que después de entrar de esa forma, con el riesgo de lesionar a un compañero, no pedir tu mismo que se tire el balon fuera dice bien poco de un equipo. A imagen y semejanza del Cholo, vamos.

    Vuelven a salir los de las escopetas... Por algo no hemos ganado nada en 28 años. Somos de un palurdo que me río yo de la afición del Betis.

    Aupa Athletic!!

    ResponderEliminar
  2. No tenemos remedio. Ayer discutía por aquí, antes del partido, con un recalcitrante que decía que con Caparrós a estas alturas de temporada teníamos tres puntos más. ¡Cuánto daño hacen las elecciones en el Athletic!

    De todas formas, va con el carácter de los vascos, no sólo en el fútbol, dime algún país donde haya más partidos políticos, más escisiones, más hijuelas de la escisión... nos va la marcha, somos más de romper que de hacer piña... así nos va.

    Algunos, que tras lo de Manchester no les quedó más remedio que rendirse a la evidencia del salto de calidad del equipo, aprovechan unos tropiezos para volver a cuestionar casi todo.

    Es como el asunto de Llorente ¿alguien en su sano juicio duda de que sea razonable renovarle? ¿Cuánto cuesta una alternativa que hoy por hoy no existe en el mercado? ¿A dónde vamos sin un nueve como él?

    La cosa es dudar y hacer demagogia. Sinceramente, confío en Urrutia y, sobre todo, Uribe-Echevarria para plantear una operación asumible en lo económico. No me cabe duda de que ni harán locuras ni hipotecarán el Club, pero si se quiere dar un salto de calidad, que lo que estamos presenciando no sea fruto de una temporada, de un espejismo, hay que atar a los mejores jugadores que tenemos. A todos.

    ResponderEliminar
  3. Yo Gontzal soy partidario de hacer un esfuerzo por renovar a Llorente y Bielsa, pero renovar a todos nuestros jugadores me da la impresión de que va a ser como pedir la luna.

    Nuestro presupuesto actual es de 65 millones, pero tras pagar 5 netos a Llorente (Que serán unos 8-9 brutos) y renovar a Bielsa y sus ayudantes (Si Dios quiere) la cosa va a subir, y si empezamos a pagar a cada jugador "lo que merece" lo duplicamos en un santiamen.

    De esto sabéis mucho más vosotros que yo pero por lo visto Amorebieta debe andar pidiendo ya 3 kilos netos, Iraizoz no se si nos terminó sacando otros 2 netos... Lo dicho son cifras que no creo que vayamos a poder asumir sin irnos al carajo.

    De todas formas es un tema interesante, si tengo tiempo igual escribo un monográfico.

    Saludos del Tigre.

    ResponderEliminar
  4. No sé Tigre, tampoco creo que tenga sentido renovar a Llorente y no a los demás, porque entonces el proyecto pierde sentido y él también acabará marchando. Tampoco son tantos los jugadores a renovar, hay muchos que tienen contrato en vigor para varios años y sus cláusulas, sinceramente, no son asequibles. Si a eso unes que ellos también quieran quedarse -que, hoy por hoy, parece el caso por la unión, amistad e ilusión que se vive en el vestuario- lo tienes hecho.

    La columna vertebral del equipo está prácticamente atada. Sí es cierto lo que dices, que Amorebieta se ha descolgado con una petición excesiva, y a mi me parece más prescindible que otros.

    Lo de Iraizoz fue fruto de una gestión lamentable, dejar la renovación para la última temporada cuando ni había alternativas preparadas para sus sustitución en el primer equipo ni se confiaba en nadie de Lezama. El esperar hasta el final hizo que el jugador tuviese la sartén por el mango.

    En un escenario como el actual, en el que los clubes están con las economías destrozadas, estar en el Athletic con sueldos altos y asegurándote cobrar es hoy por hoy un chollo para un futbolista. Si a eso añades que el Athletic es un escaparate en la Gran Vía para los seleccionadores, tienes aseguradas muchas de las cosas que buscan los jugadores. Creo.

    Como todo, es cuestión de opiniones.

    ResponderEliminar
  5. A Amorebieta parece que lo está siguiendo el Real Madrid, y seguro que tiene ofertas muy importantes. Es un central zurdo y ese perfil es dificil de encontrar y gusta mucho a algunos entrenadores. En España solo hay cuatro: Pique, Dominguez, Victor Ruiz y Amorebieta. Por poner un ejemplo Emery se empeño en buscar un central zurdo al principio de la temporada para largar a Ricardo Costa, mediocre jugador y peor persona, y tras largas búsquedas terminó fichando a Victor Ruiz, el caso es que Emery se empeño en que tenía que ser zurdo...

    Para mi no se debería pagar a Amorebieta 3 netos, ni siquiera 2, porque tenemos muy buenos jugadores en ese puesto y es perfectamente sustituible, no obstante no me gustaría estar en la papeleta de la directiva.

    La gente tiene que ser comprensiva y aunque se tomen medidas impopulares al final las perras que tenemos son las que son y hasta ahí es donde podemos llegar.

    Para mi los imprescindibles son Llorente y Bielsa, el resto aunque enormes jugadores, creo que podrían ser sustituibles. El bueno de Marcelo ya ha demostrado es capaz de coger chavales nuevos y convertirlos en jugadorazos, con lo que creo que podríamos olvidarnos de las ausencias. A Llorente en cambio no hay manera de sustituirlo...

    Saludos del Tigre.

    ResponderEliminar
  6. "[...] transicionar la línea de gol", veo Gontzal que te estás haciendo bielsista hasta en la forma de hablar, ja, ja. Le das el acento correcto mientras miras al suelo y ya tenemos al maestro.

    Una idea me surge al leeros comentar el tema de presupuestario, y es que espero que no nos pase como al Euskaltel, que desde hace un par de años le han crecido unos cuantos corredores tanto y han obtenido tantas y tan prestigiosas gestas que al final no puede hacer frente a los salarios de todos y ha visto que no puede retener algunos de sus más prometedores corredores. La clase de Samuel y la explosión de Mikel Nieve y de Igor Antón provoca que el esfuerzo presupuestario para retenerlos en el equipo no dé para retribuir convenientemente a otros buenos corredores como Koldo Fernández de Larrea, Jonathan Castroviejo o incluso Beñat Intxausti. Al final un presupuesto limitado da para lo que da y aquí podemos aplicar la teoría de la manta corta perfectamente. A esto se le llama morir de éxito. Como dice Gontzal el Athletic al menos paga al día y además ofrece otro tipo de ventajas que no se dan por otros lares, amén de que la propia filosofía del club es un punto fuerte en este sentido. Pero es algo que no deja de rondarme la cabeza, Llorente, Javi Martínez, Muniain, Herrera,De Marcos,... son jugadores cuya cotización en los mercados no hace más que subir con la actual marcha del equipo y la imagen que hemos dado en ciertas plazas. Lo dicho, espero que no muramos de éxito.

    Y ya puestos y hablando de esto me gustaría reivindicar que el club se alinee cuanto antes y con el mayor vozarrón posible a las tesis de Del Nido respecto al reparto del dinero del fútbol. Ya vale de medias tintas en este tema y de caballerosidades que no llevan a ninguna parte, sobre todo porque como se demuestra un día sí y otro también que la Liga, Federación y las plataformas televisivas siempre, y digo siempre, estarán de parte de Barça y Madrid, en este tema y cualquier otro. Las dos derrotas consecutivas en los despachos contra el Barça, incluso a riesgo de adulterar la Liga nos debería de convencer de una vez por todas de esto. Espero que tenga un efecto catártico en nuestra directiva y en sus relaciones con los estamentos que comandan el fútbol. Hay que estar contra ellos y decirlo bien alto sin temer represalia alguna porque creo que peor no nos pueden tratar en todos estos ámbitos.

    Hypnos

    ResponderEliminar
  7. Estimado Hypnos lo intento, pero aún hay dos aspectos que debo perfeccionar. Uno es aguantar 90 minutos de cuclillas, la otra que me siente bien el chándal oficial. De momento no lo he logrado.

    Me gusta es símil con el ciclismo, aunque me temo que no está, desgraciadamente, el ciclismo en un momento como para optar a dinero. Ni las televisiones le dedican ya tiempo, es un deporte al que han matado, y eso que en Euskal Herria tiene una afición tremenda.

    Lo del Athletic lo veo distinto. Pienso que este Club tiene potencial económico como para retener a estos jugadores. Me explico. Por un lado, estamos muchísimo mejor que cualquiera de nuestros rivales en el aspecto económico, mucho más saneados, con una deuda controlada y asumible, con un patrimonio (Ibaigane, Lezama, San Mamés) que otras entidades no tienen. Además, el próximo ejercicio empieza a recibirse el dinero del nuevo contrato de televisión. Por otra parte, hay jugadores con contratos importantes (Gabilondo, Orbaiz, Ocio) que van a ir abandonando el Club. Los ingresos por la EL son interesantes, no digamos nada si se alcanzan las semis o, ya soñando, se llegase a la final.

    Y, lo más importante, no olvidemos que en el tiempo de duración del contrato de estos chavales estará ya operativo el nuevo campo, que debe ser una fuente de ingresos muy importante.

    Herrera acaba de llegar, luego hay tiempo de contrato por delante, de Marcos acaba de renovar, Llorente parece que lo hará en breve y con Javi hay tiempo. Lo mejor es dejarse de especulaciones con las renovaciones y disfrutar. Porque parecemos masoquistas, o sufrimos por lo que vemos o sufrimos pensando en que dejaremos de disfrutar porque se nos van a llevar a los futbolistas.

    ResponderEliminar
  8. Hay que disfrutar sí, pero no dejarnos arrastrar por la locura. La última vez que nos pasó fue con Arrate, y el tío nos dejó un agujero tremendo.

    Hablando sobre el partido del Sporting, Clemente el día del Sevilla planteó una defensa individual en medio campo, con persecuciones a los rivales hasta la ducha, no me extrañaría que hiciera algo similar en San Mamés.

    De todas formas el Sporting anda mal en defensa, tienen despistes y conceden regalos, lo cual hay que aprovechar. Me da pena el Sporting es un equipo que me cae simpático, a pesar de algunas malas actitudes de un sector de su afición cuando vamos allí.

    El Tigre.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.