+ 4

Una victoria de trámite

El de Santander, que parecía a priori más un partido de transición, propicio para dar descanso a bastantes de los jugadores que acumulan ya más de cincuenta partidos en sus piernas, no deparó excesivas sorpresas. Bielsa, que ha traído una nueva manera de concebir el fútbol a Bilbao, con la ambición en todo su esplendor por bandera, demostró que su objetivo por luchar por la Champions hasta el último segundo que la clasificación lo permita es más que sincero.

No sólo eso. En una larga comparecencia ante la prensa el pasado sábado explicó con pelos y señales cuál es su diagnóstico sobre el estado físico de la plantilla, así como desgranó su particular interpretación sobre el rendimiento de los jugadores, que supone mayor y mejor sin descanso. Así, fiel a su concepción de este deporte, fiel a sus ideas, el Athletic compareció con la mayoría de sus habituales, Herrera, referente de los teóricos agotados, incluido. Descansó Muniain, para recuperarse de su lesión ocular, y arrancó el partido con Llorente en el banquillo.

Poco tardaron los rojiblancos en poner el partido en ventaja, con un Toquero que dejó un gol de crack, convirtiendo una gran asistencia de Herrera en tanto con un sutil toque con el exterior de su pie derecho. El juego del Athletic, pausado, era más que suficiente para desarbolar al Racing, un espectro futbolístico, que parecía abocado a una goleada que la falta de definición, algo no por reiterado menos preocupante, evitó. Toquero dio la de arena dejándose un balón atrás en lo que parecía un gol cantado y Susaeta, casi bajo palos, contravino las normas no escritas del fútbol, esas que dicen que debe ser el jugador el que golpee al balón y no al contrario.

El caso es que el Athletic vivió la primera parte como los Mayor Oreja el franquismo, o sea, con extraordinaria placidez. Iturraspe, cómodo, se bastaba para gestionar la circulación de balón, Herrera se presentaba entonado y las pocas ocasiones en que los cántabros osaban acercarse al área de Iraizoz, Amorebieta se mostraba sobrado para frenar a quien fuese menester.

El Racing, asumido como tiene que el menor de sus males es el descenso, por no hacer no hizo ni faltas. Ni presionó, ni intentó meter un alto ritmo que castigara a un Athletic al que poco a poco comienza a verse menos fresco. El equipo cántabro, tras capítulos como el de Piterman, el del hilarante indio que quería comprar el palacio de Botín o la presidencia convulsa del legionario Pernía, no tiene esperanzas, asume que está abocado a perder la categoría.

La segunda parte comenzó de forma similar, aunque el Racing decidió presionar algo más arriba y el Athletic optó por entrenar, por colar el cartel de servicios mínimos. Pudo pagarlo caro, con un empate, pero los locales no mostraron ni mordiente en las dos o tres oportunidades que dispusieron. Bielsa volvió a sustituir a Herrera, introdujo a Llorente por Toquero y volvió a practicar el repliegue basado en defensa de tres centrales al dar minutos a Ekiza.

Todo resultó fácil, seguramente la contienda más intrascendente y sencilla de toda la campaña, un amistoso. No exenta, sin embargo, de polémica. Reconociendo que la lógica del fútbol, al menos a la que hemos estado acostumbrados por estos lares, hubiese dictado que jugasen los menos habituales, la apuesta le salió de manera positiva al entrenador de Rosario, pero no todos lo comparten en Bizkaia y la polémica se presenta viva en periódicos, radios y redes sociales.

Veremos el jueves qué nivel físico ofrece el equipo, aunque en encuentros como ese el propio objetivo, el premio en juego, es suficiente acicate como para que los jugadores rindan por encima del nivel físico que se les supone. Llega el momento, llega el día marcado en rojo en el calendario, el examen más difícil de los últimos treinta y cinco años. No se respira aún el ambiente necesario, probablemente por la cantidad de noticias y partidos que acumula la actualidad rojiblanca.

Finalizado el sorteo de entradas para la Copa, con un procedimiento al que nadie podrá poner una pega independientemente de su suerte, comienza hoy la inscripción para otro, el de las entradas para Bucarest, que, seguro, se celebrará el próximo domingo.

Nada debiera, con todo, desvirtuar el objetivo, que pasa por preparar el mejor de los ambientes. Nada de lo vivido hasta ahora en torno al Athletic vale, hay que dar una vuelta de tuerca a lo que ya conocemos. Ganar en Santander, dice Bielsa, es el comienzo de la remontada. Al menos, valdrá para que se dé el capítulo por cerrado y todo se centre en el verdadero objetivo. Bucarest bien lo vale.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

4 comentarios

  1. Del partido en Santander me quedo con el resultado en plan Caparrós. El primer tiempo estuvo bien pero sin saber sentenciar y en el segundo se pasaron apuros innecesarios, quizás por lo de servicios mínimos. Creo que Bielsa no acertó al cambiar a Toquero por Llorente, quien pedía el cambio a gritos era Susaeta. Como lo cortés no quita lo valiente, Gorka estuvo muy bien las dos veces que tuvo que intervenir.Estoy de acuerdo con lo que dijo Bielsa el sábado, los comentaristas que no nos ven habitualmente siempre achacan los sufrimientos del equipo a bajones físicos cuando uno de nuestros mejores partidos lo hicimos contra el Sevilla después de eliminar al Schalke en un partido muy exigente, el del empate a 2.
    El Racing hasta me conmovió y ya es difícil, me dieron pena, es que ni siquiera nos insultaron y a ratos parecía que jugásemos en casa.Todos los que has nombrado, Gontzal, no tienen desperdicio pero se te ha olvidado Revilluca, el escritor de las anchoas y del orujo, qué bien lo pasaba el sujeto con las "ocurrensias" del indio al que ya le habían calado en Inglaterra (un lugar más serio) y no le dejaron que tocase al Blackburn.Ojalá que el Racing gane su único partido de la segunda vuelta aquí donde vivo, en Donosti.

    El jueves partido "mata-mata" cómo dicen los brasileños, hay que salir a por todas y, como digo siempre, imponiendo nuestro ritmo y a lo que queremos jugar. El Sporting del ínclito tontolaba Sá Pinto intentará hacer un gol pronto jugando a la contra y manejando el otro fútbol.
    Un apunte sobre lo que ahora denominan "clásico", no lo vi porque no quise, porque me la sudan esos dos. La Parte Vieja donostiarra tenía los bares llenos de integrantes de la culerada con bufandas y todo, así son los buenos donostiarras, Antiathletic, del Barça y de la Real por ese orden.Por cierto, geniales los Biris con su protesta.

    p.d.: Me preocupa el estado de las arcas del Estado cuando no se cortan en dejarnos, previo pago, el bombo de la lotería una semana sin ser el Madrid.

    ResponderEliminar
  2. Aupa Contini,

    yo de Santander me quedo con el resultado, puesto que un partido que estaba tapado nos permite seguir vivos el Liga, y con la facilidad con la que se ganó, sin desgaste, algo importante si el entrenador decide no rotar. Y sí, efectivamente, la prensa está muy pesada con el asunto del físico. Lo cierto es que el equipo lleva ya más partidos que ninguna otra temporada, detalle a tener en cuenta, y aún tiene pila, pero no le pidamos que corra como en enero. Es evidente.

    Anda que no tienes mala leche ni nada, o sea que prefieres una alegría de Revilluca a una de Odón... jejeje

    No sé cuánto habrá costado el puñetero bombo, pero el sorteo, inmaculado. Nadie podrá decir que no ha habido transparencia.

    Del mal llamado clásico... paso. Lo vi, me pareció un partido malísimo y solo espero que se maten en la final de la champions.

    ResponderEliminar
  3. Revilluca es un intelectual poco comprendido por su campechanía, al que deberíamos apreciar en su justa medida porque fue en Bilbao donde se hizo un hombre.
    Acabo de leer en El Correo un hermosa historia, muy cañí, sobre el puerto deportivo de Laredo. Es un caso como el aeropuerto de Castellón,un puerto con pantalanes pero sin barcos; en este caso no puede ser peatonal ni emplearse para dar salida a carreras ciclistas por razones obvias.
    El día de su inauguración para usos indeterminados, en marzo de 2011, nuestro hombre culminó su discurso de este modo: "Estoy más feliz que si Berlusconi me invitara a dar una vuelta con esas amigas por el mar".
    ¡Cómo no va a conmoverme el Racing en su ruina!

    ResponderEliminar
  4. A mi Revilluca me da más pena que Miliki, un payasete que no ha asumido que su tiempo ya pasó.

    ¿Admiten el Laredo embarcaciones con armador vasco? Si es así, en verano se petará.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.