+ 2

Para el Athletic se acaba la liga

Tras la tempestad del pasado jueves, esa que ha tenido a la Bizkaia futbolística sobrecogida, orgullosa, soñando, vino ayer la calma en forma de decepción y constatación de que el difícil objetivo Champions quedaba definitivamente en vía muerta. Por segunda vez en la temporada, Bielsa, según dijo tras consultar con los propios jugadores, decidió aplicar una rotación masiva por lo que media docena de los menos habituales formaron la alineación inicial. Con Ekiza y San José en la zaga por decisión técnica, forzado a que el lateral zurdo lo ocupase Iñigo Pérez por lesión de Aurtenetxe, y dando la oportunidad en el centro del campo a Gabilondo, Iñigo Pérez,

No empezó mal el Athletic que, sin dar grandes dosis de gran ritmo ni velocidad al encuentro, dominó los primeros veinticinco minutos con más llegadas que el equipo local. Poco a poco, a medida que fueron pasando los minutos, su dominio, su posesión, fue diulyéndose hasta resultar intrascendente. Con todo, pudo y debió adelantarse, pero su blandura ofensiva se trasladó, también, al centro del campo cuando los mediocampistas y centrales rojiblancos decidieron ensayar el pasillo que afortunadamente no deberán hacer al Real Madrid el próximo miércoles. Fue una jugada intolerable por falta de tensión, en la que Iñigo Pérez e Iturraspe mostraron una pasividad propia de un amistoso y en la que Ekiza tampoco hizo gala de su habitual velocidad y habilidad en el corte. Con esas, el gol de Oriol subió al marcador en el mejor momento para los locales, dándoles la fuerza y moral necesarias para confiar en lograr tres puntos vitales que no vieron fáciles hasta entonces.

El Athletic se fue desdibujando, sin actitud, sin capacidad de pelea, y si bien pudo empatar en un remate de Óscar de Marcos que sacó Pablo Álvarez sobre la línea de gol con el portero batido, se fue al descanso dejando un mal sabor de boca. Bielsa no dudó, insatisfecho por el rendimiento de los teóricos suplentes retocó la alineación retirando a un Gabilondo lamentablemente pasivo dando entrada a Susaeta y, poco a poco, apostó por aquellos que marcan las diferencias, Muniain y Llorente, si bien lo hizo cuando la diferencia era ya de dos goles.

Los cambios tampoco resultaron. El Zaragoza había obtenido una renta inesperada, vital para aferrarse a una categoría que ven casi perdida, y con el aliento del sí se puede de su grada defendieron hasta el final, buscando incluso aumentar la ventaja.

Hasta aquí parece haber llegado el Athletic en Liga y visto el calendario todo apunta a que los de Bielsa tendrán complicado obtener el pasaporte europeo vía competición regular. Parece improbable vencer al Madrid de Mourinho la próxima jornada jugándose los de Florentino el título de Liga, por lo que la plaza liguera alcanzable que más interesa, la quinta, tendrá un precio poco asequible en puntos.

El partido de ayer, seguramente disculpable tras el esfuerzo desplegado contra el Sporting de Portugal, además de no servir para que algunos de los menos habituales se reivindicasen, evidenció el fin de ciclo de Gabilondo en el Athletic, la dilución de Iñigo Pérez y avivó el debate sobre Iraizoz, un portero que cada vez satisface a menos aficionados. Su actuación en el segundo gol zaragocista le vuelve a poner en el centro de la diana de las dudas.

No va más en la liga, señores, y queda la duda razonable ahora de qué aspecto presentarán las gradas de San Mamés el miércoles. Con un medio día del club con precios descafeinados pero horario intempestivo para un encuentro televisado en abierto, sin aliciente clasificatorio, con demasiadas bajas en el centro del campo (Iturraspe y Herrara cumplirárn ciclo de amarillas) y con la afición desatada en el afán de localizar una entrada para Bucarest, la agenda deportiva sólo tiene ya dos fechas en rojo en el calendario. Y no es poco lo que el equipo se juega, por lo que hasta entonces queda recuperar al equipo, tonificar músculos y acumular aire en los pulmones. La exigencia es necesaria, cierto, pero conviene ser racionales a la hora de poner deberes a la plantilla. Nadie más que el Athletic puede a estas alturas de temporada presumir de poder disputar dos títulos. Detalle más que significante.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

2 comentarios

  1. Mal partido el de La Romareda, hubo rotaciones (lógicas)pero los "rotantes" no estuvieron en algunos casos a la altura de las circunstancias, tampoco lo estuvieron jugadores más habituales.
    Los goles evitables, el 1-0 te lo puede hacer Messi pero nunca Edu Oriol, se hace una falta y punto. El 2-0, otra más de Gorka y van...Pero si no hay otro portero que le apriete de verdad, seguirá jugando.Hoy por hoy, en defensa son imprescindibles Javi Martínez y Amorebieta, bien que se notó también en Lisboa.Íñigo Pérez, ¡ay, Íñigo Pérez! buen toque de balón pero nada más, diluido, desde luego, un pan sin sal. Gabilondo se viste de rojiblanco, el traje puede que no le quede mal pero igual el próximo partido le toca hacer de niño crecidito, de esos que salen en los prolegómenos del partido de Europa League.
    Solamente queda en la Liga como satisfacción aguarle la fiesta al Madrid de Mou y el mamporrero, pero sin Iturraspe ni Herrera, o igual ni eso si el Barcelona pierde antes, a eso de las 8. Lo de los horarios de los partidos, Roures, Astiazaran y cía es algo caprichoso y carente de toda lógica. Sin ir más lejos, este sábado cuatro partidos a las 6, ninguno a las 8, otro a las 10. El domingo uno a las 12, otro a las 4, otro a las 6 pero que coincide en su tramo final y se solapa en la tele con el de las 19.45, que a su vez coincide en su final con el de las 21.30.Vamos a volverles locos a los asiáticos.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí Contini, así es, el equipo se resiente. No creo que sea tanto por la falta de calidad de los que entraron sino por ausencia de tensión competitiva. Ayer se vio que la plantilla no estaba muy convencida de la lucha por la Champions.

    Con todo, no creo que el partido fuese tan bueno por parte del Zaragoza. En la primera parte fue más propio de un empate y en la segunda, ya con el 2-0, se les puso cuesta abajo y al Athletic pienso que no le apetecía ponerse a protagonizar otra remontada.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.