+ 0

Enterémonos: esto empezó hace un mes

Las luces hace tiempo que se han apagado, el acomodador ha encendido la linterna y van ya unas cuantas escenas, que quizás no sean vitales al final de la película, pero sí necesarias para entender el argumento en su totalidad. Y ahí tenemos, por ejemplo, al bueno de San José, al que como a su tocayo el del Villancico cada partido le roban hasta los calzones, aún levantado y charlando con sus compañeros de la fila de atrás, como si lo que estuviesen proyectando en la pantalla fuesen anuncios de Sofás Cama Galea.

En esas estamos, en esas seguimos. Con un equipo que más parece continuar de pretemporada, con una defensa que independientemente de los nombres hace aguas, sea contra equipos punteros, como el Atlético de Simeone, mediocres, como el Betis de Mel, o sólo aptos para disputar el torneo playero de Ereaga, como el HJK.

+ 10

Actuar con inteligencia fortalecerá a medio plazo

Si nos creemos diferentes, si aspiramos a serlo, si queremos poder presumir de ser un caso único en el mundo del fútbol, habrá que ser consecuentes y actuar como tales. Por ejemplo, tal y como ha actuado la directiva en el asunto Martínez, negándose a cualquier tipo de negociación con el Bayern y remitiéndose en todo caso a la cláusula de rescisión.

+ 7

Auf wiedersehen, Herr Martínez

Poco se le puede decir a Javi Martínez ahora que su relación contractual con el Athletic toca a su fin. De la misma forma en que vino, se va. Lezama ha sido para él una estación de paso en un viaje más largo que, de momento, le permitirá afrontar el sueño de jugar la Champions League, como ya manifestara su madre, Fortu, allá por el mes de julio.

Deja un balance de treinta y cuatro millones netos en caja y seis años de excepcional rendimiento deportivo en los que no ha ahorrado esfuerzo en defender los colores que le ha tocado vestir. Martínez abandona el Athletic cumpliendo lo pactado, el contrato, ese que daba por terminada la relación laboral bien el treinta de junio de 2016, bien cuando se satisficiesen cuarenta millones de euros de cláusula compensatoria.

+ 10

Tocando fondo

Bastó el primer minuto para hacerse una idea de los derroteros por los que discurriría el partido del Manzanares, escenario, de nuevo, de otra pesadilla, y ya van demasiadas. La intensidad con la que afrontaron los colchoneros el encuentro fue suficiente para borrar al Athletic, para pasarlo por encima, para convertirlo en una caricatura de si mismo.

+ 2

Bielsa vuelve a poner los puntos sobre las íes

Si en la entrada anterior escribíamos sobre algunos de los bulos que, por extendidos, empezaban a darse por buenos en muchos seguidores rojiblancos, tales como que Bielsa tenía intención de abandonar el Athletic si Javi Martínez o Llorente decidían dejar de formar parte de la primera plantilla o que ambos jugadores habían decidido cambiar de aires por su incompatibilidad con el entrenador, por si fuera poca la confusión, y como a lo largo de todo el verano, hoy El Correo Español, un medio que acostumbra a embarrar el terreno de juego siempre que la junta directiva del Club no se rienda sus intereses, titulaba en portada que Amorebieta ha sido condenado a entrenar con los suplentes como medida de presión para forzar su renovación. Dado que la Junta Directiva continua con su errónea política comunicativa, ha tenido que ser Marcelo Bielsa, de nuevo, quien haya vuelto a poner las cosas en su sitio en otra rueda de prensa para enmarcar.

+ 16

Todo el verano al pié de la letra

Cuando hace ya tres meses, allá por ochomayos, y a más de tres mil kilómetros de Orduña, por las calles de Bucarest la afición rojiblanca convirtió el a lo loco se vive mejor en la referencia absoluta de su hit parade, en aquellas horas de ilusión, de emoción, de orgullo, de viejos laureles reverdecidos, nadie sospechaba la cuesta abajo que se avecinaba. De Bucarest volvimos heridos, tristes y desesperanzados, pero en dos semanas quisimos creer que nos habíamos repuesto y acudimos a Madrid con la fe del converso. Los goles culés, la inacción rojiblanca y la acumulación de fracasos fueron un mazazo en la moral de la tropa de consecuencias, en aquel momento, impredecibles.