+ 14

El Athletic y su encrucijada

El despropósito de Anoeta no fue de extrañar. El Athletic sufrió un siniestro total en mayo, volvió físicamente de Bucarest pero su espíritu murió en la capital rumana. La sucesión de hechos lamentables sucedidos desde entonces, donde la derrota en la final copera del Manzanares supuso más sal en la herida, han situado a la entidad, al equipo y a la afición en una tesitura de la que solo se saldrá con una unidad que no parece existir –en muchos círculos no interesa- y un acierto en lo deportivo que se antoja lejano.

Los de Bielsa sólo compitieron en Anoeta treinta y cinco minutos, en los que sin ser nada del otro mundo consiguieron más posesión de balón que la Real y parecerse más a lo que fueron que a lo que posteriormente se empeñaron en parecer. La finalización del primer tiempo fue un adelanto de lo que vendría en la segunda, una caricatura de equipo, un grupo de desesperados vestidos de corto capitaneados por un entrenador que no sabía cómo meter el bisturí para operar a un enfermo para cuyas dolencias parece no tener diagnóstico claro.

Preocupa Bielsa. No es el que era. Desde la batalla de Lezama y tras su posterior enfrentamiento con quienes dirigen el Club, no es el mismo, no transmite la misma ilusión y no consigue romper con esa imagen que algunos han querido construir, la de un entrenador distanciado de la caseta, sin ningún feeling y en el que los jugadores no creen. Ayer sábado, tras el encuentro, habló de vuelta atrás y reconstrucción. Incomprensible a estas alturas, en un entrenador que, ahora así, conoce –o debiera- a la perfección a su plantel técnica y físicamente y que sólo debía retocar o mejorar aquello que falló en su primer ejercicio al frente del banquillo rojiblanco.

Sin embargo, nada parece funcionar. El Athletic se hace el harakiri cada semana con una defensa calamitosa que la constante permuta de elementos decretada por el entrenador no ayuda ni a consolidar ni a tranquilizar. Castillo ayuda a defender mejor pero no ofrece la necesaria aportación ofensiva en un esquema como el que se pretende; Amorebieta vuelve por sus fueros de jugador alocado ante la desesperación; Iraola sigue sin aparecer tras casi dos meses de competición, a pesar de que siempre se vaya de rositas para la crítica; y la apuesta por Gurpegi se antoja más que equivocada. Si lo que se pretende con el de Andosilla es que sea el nuevo Javi Martínez, con quien sólo tiene en común ser navarro, la decisión no puede resultar más desacertada. Al bueno de Carlos el fútbol le ha deparado demasiados contratiempos que ahora le pasan factura, con una lentitud desesperante a la que su falta de calidad con el balón ponen en evidencia cada jornada que juega de central.

Sin embargo, la endeblez defensiva no solo nace del desacierto de los jugadores alineados en la zaga. El centro del campo, clave del éxito de la temporada pasada, hace aguas por todos los costados. Iturraspe, que combina aciertos con fallos de bulto, no se basta para abarcar todo el campo que se le requiere. Obligado a hacer de tercer central, iniciar la distribución del juego y participar en la recuperación del balón es demasiado para un único jugador. Si a eso se le añade que en de Marcos todavía solo se atisba la sombra de la fábrica de desmarques que fue, y la ausencia de Herrera, la situación pinta como lo está haciendo. Mención especial merece, además, Muniain. El de la Txantrea parece haber olvidado que esto del fútbol es un juego colectivo, se empeña en conducir el balón en exceso, distribuyéndolo tarde y mal. Alejado demasiado del área rival, en donde sí resulta desequilibrante, se pierde su potencial. En su antigua posición se alinea la apuesta de Amorrortu y Larrazabal, Isma López, sustituido ya los últimos cuatro encuentros. Ismael gabilondea, por lo que lleva camino de perder su puesto y desaprovechar la oportunidad que se le ha brindado. No por la oposición de Ibai, que tampoco está aprovechando los minutos, sino porque, en buena lógica, en cuanto Herrera vuelva todo hace pensar que Muniain se quedará en propiedad con la titularidad por esa zona.

Y queda la delantera, quizás la única línea que haya mejorado en prestaciones, pero que sufre la falta de asistencia que fue otra de las señas de identidad del Athletic de Bielsa. Aduriz, que parece haber tomado la delantera a un Llorente que da la sensación de estar sin querer estar, ha aportado la dosis de competitividad necesaria a una línea necesitada de alternativas. Ahora sólo necesitan los dos nueves, jueguen juntos o separados, que se les asista. No es poco.

Con todo, no es casual que el Athletic esté como está. El cúmulo de errores de los protagonistas, desde el entrenador hasta el presidente, han situado a la institución, a la plantilla y al entorno en la duda permanente, rehén de la rumorología, de la especulación, de los dimes y diretes. Es difícil entender que un equipo que costó armar, pero que luego carburó en tiempo record, haya pasado de la ilusión a la depresión en tan poco tiempo.

Porque ayer la Real tan solo se dedicó a esperar a que el Athletic hiciese de las suyas. Mal harían en Gipuzkoa en echar las campanas al vuelo si creen que su equipo hizo excesivos méritos para ganar. Fue el Athletic el que decidió, allá para el treinta y cinco de la primera, regalar la victoria. Empezó con los detalles en la zaga, entregó el balón constantemente a los rivales cerca de su área y se dejó disparar hasta que consiguió verse en inferioridad en el marcador. En ese momento, sólo en ese, intentó reaccionar el entrenador. Tarde. Y mal.

Urge ya la reacción, que debe pasar por retoques en el equipo, por un mayor rendimiento de algunos jugadores, porque el entrenador dé un paso al frente para liderar la transformación. Todo lo que no sean dos victorias los próximos jueves y domingo, solo traerán más dudas a un Athletic deprimido. Pero no hay demasiados elementos para el optimismo. Tan solo el escaso potencial de los próximos dos rivales hacen mantener una esperanza de que dos victorias consecutivas traigan algo de tranquilidad. Porque, además, tras jugar contra Osasuna habrá dos semanas de parón. Pueden ser insoportables si el equipo estuviese anclado en posiciones de descenso.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

14 comentarios

  1. El athletic fatal. Al principio del partido se pudo ver que el portero de la real estaba como un flete, con un corner que le pasó el balón por al lado y no se movió y con un balón facilísimo que se le escapó de las manos.
    El comentaio general fue que a nada que chutásemos aunque fuera desde el medio del campo era gol. Pues bien, ni eso. Ni un chut a gol en todo el partido.
    El partido en la primera parte parecía condenado a un empate a cero. El athletic con un poco más de posesión pero sin peligro y la real muy muy inocente. Hasta que llegó la "maravillosa" segunda parte de los nuestros.
    Yo ni juego ni he jugado casi a futbol pero, ¿tan dificil es pasar el balón al compañero? ¿tan dificil es hacer un control medio decente del balón que te han pasado? Estoy hablando de pases sencillos de 5-10 metros, y ni esos los hacemos bien. Eso sí, lo que es el pase del portero al central, del central al lateral, del lateral a iturraspe, de iturraspe al central y del central al portero no lo hacemos mal.
    Me gustaría saber esos estudios que hablan de porcentajes de posesión, que mostraran donde está el balón durante esa posesión porque para mi, tener el balón en esas zonas no vale absolutamnte para nada. Bueno, para que no lo tenga el contrario pero nada más. En cuanto a los jugadores, pues más de lo dicho, la defensa muy mal. ¿se ha hecho alguna vez la prueba de Castillo como central? está claro que de lateral no aporta. En ataque no está fino y no creo que lo llegue a estar. Tambien me resulta curioso que haya un jugador que en 2 patidos que ha salido titular el equipo no ha recibido goles y no haya vuelto a jugar. En fin, cosas del "loco" Bielsa.
    Iturraspe anda muy fallón y no le veo con la capacidad de echarse el equipo encima en los momentos difíciles, cosa muy importante en su posición. También creo que ralentiza demasiado el juego y se esconde muchas veces.
    De Muniain me gustaría saber una estadística. El porcentaje de balones que pierde respecto a los que le llegan. Me parece que está totalmene equivocado en su manera de jugar. En campo propio no puedes intentar hacer regates cada vez que coges el balón. Lo que ganas es mucho menos que lo que pierdes, provocando continuos contraataques del equipo rival. Respecto a la delantera, pues yo personalmente muy nervioso viendo como pasaban los minutos y nuestro mejor jugador en la banda calentando.
    También merece una reseña Iraizoz, que el sábado fue el mejor. Es justo decirlo tambien cuando juega bien, no solo cuando hace cantadas. En Raul, confianza cero la que tiene Bielsa.
    Esperemos ir a mejor y que se tranquilice todo, aunque tampoco ayudan mucho los lios internos y los rumores de que nuestro entrenador quiere dimitir.
    Por cierto, ¿donde está Galarreta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Galarreta debió ser la apuesta por Iturraspe en lugar de San José, pero ahí también me sorprendió Bielsa. No sé a qué está, la verdad. Con respecto a Gorka, sí, es cierto, paró, pero creo que fueron bastante parables casi todas. Hemos hecho ya tal debate de la portería que no sabemos ni a qué atenernos. Gorka cumplió. Es lo que debe ser.

      Coincido en el comentario de Zubikarai, segundo partido en primera, nunca tendrá semejante tranquilidad de nuevo.

      De todas formas, insisto en que lo de Anoeta es preocupante por la inercia más que por el pésimo partido en si,

      Eliminar
  2. Y encima todo rumores, "seguro que algo pasa" "están haciendo la cama al entrenador" buff. Con lo felices que pensábamos que íbamos a ser esta temporada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, suena demasiado, pero es recurrente. Sonó con Mendilibar... no sé, no me lo creo, pero sí pienso que la falta de sintonía caseta-entrenador es de no retorno.

      Eliminar
  3. Gontzal:

    Lo peor de perder en Anoeta es que nos pasó por encima en intensidad y fe en la victoria el equipo más blandengue de toda la Liga.
    No nos engañemos, algo hay en el vestuario cuando hoy Bielsa ha echado a Llorente del entrenamiento. Si, por un casual, no le lleva a Praga el ambiente se descompondrá aún más de lo que está.
    Me gustaría equivocarme pero veo a corto plazo un cambio de entrenador, lo fácil e igual necesario. Empieza a aparecer la sombra de Valverde.No parecen los males ser únicamente una mala racha deportiva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contini, esto no pinta nada bien. Eso mismo intentaba yo reflejar en el texto, que la Real no saque mucho pecho que se limitaron a aprovecharse de un suicidio deportivo. El Athletic pareció un espectro.

      Y lo del vestuario huele fatal. No sé qué pasará con Llorente, algo en lo que Bielsa tiene la responsabilidad que tiene, pero su situación es insostenible.

      Voté a esta junta, y he intentado apoyarles, pero a ver si de una vez se ponen las pilas para operar la situación. No creo que la situación sea tan extrema como para hablar de recambio en el banquillo, aunque runrún hay, y del bueno. Otra cosa es lo que comentemos dentro de una semana.

      Lo del nueve, algo previsible. Cuando se intenta apostar por la normalidad cuando la situación está enquistada, pasa lo que pasa.

      Por cierto, caro amico, mandarte toda la solidaridad porque no tiene que ser fácil la semana para un zurigorri por Gipuzkoa.

      Eliminar
  4. Eskerrik asko, Grazie, Gontzal. Efectivamente no es fácil sobrevivir en estas circunstancias.

    ResponderEliminar
  5. Gontzal,el equipo hecho trizas, lo de hoy de Llorente empalma con tu comentario en Gara, que parecía un anticipo de lo que hoy ha sucedido.
    Llorente se mire por donde se mire es una bomba de relojería en el vestuario, y la decisión de no mal venderlo, a pesar de estar de acuerdo en la filosofía de la misma con lo que significaba al futuro del club, era de alto riesgo.
    Lo de Gurpegi, tenía ganas de verlo escrito, pues me desespera tanto como ver a Toquero de nueve, o a Casas en su día jugando de titular.
    Iraola al que considero un excelente jugador está fatal, y el equipo verdaderamente muerto desde Bucarest, no hay más que consultar resultados.
    Con lo que no estoy en absoluto de acuerdo es con no haber reforzado el equipo.
    Que nos pedían clausulas de rescisión? Y que hacemos nosotros, por eso han pagado 40 millones por Javi, de lo contrario habríamos recibido la mitad más o menos.Si Javi vale 40 porque no van a valer Beñat o Monreal 20,o porque nos va a vender más baratos la Real alguno de los que ellos consideran cracks.
    Monreal, se podía comprar más barato, pero hacía falta valentía y creo que ni Urrutia al que yo también vote y Amorrortu no la tienen, sabiendo ellos bastante antes que nos iban a dar la tela por Martinez "el facha", eso se llama adelantar dinero, y por lo que veo desde hace muchos años en las doirectivas del Athletic no gusta, eso queda para algunos jeques ( minoritarios también).
    Los jugadores de 2ªB pueden salir algunos, pero lo más normal es que en su primera temporada rindan al 200 % y luego vayan acomodandose y volviendo a su nivel habitual, de no tener un talento natural. Ruiz de Galarreta lo tiene, pero por lo visto como en nuestro club y su entorno siempre han gustado más los Toqueros, Gurpegis, etc. que los Panizos, Rojos, Yestes, Sarabias,Artetxes etc. lo va a tener difícil, y me da mucha pena ver a este chico jugando contra el Logroñes y algún que otro madero permanentemente en la alineación titular.
    Parecemos al dicho de los argentinos comprarlos por lo que valen y venderlos por lo que dicen que valen, nosotros comprando a precios de saldo y vendiendo a 40 millones.
    Así nos va.

    ResponderEliminar
  6. Y ahora lo de LLorente. Esto es un sinvivir y alguien tendrá que tomar alguna decisión. Era demasiado ingenuo pensar que un jugador que no quiere estar aquí iba a aguantar un año así como así.

    ResponderEliminar
  7. Si Juan Carlos, tu conoces bien estos entresijos y sabes la espoleta que significa en el vestuario. Hay que solucionarlo antes de que nos veamos abocados a un problema mayor

    ResponderEliminar
  8. Al nueve como dice gontzal, hay que ponerle las cosas claras.
    Siendo un buen jugador , que no lo hubiese sido en otro equipo, pues no habrían tenido paciencia con el, hay que hacerle saber que detrás hay una institución bastante mas grande que el.

    Sera recordado como Piru , Rojo , Dani , Guerrero.... ni por el forro.

    Un buen jugador como cuco , urzaiz , valverde , etxebe que tuvo la
    suerte de jugar algún minuto en la España campeona.

    A los desagradecidos y jetas alguien le tiene que parar los pies y me parece que con Bielsa a topado. Yo le tendría calentado la banda todos los segundos tiempos para que escuche los murmullos de san mames.

    Por otro lado el juego del athletic me recuerda a los tiempos cuando jugaba el presidente y la tocaba con Genar constantemente sin avanzar un metro , con Iraola en plan Lakabeg....

    Paciencia con los chavales , que seguro que se saca esto adelante ,
    pero inmisericorde con jetas y maleantes.

    ResponderEliminar
  9. En un rato publicaré, si ando con tiempo, unas líneas que tengo medio garabateadas sobre Llorente. Esto es ya insostenible.

    Con respecto a lo que dice Iker, la diferencia con esos que menciona, los mitos, es abismal. Pero con respecto a los Cuco, Urzaiz, Valverdo o compañía es la inteligencia, el estar bien rodeado y ASESORADO, además de saber quién eres, dónde estás y hasta donde puedes llegar. A este chico alguien le ha confundido, le ha hecho pensar que es Xavi, Iniesta, Villa. Y no, no lo es, aún no ha llegado. Una diferencia importante es el rendimiento en los partidos claves, que se vea el vídeo de Bucarest o Manzanares y que reflexione sobre si su juego es propio de un crack.

    Habla Juancar de ingenuidad. Sí, era ingenuo, pero que sea ingenuo el público en general es perdonable, que lo sea la Junta es más cuestionable. Creo que el laissez faire, laissez passer está muy bien para Adam Smith y sus adoradores neoliberales, en un Club de fútbol es un arma de destrucción masiva.

    Es difícil gestionar peor el Club que como se ha hecho este verano. A pesar de que es intolerable la cantidad de gente que se ha empeñado en poner palos en las ruedas. Empezando, tristemente, por el vestuario, siguiendo por Ibaigane y acabando por medios locales. Porque de los de fuera no espero nada. Nada bueno, quiero decir.

    ResponderEliminar
  10. Cuando se hizo el twitter Llorente y puso "Actualmente jugador del Athletic Club" ya me dio mala espina...

    Porque lo máximo es aspirar a jugar en el Athletic. Por eso no me gusta que haya tan pocos vizcainos. Pero es lo que hay.

    Yo la verdad es que desconozco lo que pasa internamente, y probablemente no tenga datos para opinar pero está claro que algo pasa.

    Y a mi visto lo de ayer se me ha acabado la paciencia. Espero equivocarme como llevo esperando todo el verano pero no lo quiero ni convocado.

    Cuando nada más salir contra el español Llorente metió el gol no me hizo ni la mitad de ilusión que los que metió Aduriz. Y no me gusta nada esa sensación.

    ResponderEliminar
  11. El problema es que víspera de dos partidos fundamentales para el club más de lo mismo para el vestuario, otra nota negativa más, la gente joven tiene que sentirse angustiada, si los veteranos no dan un paso al frente y cogen las riendas del vestuario con mano firme y apoyan decididamente a Bielsa, esto se va al garete.
    Llorente a lo suyo como los H.Marx " Más madera que es la guerra", y los impresentables de El Correo a lo suyo, disfrutar de esta situación.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.