+ 11

Situaciones poco sostenibles y blanqueadores de sepulcros

Nadie, ni el más fanfarrón de entre los bilbainos, esperaba nada positivo de la visita del Athletic al Bernabéu y como casi siempre con este equipo la realidad fue incluso peor de lo que el más pesimista pudo imaginar. Entre lo diezmado que se presentaba por las bajas, la actitud entre blandengue y timorata, o los continuos fallos en las entregas en el centro del campo que propician poner a prueba en demasía a una zaga que falla como una escopeta de feria, se temía que el equipo de Bielsa fuese un muñeco del pim pam pum para una tropa como la de Mourinho, caracterizada por una efectividad ofensiva mortífera para cualquier rival.

Y así fue. Para el minuto treinta el Athletic estaba desarbolado, goleado, desarmado, sobre todo en lo futbolístico, porque en lo moral saltó al campo sabiendo que la derrota era irremisible, que llegaría en cuestión de minutos. El control del balón, la posesión, absolutamente intrascendente toda vez que los rojiblancos fueron incapaces de mirar de cerca a Casillas. Y es que todo resultó decepcionante ayer en Madrid, desde el planteamiento de un entrenador que se obstina en sistema y posiciones, hasta el comportamiento de algunos futbolistas cuyo rendimiento trae por la calle de la amargura a la afición. Seguramente no sea día para poner ejemplos, para señalar a nadie en concreto, pero el rendimiento de San José resulta inaceptable, en Aurtenetxe no se puede reconocer un futbolista de primera y el portero contribuye al nerviosismo colectivo para erigirse en salvador cuando todo está perdido… en definitiva, un rosario de desatinos.

Resignada la parroquia, asumiendo que tal y como está montado el show business balompédico hispano es imposible hoy por hoy dar la campanada en Bernabéu o Camp Nou, el debate se traslada a otros aspectos no menos importantes. Lógico. Porque si lo futbolístico no tuvo un pase, lo extradeportivo da para horas de conversación y debate, para poder escribir largo y tendido.

Por ejemplo, la constatación de la indigencia moral en que viven los árbitros españoles, rehenes de los medios madrileños, convertidos en jueces temerosos de ser condenados por los tertulianos puntopeloteros. De eso dio muestra, una vez más, ese tiparraco que hace llamarse Teixeira II, cobarde y pelota, rastrero, dotado de una agudeza visual intermitente, capaz de observar el movimiento de brazo de Aduriz con precisión propia de un ave de presa y, a la vez, nublársele los sentidos, bien sea la vista, bien sea el oído, si se trata de reconocer un acto punible del bando blanco, de un tal Coentrao o de la educada grada.

Y lo de los Teixeira tiene delito especial puesto que se tratan de los protegidos, de los cachorros más preciados, del tal Sánchez Arminio, ese sujeto cuyo peso aumenta de forma exponencial conforme se mantiene año tras año en la presidencia del Comité Técnico de Árbitros, que es el órgano que se ha encargado de convertir el arbitraje en una panda de jetas que favorecen sin rubor a los mal llamados grandes, que han conseguido que nadie que lleve años viendo fútbol sepa qué se puede sancionar como mano hoy en día, o que puedan campar por los terrenos de juego conceptos de arbitraje como el del apóstol del “sigan, sigan”, Mateu Lahoz, o el de las interrupciones constantes de Paradas Romero.

Es evidente que poco se puede esperar del colectivo arbitral o de la prensa deportiva, obsesionada en centrar la información en el puente aéreo futbolístico, ese que otorga el interés mediático a dos equipos y que considera a los dieciocho restantes aburridos actores secundarios a los que solo cabe menospreciar. La miseria de la prensa deportiva se pudo valorar convenientemente la pasada semana con el affaire Susaeta. Ahí puedo observarse como la mayoría de periodistas deportivos españoles llevan un ultranacionalista español en sus adentros, que tan solo se diferencian de los alfonsosussías en que al dirigirse a un público de farias y carajillo ni tan siquiera deben molestarse en escribir bien, les es suficiente con gritar para ganarse el jornal. Así se entiende que se haya entronizado como opinadores a sujetos como Roncero o Roberto Gómez, aunque lo más doloroso en este asunto lo hayan podido escribir vascos pesebreros como Ramón Trecet.

Esos mismos, los que han condenado a Susaeta, los que se han cargado su posible carrera internacional por haber juzgado las inocentes palabras que pronunció desde su innata timidez, atenazado por los nervios y haciendo gala de su conocida falta de capacidad de palabra, desde el prejuicio, desde la mente obturada por el patrioterismo militante, desde el pensamiento único que ya sin disimulo y complejos grita aquello de la una, grande y libre. Nada es casual y da igual que se hable de medios de izquierda (si es que quedan) o de derecha, puesto que basta recordar que en la Cadena SER ya hace años se gritaba gol al son de los acordes del himno español cuando la cosa –involuntaria pero genial definición- marcaba.

Antes de condenar al patíbulo de las tertulias nocturnas a Markel, intentaron destrozar la carrera de Gurpegi, difamándole, algo que aún sigue coleando en las gradas con el consentimiento de jueces y comités, y han subido a los altares, convertido en mártir de la innoble causa zurigorri a Fernando Llorente.

Lo del de Rincón de Soto se ha convertido en algo intolerable en el Club. Diga Urrutia lo que quiera, la situación es insostenible, insultante, una provocación. Si bien la decisión que tomó la junta puede respetarse desde un punto de vista meramente filosófico, de principios, de ideales, el pragmatismo que debe acompañar a un directivo debiera haberle llevado a aceptar su salida. Se equivocó la junta, el día a día lo está demostrando y aún tiene margen de remediar mínimamente el error. Que el equipo tuviese que soportar cánticos vejatorios, insultos a algunos de sus miembros mientras un jugador es animado por el público rival como uno propio tiene que generar problemas en el vestuario.

Máxime si todo ello tiene origen en una campaña alimentada desde el entorno del jugador, que ha buscado crear un caldo de cultivo determinado, vender una versión absolutamente tendenciosa que tuvo la cara A de las consecuencias en el Bernabéu y que puede tener la B el próximo domingo en San Mamés por la sanción de Aduriz. Que un jugador del Athletic acabe aplaudiendo a la grada que ha insultado a dos compañeros, a todos los vascos, demuestra la falta de inteligencia de Fernando Llorente, en primer lugar, y que poco le importa lo que opine la afición rojiblanca en segundo. Colgar fotos posando con Casillas o abrazos con el Tigre de Camas en alguna red social es un castigo para la afición del Athletic.

Y mañana lunes por la noche el chaval de Rincón de Soto tiene comprometida una entrevista en la teletienda con txapela, en la más local de las televisiones vizcainas. No es baladí el detalle de que alguien que no concede entrevistas a medios locales lo haga, precisamente, a ese programa. Porque es por todos conocidos la oposición irracional, destructiva y manipuladora que los miembros de ese programa llevan haciendo contra la actual junta desde el mismo día en que salió elegida con histórico record de votos. Poco se puede esperar de ella, será de alfombra, como corresponde al palanganero que conduce el programa. No esperemos preguntas comprometidas, tan solo una estrategia dirigida a presentar al delantero como un zurigorri de pro que abandona la plantilla obligado por la actitud de una directiva que le ha puesto a los pies de los caballos. Presenciaremos a Velasco como el mejor blanqueador de sepulcros. Lo que Llorente necesita y lo que menos conviene al Athletic.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

11 comentarios

  1. Quiero ver la entrevista de esta noche. Creo que estamos en la semana crucial de la historia de Llorente en el Athletic.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver qué pasa, si es que puede salir algo bueno de esto, pero no creo que sea ni el medio ni el comunicador adecuado para apagar el fuego.

      Yo también creo que esta semana es clave, pero no creo que la situación tenga ni marcha atrás ni solución.

      Eliminar
  2. Las actitudes de Llorente son increíbles, y tengo la sensación que están relacionadas a la última rueda de prensa de Urrutia.

    Se quiere ir ahora...

    Si el ambiente que genera su presencia en el campo es pésimo, debe ser peor a lo interno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Gustavo. Lo peor será que aunque se marche, el follón organizado no tiene solución, heridas abiertas, debate para años.

      Eliminar
  3. La entrevista es grabada, se quita y se repite lo que no guste.Yo hubiera preferido a Joseba Solozabal de preguntador o a Asier Bilbao.

    En el Bernabéu se ven cosas simpares, una vez había un jugador sordomudo croata, Desnica, a quien le expulsaron en un partido de UEFA por protestar al árbitro. El sábado se aplaudía desaforadamente a un jugador rival, sin aparente relación con el equipo local, antes de salir al campo. Pero a la vez se insultaba y vejaba a dos compañeros del aplaudido ante su total desidia. Por si esto no fuera original, había un árbitro sordo, un genio suelto como Goya, Beethoven o Benito Floro. Tiene mérito hacer sonar un silbato que no lo puedas escuchar y llegar a primera división. Por lo menos se habrá evitado los insultos de los padres de los jugadores infantiles cuando empezó a arbitrar.

    En cuanto a las fotos y abrazos de Llorente no hacen sino confirmar el lavado de cerebro y personalidad que pueden llegar a sufrir algunos cuando van a La Roja, aunque sea para recibir panes en Varsovia. Este chico o es tooto, o es un globero o posee un gran desfachatez.
    Lo malo no es jugar con La Roja dado el nivel futbolístico de mucho de sus jugadores, lo malo es buena parte de lo que la rodea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grande Contini. Llorente pronto será un juguete roto en mano de sus ahora aliados mediaticos. Esos lo mismo les da subir a los altares a alguien que despedazarlo. La cosa es alimentar sus akelarres nocturnos.

      Eliminar
  4. Y actualizando, hoy se niega a salir a dar la rueda de prensa correspondiente. Tiene bemoles... la cosa (es que tampoco yo sé cómo definirlo ya)

    ResponderEliminar
  5. No si al rubio de Barakaldo se le puede tachar de muchas cosas, pero indudablemente el "Fernandito" y el "Seras muy bueno pero que cara de tonto tienes.."al crack del Bayer eran premonitorios y si esta ultima frase se la hubiera aplicado al guapito de cara también hubiera acertado.
    La actuación de Fernandito en el Bernabeu fué digna de las mejores cupletistas, de Sara Montiel ó de Lilian de Celis.
    Creo que no me he indignado tanto en la vida, que estemos pagando un pastón a este elemento es de preocupar, es tan grave como si contratáramos como portavoz del Athletic a Santiago Abascal el de la española en la cruz del Gorbea ó a Ussia Muñoz-Seca.
    Fue un insulto a sus compañeros,a la afición del Athletic,y al sentido común,que como diría Groucho es el más común de los sentidos, algo que este individuo al que se le trajo desde su pueblo con una manita delante y la otra detrás y se le convirtió en millonario porque no dejo hacer más.
    La inteligencia es un don de las personas, y a este Dios no considero oportuno concedérselo,en su infinita sabiduría sabía que era desperdiciarla pues no sabría aprovecharla.
    Como socio y enamorado de mi club, lo único que pido es que le pongan en la puñetera calle pues es un cáncer para el club y en especial para el vestuario, que se vaya gratis si hace falta, pero que se vaya, que este elemento se ha puesto ya a la altura de la difunta Pilar Careaga.

    ResponderEliminar
  6. he visto un rato la entrevista/peloteo de teleboina (al mas puro estilo de El Correo) y lamentable Fernandito. Lamentable la directiva si no lo ceden al Eibar o al Sestao lo que queda de temporada. Este tio ni siente el Athletic ni lo va a sentir, y lo peor, como estará envenenando el vestuario. Tristes declaraciones tb de su colega millonario que hoy está en Valencia, apoyando a su compañero del alma y olvidándose del resto de ex-compañeros.

    Muy chungo lo que está pasando este año en el Athletic, de Presidente para abajo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mi opinión en la nueva entrada, Txelis.

      Pero sí, coincido en lo básico. Y sí, mal la directiva. Se equivocaron en verano. No siempre se acierta, aunque tengas las mejores intenciones. El fútbol requiere un colmillo más retorcido.

      Eliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.